1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº35 >
  4. La construcción del gag y el humor en la comedia del cine clásico

La construcción del gag y el humor en la comedia del cine clásico

Merluzzi, Marina

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº35

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº35

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición VII Trabajos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación

Año VII, Vol. 35, Diciembre 2010, Buenos Aires, Argentina | 168 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Este ensayo tiene como objetivo realizar una investigación sobre varias películas cómicas pertenecientes al periodo clásico industrial de Hollywood, para luego analizar cómo es que en ellas se construye el gag y el humor; dando importancia a las herramientas utilizadas, los elementos que se repiten en ellas, y aquellos elementos que se destacan por su autenticidad; sin olvidar analizar las actuaciones, la construcción de los personajes, y realizar algunas comparaciones con las comedias producidas en la actualidad.

Para comenzar, me gustaría detallar algunos de los aspectos que las distintas películas cómicas del modelo clásico industrial de Hollywood tienen en común; como ser, que en las películas analizadas se utiliza, en mayor medida, el humor inteligente.

El humor que hace referencia a sucesos antes vistos en la película, o construidos desde el comienzo de la misma.

Se apoyan mucho también en sucesos que hacen referencia a hechos históricos, y construyen sus personajes de un modo particular y ligeramente diferente al resto de los géneros.

Los personajes que se ven en las comedias del cine clásico industrial de Hollywood son, por lo general, torpes y aniñados, pero no por esto dejan de ser inteligentes. También, estos personajes suelen ser más expresivos que los de otros géneros. Los personajes de comedia, no son personajes misteriosos o complicados de comprender. Por lo general, el espectador no tarda en comprender sus motivaciones y objetivos. Hay casos donde la torpeza y la falta de madurez son más evidentes, como se ve en los personajes principales de Some like it hot, algunos personajes de Singin in the rain y casi todos los personajes de Gentlemen prefer blondes y The odd couple.

En otras películas, como The lady Eve o To be or not to be, los personajes guardan un mayor parecido con los personajes clásicos; es decir, no tienen la característica de la torpeza y la inmadurez tan claramente visible como los casos anteriores, pero siempre reaccionan ante los sucesos de un modo diferente a como lo haría un personaje de otro género.

En la película What´s new pussycat, y en A night at the Opera, los personajes son más excéntricos, más anormales. Parecen personajes extraños, pertenecientes a otra realidad. De todas formas, son personajes muy verosímiles debido a que, como se trata de una comedia, el espectador los entiende y no espera que sean realistas. Esto se debe a que el género predispone al espectador. Este tipo de personajes, no serian verosímiles en un policial negro, por ejemplo.

Como todo personaje, el espectador llega a conocerlos y formarse una idea sobre ellos, en base a las acciones que realizan, y las decisiones que toman. Aunque muchas de las acciones de estos personajes son inmaduras y casi incoherentes, muchas veces resuelven los enredos en que se encuentran con grandes despliegues de inteligencia, o también gracias a la suerte; La suerte es un elemento siempre presente en las comedias. Los personajes a veces son muy afortunados, y se salvan de los problemas por meras casualidades, parecen “evitar” el peligro, pero otras veces, la suerte no está de su lado, y se producen coincidencias que resultan en grandes impedimentos para los personajes.

Este accionar de los personajes se toma, muchas veces, como elemento para crear la comicidad, ya que como el espectador comprende la naturaleza infantil o torpe de los personajes, su suerte o desdicha, relacionar sucesos posteriores con estas características es muy sencillo e invita a la comicidad; Todos sabemos que Daphne tiene la mala suerte de enamorar a un millonario que quiere convertirla en su esposa, lo que hace cómico todos los torpes esfuerzos de ella (él en realidad) por librarse de él (Some like it hot); como también sabemos que Jean es una muy inteligente timadora, y que Charlie es un millonario soltero y codiciado, ver como ella intenta engañarlo hábilmente, y verlo a él caer ingenuamente en la trampa, también genera comicidad (The lady Eve).

También, el humor se construye a partir de sucesos que hacen referencia, o intentan que el espectador relacione con la vida real; como es el caso de To be or not to be de Ernst Lubitsch (1942), donde gran parte del humor inicial se basa en la ridiculización del régimen nazista. Lo mismo sucede en Dr.Stangelove Or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb, cuando el personaje del Dr Strangelove realiza movimientos involuntarios que se asemejan al saludo militar nazi, y constantemente se dirige al presidente de los Estados Unidos como “Mein Führer”. En Singin´in the rain de Gene Kelly y Stanley Donen (1952), se utiliza el pasaje del cine mudo al cine sonoro como un suceso conflictivo donde se apoyan la mayoría de las situaciones humorísticas de la película.

Sí se utiliza el humor absurdo que reside en la torpeza de los personajes; en sus caídas, golpes, preguntas y diálogos que los hacen parecer ridículos. Aunque este tipo de humor se hace presente en repetidas ocasiones, no es el causante de la mayoría de las situaciones cómicas.

En algunas películas, se ve un personaje que tiene un aspecto físico que invita a la comicidad, como es el caso de la actriz con voz molesta en Singin´in the rain.

También, en muchos casos, se hace presente un personaje secundario con poca importancia en la trama principal de la película, pero que aporta repetidas situaciones cómicas, como es el caso del mejor amigo del personaje principal en Singin´ in the rain, o el futuro marido del personaje de Marilyn Monroe en Gentlemen prefer blondes (1953), o el personaje mudo encargado del vestuario en A night at the Opera, entre otros.

Un aspecto que cautivó mi atención es el hecho de que no se hacen parodias a otras películas; suceso que es más que común en la actualidad, con títulos como Scary movie o Date movie entre tantas otras. No he visto película perteneciente al periodo clásico en donde se utilice la parodia a otras películas como elemento humorístico por excelencia.

Otro aspecto que es muy común en muchas películas cómicas actuales, es el hecho de basar el humor en el sexo ridiculizado. En las películas del cine clásico, no se utiliza al sexo como arma humorística de forma explicita. Sí se hacen referencias a él, para generar situaciones humorísticas, como es el caso de Some like it hot, The lady Eve o What´s new pussycat?, pero siempre muy regularizado y disimulado. Esto se debe a que en la época en que dichas películas fueron realizadas, estaba en vigencia el código Hays.

Otra característica a destacar, es que de una comedia del cine clásico, por más exitosa que fuera, no se realizaba una secuela.

Hoy en día, se bombardea al espectador con una infinita cantidad de secuelas, donde cada una de ellas, en la mayoría de los casos, es una versión cada vez más decadente de la original. Rara vez, una secuela ah logrado un éxito similar a su predecesora.

Como se mencionó con anterioridad, las películas del cine clásico, pertenecientes al periodo anterior a 1970, utilizan mucho el humor trabajado e inteligente. Es decir, se hace mucho mas presente el humor basado en hechos humorísticos y diálogos, a los típicos gags físicos, de caídas, golpes y torpezas. De todas formas, estos se utilizan en repetidas ocasiones, pero con menor influencia en la comicidad total de la película. Solo las comedias del cine mudo basan casi íntegramente su comicidad en los gags físicos, pero esto se detallará más adelante.

Tampoco se deja completamente de lado el humor absurdo; por ejemplo, en la película Dr. Stangelove Or: How I learned to stop worrying and love the bomb, los personajes realizan acciones más que inusuales y absurdas cuando se encuentran a bordo del avión. Por ejemplo, el piloto deja su puesto para ir a chequear unos datos e inexplicablemente la nave no pierde el control, o también, cuando les dan la orden de ataque, cambia su casco reglamentario por un sombrero de cow-boy, y finalmente, termina su vida montado en la bomba nuclear y haciendo movimientos propios de los rodeos.

También, se ve en algunos casos, pero no en muchos, que la influencia del sonido extradiegético puede influir en la comicidad de la película. Por ejemplo, en The odd couple, cuando el personaje de Félix sale del hotel, y camina muy recto debido a una contractura, baja la escalera frontal del edificio y se opta por sonorizar sus pasos. Este recurso no es muy recurrente en el cine clásico industrial, pero sin duda es más recurrente que en el cine contemporáneo.

Otra participación del sonido en la comicidad, se ve en A night at the Opera, cuando el famoso cantante de ópera Rodolfo, luego de enfadarse con su vestuarista, lo invita educadamente a pasar a su camerino. Cuando ambos entran y cierran la puerta dejando al espectador ciego de sus acciones, se escuchan sonidos de bofetadas.

Ahora que he analizado de modo generalizado algunas de las características que tienen en común las comedias del cine clásico industrial, como también las características que las diferencian, voy a dedicar mi atención a analizar más detalladamente la construcción del gag y el humor en las mismas, de un modo más especifico y menos generalizado.

Para comenzar, me gustaría hacer una diferencia entre gag y situación humorística. Cuando hablo de gag, me estoy refiriendo a las acciones y acontecimientos cómicos de menor duración, mayor simpleza y efecto inmediato, mientras que cuando escribo sobre situaciones humorísticas, hago referencia a aquel humor más elaborado, de mayor duración y, por lo general, de también mayor efectividad humorística.

Hecha esta salvedad, continúo con mi investigación.

Gag Físico

La comicidad producida por acciones físicas erróneas o inusuales, no necesita ser trabajada previamente, ni necesariamente debe tener relación con la trama. En las películas analizadas, abundan los despliegues de torpeza por parte de los personajes.

En Some like it hot, cuando los personajes masculinos se encuentran rodeados por las integrantes de la banda musical femenina, realizan varias torpezas con sus instrumentos musicales; uno de ellos intenta tocar el bandoneón al revés, porque está distraído mirando a la protagonista.

En Lady Eve, el personaje masculino está tan maravillado por la Srta. Eve, que no puede controlar su cuerpo y no para de hacer el ridículo, ya que se cae, se golpea y ensucia su ropa en repetidas ocasiones.

Otro ejemplo, se ve en Singin´in the rain, donde el personaje secundario, el músico, interpreta una canción y adrede, no para de golpearse, caerse y hacer el ridículo. Su interpretación esta plagada de gags físicos.

Lo mismo sucede en The odd couple; al comienzo de la película, el personaje Félix no para de golpearse contra puertas y objetos, y tiene varias contracturas en su espalda y cuello, lo que hace aun más penosa su situación.

En What´s new pussycat, el comienzo tiene un gag físico mas sutil, pero también muy conocido; el marido le señala a su esposa algo fuera de cámara y dice “mira!”, cuando ella se voltea a ver, el aprovecha para escapar.

Como estos, hay muchos otros ejemplos. Este tipo de gag no es el que causa mayor gracia al espectador, pero sirve para mantenerlo entretenido. Evita que el clima de comicidad se pierda, y facilita la asimilación de gags más elaborados.

Mantienen el clima de la comedia, su estilo. Se utiliza en repetidas ocasiones a lo largo de las películas, pero nunca en exceso; es decir, se utiliza como complemento de la comicidad, pero no como único elemento productor de risas.

Este gag se produce de improvisto, en cualquier momento donde parezca que la comicidad de la obra está decayendo.

Su función principal radica en, como fue antes mencionado, mantener la comicidad de la obra, pero también para describir a los personajes. Un espectador conoce a los personajes por sus acciones. Si un personaje no deja de cometer atropellos, el espectador se generará una idea sobre él a partir de esto.

Un claro ejemplo, es el Sr. Driftwood, de A night at the Opera, que todo el tiempo está cometiendo atropellos, haciendo el ridículo, evitando pagar sus deudas e intentando ganar dinero como sea posible.

Las únicas películas que no obedecen a esta regla son las películas anteriores al cine sonoro, como ya se mencionó. En las películas mudas el humor se apoya estrictamente en lo físico, por lo que este tipo de gag deja de ser un mero complemento y se convierte en el causante principal de la comicidad de la obra, y por ende, el responsable de la efectividad humorística de la misma. Este gag se construye con facilidad, ya que la ridiculización de toda acción cotidiana resulta, en mayor o menos medida, cómica. Por este motivo es tan útil para mantener el humor siempre latente en una comedia. Es efectivo y muy fácil de realizar.

Gag Verbal

Este tipo de gag tampoco necesita mucho trabajo previo. Es decir, nace, se desarrolla y muere en pocas líneas. Hace referencia a aquellos diálogos que pronuncian los personajes, que tienden a generar comicidad debido a la irracionalidad que transmiten, o la confusión de ideas que provocan. Por ejemplo, en Some like it hot, el personaje de Marilyn Monroe dice en un momento que “proviene de una familia de músicos.” Su madre era cantante, y su padre era “Conductor”, (que en ingles significa tanto “Jefe de orquesta”, como “Conductor” de algún medio de transporte). Cuando Daphne le pregunta acerca de los lugares donde su padre ah trabajado, ella responde nombrando una línea ferroviaria; Ante esta explicación irracional, Daphne se detiene unos segundos a analizar la respuesta, pero luego hace caso omiso a la misma, y el dialogo continua. Lo mismo sucede con el diálogo final de la misma película, donde uno de los personajes masculinos le confiesa a su enamorado que en realidad es un hombre, a lo que éste ultimo responde “Nadie es perfecto”.

Otro gag verbal, y en lo personal, más efectivo, se produce en la película Dr. Strangelove… cuando durante una reunión llevada a cabo en el “war-room” de los Estados Unidos, un general estadounidense se pelea de forma tanto física como verbal con un embajador ruso. El presidente de los Estados Unidos detiene la pelea con la siguiente frase “Gentlemen, you can´t fight in here, this is the war room!” (Caballeros, no pueden pelear aquí, este es el Salón de Guerra).

El gag verbal, al igual que el físico, no es donde reside la mayor comicidad de la obra, pero ayuda a mantener entretenido al espectador. Evita que éste sienta que ha dejado de ver una comedia, y en su lugar, está viendo un drama. La construcción de estos gags, por lo general, se producen en base al diálogo pronunciado por los personajes torpes o poco inteligentes, lo cual justifica la irracionalidad e incoherencia de las palabras pronunciadas.

De todas formas, este gag no es tan fácil de generar como el gag físico. Este gag encuentra su origen en los diálogos y, en mayor o menos medida, influyen en el trascurso de la obra.

Además, no toda frase incoherente o inconexa genera comicidad, aunque, si está bien realizada, es más efectiva que una mera caída, un golpe en la cabeza o cualquier otro gag físico.

Como todo gag, estos pequeños diálogos cómicos rara vez hacen referencia a acontecimientos del pasado; aunque de todas formas, puede que la simple mención de un acontecimiento cómico ya representado en la película, pueda volver a causar gracia por el simple hecho de la recapitulación del mismo. Estos gags verbales “permiten reírse dos veces del mismo chiste”. Por ejemplo, en Singin´ in the rain hay una escena donde, durante la primer filiación de la película sonora, el personaje principal pronuncia repetidas veces “I love you” en lugar del intricado dialogo que le correspondía. Esto es más tarde recapitulado por un niño que, a la salida del cine, dice que ese diálogo en particular es una vergüenza y, luego de imitarlo, se pregunta quien fue el responsable de escribirlo.

Esta mención a un gag anterior vuelve a darle comicidad.

Existen muy pocos casos, donde el gag verbal no está siendo pronunciado, pero surte el mismo efecto; como es el caso de Dr. Strangelove… cuando se muestra a los soldados atacando la base militar, y de fondo se ve un gran cartel perteneciente al cuartel militar, donde se lee “La Paz es Nuestra Profesión”.

Este tipo de gag, está basado en la palabra escrita, en lugar de la palabra pronunciada, pero logra un efecto cómico similar.

Situación humorística basada en acciones físicas

A diferencia del gag físico, las situaciones humorísticas se producen y se mantienen por un tiempo más prolongado; no tienen un efecto de comicidad inmediato, sino que mantienen el humor por minutos.

Por ejemplo, una situación humorística basada en acciones físicas se ve en To be or not to be, donde al comienzo de la película, los personajes no paran de ridiculizar el saludo nazi frente a sus superiores, y lo mantienen a lo largo de varios minutos, hasta que el espectador comprende que se trata del ensayo de una obra teatral.

Otro ejemplo, quizás más claro, es en el caso de Some like it hot donde los personajes masculinos son perseguidos por los mafiosos por todo el hotel. Aquí no hay gags, sino que se produce toda una situación humorística basada en la persecución.

Estas situaciones, sí están relacionadas con sucesos anteriores, y están íntimamente relacionadas con la trama de la película.

Situaciones de gran importancia para la obra, son contadas desde un punto de vista humorístico; sabemos que es importante que los personajes de Some like it hot escapen de la mafia, pero se decidió contarlo desde el humor y enfatizando la comicidad, en lugar de hacerlo de una forma más tradicional o dramática, por el obvio motivo de que se trata de una comedia. También sabemos que es importante para los personajes venderle una obra teatral musical al gran inversor en Moulin Rouge! (2001), pero se opta mostrarlo desde una situación de comicidad física, en donde los personajes improvisan bailes disparatados para captar su atención y convencerlo.

Aunque esta película no pertenece al cine clásico, porque que se realizó en el 2001, sirve de ejemplo.

En la construcción de este tipo de gags, he visto varios puntos en común: Estas situaciones humorísticas basadas en acciones físicas, suelen tener como punto de partida algún núcleo de la trama, que desemboca en una respuesta inusual, sorpresiva o inesperada por parte de los personajes; como ser el caso de que los descubran como impostores, que desemboca en una persecución (Some like it hot), o el caso que su plan está por ser descubierto, lo cual desemboca en una distracción, como sucede en el ejemplo antes mencionado de Moulin Rouge!, o también en To be or not to be, cuando el personaje principal se hace pasar por un reconocido Dr. nazista, y mantiene una charla con un general importante, sin dejar de hacer el saludo nazi de forma exagerada, entre otros ejemplos.

Este núcleo, que provoca un giro en la historia, se representa desde un punto de vista cómico. Como la respuesta de los personajes debe ser casi inmediata en la mayoría de los casos, se la debe resolver con acciones, y no con diálogos.

Por este motivo, se opta por hacer situaciones humorísticas basadas en acciones físicas, y no en acciones verbales.

Situación humorística basada en acciones verbales

Estas situaciones, al igual que las anteriores, se mantienen por un tiempo más prolongado. Son diálogos de varias líneas, y por lo general, interactúan varios personajes. Siempre están acompañadas por acciones físicas, pero la comicidad está planteada en los diálogos.

Esto se ve, por ejemplo, en Singin´in the rain cuando el personaje principal da una entrevista para una radio, y comenta cómo fue que conoció a su compañera de reparto; mientras él comenta que su relación fue siempre magnifica y la describe como perfecta, las imágenes muestran todo lo contrario.

También, en Dr. Strangelove… se utilizan mucho las situaciones humorísticas basadas en diálogos extensos. Las escenas que se producen en oficinas, o el war-room provocan comicidad debido, casi únicamente, a lo que estos diálogos transmiten.

Otro ejemplo, quizás más claro, sucede en la película Lady Eve, donde el personaje de Eve está con su reciente esposo charlando en su habitación del tren, y le hace entender que ha tenido muchos amantes antes a él; que se ha acostado con muchos hombres, a quienes casi no conocía. La comicidad de esta escena radica en el diálogo, y se ve acompañada por las reacciones del joven muchacho.

Otro ejemplo se ve en Gentlemen prefer blondes, cuando la amiga del personaje de Marilyn Monroe le informa que había sido fotografiada en la habitación con Peggy, y pregunta si habían estado haciendo algo comprometedor, a lo que Marilyn contesta que no, que Peggy estaba contando como una boa atacaba a sus presas, a lo que su amiga responde diciendo que eso no era comprometedor, hasta que Marilyn contesta diciendo que lo habían representado, y que ella era la presa, y Peggy la boa. Hasta el momento, la imagen no se le había revelado al espectador, pero con este diálogo, el espectador comprende la situación y la imagina. La comicidad está en el dialogo, por más que más adelante la foto se revele.

También sucede en The odd couple, en casi todas las llamadas telefónicas; cuando Oscar habla con la esposa de Félix por teléfono, se produce una situación humorística donde la comicidad se encuentra íntegramente en los diálogos pronunciados. Estas situaciones guardan relación con la trama de la película. Son muy efectivas para causar comicidad.

En What´s new pussycat, cuando el personaje principal está peleando con su esposa en el techo de su casa, ella lo insulta y él le responde diciendo que no se atreva a volver a insultarlo de esa manera, hasta que el no aprenda la definición de dicha palabra. Hasta el momento eso parecía un simple gag verbal, pero luego unos segundos más tarde, en la siguiente escena, el personaje está leyendo un diccionario y lee en voz alta la definición, que termina siendo redundante; da la definición utilizando la palabra definida, a lo que él responde enojado “¿Qué clase de libro es este?”. Aquí termina esta situación humorística basada en acciones verbales. Y como se ve en el ejemplo, remite a un suceso inmediato anterior.

Estas situaciones humorísticas basadas en acciones verbales no son fáciles de generar. Para que el diálogo sea efectivo, debe estar muy bien realizado, debe guardar relación con la imagen que se está mostrando y también con la trama de la película. Sin duda, no son fáciles de gestar, motivo por el cual no se hacen tan frecuentes como los gags, pero si se las realiza correctamente, se obtiene un resultado más que satisfactorio, y altamente efectivo.

La mayor parte de la comicidad de las películas correspondientes al cine clásico de Hollywood, radica en estas situaciones humorísticas. Éste es el humor “inteligente” que se mencionó con anterioridad. Es el humor trabajado y muy pensado, ya desde la concepción del guión. En la mayoría de las películas analizadas, este tipo de situaciones, comienza como un dialogo común y corriente, entre uno o más personajes.

Este diálogo no parece destinado a la comicidad, sino que más bien, es un diálogo corriente. A medida que este dialogar se desarrolla, los elementos humorísticos que posee se van revelando, hasta que se produce el “chiste”. Lo que comenzó como un diálogo común, que bien podría haber funcionado en una película dramática, termina conformando una situación humorística.

No tienen una reacción inmediata, sino que la comicidad se va gestando en el espectador lenta y gradualmente, hasta que llega a su punto máximo. Por este motivo, necesita de más líneas para poder desarrollarse. Además, la comicidad no se encuentra en una palabra o una frase corta, sino que radica en lo que el diálogo implica.

Tras haber analizado todos estos conceptos, puedo comprender que hacer una comedia no es nada fácil. Hay muchos elementos que deben ser tenidos en cuenta; tanto desde el punto de vista técnico, como desde el guion. No es fácil hacer reír a los espectadores, por eso se deben utilizar la mayor cantidad de recursos que se pueda, y que el género permita, para así tener más posibilidades de entretenerlo y divertirlo.

En este ensayo he analizado esos posibles recursos; su efectividad en cuanto a la comicidad, su modo de construcción, y su nivel de relevancia respecto a otros recursos.

Una película con muchos gags físicos y no tantas situaciones humorísticas basadas en acciones verbales, está destinada a causar un efecto diferente, y por lo tanto, entretener y captar a un tipo de espectador; como es el caso de películas como Some like it hot y The odd couple. Mientras que una película con mucho humor basado en situaciones tanto físicas como verbales, y con menos gags, está destinada a generar un efecto diferente, y captar a un espectador diferente, como es el caso de The lady Eve y To be or not to be.

Sabemos que las cuatro películas anteriormente nombradas son comedias que tienen todos los aspectos antes analizados en común; pero de todas formas, es fácil advertir, que las primeras dos películas invitan a un humor más absurdo y quizás, más obvio, pero no por esto menos trabajado; mientras que las últimas dos, invitan a un humor más sutil y rebuscado. La utilización de estos recursos en distintas medidas, dota a la película de un estilo.

Filmografía

Donner, Clive. (1965). What´s new pussycat? Haks, Howard. (1953). Gentlemen prefer blondes.

Kelly, Gene y Donen, Stanley. (1952). Singin´ in the rain.

Kubrick, Stanley. (1964). Dr. Stangelove or: How I learned to stop worrying and love the bomb.

Lloyd, Harold. (1923). Safety Last! Lubitsch, Ernst. (1942). To be or not to be.

Luhrman, Baz. (2001). Moulin Rouge! Saks, Gene. (1968). The odd couple.

Sturges, Preston. (1941). The lady Eve.

Wilder, Billie. (1959). Some like it hot.

Wood, Sam. (1935). A night at the Opera.


La construcción del gag y el humor en la comedia del cine clásico fue publicado de la página 53 a página57 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº35

ver detalle e índice del libro