1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº31 >
  4. La familia como renovación temática

La familia como renovación temática

Proaño, Andrés

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº31

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº31

ISSN: 1668-5229

Trabajos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación

Año VII, Vol. 31, Agosto 2010, Buenos Aires, Argentina | 88 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Este trabajo pretende encarar la representación de la familia como un eje de renovación temática de los llamados nuevos cines entre los años 50 y 70. Para lograr esto debemos partir primero por corregir esa errónea noción sobre la renovación temática y su limitación al argumento, dado que la verdadera renovación temática, no se restringe a este, sino que en sí tiene una incidencia principal en “su propia representación audiovisual, aquello que se denomina extensivamente el decible fílmico”. Es decir, cómo se desarrolla la representación de un tema. Es por esto que los ejes temáticos, al ser “formas de decir” influyen directamente en los nuevos cines, pues son un factor trascendental en cuanto a la conciencia lingüística del cine y a la denominada política de autor del fin de la década de los 50. Dicho esto podemos afirmar que el valor temático jamás podría ser considerado por separado a la representación visual. Este punto lo volveremos a tocar más adelante con ejemplos de varios films.

Antes de entrar al tratamiento de la familia, es prudente hacer énfasis en el problema de la renovación y aparición de una nueva temática, y su origen para así entender porqué este radical giro en cuanto a la narrativa en base a la clásica. Si indagamos en el contexto histórico y el proceso mundial de estas décadas una de las cosas que primero podemos notar es que se da un cambio tanto social y político, como económico y cultural. Estos cambios son consecuencias directas de procesos como las secuelas de la segunda guerra mundial, los avatares de la guerra fría, la consolidación del socialismo, etc. Todo este marco que termina resumiéndose en un desarrollismo liberal, genera en la sociedad un factor clave y directamente influyente en el cine, la concreción de una nueva moral.

A la par de esta moral, nace una estudiada mitología en torno a la juventud, y se la empieza a ver no solo como un sector social, sino también como parte del sistema productivo y la sociedad de consumo, los jóvenes asimilan esta independencia económica y mental, e imponen sus propios modelos modas y la figura adulta ya no es el principal modelo a seguir.

Todo este proceso forma parte de lo que algunos llaman la “muerte del padre”, del cual hablaremos más adelante. Asimismo la figura femenina también empieza a formar parte de este sistema del cual antes estuvo restringida y empieza a integrarse al sector productivo de una manera masiva. Todo esto repercute también en la formación de una moral sexual a la par de los nuevos valores. Como conclusión en lo que nos compete, podemos decir que los nuevos cines se nutrieron de esta nueva sociedad, con la cual mantiene un feedback constante, ya que los tratamientos de los nuevos temas serán reflejos de esta nueva forma de pensar. Otro factor directo a la aparición de la renovación temática, fue el surgimiento de la televisión, dado a que muchos temas eran considerados casi tabú en la tv, cosa que inspira al cine a desobedecer los principios del código Hays para aventajarse en ese sentido a la competencia entre ambos medios en ese entonces.

La familia como eje de renovación temática

Ahora bien, ya visto el motivo del surgimiento de la renovación temática en el cine, podemos adentrarnos a priori al tratamiento de la familia como eje temático. Si bien es obvio, también es prudente mencionar que la familiar ha sido tratada como tema desde el cine primitivo, pero su representación nunca abarcó tanto realismo como lo logra en el cine moderno.

Tras todos los cambios sociales mencionados y el nacimiento de esta nueva moral, la familia se empieza a reflejar en el cine de una manera distinta. Una especie de realismo familiar se empieza a tratar, la familia ya no es representada por parte de los nuevos cineastas desde un punto favorable en base a la tradicional noción sacrosanta de la institución familiar. Al contrario, esta es tratada con una delicada crudeza donde se germina un autoritarismo que da paso al brote de obsesiones y traumas por parte de los integrantes. Un punto fundamental para esta nueva representación también es la “transformación del individualismo radical de la sociedad capitalista” Asimismo ante este panorama, la noción de la familia se reivindica en el cine.

Al hablar de toda la institución familiar en este campo, es necesario categorizar ciertos temas involucrados en el mismo, los cuales trataremos en el análisis de cinco películas para el mejor entendimiento de dicha renovación, más allá de la desintegración familiar como tema general.

La natalidad

Empezaremos por hablar de la natalidad como parte de este eje de renovación temática. Como dijimos antes, varios temas categorizados como tabú, fueron retomados cínicamente para ser tratados por el cine. Si analizamos brevemente fragmentos de dos films Ayer, hoy y mañana de De Sica y Los 400 golpes de Truffaut, podemos adentrarnos muy a fondo en el tratamiento de la natalidad. Empezando por el film de De Sica, en el primer episodio es totalmente paralizante ver el trasfondo de la historia, es decir, ya no se busca un hijo por mantener un apellido o por querer tenerlo en sí, en este episodio el hijo es tratado como un medio de escape de la cárcel por parte de Adelina (la madre), y dado a que ella no cuenta con el dinero para pagar sus deudas, prefiere embarazarse por el simple hecho de escapar, a tal punto que el marido exhausto, empieza a tener problemas de fertilidad, lo cual lleva a la desesperación por parte de Adellina, y consecuentemente la lleva a buscar al mejor amigo de su marido para que la embarace, obviamente se arrepiente en el acto.

Por otro lado, su marido es juzgado por el pueblo al ser infértil y lo convierten en cómplice del encarcelamiento de su amada.

Es incoherente pensar en una representación así en el cine clásico, pues estos temas siempre fueron influenciados por el código Hays y la religión. Ver como el hombre es juzgado por su infertilidad, y la mujer pierde el sentido primordial de la maternidad, poniéndose ella primero ella y su seguridad, antes que el bienestar de sus hijos.

Quizás De Sica intentó mostrar, como es típico en él, esta “realidad” de los pequeños pueblos de Italia dándole protagonismo a la campesinada Italia y al espacio, pero lo cierto es que yendo más allá del género o la intención cómica de la película, este tema es tratado de una manera muy diferente a la tradicional. Puedo justificarme aquí diciendo que el placer genérico siempre es derrotado por la cultura en el cine clásico, pero aquí, a pesar de la solución y la salida de la cárcel de la protagonista, la cruda realidad es victoriosa en el argumento.

Si bien esto es muy disimulado y se maquilla en la escena final con el abrazo de todos los hijos a su madre, es difícil dejar de notar el ámbito en el que viven, y el hogar en el que serán criados estos niños y su desarrollo, mostrado una vez más, más allá de la campesinada en sus travesuras e ignorancia.

Por otro lado, tenemos los 400 golpes donde Antoine nació sin ser deseado y tras las constantes discusiones familiares, él asume la posición de vivir en ese hogar sin haber sido deseado desde el principio y empezar la verdadera búsqueda de su identidad para recuperar esa “infancia perdida”, pero sobre esto y otros aspectos relevantes a la representación temática, hablaremos más adelante.

Volviendo al caso, su madre es el rostro del arrepentimiento por haberlo tenido y constantemente lo ataca hasta que él la ve con otro hombre, motivo por el cual ella intenta encariñarse más con el de una manera muy hipócrita. En el transcurso de todo el film se trata este tema de la natalidad indeseada en varios diálogos, uno de los más críticos es aquel cuando su madre habla con su esposo y comentan sobre su hermana, que ha tenido tres hijos en cuatro años y en presencia de Antoine, ella la cataloga a su hermana como coneja y describe su sentimiento de repugnancia respecto a esta idea ajena a ella en todo sentido. Tan indeseado es Antoine en su hogar que en repetidas ocasiones los padres quieren deshacerse de el enviándolo a un orfanato, pero la culpa y la responsabilidad los alejan de esta acción antes que el verdadero amor por su hijo.

Presentado esto, podemos asegurar bajo este breve paneo de ambas películas que la natalidad fue un tema sumamente distinto a lo que se venía trabajando en el cine clásico, y que la figura materna representa, tras ser definida por paradigmas sociales como el verdadero eje de unión con los hijos en una familia, precisamente el declive de la misma definiéndola a ella como causa principal de este fenómeno y en otros casos, al padre como ausencia total representando su misma muerte.

Resulta muy interesante aquella analogía sobre la muerte del padre, pues más allá de la familia, el cine moderno discretamente hace referencia a la muerte de esquemas clásicos de narración representados en ambos casos como la muerte del padre.

La infancia

Como segundo eje fundamental de renovación que rodea a la familia podemos mencionar quizás el más tratado e importante del cine moderno, este es precisamente, el universo infantil. Como causas principales para hacer de este eje como tema casi predilecto podemos rescatar la voluntad autobiográfica y las posibilidades metafóricas que abarca esta etapa de la vida. Veremos mejor como se utilizan estos recursos analizando un poco de La infancia de Iván de Andrei Tarkovski y A child is waiting de Cassavetes.

Empezando por la infancia de Iván, es muy importante para todo el contexto del film, como se adapta el personaje transmite ciertas referencias autobiográficas de Tarkovski, haciendo referencia a su experiencia vivida en la guerra mundial y otros momentos. Como la figura de su madre o la ausencia de su padre transmiten ciertos efectos visuales y simbólicos totalmente referenciados a la significación de estas figuras en la vida del autor. Todos estos elementos son combinados específicamente con un mundo metafórico que da paso a la interpretación del espectador, y lo invita a reflexionar sobre la realidad, como bien dice Angel Quintana, “La realidad de sus películas se confunde con un mundo onírico para dar paso a un realismo poético de alto valor lírico absolutamente alejado de cualquier forma de realismo naturalista”.

Más allá de los aspectos generales de su obra, en La infancia de Iván podemos encontrar los principales puntos narrativos de renovación utilizados en el cine moderno, como si Tarkovski los hubiese enumerado para nosotros. En primera instancia tenemos el melodrama causado por la trágica muerte de sus padres por parte del ejército Alemán, pero a la par viene un sentimiento de furiosa venganza por parte de Iván que apenas siendo un niño, no logró tener lo suficiente de su padre, buscando su figura en un regimiento militar, mientras que anhela hacer pagar a los alemanes por la muerte de su madre.

La figura de Iván encarna entonces el papel del héroe infantil, pero desde otro lado totalmente opuesto del cubo narrativo, atacado constantemente por la realidad, con un ciego valor y dando al espectador una cachetada continua que le repite en que va a terminar esta ilusión del papel que José Enrique Monterde decide llamar “El no héroe del cine moderno”.

En esta misma obra debemos resaltar la alusión simbólica en base a la subjetividad de la infancia del protagonista, el tiempo es metafóricamente alterado en el film lo que da espacio a flashbacks que no necesariamente son típicos en el sentido en que los ordena Tarkovski, pues estos retrocesos a la infancia ideal de Iván son solo vistos por él sirviéndose de utilizar simbologías totalmente auto referenciales de Tarkovski, como el pozo de agua, etc, etc.

De una manera totalmente moderna en cuanto a la representación de la infancia, nos asombramos en el film, de las encrucijadas narrativas que se presentan. En aspectos muy generales, lo que comúnmente hubiese sucedido, inclusive en el mismo cine moderno, es que el héroe intente salir de estos ámbitos represivos y encerrados, como podría ser el regimiento militar, un orfanato en el caso de Los 400 golpes o un instituto para niños autistas como ocurre con A child is waiting de Cassavetes. Pero en este caso, Iván con tanta sed de venganza y lleno de traumas, pide a gritos pertenecer al cuartel militar, donde la figura paterna es remplazada automáticamente y juega a ser adulto, asimismo siendo activo en su trabajo de venganza como informador, empieza a dejar su niñez a un lado para ser un adulto y no viceversa, ya no es más un niño solo a veces sueña que lo es.

En definitiva, en casi todos los casos donde se trata la infancia en estos cines nuevos, estos ámbitos de opresión hacen referencia a los anhelos de libertad de los personajes, lugares como los institutos, orfanatos, cuarteles, internados, etc. Son lugares que remplazan o sustituyen paralelamente a su familia.

“Todos estos lugares consisten en espacios cerrados, ordenados jerárquicamente, ideológicamente operativos en su adoctrinamiento y perfectamente adecuados para desarrollar metáforas del conjunto social a partir de la definición de microcosmos autónomos.” Paralelamente tenemos en A child is waiting de Cassavetes, la historia de Rubén, un niño que sufre de un retardo mental y es abandonado por su familia en un instituto mental. Siendo este el caso el autor se sirve nuevamente de adueñarse de las posibilidades metafóricas y simbólicas que puede portar el personaje. Si bien ya describimos estas instituciones, esta sobresale en cuanto a posibilidades narrativas e inclusive visuales.

Cassavetes juega con la sensibilidad del espectador y llega así a tal punto que lo somete a una reflexión tan profunda que inclusive lo aleja de su habitual posición a favor del héroe, sino que le basta con la reflexión de lo que está bien y lo que está mal para que este mismo concluya. Es decir, a pesar de que se busca tratar la causalidad de una manera muy clásica, se logra hacer pensar y deducir al espectador, y no necesariamente atacarlo constantemente con reiteraciones para inclinarlo hacia alguna postura.

El desprecio social se hace presente como protagonista de la película, el tratamiento de una realidad donde se expone un dilema entre el bien y el mal basados en una falsa percepción de lo correcto y lo aceptado por la división de las castas sociales. Por otro lado, acorde a la sensibilidad visual del film vemos como un Rubén, que más allá de su enfermedad, vive trastornado y encuentra ese amor platónico hacia la madre encarnado en la figura de Jean, su profesora de piano que más que tener un amor materno hacia él, le tiene lástima lo cual genera un circuito de causalidades que la llevan a reflexionar sobre la enfermedad.

Un tema tan delicado nunca antes tratado en la industria generó mucha polémica. La representación del “héroe infantil” se torna muy dura, la interpretación de un retrasado mental, como no se había visto antes en el cine, trajo no solo muchas quejas, sino también una nueva era que anuncia que el cine no tiene barreras para contar historias.

Otro tema tratado en cuanto el desprecio, es la posición política sobre estos casos, donde valoran más a la capacidad productiva en el campo mercantil que el propio derecho a la vida de los niños, motivo por el cual los ingresos son relativamente bajos para aquellos que no pueden rendir en el campo laboral.

Para concluir con el problema simbólico este es resuelto con diálogos directos y con imágenes cada vez más “asimilables” por la posición frente a la cámara de las mismas, donde el espectador es forzado a verlas y entender la posición de estas figuras dentro de la obra.

Finalmente, el punto que abarca todos los anteriores respecto a este eje tomado de una nueva renovación temática en base a la familia, es la desintegración de la familia en sí. Como habíamos dicho antes los nuevos cines juegan con la noción de la familia como sacra institución, la cual es la base de la “moral” y los valores sociales establecidos.

Boicot al paradigma institucional de la familia, conclusiones sobre la muerte del padre.

El tratamiento de este eje, al variar principalmente en los puntos anteriormente mencionados, lleva a una inminente catástrofe de la comunidad llamada familia y a la formación del individuo (en general caracterizado simbólicamente por el capitalismo) y la concreción de este mismo alejándose de la tradición, donde una vez más se hace referencia a la que llamamos “la muerte del padre”.

En este punto, llegamos al último escalón de la renovación temática, aspectos como la natalidad y la infancia van avanzando hasta lo que sería la representación de la juventud o el joven-adulto, donde una vez más la modernidad del cine se las arregla para hacer uso de esta etapa en su tratamiento de la familia. Si hablamos sobre la muerte del padre, hacemos referencia a varias cosas, entre ellas la muerte de la vieja moral, temas como el componente sexual en una relación, la prostitución, el divorcio entre otros, son los ejes argumentales de esta etapa de la vida.

De esta manera, fue fácil adueñarse de esta etapa para tomarla en cuenta, pues a diferencia de la infancia, aquí tenemos una dificultad en cuanto a la expresión limitada de los sentimientos juveniles. Esto fue muy utilizado específicamente en cuanto a la definición psicológica de los personajes, pues estos sin previo aviso varían sus comportamientos en base a situaciones creadas por ejes causales que, no necesariamente tienen una razón argumental o se cierran, sino que varían de acuerdo al sentir del momento que tenga el personaje e inclusive la estética del film.

En Rocco e i suoi fratelli, de Luchino Visconti podemos ver claramente como se auto destruye el núcleo familiar por la construcción de estos microcosmos en cada hermano basados en vivencias propias y conjuntas, Donde destruyen un hogar y una unión muy tradicionalistas representados por el personaje de la madre como símbolo de esa vieja moral sufridora que está siendo atacada.

La familia Parondi, busca un futuro moderno y con trabajo en la ciudad de Milán. Donde cada hermano encuentra un puesto diferente para poder pagar las expensas en casa. De una manera narrativamente justificada, el film se encuentra dividido en capítulos por hermanos y vemos así como cada uno influye o deja de influir en el otro para crear su propia moral y encontrarse en este nuevo lugar. Simone, es el centro del drama, empezando como boxeador, tranquilo y educado se deja seducir por Nadia, una prostituta (figura que también es simbolizada por los nuevos cines y que va más allá de su mística presencia, sino que es tratada como un simple aire de libertad y feminismo en su más grande expresión). A raíz de esto empiezan los enredos en la familia, pues el utiliza el poco dinero que gana en ella. Así por ejemplo, vemos como le pide dinero a Rocco e inclusive le roba a su jefa. De una manera un poco sistemática, Rocco porta el símbolo del honor y la vida de esta moral que todos quieren pisar. De una manera muy discreta y no tan tradicionalista vela por el bien de su familia con sus acciones. Lastimosamente esta figura que encarna “el mal” llamada Nadia, al huir de Milán se encuentra con Rocco, quien la hace reflexionar y una vez más porta ese código moral para que ella cambie su vida.

Enredados una vez más en la historia, , la madre como buena tradicionalista, siempre olió la desgracia traída por Nadia y Rocco con su inocencia quiso redefinirla. Empieza en este punto la sed de venganza cuando Simone se entera de que Rocco está con “su ex”. Cuando Simone los encuentra se hacen visibles auto referencias al buen estilo del autor. A manera muy discreta en esta secuencia Visconti trata la degradación física y moral, y la redención de la culpa gracias a los cuales los conceptos pasionales de amor, muerte odio, violencia, etc. Encuentran su sentido al final.

Nada puede ser más desastroso y adelantarnos el final en este punto. Simone viola a Nadia frente a la impotencia de Rocco por hacer algo, y este sin embargo le pide, inclusive de una manera patética a mi gusto, que esté con Simone porque él la necesita más. Dicho y hecho se siembran a través de este suceso mas obsesiones que provocan traumas en la familia. Simone se convierte en una lepra contagiosa y no saben cómo deshacerse de el. Tras asimilarlo, Simone se vuelve un ser totalmente testarudo por lo que quiere, y retorna debido a la envidia entre otras cosas a esa vieja “moral correcta” que andaba haciéndole falta, pero de una manera muy conservadora, esto combinado con su estado de ánimo y su soledad, lo llevan a aniquilar al centro del problema, Nadia.

Para luego finalmente ir a confesarlo todo en su hogar. A la final, apenas triunfa la vieja moral, y eso sí, tras ser totalmente pisoteada y reformada.

“Hace falta un sacrificio para construir un hogar sólido” dice Rocco cerca del final, conjugando lo sucedido, esto lo hace cerca de Luca, el menor de todos, que vive aquella tragedia de la infancia representada en el nuevo cine como ya explicamos antes, un hogar sin padre y que emana la desgracia de sus hermanos pero admirando a Rocco “El más valiente de todos”. Al final, en el diálogo con Ciro, se reflexiona también sobre un nuevo mundo de justicia y honestidad, sin embargo, se ve como Ciro es llevado hacia la fábrica, el mayor representante de la industria y el capital inclusive tal vez, con la intención de reflexionar junto a este plano, el destino del cine.

Consideraciones finales

Podemos concluir con el tratamiento de la familia, y decir que sin duda cada autor encuentra estos puntos previamente explicados como la manera más adecuada para representar el problema de la familia, la preocupación particular del espacio y las posibilidades o no del uso metafórico a través de los ojos de los personajes en el contexto de una verosimilitud narrativa y la responsabilidad genérica o su total ruptura e inclusive los simbolismos e ideologías sociales portadas por los mismos, son los aspectos más influyentes en el material analizado, por lo cual podemos teorizar estos puntos también como una especie de anclaje hacia la realidad del tratamiento de la familia como eje de renovación temático.

Bibliografía

Monterde, José Enrique (1995) Historia General del cine volumen XI, nuevos cines de los años 60, La renovación temática.

Ediciones Cátedra.

Quintana, Ángel (1995). Historia General del cine Volumen XI nuevos cines años 60. Países del este, nuevos cines contra la burocracia. Ediciones Cátedra.

Filmografía

Cassavetes, John. (1963). A child is waiting de Sica, Vittorio. (1964). Ayer, hoy y mañana Tarkovski, Andrei. (1962). La infancia de Iván Truffaut, Francois. (1959). Los 400 golpes Visconti, Luchino. (1960). Rocco e i suoi fratelli

Recursos electrónicos

www.educacion.idoneos.com/index.php/119539, La infancia,una construcción de la modernidad.

www.cinemanet.info/2008/07/el-cine-moderno-protagonistade-una-interesante-reflexion-sobre-la-familia/.


La familia como renovación temática fue publicado de la página 43 a página46 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº31

ver detalle e índice del libro