1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº35 >
  4. Lámparas de mesa

Lámparas de mesa

Pérez, Luciano

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº35

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº35

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición VII Trabajos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación

Año VII, Vol. 35, Diciembre 2010, Buenos Aires, Argentina | 168 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

A lo largo de la historia, surgieron muchos movimientos y estilos, los cuales se vieron muy marcados por las diferentes culturas, la época en la que surgían, así como también obtuvieron características distintivas según el lugar donde se manifestaba.

Estos estilos, valen tanto para las llamadas “Artes Visuales”, así como para las “Artes Aplicadas”, donde se incorporan los mismos ideales para realizarse una composición en objetos de uso diario, como podría ser un mueble, una taza de te, y hasta una computadora.

Para el desarrollo de este trabajo práctico, se seleccionaron 3 lámparas, pertenecientes a 3 estilos diferentes: - Arts & Crafts (1850-1920) - Wiener Werkstatte (1903-1932) - Deutscher Werkbund (1907-1934 y continuó nuevamente tras la 1º Guerra Mundial) Los tres movimientos se originaron tras el boom de la revolución industrial, cada uno con sus propios ideales, lenguaje visual y su estilo, aceptando o no los avances tecnológicos logrados en la época.

Diseño por: W.A.S. Benson, 1895. Arts & Crafts El diseño de ésta lámpara, pertenece al movimiento Arts & Crafts, el cual se desarrolló desde 1850 hasta 1920. El mismo surgió a modo de protesta contra los productos fabricados de manera industrial. Se proponía que los productos debían ser fabricados por un artesano, realizando el trabajo manualmente, sobre el cual dejaría su huella.

La Revolución Industrial tuvo aspectos positivos, como negativos.

La producción masiva fue uno de los aspectos positivos.

Los costos disminuían, así como los precios finales impuestos a los consumidores. Al mismo tiempo se elevaba la disponibilidad y por lo tanto el alcance del producto. En ese entonces, mayor cantidad de gente podía acceder a ciertos objetos, que antes no podían costear, debido a que la mano de obra suponía un costo elevado, o la disponibilidad de los mismos era reducida.

Esto llevó casi a la desaparición del artesano. Ahora los trabajadores, en vez de perfeccionarse con los años, realizando diversas tareas, se veían convertidos en simples herramientas, que generalmente realizaban la misma tarea una y otra vez durante toda la jornada laboral. Su nivel de especialización era pobre o hasta nula, donde si debía atornillar 2 piezas mediante, el trabajador era lo único que estaba capacitado para hacer. Muchas veces, el trabajador de la fábrica, era solo parte de una serie de procesos involucrados en la producción, por lo que generalmente no veía siquiera el objeto terminado, producto de su aporte. Seguían los planos y las normas, una y otra vez.

Por otro lado, el producto artesanal, obtenía una huella particular: la del hombre que lo fabricaba. Pueden observarse y hasta “sentirse” estos rasgos, únicos de un producto, donde el mismo hombre trabajo durante días, semanas e incluso meses, prestando atención hasta el menor detalle y tomando las decisiones en su diseño.

Los productos industriales, a pesar de ser fabricados con lo último en tecnología de la época, su apariencia lo contradecía, debido a que conservaban los estilos y rasgos del pasado.

Formalmente, se buscaba un nuevo lenguaje de expresión, fabricando piezas a mano y de manera tradicional.

En la lámpara puede observarse principalmente la simpleza del objeto. Una tulipa de cristal fabricada manualmente, con una base formada principalmente por un tubo curvado desnudo, sin ningún tipo de revestimiento o saturación de ornamentos, acompañado de pequeños detalles, hacen de ésta una lámpara elegante. Probablemente utilizada en casas, en oficinas o bibliotecas personales, donde la posición y dirección de la lámpara son muy buenas para la lectura de un libro.

Este movimiento, suponía un gran problema, el cual nunca pudo superar: el costo. A pesar de que la idea principal era llegar a gran cantidad de gente, demostrando que la fabricación industrial no era el único método, esto nunca se logró.

Tanto por el tiempo en que se demoraba en fabricar un producto, como por el costo que ello significaba. Teniendo en cuenta que el artesano debía llevar una vida plena y digna, produciendo pocas piezas a la semana, las mismas debían venderse a un precio elevado, para cubrir los costos, por lo que solamente personas de clase media alta y alta, podían acceder a estos productos. Diseño por: Josef Hoffman, 1903. Wiener Werkstatte

Esta lámpara es un diseño propio de Josef Hoffman, uno de los máximos exponentes de la Wiener Werkstatte, la cual se estableció en Viena en 1903, y puso a trabajar un conjunto de arquitectos, diseñadores y artistas, con un ideal principal: diseñar arte accesible para todos.

Se insistía exageradamente en llevar a todos los objetos al status de obra de arte. Como características especiales del movimiento, la decoración en vez de caer en la creación de ornamentos, ahora consistía en la aplicación de líneas dibujadas, formas simples y geométricas. Para lograr llegar a un público mayor, se puso en práctica la estandarización, la cual en conjunto con la geometría clara y liviana, mejoraba los tiempos de producción, ayudando a disminuir los costos. Los objetos eran creados principalmente pensando en la utilidad, con un buen uso de los materiales, decorándolos, pero no a cualquier costo.

En este caso, podemos observar como los cuadrados (diseño damero) son elementos ornamentales-consecutivos, que forman parte de la configuración del objeto. Esto se obtenía utilizando métodos industriales. Para esta lámpara, la chapa fue punzonada y luego cilindrada, para formar las piezas de su cuerpo. Al contrario de las Arts & Crafts, sí se utilizaban enchapados y recubrimientos, en este caso, dando a la chapa un color dorado. Estos procesos ahorraban tiempo y disminuían los costos.

Los objetos eran creados por diseñadores, quienes ahora utilizaban métodos modernos, disminuyendo costos, lo que posibilitó una producción más rápida y numerosa, manteniendo los costos entre los objetos puramente artesanales y tradicionales y los industriales. Este diseño y movimiento, va de la mano con el Protorracionalismo (oposición al Art Nouveau), donde se busca una máxima simplificación (reducción a la geometría y eliminación del ornamento) y la economía, pero manteniendo la calidad de construcción.

La Wiener, le permitió a la gente en general obtener productos mejor diseñados y construidos, que los fabricados industrialmente, pero sin terminar en el extremo de las Arts & Crafts, donde los valores eran mucho más elevados, hasta por los objetos más simples. Diseño por: Peter Behrens, 1920. Deutscher Werkbund

El diseñador de esta lámpara, Peter Behrens, pertenecía a una asociación de artistas alemanes, arquitectos y diseñadores industriales, llamada Deutscher Werkbund. Era más bien un esfuerzo para integrar las tareas tradicionales, con las técnicas industriales de producción en masa. Como primer objetivo, la Deutscher buscaba establecer una mejor relación entre los diseñadores alemanes y la manufactura, para mejorar la competencia de las empresas alemanas a nivel mundial.

La Werkbund, manifestaba un amplio interés por la industria.

Como proyectista para la misma, Behrens diseño varias publicaciones, logotipos, lámparas, escaleras eléctricas, etc.

Los diseños guardaban una relación directa entre su forma y su función. Utilizando formas simples, posibles dentro de la producción industrial, los diseñadores buscaban comunicar el uso y función de cada pieza, mediante su forma, su posición y hasta su aspecto.

Esta lámpara, desarrollada por Behrens para la AEG (Asociación General de Electricidad, una empresa “monstruo” alemana, dedicada principalmente a la fabricación de objetos eléctricos), tiene un lenguaje muy sencillo, una materialidad económica y perfecta para moldear mediante procesos industriales.

Cada pieza comunica con mucha sencillez su función, desde la base, hasta la pantalla, cada uno estudiado, medido y probado, buscando lograr un objeto “correcto”. Debido a que la producción de esta lámpara era industrial, llegó masivamente al público, a un costo mucho más bajo en relación a las lámparas fabricadas por un artesano.

El artesano desaparece, se vuelve un trabajador más en una empresa monstruo, siendo una de las “herramientas” de la cadena de producción. Sin embargo, así como “muere” el artesano, nace el diseñador, encargado de pensar los productos, su forma, su lenguaje y comunicación, su materialidad, sus encastres y los métodos para su producción.

La Deutscher fue la precursora de la Bauhaus, una escuela que sentó las bases de lo que hoy se conoce por diseño industrial y gráfico. Conclusión

A lo largo de los años surgieron muchos ideales, formas de pensar, problemas y soluciones. Está en la naturaleza del ser humano, avanzar y pensar.

La revolución industrial fue un cambio inmenso, el cual tuvo un gran impacto en la vida de todas las personas, sin importar su status. En cuanto a los aspectos positivos, los objetos podían producirse en mayor escala, más rápido y de manera más económica, mientras que al mismo tiempo se creaban puestos de trabajo. Esto llevó a la creación de las grandes ciudades, con sistemas de cloacas, electricidad, etc., mejorando la calidad de vida general del hombre.

Desde una mirada negativa, los obreros perdían la especialización, no tenían una preparación más que el adiestramiento para una tarea específica. La contaminación y el desperdicio de materia prima era inmenso, así como surgían nuevos problemas en la vida del hombre durante su vida en las ciudades, donde la cantidad de habitantes era cada vez mayor.

La actividad del artesano se vio muy comprometida. Se lo obligó casi a desaparecer. Sin embargo, se abrió paso para la aparición del diseñador, quien hace las veces de artesano, pero en una época industrializada, buscando ahorrar material, y pensando la mejor forma de desarrollar un producto, pensando desde los procesos, hasta la forma y comunicación de los mismos.

Bibliografía

“Bauhaus”. Disponible en: wikipedia.com Benevolo, Leonardo. (1999). Historia de la arquitectura moderna. Barcelona: Gustavo Gili.

Blume, Hermann. Historia de la arquitectura contemporánea.

Fahr-Becker, Gabriele. (1995). Wiener Werkstátte 1903-1932. Editorial Taschen.

“Historia del diseño”. Disponible en: historialdedisenio.wordpress.com “Josef Hoffmann”. Disponible en: architonic.com products & materials. “Objetos y productos”. Disponible en: architonic.com


Lámparas de mesa fue publicado de la página 103 a página104 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº35

ver detalle e índice del libro