1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº28 >
  4. Floggers, de la web a la realidad

Floggers, de la web a la realidad

Rodríguez, Rocío

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº28

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº28

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos Ganadores Asignaturas Comunicación Oral y Escrita e Introducción a la Investigación

Año VI, Vol. 28, Junio 2010, Buenos Aires, Argentina | 122 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Síntesis

El año pasado, cuando había que elegir un tema para realizar esta investigación, observamos el surgimiento de un nuevo grupo de jóvenes, que hasta tenía un nombre identificatorio: los floggers. Estos individuos comenzaron a comunicarse a partir de contactos virtuales en la web a través del “fotolog”, un tipo de álbum digital que ofrece un sistema de blogs o bitácoras, basados en fotografías. Por medio de Fotolog, personas en todo el mundo tienen su galería personal de fotos. Es un tipo de red social, en la que los miembros de esta página pasan, saludan y dejan sus opiniones sobre la persona del fotolog visitado. Ser miembro de esta web es libre y gratuito y no es necesario cumplir con ningún tipo de requisito especial para formar parte de la misma.

Un día, este grupo de adolescentes decidió dejar en segundo plano la PC para dar lugar al encuentro cara a cara. Esto derivó en las reuniones de miles de floggers en el Abasto Shopping, donde se hicieron visibles ante todos y comenzaron a definirse como tribu urbana.

El eje de nuestra investigación es descubrir cómo, de una simple página web, llegaron a ser considerados como una tribu urbana, y si de verdad lo son.

A lo largo de la investigación descubrimos que además de compartir la misma forma de vestir y peinar, también tienen un idiolecto en común que les permite identificarse y afirmarse aún más como grupo.

Con el paso del tiempo, como era de esperar, pudimos aclarar y concluir todas las cuestiones que en un principio no pudimos definir con claridad.

Conclusión

Con la investigación hemos llegado a varias conclusiones sobre nuestro objeto de estudio. A continuación las daremos a conocer.

¿Son una tribu urbana? A pesar de tener muchos factores que los unen como grupo, hay uno que debilita nuestra hipótesis. Mediante el análisis hemos descubierto y podemos decir, sin la total certeza, que los floggers son sólo un movimiento de adolescentes argentinos, a diferencia de otras tribus urbanas que son un fenómeno mundial. Para ratificar este hallazgo, podemos citar a Brian, quien al preguntarle si consideraba a los floggers una tribu urbana nos dijo: “No, los floggers son más una rama de algo. Los EMO sí” (Brian) Podemos decir que los Emo son una tribu urbana no sólo por el hecho de compartir una estética, puntos de vista, simbologías, música, entre otros, sino por ser conocidos mundialmente como tales.

En cambio los factores a favor para considerar a los floggers como una tribu urbana son los siguientes. Como punto de partida podemos decir que tienen en común el uso del Fotolog, el cual han creado con el fin de sentirse aceptados copiando lo que los demás hacen. Brian justifica la elección de crear su Fotolog de esta manera: “Me lo hice porque mis amigas tenían uno” (Brian) Es decir, aquí juega esa identidad colectiva que explicamos en el capítulo dos de nuestro marco conceptual: los floggers manifiestan este sentimiento de identidad cuando se ven reflejados en otros. A decir verdad, podemos afirmar que poseen una identidad colectiva ya que comparten una estética propia, escuchan una música determinada que es únicamente electrónica; y, fundamentalmente, los une un idiolecto en común.

Vamos a comprender un poco que es un idiolecto. Según la Universidad autónoma indígena de México es la forma de hablar de cada habitante. Los floggers han quebrado este concepto, ya que todos ellos comparten un idiolecto. La particularidad de este idiolecto es lo difuso del lenguaje, actúan pero no pueden verbalizar. Es decir, tienen muchas dificultades para expresar sus ideas u opiniones. Por otra parte poseen una muletilla que comparten que es: ¡Ah, re! Nosotras la llamamos la muletilla flogger ya que cada un máximo de diez palabras, colocan esta muletilla en su discurso , la cual muchas veces es utilizada como una “salvación” ante la inhabilidad para expresar sus ideas. Además realizan una deformación de esta expresión, ya que oralmente la transforman de esta manera; ¡Ah, re! ¡Arré! Vamos a entender un poco sobre su muletilla. Según lo analizado su significación sería: “algo así”, “es mentira” o “es un chiste”, pero sin embargo, muchos lo utilizan sin saber qué significa. Es necesario aclarar como hacen propia el término “re”, el cual actúa como enfatizador, logrando así exagerar lo que se está diciendo.

Otra palabra que no forma parte de su idiolecto, sino de su tecnolecto es la abreviatura de “Favourites Friends” (amigos favoritos); en lugar de esto, los floggers dicen “effes”. Además abrevian ciertas palabras, por ejemplo “bien” convirtiéndola en un ‘bn’ o “todo bien” en “tb”.

¿Mundo real = mundo virtual? “Me gusta más en persona porque ahí dialogás y hablás de tu vida qué se yo. “ (Romina) A pesar de la cantidad de factores a favor tenemos dudas de juzgar a los Floggers como una tribu urbana. Al ser una novedad para la sociedad, nos parece adecuado ver cómo evolucionan en el tiempo, si siguen vigentes o si es sólo una moda del momento.


Floggers, de la web a la realidad fue publicado de la página 109 a página110 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº28

ver detalle e índice del libro