1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº31 >
  4. La Masonería

La Masonería

Botto Fiora, María Paula

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº31

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº31

ISSN: 1668-5229

Trabajos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación

Año VII, Vol. 31, Agosto 2010, Buenos Aires, Argentina | 88 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Las comunidades masónicas al igual que otras sociedades intentaron un camino de búsqueda del conocimiento, crearon una fraternidad espiritual con el fin de cultivar la inteligencia, el ser interior y ofrecerle al hombre un ideal. Estas comunidades fueron evolucionando a través del tiempo pero siempre mantuvieron un fuerte carácter simbólico. Varios investigadores concuerdan en que existieron logias anteriores al cristianismo y principalmente en la época medieval donde se generaron las logias de los grandes constructores.

El investigador Christian Jacq1 dice: ”Es difícil hablar de masonería sin abordar la iniciación egipcia, el pitagorismo y las sectas gnósticas”.

Si analizamos los ritos y símbolos vamos a poder relacionar a la masonería con los diferentes periodos de la Historia.

La masonería moderna o francmasonería surge en 1717 con la unión de cuatro gremios que formaron la Gran Logia Masónica como liga universal de la humanidad en Londres. El objetivo era crear una nueva "gnosis". Las logias pueden recibir miembros de cualquier religión y cada cual aporta sus propios libros sagrados. La Masonería se propone como la nueva religión universal. La verdadera filosofía masónica es el humanismo, una ideología manifestante del racionalismo y el naturalismo. La filosofía masónica es precursora de la Revolución Francesa e influye mas tarde en la filosofía comunista.

La masonería o francmasonería es una institución de carácter iniciático, está fundada en los preceptos de fraternidad, igualdad y libertad y considera que el hombre puede alcanzar su realización a través de la Ciencia, la Justicia y el Trabajo.

Es idealista porque desea el bienestar de todos los seres humanos sin distinguir nacionalidad, raza, sexo ni religión, es filosófica porque orienta al hombre hacia la investigación y el pensamiento y es progresista porque enseña y practica la solidaridad humana y la libertad de pensamiento. Tiene como objetivo la búsqueda de la verdad y fomentar el desarrollo intelectual y moral del ser humano.

La masonería toma su nombre del antiguo gremio de los masones, “maçon” significa albañil en el idioma francés. Éstos eran los artesanos que trabajaban la piedra en la construcción de grandes obras. Fueron los constructores de las catedrales de la Edad Media.

Muchos elementos y herramientas utilizadas por aquellos albañiles quedaron después como forma simbólica. Los masones se organizan en estructuras denominadas logias, que a su vez pueden estar agrupadas en una organización de ámbito superior normalmente denominada "Gran Logia", "Gran Oriente" o "Gran Priorato”.

De hecho existe en el tema masónico una gran dificultad para lograr documentos y pruebas fehacientes. Esto se debe a la propia naturaleza de las sociedades cerradas o secretas y a las políticas represivas que se han empleado en su contra.

Durante muchos años las logias no extendieron actas de sus tenidas, ni firmaron expedientes de iniciación, para no dejar rastros de sus actos.

Conceptos masónicos

Dios es el "Gran Arquitecto de Universo", surge como concepto y no como persona. Jesús refiere a Jesucristo como el apóstol mayor de la humanidad. Jesús es "el Gran Maestro" pero para no ofender a otras religiones, el nombre de Jesús quedó prohibido en la logia.

El secretismo y los ritos de iniciación

Los candidatos en los ritos de iniciación deben hacer juramentos de no revelar en absoluto los secretos de la masonería.

Cada masón desconoce lo que enseñan y hacen en los grados superiores. Por esa razón muchos masones de grados inferiores no saben la verdadera naturaleza de la masonería.

Los constructores de la Edad Media

El arte de construir se transmitía bajo la forma de secreto de familia o de corporación. Estas corporaciones o colegios de artesanos albañiles y talladores de piedra estaban integrados por especialistas altamente calificados, reunidos en cofradías cuyas tradiciones iniciáticas y técnicas se remontaban al Antiguo Oriente. Entre ellos existía una rigurosa jerarquía, que iba desde el arquitecto al peón. Este último no formaba parte de la comunidad de los constructores. Esta comprendía a los oficios enseñados por maestros: talladores de piedra, escultores, diseñadores, carpinteros y vidrieros.

En las logias construidas al pie de las obras aprendían el arte y compartían la comida. Los constructores eran hombres libres provenientes de todas las clases sociales. Los miembros del clero y de la nobleza desempeñaron un papel importante en la financiación y dirección de los trabajos. Un individuo de condición modesta podía, después de haber pasado por los estadios de peón y de aprendiz, acceder a las más altas responsabilidades.

En sus talleres cerrados con empalizadas y de acceso prohibido a los profanos, los maestros sólo admitían a profesionales. Cada oficio tenía su logia, que agrupaba a todos los artesanos, y cada logia tenía su reglamento, que todos debían respetar.

Los miembros de la logia quedaban bajo la responsabilidad del maestro de obras, del arquitecto. Estaban obligados a cumplir una serie de normas de conducta: asistir a misa, confesar, pagar una cantidad fija para la ayuda mutua, no dedicarse al juego, no vivir en concubinato, etc. Dentro de la logia era donde se comunicaban los secretos. Estos secretos eran tanto técnicos como iniciáticos. El plano de una catedral era una combinación de figuras sencillas círculos, cuadrados, triángulos anotadas con indicaciones codificadas. El conjunto constituía un lenguaje geométrico legible solamente para los iniciados, quienes podían levantar el edificio a partir de una representación plana. Los talladores de piedra en el siglo XV tenían prohibido por reglamento comunicar a cualquiera que no forme parte del oficio cómo deducir un plano.

El conocimiento de los materiales, la ciencia de las proporciones y las leyes de cada oficio también se conservaron en secreto por lo que se limitaba el ingreso de aprendices en las logias. Los ritos iniciáticos debían permitir al individuo transformarse para así poder construir su propio templo interior al mismo tiempo que participaba en la edificación de la catedral.

Los constructores formaban parte de una comunidad cristiana influida por corrientes religiosas muy diversas. Se consideraban herederos de tradiciones llamadas paganas, a través de las cuales recibían la influencia de mitos antiguos y de procedimientos de construcción transmitidos por sus colegas del Antiguo Oriente. Sin embargo, frente a la jerarquía eclesiástica, los constructores no se presentaban en modo alguno como librepensadores, aunque tampoco renegaban de su independencia de espíritu. Edificaron las catedrales con el apoyo espiritual y material del clero, alguno de cuyos miembros formaba parte también de sus cofradías. Los escultores conservaron siempre una libertad real en la elección de los temas, inspirándose en el vasto repertorio simbólico de la Antigüedad.

En los talleres no se practicaba el arte por el arte, y tampoco se buscaban satisfacciones estéticas, los arquitectos intentaban manifestar los principios de la armonía universal a través de una geometría rigurosa. Los escultores pretendían difundir la historia del mundo y la del hombre, a quien además enseñaban a venerar el trabajo cotidiano y a orientar su destino hacia Dios. En la Edad Media, las cofradías, se encargaban de la iniciación simbólica y de la iniciación profesional a la vez, de las corporaciones o asociaciones obreras. Los constructores tenían su propia jerarquía, sus propias normas, y permanecían muy alejados del poder político. El objetivo de cada uno de los miembros de la cofradía era realizar una obra maestra, en la que se manifestara tanto su capacidad técnica como su realización humana.

Al principio de la época románica, entre los s. VIII y el s. IX las logias de canteros se transformaron en verdaderas escuelas de arquitectos.

A finales del s. X se creó la Bauhutte como federación de las logias de los talladores de piedra, asociadas a las cuatro grandes logias de Estrasburgo, Colonia, Viena y Berna. Estas sociedades secretas eran laicas pero mantenían vinculación con la Iglesia.

En casi todas las paredes de las Iglesias, Catedrales, y construcciones medievales existen Marcas de Cantero, también llamados Signos Lapidarios, son las marcas personales grabadas por los canteros en la piedra. Las formas de estos signos son muy variadas: cruces, letras, números, figuras geométricas, herramientas, etc. Estos signos adquieren un significado simbólico.

Los ritos masónicos

La masonería se propone construir el Templo ideal. Este Templo es el Hombre en primer lugar y la Sociedad después. Para poder ser parte de la Logia hay que pasar por la ceremonia de iniciación. A pesar de la existencia de treinta y tres grados en el llamado Rito Escocés y once más en el Rito de York, la mayoría de los masones no superan los primeros tres grados.

Estos tres grados, están caracterizados por las fases de nacer, crecer y producir o descubrir, asimilar y propagar la Luz.

En la iniciación masónica, el profano al recibir la luz se convierte en aprendiz masón. Su trabajo esencial consiste en desbastar la piedra bruta y para ello le son suficientes dos instrumentos, el cincel y el mazo. Cuando su habilidad se haya desarrollado se transformará en compañero y aprenderá el uso de nuevos instrumentos de trabajo. Más tarde accederá a la maestría que le dará el derecho y el deber de enseñar la ciencia masónica a los aprendices y a los compañeros.

Aprendiz

Es el primer grado de la Francmasonería. El masón Aprendiz jura: "No revelaré ninguno de los secretos de la masonería, bajo pena de que me corten el cuello".

En la ceremonia de iniciación en el grado de aprendiz, el neófito es introducido en el templo con los ojos vendados, símbolo de la ignorancia, despojado de sus metales, referido a sus pertenencias materiales, como un mendigo, con el pecho y pies descubiertos, en señal de pobreza y humildad. Así sufre las pruebas de la tierra, el aire, el agua y el fuego. Después se le quita la venda y simbólicamente se le hace visible la luz del conocimiento. A continuación es incorporado.

El delantal del aprendiz está hecho con piel de cordero blanca, símbolo de inocencia. Los útiles que se le confía son el mazo y el cincel. Cada uno de estos útiles tiene una utilidad constructiva pero para la masonería moderna el sentido es esotérico.

Cada útil tiene una trascendencia moral. Sostenido con la mano izquierda el cincel y con la mano derecha el mazo debe golpear sobre la piedra bruta con el fin de trabajarla y transformarla en piedra cúbica. Significa que hombre debe realizar sobre sí mismo un trabajo duro y difícil para su propia perfección.

Compañero

Es el segundo grado de la Francmasonería. El Compañero jura: "No revelaré jamás ninguno de los secretos de la masonería a los que no son masones, ni siquiera a los Aprendices, y esto bajo pena de que me arranquen el corazón y de que mi cuerpo sea arrojado a los cuervos".

Es el grado de la búsqueda del saber y del descubrimiento del mundo. Es el viaje y la revelación de la estrella flamígera. El texto del ritual exige a los compañeros firmeza para caminar por el sendero de la prudencia y valor para acercarse a la verdadera luz.

El Compañero es el obrero calificado, ya puede trabajar. Sus útiles son la escuadra, el nivel y la plomada. La escuadra simboliza la rectitud moral. El nivel simboliza la igualdad. Se refiere al poder inteligentemente aplicado. La plomada es inseparable del nivel equivalente de la igualdad y simboliza la jerárquica vertical.

Maestro

Es el tercer grado y representa un maestro de obras que tiene compañeros y aprendices bajo sus órdenes El emblema más representativo del Maestro es el compás. Simboliza la imparcialidad y la firmeza de la justicia. Los límites del bien y del mal para los hombres. Los justos límites en los que el masón debe mantenerse en su relación con sus semejantes y con sus Hermanos masones. El compañero que va a convertirse en maestro debe reproducir simbólicamente en su iniciación la muerte y la resurrección espiritual de Hiram, constructor del templo de Salomón. La leyenda dice que fue condenado a muerte por la ignorancia, el fanatismo y la ambición, y fue devuelto a la vida por el saber, la tolerancia y la generosidad.

Al mismo tiempo, golpeado tres veces, muere para renacer a una vida nueva y espiritualizada. El sentimiento que acompaña esta iniciación es la voluntad de convertirse en un hombre nuevo para ayudar a construir mejor el Templo con el fin de transformar la humanidad y hacerla más fraternal.

Los símbolos

El hombre desde la prehistoria ha utilizado las imágenes para expresarse y comunicar. Las piezas de arte a las que accedemos hoy en día son un legado que nos permite analizar y hacer una interpretación de la vida del hombre a través de la historia.

La simbología en la masonería es muy rica y está vinculada a la construcción. Pierre Mariel2 en su obra Los auténticos Hijos de la Luz dice: “El símbolo es la esencia misma, la razón de ser de la masonería. Lo visible es el reflejo de lo invisible”.

El símbolo así descifrado pasa a ser signo o emblema. Estos símbolos se encuentran en edificios y templos. A partir de estas obras vamos a descubrir las imágenes, símbolos y alegorías que acompañaron a los masones a lo largo del tiempo y su vinculación con las diferentes civilizaciones.

Plancha de trazar

Cuando se abre una Logia al grado de aprendiz hay que dibujar una plancha de trazar dentro de un cuadro en el que se encuentren los símbolos esenciales de la masonería.

En el se deben ver, la escuadra, el compás y las dos columnas, la puerta del templo, el sol y la luna, el nivel y la perpendicular, el enlosado de mosaico, la piedra en bruto y la piedra cúbica, las tres ventanas enrejadas y el triángulo.

La escuadra. Es el símbolo de la rectitud y la herramienta que debe ayudarnos en nuestro camino a la perfección.

El compás. Representa la equidad, la fuerza creativa, la inteligencia calculadora y planificadora. Es el instrumento capaz de demarcar la eternidad, el círculo sin principio ni fin, y está asociado a las esferas celestes. Cuando están unidos el compás con el círculo y la escuadra representan la justicia, la mesura y la verdad.

Dos columnas. Estas delimitan la entrada al templo y corresponden una al aprendiz y la otra al compañero. Están inspiradas en los templos egipcios. En su capitel hay granadas. Cada grano representa a un masón que debe estar unido al siguiente formando la fraternidad que debe haber entre ellos. Son también la unión entre el cielo y la tierra y la fuerza que sustenta a una comunidad.

Las puertas del templo. Aluden al de Jerusalén, edificado por el Rey Salomón. Es el lugar de encuentro entre el cielo y la tierra. Es a la vez mundo y hombre. Es un símbolo de realización espiritual.

El sol y la luna. Astros que alumbran el día y la noche. Está simbolizando que el masón no debe descansar en su obra magna, ni de día ni de noche. Que en todo momento debe procurar tener conciencia de su ser y procurar que siempre sus pasos se orienten para la Gloria del G:.A:. En la Logia siempre hay tres luces, el Sol, la Luna, y el V:.M:. El Sol alumbra el día, la Luna la noche y el V:.M:. la Logia.

El nivel. Indica el trabajo hacia afuera, hacia los demás, es decir que primero hay que trabajar sobre uno mismo para trabajar luego hacerlo sobre lo demás.

El embaldosado de mosaico. Se encuentra en el templo, desde la entrada hasta la balaustrada de Oriente. Es una especie de tablero de ajedrez en el que se alternan las casillas blancas y negras. Manifiesta el eterno contraste de la Armonía Universal. Simboliza lo animado y lo inanimado, la vida y la muerte, el día y la noche; la luz y la oscuridad; el espíritu y la materia, el bien y el mal, la verdad y la mentira. En general todos los pares opuestos, la dualidad. Distintos aspectos de una sola realidad.

El triángulo. Figura compuesta por tres lados y tres ángulos.

El triángulo equilátero es la figura perfecta por tener sus ángulos y lados iguales y la más importante en la masonería como también en muchas religiones. Significa la sabiduría, la fuerza y la belleza, la primera piedra del Templo y los reinos animal, vegetal y mineral. Para los masones el 3 es el número perfecto e indica la armonía. Va a estar presente no solo como imagen sino en trilogías como “Libertad, igualdad y fraternidad”, “Ciencia, justicia y trabajo” los tres grados más importantes en la iniciación, Aprendiz, Compañero y Maestro y los tres puntos indican la Trinidad.

Símbolos fundamentales que se encuentran en los Templos

Estos son los símbolos más recurrentes de la cultura masón.

El ojo que todo lo ve. Simboliza a Dios “el Gran Arquitecto Universal”. Tiene una morfología muy similar al ojo egipcio.

Libro. Símbolo de sabiduría y conocimiento. Es el libro sagrado, la ley.

La letra G. Es un símbolo secreto de la época Pitagórica. Esta letra sustituyó a la yod hebreo, símbolo del Principio o de la Unidad. La letra G representa al Germen permanente e indestructible del ser, el Núcleo de Inmortalidad, denominado Luz en la tradición hebrea. Entre sus numerosos significados se destaca el del G.·.A.·.D.·.U. “Gran Arquitecto del Universo” el que ha trazado los planes del cosmos y el de la geometría sagrada.

Antorcha. Representa el fuego. En los ritos de iniciación simboliza la purificación.

Espiga de trigo. Símbolo de nacimiento y muerte o muerte y resurrección.

Lazo místico. Se consideran unidos entre si por un vínculo sagrado e inviolable de carácter fraternal.

Copa, cáliz: Tiene un significado dual. La copa amarga que acompaña en los viajes al adepto por el camino de la iniciación.

La copa dulce símbolo de la fraternidad entre los hermanos.

Cadena. Alrededor de todas las logias existe la cadena como símbolo de unión entre los hermanos.

Espada. Es uno de los símbolos más usados en las ceremonias.

El Maestro lleva una espada Flamígera, cuya hoja es ondeada en forma de fuego. Es para los masones símbolo de honor conciencia y protección. Al ser un instrumento de corte separa “el Bien del Mal “.

Estrella. Es un símbolo de grado, alude a la perfección y el saber y es un emblema de paz, amor y fraternidad en las Logias.

La estrella de 5 puntas es el símbolo, desde la escuela pitagórica, del hombre.

Círculo. la figura geométrica más perfecta representa la creación del universo.

Cuadrado La figura opuesta al círculo, es adinámica, estática, limitado. Está relacionado también con los cuatro puntos cardinales.

Maza o Mallete. Es el nombre que se le da al martillo y es signo de autoridad. A través de los golpes dirige el trabajo de sus hermanos y también se le da al aprendiz para que junto con el cincel desbaste la piedra bruta.

Regla. Emblema de perfección. Es entregada una regla de 24 pulgadas en el grado de maestro.

Rueda. Está asociada al movimiento, al devenir también es símbolo solar.

Los números. Tienen un significado muy importante para los masones. Los dividen en "femeninos", los pares y "masculinos", los impares. El número 1 representa a la divinidad; el 2 a las tinieblas; el 3 es el número perfecto el de la armonía; el 4 es el número divino; el 5 indica la luz, el matrimonio y la naturaleza; el 6 indica salud y justicia; el 7 es el número venerable; el 8 representa la amistad indicando el primer cubo: 2 + 2 + 2 + 2 = 8; el 9, es el número considerado finito y el 10 indica el cielo porque conserva todas las relaciones armónicas: 1 (masculino) + 2 (femenino) + 3 (armonía) + 4 (número divino).

El gran secreto de la masonería, que no puede ser traicionado por nadie, es el significado profundo de los signos. El caballero Ramsay3 dijo:“Tenemos secretos, son signos figurativos y palabras sagradas, que componen un lenguaje mudo a veces, muy elocuente otras, para comunicarlo a la mayor distancia y para reconocer a nuestros colegas, sean de la lengua que sean”.

A modo de conclusión quiero tomar estas palabras ya que tienen un fuerte sentido de pertenencia, de arraigo y de herencia.

Este hecho que convoca y hace a los individuos sentirse parte. De alguna manera todas las religiones, comunidades, o agrupaciones tratan de dar respuesta, cada una con sus leyes, sus principios y creencias, a los enigmas e incertidumbres que se nos presentan en la vida.

Notas

1 Christian Jacq nació en Paris en 1947. Se doctoró en Egiptología en la Sorbona. Ha escrito numerosas obras de divulgación histórica.

2 Pierre Mariel escritor francés. Escribió varios libros referidos a las sociedades secretas.

3 El caballero Andrew Michael Ramsay nació en 1686 en Escocia, y murió en Francia, en 1743. Fue hecho Caballero de San Lázaro por el duque de Orleáns, regente de Francia y Gran Maestre de esa Orden, en 1723. Gran Orador de la Orden en Francia, su Discurso, es un testimonio muy conocido sobre el pensamiento esotérico presente en los "altos grados" escoceses.

Bibliografía

Barela, L, Barandarz, G, Hernández, E, Marasco, J, Mazur, N, Octavio Mujica, E, Serchio, J. (2003). Temas de Patrimonio 8. “Presencia Masónica en el Patrimonio Cultural Argentino”.

Comisión para la preservación del Patrimonio Histórico Cultural de la Ciudad de Buenos Aires. Argentina.

Corbière, Emilio. La Masonería. Política y Sociedades Secretas. Editorial Sudamericana.

Ghyka, Matilda C. (1968). El Número de Oro II. Los ritos. Buenos Aires : Editorial Poseidón.

Jacq, Christian. (2006) La Masonería. Historia e iniciación. Madrid: Ediciones Martínez Roca, S.A.


La Masonería fue publicado de la página 73 a página76 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº31

ver detalle e índice del libro