1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº31 >
  4. Análisis comparativo de dos miradas sobre el diseño: Raymond Loewy y Dieter Rams

Análisis comparativo de dos miradas sobre el diseño: Raymond Loewy y Dieter Rams

Salmón Feijoo, Nicole

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº31

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº31

ISSN: 1668-5229

Trabajos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación

Año VII, Vol. 31, Agosto 2010, Buenos Aires, Argentina | 88 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

En este trabajo compararé a dos de los diseñadores que mayor protagonismo tuvieron en la formación del diseño industrial.

A pesar de que representan dos caras muy diferentes dentro del diseño, intentaré señalar sus similitudes.

Desarrollando su profesión

Tanto Raymond Loewy como Dieter Rams comenzaron a involucrarse en el diseño desde pequeños, el francés creando aeromodelos de juguete, así como el alemán experimentando en el taller de ebanistería de su abuelo. Sin embargo terminaron teniendo prácticas de diseño muy diferentes, ya que Loewy tenía un estudio con una amplia clientela de prestigiosas empresas y varias sedes alrededor del mundo, mientras que Rams trabajó la mayor parte de su vida como director de diseño para la misma empresa, Braun.

Han tenido enfoques muy distintos sobre el diseño, Loewy priorizando las funciones simbólicas y estéticas de los productos, mientras que Rams se focalizaba en la funcionalidad de los mismos. Los dos han tenido una gran influencia en la identidad corporativa de las empresas para las que trabajaron.

Loewy se destacó con sus diseños para Lucky Strike, Coca-Cola, y Shell, así como Rams logrando una imagen unificada de Braun.

Ambos diseñadores son reconocidos con gran prestigio por los aportes que han hecho al diseño industrial y varios de sus productos han encontrado un sitio permanente en varios museos del mundo, incluyendo el MoMA de Nueva York.

Dos miradas de posguerra

La carrera de Raymond Loewy como diseñador industrial se desarrolla en Estados Unidos después de la Primera Guerra Mundial y se encuentra muy influenciada por la Gran Depresión de 1929.

Estados Unidos entra en una gran crisis económica que frena el mercado. Se funden las pequeñas empresas y se fortalecen las más grandes.

De esta crisis surge la necesidad de reactivar el mercado induciendo a comprar y creando un ambiente de competitividad.

También nace la preocupación por convertir las formas visuales en un instrumento de venta.

Debido a esta situación, se forma una nueva generación de diseñadores que se tornan imprescindibles en la actividad económica y comercial del país, dando lugar a la aparición del diseño industrial profesional.

Estos diseñadores procedían de diferentes campos, generalmente de la publicidad y la presentación, y estaban acostumbrados a trabajar en grupo en un contexto comercial. Generalmente, trabajaban como asesores en varias de las grandes empresas al mismo tiempo.

Eran diseñadores estilistas.

Por otra parte, Dieter Rams desarrolló su carrera en Europa, más específicamente en Alemania, dónde hay una cultura muy diferente a la Estados Unidos, menos consumista. Al igual que Loewy, su carrera comenzó durante una posguerra, pero de la Segunda Guerra Mundial.

La segunda posguerra también alcanzó a influenciar la carrera de Loewy. Sin embargo, él vivía el Estados Unidos, que fue el vencedor militar y moral de la guerra, mientras que Rams se encontraba en una Europa muy debilitada.

Eventualmente comienza la reconstrucción de Alemania controlada por Estados Unidos, que a su vez, la ayudaba con el Plan Marshall, que consistía en inversiones Americanas en Europa.

Bajo este contexto surge la Escuela de Ulm y la reconstrucción de la empresa Braun, dos acontecimientos que determinaran la profesión de Dieter Rams.

Al vivir el lugares con circunstancias socioeconómicas tan diferentes, enfocaron sus carreras desde aspectos distintos.

En una Norteamerica optimista impulsado por el auge del consumo, Loewy plagó los hogares con sus productos estilistas.

Mientras que en una Alemania en proceso de recontrucción, Rams diseñó sus productos con un concepto más funcional y escencialista.

Dinámica versus estática

Raymond Loewy fue el mayor protagonista del estilo aerodinámico o streamline que surge como respuesta a la crisis de 1929 en Estados Unidos. Con el objetivo de captar interés en los consumidores y compradores, se apeló a un cambio formal acorde al nuevo mundo que estaba surgiendo. El nuevo enfoque tuvo la influencia del futurismo, que glorificaba la velocidad y estaba basado en investigaciones técnico-científicas orientadas a lograr superficies que ofrecieran menor resistencia al avance para aplicaciones ingenieriles.

Se basaba en la utilización de formas curvas, que se perciban como dinámicas y veloces. La forma de “lágrima” fue ampliamente aplicada, ya que es la que menor resistencia brinda. Se aplicó de manera muy extensa, a veces por razones científicas, pero generalmente por un valor simbólico sin justificación funcional. Abarcó los más diversos ámbitos del diseño y la arquitectura, desde casas, hoteles, autos y hasta sacapuntas de lápices. El estilo se extendió tanto en los Estados Unidos que ha llegado a ser considerado como sinónimo de diseño industrial estadounidense de las décadas de 1930 y 1940.

Por otro lado, Dieter Rams formó parte del Funcionalismo Racionalista que se desarrolló en Alemania, y surgió como principal oposición al styling de Loewy. La Escuela de Ulm, con sus teorías racionalistas apoyadas en la integración de la ciencia al diseño y en las nuevas tecnologías y métodos de producción, influenció en gran medida el diseño alemán de la época.

Por medio de Hans Guguelot y Dieter Rams, comienza, hacia 1955, una relación entre la Escuela de Ulm y la empresa Braun, llegando a crear un nuevo concepto, la “Gute form” o “buen diseño”, basado en el funcionalismo y el escencialismo.

Este estilo estaba caracterizado por productos prácticos, racionales, económicos y neutros. Se basaba en la premisa de que la forma se debe desarrollar de manera lógica a partir de la función. Obteniendo como resultado un producto masivo, útil y de larga duración.

Los productos de Braun, en su mayoría diseñados por Dieter Rams son la demostración de la Gute Form. Basados en formas geométricas, una paleta de colores reducida, y con una completa ausencia de decoración, siempre priorizando la funcionalidad.

Un claro ejemplo, es el equípo de sonido L450 diseñado por Rams. Formado por piezas de las mismas dimensiones, de manera que el usuario pueda decidir como colocarlo sin variar su composición. Puede ser colocado de pie, en la pared o sobre una superficie. Los controles de mando están simplificados a su minima expresión y exhibidos en el plano principal del producto, en vez de ocultarlos como era habitual.

Podemos decir que los movimientos que protagonizaron ambos diseñadores son muy diferentes. El aerodinamismo de Loewy prioriza la función estética y simbólica del producto por sobre las otras, mientras que el Funcionalismo Racional de Rams se centra en la función práctica.

Sin embargo, ambos diseñadores se encuentran en la búsqueda de un estilo de diseño que refleje las necesidades de las sociedades industriales y su deseo de progreso.

El resultado formal de ambas corrientes se percibe de maneras diferentes; ya que el streamline proyectado con líneas curvas se traduce en dinamismo, mientras que el funcionalismo de líneas geométricas en estática.

Consumo americano y disciplina alemana

Loewy tiene una filosofía de diseño basada en el mejoramiento del aspecto visual de los productos como argumento de venta. Esta filosofía se la denomina Styling, y surge como respuesta a la necesidad de reactivar el mercado luego de la crisis de 1929. El embellecimiento del aspecto exterior de un producto era una forma de estimular su compra, generalmente se rediseñaban los productos a partir de su apariencia exterior, aunque la estructura funcional quedara inalterada.

Loewy decía que “entre dos productos del mismo precio, función y calidad, se venderá el más bonito”; también decía que “lo feo no vende”. Estas frases claramente reflejan la concepción de Loewy sobre el diseño y su procupación por la función estética, que fueron determinadas por la “ inncoherencia entre calidad y resolución formal” que encontró en su arribo a Estados Unidos.

Por el contrario, la filosofía sobre diseño que tenía Dieter Rams estaba focalizada en la funcionalidad de los productos y en su “estética honesta” hacia la misma, reduciendo al mínimo sus atributos estéticos. El resultado eran productos de aspecto austero y neutral. Él decía que “menos es mejor” (Burdek, 1994), sugiriendo que menos diseño es más diseño.

Rams definió al “buen diseño” o “gute form” con 10 principios básicos, que hoy en día siguen vigentes y han sido aplicados por diseñadores tan importantes como Jonathan Ive, vicepresidente de diseño industrial de Apple Inc e icono de la modernidad.

El buen diseño es innovador El buen diseño hace útil al producto El buen diseño es bello El buen diseño ayuda a entender el producto El buen diseño es discreto El buen diseño es honrado El buen diseño es durable El buen diseño es coherente hasta el último detalle El buen diseño es responsable con el medio ambiente El buen diseño es el menor posible

Ambos diseñadores vivieron la segunda posguerra de forma muy diferente, Estados Unidos se encontraba en un auge capitalista frente a Europa devastada. Esta situación influenció mucho la carrera de Loewy, que se encontraba inmerso dentro del capitalismo Americano, American Way of Life, dónde los hogares estaban plagados de artefactos que en su mayoría había diseñado él. Las amas de casa se convirtieron en los principales consumidores de estos bienes de uso.

Teniendo en cuenta por encima de todo al consumidor, el credo MAYA (Most Advanced Yet Aceptable, es decir, modernísimo, pero a pesar de todo aceptable) creado por Loewy y también aplicado por Rams, fue crucial para el éxito de sus productos.

Logrando un equilibrio entre lo conocido y lo nuevo, lo que el público espera y acepta. Loewy se apoya en el consumo y Rams en la función, pero ambos priorizan al consumidor. Logrando diseñar productos que determinaron el diseño de sus respectivas épocas, y que hoy en día son íconos de las mismas.

“La perfección no se alcanza cuando ya no queda nada por añadir, sino cuando no queda nada por quitar.” (Schiff, 1994)

Estos dos profesionales son representantes de las dos clases más diferenciadas de diseñadores industriales hasta la actualidad. Loewy personifica el diseño más orgánico y libre, encontrado hoy en diseñadores como Philippe Starck, Karim Rashid o Marcel Wanders, que gustan tanto de la fama como él. Por el otro lado, encontramos otro tipo de diseñadores más disciplinados y racionalistas inspirados en Dieter Rams, como por ejemplo, Jasper Morrison, Naoto Fukasawa, Sam Hetch, y los grupos de diseño de empresas como Apple y Braun.

Sin embargo, a pesar de que sus teorías sobre el diseño industrial sean tan diferentes, si miramos sus productos, podremos ver ciertos resultados similares.

Ambos, por caminos diferentes, ya sea por esteticismo o funcionalismo, buscan arribar a productos que se relacionen con sus usuarios de la mejor manera posible. Generalmente, Rams y Loewy (sobre todo en su etapa más madura donde se apropia de conceptos que cree interesantes) logran esto arribando a productos estéticamente simples. Siendo esta simpleza alcanzada cuando, como dice Saint-Exupery, “ya no queda nada por quitar”.

De esta forma, los productos se relacionarán mejor con los usuarios, comunicando más claramente como han de usarse.

Para concluir, me gustaría analizar dos frases que caracterizan las ideologías de estos dos grandes diseñadores. Para Rams “lo bello es funcional”, dando por sentado que un producto funcional por consecuencia es bello. Por el otro lado, Loewy opina que “lo feo no vende” ya que “entre dos productos del mismo precio, función y calidad, se venderá el más bonito”, dando por sentado la funcionalidad del producto a la hora de diseñar su morfología. Por lo tanto, bajo sus criterios, ambos diseñadores han logrado alcanzar la belleza formal en productos funcionales desde diferentes enfoques.

Bibliografía

Burdek, Bernard. (1994). Diseño, Historia, Teoría y Práctica del Diseño Industrial. Barcelona: Gustavo Gili.

Recursos electrónicos

www.designmuseum.org/design/dieter-rams www.raymondloewy.org


Análisis comparativo de dos miradas sobre el diseño: Raymond Loewy y Dieter Rams fue publicado de la página 57 a página59 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº31

ver detalle e índice del libro