1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº25 >
  4. El Muro

El Muro

Ruiz Nyborg, Juan Bartolomé; Iampolsky, Nicolás

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº25

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº25

ISSN: 1668-5229

Ensayos Contemporáneos. Edición III Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2009

Año VI, Vol. 25, Noviembre 2009, Buenos Aires, Argentina | 132 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

La película The Wall presenta a Pink, una estrella de rock que retrata la mayoría de las vivencias de la vida de Roger Waters.

El film lo describe como a un enfermo mental que se encuentra abatido por los traumas que le brindó la vida. Entre ellos se dan a conocer: la pérdida de su padre en la Segunda Guerra Mundial, la sobreprotección que le dio su madre, la violenta opresión sufrida en la escuela británica, los fracasos sentimentales personales y el uso severo de drogas complementado con el padecimiento de asma. Todos estos sucesos frustrantes que transcurren y permanecen en la memoria de Pink, son incorporados y convertidos por él en ladrillos que forman un muro o pared, comenzando así, su aislamiento del mundo.

Este mundo en el que empieza a vivir no lo ayuda, sino que lo sumerge en una fantasía que se vuelve autodestructiva.

Además de estar cayendo ya en un abismo depresivo, las drogas que consume no lo ayudan a encontrar una forma de salir de ello, sino que lo sumergen más en la psicodelia y la depresión. Pink permanece en una habitación de hotel, sentado un sillón, mirando la televisión blanco y negro por varias horas; y recordando aquellos hechos pasados que lo atormentan día a día.

Este proceso conduce a Pink a una psicosis profunda, en la que se encierra en su mente para intentar escapar a la situación.

Todos estos mecanismos finalmente no dan resultados, dejando al protagonista inmerso en un juicio dentro de su mente. Al llegar a esta extrema situación, Pink debe decidir entre abrazar la locura y difundir su aislamiento al máximo; o destrozar la pared y enfrentar las dificultades que lo rodean en el mundo real.

El hombre unidimensional es un concepto introducido por Herbert Marcuse y pertenece a la teoría crítica. Este describe un modelo organizativo irracional dentro de un mundo cada vez más conformado por la tecnología que encierra al individuo en vez de liberarlo. Se lo considera hombre unidimensional a aquel que sigue este sistema impuesto por el estado sin hacerse cuestionamientos de ningún tipo ni rechazarlo de ninguna manera. Se puede decir que con este concepto Marcuse compone la mayor crítica reflexiva sobre un mundo en el que la instrumentalización de las cosas acaba siendo la de los propios individuos. El hombre unidimensional termina siendo un ser alienado que se realiza plenamente en las sociedades tecnológicamente avanzadas. Sociedades en las cuales los medios de comunicación transforman al hombre libre en un individuo carente de crítica, ya que es la misma sociedad quien delimita sus necesidades. Tomando en cuenta los rasgos que acompañan al hombre unidimensional, vale la pena afirmar que la relación que se genera es en realidad, un contraste entre el perfil de Pink y el del hombre unidimensional.

La vida que lleva el protagonista en The Wall describe todo lo contrario a las reglas que tiene que seguir el hombre unidimensional estando sometido a un régimen estatal. Pink vive en un mundo en el que es un extranjero, un forastero. Al comenzar la película, se ve a Pink prendiendo un cigarro y luego limpiando un arma, metiéndole las balas, preparándola para usarla. La escena se corta y no se sabe que va a ocurrir con la pistola. En este momento se genera un contraste con un recuerdo del protagonista, en el que es joven y se encuentra corriendo a través de una cancha de rugby, libre y feliz.

Pink no pertenece al sistema que rige al mundo en el que vive, lo cual lo conduce a construir muros a su alrededor, con el objetivo de protegerse de lo desconocido. En toda la soledad y desasosiego que genera su extremo aislamiento, una especie de monstruo se despierta adentro suyo generando nada más que tragedias.

Es evidente que en el estado en que se encuentra, Pink es excluido por la sociedad misma, transformándolo en un destructor enemigo, es decir, que la sociedad engendra el propio germen de su destructor.

Las acciones y el estado mental del personaje se pueden relacionar con el comportamiento de los individuos que están bajo el régimen del estado opresor. Es decir, si nos referimos al hombre unidimensional, estamos hablando de un individuo que debe estar totalmente de acuerdo con las reglas y principios que le impone el Estado y no realizarse cuestionamiento alguno sobre qué es lo que tiene que hacer. Si el individuo comienza a hacerse cuestionamientos o decide actuar de manera distinta a lo que impone el modelo de organización de la sociedad, el Estado lo oprime agresivamente hasta que de una manera u otra, decida que lo que se le ordena para hacer es correcto e incuestionable.

Ahora, tomando en cuenta que Pink no era un hombre unidimensional, sino todo lo contrario, podemos encontrar un importante punto en que las consecuencias de su accionar fueron similares a las de un rebelde hombre unidimensional.

Es decir, Pink actuaba de manera distinta a lo que hacía la sociedad en común, y se movía en respuesta a sus propios estímulos. No seguía las reglas provenientes de ningún líder, ni del Estado mismo. Pink actuaba racionalmente.

Sin embargo, la película ayuda a ver que el resultado de no actuar siguiendo las órdenes del modelo organizativo de la sociedad, lleva a un estado completamente destructivo y depresivo. El caso del hombre unidimensional rebelde o del propio Pink Floyd, el extremo uso de la razón sobre el actuar conduce a una situación negativa, sea que provenga del Estado opresivo o de las batallas internas del propio individuo.

Se puede agregar que el hombre unidimensional se integra a la sociedad y de esta manera, forma parte de ella. En cambio Pink se aísla completamente de la sociedad; y por su opuesta mentalidad y forma de actuar se convierte en un enemigo de ésta.

La película también se puede relacionar con los conceptos de los apocalípticos e integrados, el de aparato ideológico del Estado y el mensaje publicitario.

En referencia a los conceptos de apocalíptico e integrado, podemos definir a Pink como a un apocalíptico característico.

Este no sólo rechaza la cultura de masas, sino que ha encontrado en la nueva forma de sociedad una amenaza de crisis para la cultura y la democracia, entonces se ha alejado de ésta, para no sufrir sus efectos. Es decir, Pink ya se ha dado por vencido, todas estas frustraciones que ha acumulado a través de su vida que lo atormentaron en sus pesadillas cuando era chico y en su forma de actuar en el presente, lo han llevado a la completa aislación de la sociedad.

Construye su muro imaginario para alejarse de todo. Esta postura es claramente característica de un hombre apocalíptico.

En una escena de la película en la que el profesor lo está agrediendo verbalmente, Pink se imagina en la clase destrozando toda la institución junto a sus compañeros. En un momento, se muestra el derrumbe del muro, realizado en el colegio. Queda claro que Pink siente que el momento más adecuado para derrumbar el muro que se armó y poder seguir adelante era en su infancia. También se imagina llevando al profesor hacia el fuego que se genera por el incendio del colegio. Esto demuestra su gran enojo y frustración, y lo define como un apocalíptico.

Por otra parte, el hombre unidimensional se define como un integrado. Este es un individuo que se regocija con la democratización la cultura del ocio en la sociedad. No presenta queja ni denuncia alguna sobre este sistema y es un individuo más de la sociedad que va a favor de la corriente. Esto es contrario a la naturaleza del personaje de esta película.

Para explicar cómo se hace presente el concepto de Aparato ideológico del Estado primero hace falta explicarlo. Se trata de los organismos que tienen la función aseguradora del monopolio de la violencia simbólica, lo cual muestra cómo una clase política poderosa ejerce su influencia sobre las demás clases. Tres claros ejemplos de un Aparato ideológico del Estado son el Ejército, la Policía y el Gobierno.

En la película se muestra una metáfora en la que Pink ve a los alumnos de un instituto educacional salir corriendo tras haber roto unas puertas, para más adelante ser abatidos por la policía.

Esto se muestra en paralelo con escenas de guerra, en donde los soldados corren al mismo ritmo que los chicos del colegio. A medida que los jóvenes caen o son golpeados, los soldados también son destrozados por bombas o tiros provenientes de ametralladoras. En este momento del film se muestra cuando el padre de Pink muere en un bombardeado de aviones. En referencia a esa escena, podemos ver cómo la Escuela es un claro aparato ideológico del Estado ya que ejerce su influencia y controla. Pink ve esto de forma rencorosa ya que el pasó por una infancia donde padecía violentamente las acciones de su profesor. Acá se ve a la escuela como aparato ideológico del Estado y segundos después, surge la policía a reprimir la protesta escolar con palos y escudos, golpeando y llevándose a los chicos en camioneta a la cárcel. La policía también actúa como aparato ideológico del Estado, dominando a los jóvenes violentamente y quitándoles la libertad.

Como tercer aparato ideológico del Estado se representa al Gobierno que manda a los soldados británicos a pelear a la guerra, librándose al dirigirlos a luchar y matarse con otros individuos.

Pink también siente un gran rencor por el Gobierno, por ser represivo y funcionar mediante la violencia.

Haciendo referencia al concejo de mensaje publicitario, sabemos que toda publicidad es un mensaje. La frase publicitaria incluida en toda propaganda contiene dos mensajes en sí. El primero es constituido por la frase en su literalidad, hace referencia a la intención publicitaria. El segundo es un mensaje global y sintético sobre el producto que se anuncia.

En The Wall, Pink se convierte en un héroe dictador que da sus discursos frente a la sociedad y tiene un público muy fiel que lo sigue. Este héroe es altamente discriminador y violento.

Lo llaman Hammer. Aquí el mensaje general de la publicidad es ganar popularidad ya que el verdadero Pink no tenía a ni una sola persona que lo quiera. Dentro de lo que es la frase publicitaria creo que el mensaje alude a que el público lo siga como un modelo de líder violento y destructivo (ya que es lo que sentía Pink por dentro, rabia y un gran enojo).

El segundo mensaje dentro de la frase publicitaria en este caso es más simple, ya que quería convertir a todos en un modelo “Hammer”. Es decir que el héroe alter ego de Pink busca primero conseguir seguidores y ganar popularidad, para luego poder convertirlos en máquinas contra él y someterlos en contra del sistema. Acá se ve nuevamente sus rasgos apocalípticos.

Para describir esto, se puede ejemplificar con una escena de la película en que lo llevan en limusina para ir al show. Se ve al protagonista sufriendo porque lo están tratando de volver a convertir en lo que no quiere ser, o sea un integrado. Lo vemos como a un individuo que está a punto de morir, al que casi no le queda piel, que ha sido derretida. Y en ese momento es cuando Pink se convierte en el héroe “Hammer”, para esconder o sobrellevar el pesar de ser la persona en que lo quieren convertir. Este punto es un contraste claro del hombre unidimensional y del individuo integrado.

En conclusión, tomando los conceptos desarrollados en este trabajo, se puede decir que Pink Floyd era un apocalíptico que llevaba una vida opuesta a la que llevaría cualquier hombre unidimensional y trataba de escapar de cualquier contacto posible con los aparatos ideológicos del Estado que podían alcanzarlo. Tener que tomar todas estas prevenciones para seguir con esta vida contraria de lo normal, conducían al personaje a sentirse frustrado y lleno de odio y rencor. De esta manera, cuando una situación lo forzaba a integrarse con la sociedad, él se aislaba mentalmente y se convertía en un líder de masas que transmitía un mensaje publicitario fuertemente agresivo y que llevaría a cabo todo lo que Pink no podía hacer como individuo marginado de la sociedad.

Bibliografía

Parker, Alan. (1982). The Wall [Dvd]. Reino Unido.

Mattelart, Armand (1997). Historia de las teorías de la comunicación, Barcelona, Paidós, 142 pp.

Marcuse, Herbert (1964). El Hombre unidimensional. Ariel Editorial: Barcelona.


El Muro fue publicado de la página 81 a página82 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº25

ver detalle e índice del libro