1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº31 >
  4. Cines de la modernidad: Martin Scorsese un hombre de tradición

Cines de la modernidad: Martin Scorsese un hombre de tradición

Del Valle, Melina

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº31

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº31

ISSN: 1668-5229

Trabajos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación

Año VII, Vol. 31, Agosto 2010, Buenos Aires, Argentina | 88 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

“Habitualmente, Scorsese filma el infierno”

Podemos decir que comenzar con esta cita nos pone en situación de conflicto, nos insta a reflexionar sobre la producción de este notable director.

Por esta razón es que nos adentramos en las características del denominado cine de autor, colocando en primer término aquellas recurrencias temáticas, además de señalar los objetos de tensión y centros de interés en la narrativa de Scorsese.

Entendemos que Scorsese siente particular atracción por el paisaje urbano. Tiene, entre otras cuestiones, cierta predilección por personajes obsesivos, neuróticos, pasionales, intensos, excluidos, solitarios. Estos caracteres son la materia prima que logra acercarnos a las realidades identificatorias en cada film. Podemos determinar que en estos personajes existe la necesidad de “limpiarse” en cuerpo y alma para poder subsistir.

Scorsese nos señala: “Mantenerse despierto para sobrevivir”.

Esto lo vemos plasmado en sus personajes, ya que este director cuenta historias que se configuran como un cuerpo, un rostro, y unos ojos que personifican los conflictos, como en Taxi Driver, Toro Salvaje y Calles Peligrosas. Todos estos films están contados desde algún personaje, quizás a veces se modifica la visión de algún rol, pero a lo que quiero llegar con este comentario es que cuando vemos un film de Scorsese conocemos la vida y realidad de un hombre.

Por ejemplo en Taxi Driver llegamos a ver desde los encuadres, las posiciones de cámara, que vemos a Nueva York de noche, desde los ojos del conductor, y también podemos ver esa sensación interna del rol, la decadencia que siente al tener sobre sus espaldas una derrota como la de Vietnam que pareciera haber impulsado la basura en las calles, la droga, la prostitución y el vaciamiento ideológico.

Otro claro ejemplo lo encontramos en Calles Peligrosas donde no solo entendemos que Scorsese nos muestra las realidades de una little Italy en Brooklyn en Nueva York donde pareciera que lo que más importa es el ascenso social, el poder, los negocios bajo cualquier consecuencia, sea de la forma legal como la ilegal. Donde conocemos a un Charly que lucha con su moral, con su religión, con sus decisiones que no tienen dirección y termina llevando a sus mayores debilidades y sus principales males a un accidente y tiroteo, sólo con la intención de cuidarlos, protegerlos y librarlos de todo mal.

También sucede en Toro salvaje donde vemos a un hombre enfrentando a la muerte en cada pelea, recibiendo todos lo golpes, heroicamente. Viviendo el éxito y al depresión.

Prosiguiendo con el acercamiento a las temáticas e intereses de Scorsese al momento de hacer una película, ya con nuestra descripción vemos que tenemos un tema que también se encuentra presente en su filmografía, que es la religión.

Sobre este tema podemos comenzar entendiendo que Scorsese creció en la Little Italy, vio de cerca a la corrupción, la vio accionar, operar, aparecer y desaparecer. Por otro lado, el propio Scorsese se declara un hombre sensible a la locura que nos cerca tomando estos elementos de la realidad vivida por él en primera persona y colocándolos en sus films.

Los abuelos del director cinematográfico eran sicilianos, llegados a Nueva York en 1910, sus padres vivieron en Manhattan, Scorsese a sus 8 años de edad vuelve con su familia a Elizabeth Street, en la Little Italy neoyorquina. Ese ghetto para nuestro hombre será un punto neurálgico de vivencias, experiencias, situaciones que alimentaran sus elecciones de temáticas referidas a estos mundos minoritarios.

El propio cineasta comenta que dentro de su estructura personal coexisten intereses que se ven personificados en algunos de sus roles. Scorsese comenta que: “Primero está la familia, es decir la de uno más la mafia y luego la iglesia. La ayuda material y luego la espiritual. En la jerarquía de respeto, el sacerdote viene después del padrino.”1 Para poder aportar una nueva visión y perspectiva al análisis, podemos decir que encontramos en este cine de autor ciertas similitudes al neorrealismo italiano, decimos esto por que tiene características muy similares, como: la utilización de escenarios naturales, la inutilidad que le encuentra al artificio del maquillaje, el anonimato de los protagonistas de sus historias.

Otra de las grandes influencias que recibe el director es de la nouvelle vague donde se puede reconocer la infiltración de estéticas de otras culturas cuando Scorsese utiliza cámaras y grabadores portátiles, como la utilización de películas de emulsión sensible para poder rodar en lugares o locaciones poco iluminadas. Sobretodo en su estilo podemos destacarlo en el desorden provocado en la sintaxis, la utilización como técnica de actuación de la improvisación, la contracción de encuadres que intensifican y complejizan lo dramático de ciertas situaciones y por supuesto no perdiendo de vista nunca la puesta en escena de cada fragmento grabado en escenarios naturales.

Produciendo un eventual cierre sobre qué temática tiene como núcleo, podemos entender que: la lucha por la dignidad, la idea del honor, la ética, la amistad, el amor el coraje son rasgos significativos para este realizador.

Para poder acercarnos a otro de los asuntos que pareciera a Scorsese le preocupan e interesan, vamos a adentrarnos en la lógica de los tres films elegidos para abordar estas apreciaciones.

La religión para Scorsese está presente desde pequeño, ya que su educación fue religiosa y en sus films podemos reconocerlo, ejemplo de ello es Travis del film Taxi Driver donde el personaje decide terminar con “el mal que oprime”, con la política mal manejada, con la prisión que tiene su ángel Betsy y tiene una mirada puesta en está mujer casi angelical. Travis será quién redima la situación. Su intento fallido para con el candidato convierte su objetivo en salvar a esa pequeña mujercita prostituida por el sistema, por un proxeneta y por un mundo injusto. Quizás con poca puntería logra su objetivo de trascender y tener una muerte gloriosa.

Como también podemos entender ya desde un comienzo en el film Calles Peligrosas cuando encontramos a nuestro personaje principal en una iglesia y sus palabras en off (dicho sea de paso dobladas por el mismísimo Martin Scorsese) rezando.

Entendiendo que lo que realmente importa es como uno se comporta en la calle. Es allí donde se ven “las verdades”.

El mismo Scorsese asume que tiene predilección por los antagonistas, los villanos, y no por los protagonistas “chicos buenos”, y adjudica está visión a su educación cristiana.

Señalando una última característica de Scorsese, está relacionada con la idea recurrente en la narración de este realizador de los héroes anónimos. Para ejemplificar tomaremos algunos conceptos volcados en Taxi driver. Travis, tiene como premisa un asunto con el que, creo, todos nos podemos identificar: la idea existencial, la de la necesidad de confirmar si es necesaria nuestra existencia. Lo importante para el personaje es la trascendencia, ser alguien, salir del anonimato.

Creo que por eso enfoca su ira y su odio de no ser necesario para el mundo en su destrucción, reivindicando quizás valores revolucionarios pero no entendiendo que su enemigo no es el proxeneta que regentea a la joven Jodie Foster sino el enemigo es su propia visión del mundo. Cayendo inevitablemente en un razonamiento inmaduro y juvenil de tomar represalias contra otros y no con nuestro real objeto de conflicto. Por esa razón logramos entender además un poco sobre que sucede con esta comprensión del héroe de Scorsese y cuan interiorizado se encuentra de la cultura de Nueva York. Para aclararlo encontramos que: “El hombre que siente que ha llegado la hora de morir saldrá a la calle y matará a otros en lugar de matarse a sí mismo” 2 donde también nos aporta que: “En este país no hay suficiente tradición intelectual, y tampoco suficiente historia. Y Travis no es lo bastante inteligente como para comprender su problema. Debiera matarse a sí mismo en lugar de a los otros.” 3 De este modo se reivindica al personaje de Travis. Magnificando al enemigo también nos instalamos cómodamente a observar si en algún momento cae, estático y no hacemos nada. Creo que Travis puede estar desacertado en su puntería pero hay algo vital y necesario. Travis tiene su odio y su ira contra el sistema que oprime, excluye, olvida y nos asfixia.

Scorsese se refiere de esta manera al objetivo velado de Travis: “Lo que busca es un escape, liberarse de las cadenas mortales y morir de una muerte gloriosa.” 4 Cines de la modernidad: Martin Scorsese un hombre de tradición: así se titula el ensayo, y podemos concluirlo diciendo que este director no traiciona sus orígenes, que su vida personal ha sido el pilar de nutrientes y su campo de acción.

Cada personaje fue tratado con suma responsabilidad y conciencia de que lo que se intentaba era entender una lógica de una clase minoritaria en la red social de un país tan grande y diversificado como Estados Unidos. Esa minoría que mantiene tradiciones, músicas, olores, comidas típicas, no pierden sus raíces, no las niegan. Scorsese aprendió mucho de su vida en Nueva York y pudo reivindicar su propia vida y logró con realizar una fecunda y magnifica obra.

Para finalizar quiero tomar una frase del propio Martin Scorsese refiriéndose a Taxi Driver que dice: “la clave de la película es la idea de ser lo bastante valiente para admitir esos pensamientos y dejarlos salir.” 5 Eso es, a mi entender, asumir todas nuestras vicisitudes, todos nuestros espejos, nuestros propios reflejos y entender que la vida la vemos desde todos esas imágenes reflejadas de nosotros mismos.

Notas

1. Trueba, Carlos / Rodríguez Trueba, David / Henry, Michael (2007) Conversaciones con Martin Scorsese, pág. 69 2. Trueba, Carlos / Rodríguez Trueba, David / Henry, Michael (2007) Conversaciones con Martin Scorsese (2007), pág. 26 3. Trueba, Carlos / Rodríguez Trueba, David / Henry, Michael (2007) Conversaciones con Martin Scorsese (2007), pág. 26 4. Trueba, Carlos / Rodríguez Trueba, David / Henry, Michael (2007) Conversaciones con Martin Scorsese (2007), pág. 31 5. Trueba, Carlos / Rodríguez Trueba, David / Henry, Michael (2007) Conversaciones con Martin Scorsese (2007), pág. 96

Bibliografía

Conard, Mark T. Scorsese Martin. (2007).The philosophy of Martin Scorsese. Lexington : University Press of Kentucky.

Thompson, David - Christie, Ian. (1999). Martin Scorsese por Martin Scorsese. Scorsese on Scorsese. Serie: Trayectos.

España: Alba Editorial.

Trueba, Carlos / Rodríguez Trueba, David / Henry, Michael (2007) Conversaciones con Martin Scorsese. Madrid: Editorial PLOT

Filmografía

Martin Scorsese Raging Bull (Toro salvaje). (1980) Taxi Driver. (1976) Mean Streets (Malas calles, Calles peligrosas). (1973)


Cines de la modernidad: Martin Scorsese un hombre de tradición fue publicado de la página 29 a página30 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº31

ver detalle e índice del libro