1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº28 >
  4. La historia de mi familia

La historia de mi familia

Velletri Cubilla, Leslie Giselle

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº28

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº28

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos Ganadores Asignaturas Comunicación Oral y Escrita e Introducción a la Investigación

Año VI, Vol. 28, Junio 2010, Buenos Aires, Argentina | 122 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Síntesis

Cuenta la historia de porqué Inés Epifanía Apuril, mi tía abuela, es llamada siempre la condesa de la familia.

Desde muy pequeña escuchaba como todos la llamaban así, o cuando pasábamos por algunas tierras en Paraguay, camino al pueblo de Itacurubi, los demás familiares decían que esas tierras eran de ella porque se las había dejado de herencia su padre el Conde.

Desde muy pequeña tuve la curiosidad por saber, pero nunca nadie supo explicarme. Este es un recorrido desde los ancestros de Inés hasta la actualidad, donde podremos descubrir el porqué de su título de nobleza, y el más amplio recurso de investigación es la misma “Condesa”.

Los primeros títulos de nobleza en la familia

El árbol genealógico de la familia Huchet Este documento del árbol genealógico de la familia Huchet nos informa el camino por el que transitó toda la familia Huchet desde el año 1234 hasta la inclusión del primer integrante de este árbol genealógico con el apellido Apuril, el cual será en un futuro muy lejano el apellido de Inés Epifanía Apuril Almada.

Las tablas de parentesco De acuerdo a las tablas de parentesco aportadas por un familiar cercano a Inés quien viajó años atrás a Francia, se puede seguir la línea genealógica de la familia desde el año 1234 hasta los primeros integrantes de apellido Apuril en la familia.

En esta tabla se puede observar con datos concretos quien es la persona que introduce el apellido Apuril en este gran árbol genealógico real. Esta persona es Jean-Marie Apuril De Lourmaye, quien se casó con Emmanuel-Marie-Joseph De Talhouet de Brignac el 30 de octubre de 1819, ésta era las segundas nupcias de Emmanuel.

En esta tabla también se puede observar cómo se mencionan todos los títulos de nobleza de cada integrante. Cabe destacar que quien encabeza esta tabla de parentesco es el mismísimo Rey de Francia, Saint Louis, aquí consta que se casó con Marguerite De Provence en 1234.

Los ancestros

- El abuelo de Inés, Charles Apuril El ancestro más cercano de Inés que trajo el título de nobleza a la familia, más específicamente a Inés, es Charles Apuril.

Charles Apuril, nacido en Francia, con fecha de nacimiento desconocida, era el segundo de siete hermanos junto a su gemelo. Era Conde de nacimiento y todos sus antecesores contaban con diferentes títulos de nobleza de distintas partes de Europa, todos descendientes de Luis III de Francia. Su madre era una Condesa de Holanda quien se casó con el padre de Charles, también Conde Francés, en matrimonio arreglado, lo que era muy común en esa época, para mantener los títulos de nobleza.

Desde muy joven comenzó su carrera militar, luego decidió sublevar la carrera del colegio militar de Paris cuando ya era Capitán, por lo que era buscado para ser fusilado. Decidió escaparse de Francia para evitar que lo fusilen, y eligió como destino la ciudad de Corrientes en Argentina. Luego de unos años uno de sus siete hermanos decidió seguirlo, de esta manera ya no estaba solo.

Una vez en Corrientes conoció a una plebeya, Dorotea Vallejos, con quien tuvo siete hijos y luego de unos años decidieron mudarse a Paraguay junto a todos sus hijos que, en ese entonces, eran todos muy pequeños.

Lamentablemente él falleció muy joven.

- Los siete hijos de Charles Apuril Charles Apuril y Dorotea Vallejos tuvieron siete hijos, dos mujeres y cinco varones, ellos son, de mayor a menor: Máximino, Audelino, Juan, Faustina, Isabel y los gemelos Laureano y Laurentino.

Laurentino es quien será el padre de Inés Epifanía Apuril.

- Laurentino Apuril Vallejos Nacido en Corrientes en 1905 y, como ya se mencionó, Laurentino es gemelo de Laureano. Desde muy pequeño vivió en Paraguay, allí completó su bachiller en ciencias y letras, internado en el colegio religioso San José ubicado en Asunción.

Luego, junto a Laureano, comenzó a estudiar en la Facultad de Derecho, y cuando ya llevaban dos años de estudio, fueron llamados para hacer el servicio militar, por lo que tuvieron que trasladarse a Buenos Aires.

A los veinte años de edad Laurentino y Laureano realizaron el servicio militar durante un año. Ellos cuentan que eran molestados, cargados por sus compañeros soldados por tener un acento diferente y tantos estudios, en aquella época mucha gente era analfabeta, no era muy común encontrar gente que tuviera estudios universitarios. Ellos jamás contaron quienes eran, que estudios tenían ni nada parecido. Además de su carrera a medio hacer de Derecho, ellos sabían varios idiomas: francés, español y latín.

Una anécdota

Cuando Laurentino y Laureano en 1925 estaban presentándose en el servicio militar, su superior preguntó quienes sabían álgebra, trigonometría y otra materia más, en ese momento nadie pasó al frente excepto Laurentino y Laureano, fue así como se enteraron los demás soldados de los estudios que ellos habían realizado.

Cuando Laurentino regresa a Paraguay luego de completar un año de servicio militar en Buenos Aires, regresa a la estancia que tenía en Itacurubi, el pueblo donde crecieron, y conoce a Edelmira Almada, una viuda que ya tenía otros hijos con su difunto marido, con quien tuvo tres hijos: Inés y Epifanio, que son mellizos, nacidos en 1931, y Edmundo nacido en 1937.

La estancia en la que luego vivían fue heredada de Charles. Esa estancia, además de ser muy grande, tenía unos cerros muy llamativos y al estar ubicado al borde de una de las rutas principales de la zona, llamaban mucho la atención de la gente que pasaba por allí. Además de esa estancia heredada, Laurentino compró otra estancia con un terreno muy amplio, en el Chaco.

Cabe destacar que sus hijos deberían haber heredado todas estas tierras pero nunca fue así, por cuestiones de los registros de propiedades de esa época, que no eran las adecuadas, por lo que al fallecer Laurentino todas estas tierras fueron expropiadas por el gobierno paraguayo.

Laurentino falleció en Itacurubí a los 68 años de edad en 1973.

La actualidad

- Inés Epifanía Apuril Almada Inés Epifanía Apuril Almada nació en Itacurubí, Paraguay el 21 de enero de 1931, junto a su mellizo Epifanio, hija de Edelmira Almada y Laurentino Apuril Vallejos Inés completó sus estudios primarios en Itacurubi; mientras completaba su primario paralelamente estudiaba para ser modista como hobbie, y sus estudios de secretariado comercial los completó en Asunción. Ella pagaba sus estudios con changas que realizaba de modista. A ella desde muy chica le gustaba ser modista por lo que no ejerció su carrera sino que comenzó a dedicarse a lo que realmente le gustaba.

Mientras tanto, su hermano Edmundo comenzó la carrera de militar en Asunción, la cual después de unos años abandonó porque no le gustaba más.

Cuando Inés tenía 23 años de edad, decidió partir junto a sus hermanos a Buenos Aires, donde tenían hermanos por parte de su madre, Hilde y Rosalba (madre de mi mamá Dannys).

- Inés: su vida en Buenos Aires Una vez en Buenos Aires, se dedicó a trabajar de modista y le fue muy bien, incluso comenzó a trabajar en grandes empresas textiles y para alta costura.

Su hermano Epifanio lamentablemente falleció joven, a los 37 años de edad, en 1968, debido a un cáncer. En 1973 Laurentino Apuril, su papá, fallece en Paraguay de causas naturales.

Luego de unos años en Buenos Aires, Inés conoce a Carmelo Velletri, un inmigrante del sur de Italia, viudo con un hijo de 9 años de edad llamado Rubén Darío Velletri (mi papá). En 1974 contraen matrimonio. Ellos no tuvieron hijos, pero se encargaron de criar a Rubén quien fue para ella como su propio hijo, además también Inés se dedicó a criar a varios hijos de la vida, entre los cuales fueron mi mamá Dannys Kelly Cubilla Miltos, hija de su hermana mayor, Rosalba Miltos Almada, por parte materna.

En 1976 sus hijos de la vida, Rubén y Dannys, contrajeron matrimonio y en 1978 nació su primer hijo, Darío. Por cuestiones laborales, en 1979 Dannys y Rubén tienen que mudarse a Paraguay y en 1980 en Asunción, Paraguay, nació su primera hija Leslie (yo). A mediados de 1980 ellos vuelven a Buenos Aires con sus dos hijos y es allí cuando Inés se dedica a cuidar a sus nuevos hijos de la vida, Darío y Leslie. Y más adelante a la hija de Leslie, Lais Velletri.

Conclusión personal

En los años anteriores, Inés cumplía varios roles y todos muy bien, era una excelente ama de casa, una intachable profesional, una esposa completa y por sobre todo una maravillosa madre de la vida. Supo criar a varios hijos de diferentes generaciones, ya que en 1998 Leslie fue madre soltera, nació Lais quien también fue una de sus hijas de la vida. Tres generaciones, todas agradecidas de tener a Inés como madre de la vida.

Hoy en día ella se dedica a cuidar a su marido Carmelo y sigue siendo el pilar de su familia. La fuerza de voluntad y energía que tiene Inés es muy difícil de encontrar por la vida.

De toda la investigación realizada se puede concluir que sin importar los títulos de nobleza o no, Inés Epifanía Apuril Almada es una gran mujer. Se puede ver como, desde ya, todo lo ocurrido en su árbol genealógico no fue nada fácil, y que aunque la vida se encarga de presentarnos inconvenientes todos se superan. Ésta fue mi forma de brindarle un tributo en vida y mi forma de agradecimiento por todo lo que ha hecho por nosotros.


La historia de mi familia fue publicado de la página 73 a página74 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº28

ver detalle e índice del libro