1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº35 >
  4. Terror

Terror

Parma, Lelia

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº35

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº35

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición VII Trabajos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación

Año VII, Vol. 35, Diciembre 2010, Buenos Aires, Argentina | 168 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El Romanticismo y el Cine de Terror

Para analizar ciertos elementos del romanticismo presentes en los films de terror utilizaremos como ejemplo a la película It filmada en 1990 y dirigida por Stephen King.

It transcurre en un tranquilo y dulce pueblo de EEUU, Derry, donde comienzan a suceder horrendas muertes y desapariciones de niños. Nadie sabe qué las provoca y un halo de silencio cubre los sucesos.

Un grupo de 7 amigos de 10 años, que han tenido visiones extrañas, decide hacer algo al respecto. Van en busca de esta criatura malévola que en general toma la forma de payaso y lo destruyen. 30 años después el único de los 7 que ha quedado en el pueblo, llama a los demás para avisarles que “It” ha vuelto a atacar. Bajo una promesa que hicieron en su infancia, vuelven a reunirse para exterminar definitivamente a su enemigo.

Kayser, al hablar acerca del romanticismo, afirma que se trata de representar el mundo distanciado. El aspecto grotesco que esto provoca, la brusquedad y la sorpresa son elementos clave y partes esenciales del mismo. Estos son todos elementos presentes en It como en casi todas las películas de terror. El objetivo de los mismos es el estremecimiento, el nuevo conocimiento de que aquel mundo que parecía antes tan seguro y que ahora se nos aliena y transforma en terrorífico, peligroso y solitario. “Se intenta quitar al lector la seguridad que le inspira su imagen del mundo y la protección que le ofrecen la tradición y la comunidad humana” (Kayser, p. 70) Es justamente el caso de estos niños que vivían en un dulce y tranquilo pueblo y aunque sus infancias no eran fáciles ahí, ese lugar se les vuelve terrorífico al ser donde habita este ser que asesina a los niños (recordemos que “It” no se traslada, siempre atacó en Derry y siempre lo hará). Otro factor importante es que descubren que todos saben algo pero que nadie habla, entonces la comunidad pasa a ser parte del problema, porque deberán combatir a It a escondidas. Beverly dice “Tengo el presentimiento de que si pedimos ayuda algo saldrá muy mal, alguno va a salir lastimado”. La soledad y el aislamiento de estos amigos son absolutos y la comunidad, como dice Kayser en su cita, no juega más el rol de la protección.

La mera idea de tener en un mismo ser a un monstruo y un payaso (terror y alegría) ya es grotesca y se presta para una infinidad de combinaciones: “Grotesco es (…) la fuerza explosiva de lo paradójico, que son ridículas y al mismo tiempo producen horror”. (Kayser p. 60) En muchos momentos de la película el espectador se debate entre el horror y la risa. En casi todas las escenas de It su risa no es aquella liberadora que describe Bajtin en los carnavales, sino que es siniestra y terrorífica. Pero hay otras pocas donde It se burla del miedo de los protagonistas y hasta les hace burla. Esto da un toque cómico, a pesar del terror el público se separa del mismo, ve que es sólo una película y se puede reír por un momento.

Kayser comenta que cuando una risa está fuera de lugar se vuelve grotesca y esto es lo que sucede con It. En esta escena, Ritchie ve a It en la biblioteca y payaso comienza a festejar el miedo del hombre con matracas y globos. Esta es una de las escenas en las que la risa contagia al público.

“Lo grotesco se hunde en un abismo y, si se pretende que la narración continúe, debe disponerse de otro plano donde pueda seguir desarrollándose. Hoffman gusta de representar escenas grotescas como si fueran experiencias oníricas” (Kayser. p. 84). Lo mismo hace Stephen King en este film: el espacio ideal para el grotesco y la paradoja es el de estas “alucinaciones” de los personajes en su infancia y adultez. En este terreno todo es posible y eso abre las puertas al terror en lo grotesco.

La música de feria también se relaciona con el concepto de lo grotesco y ominoso. En algunas escenas, en vez de utilizar música de terror, Stephen King elige una típica música de feria que, como la imagen del payaso, se la relaciona con momentos felices y divertidos. Así como en las apariciones de It (en las que toma otra forma diferente) que siempre tiene una característica del payaso, por ejemplo: los pompones, en la música, si es de terror, siempre participan instrumentos asociados a una fiesta infantil o a la feria.

Kayser, al hablar sobre el distanciamiento, se refiere a una fuerza que nos domina, llamada “Id”. Esto no es más que uno de los tres elementos de la personalidad que determinan el comportamiento humano, según Freud: El Ello(Id): Es el único de los tres elementos que está presente desde le nacimiento.

Es absolutamente inconsciente e incluye los comportamientos instintivos. Es la fuente de la energía psíquica, lo cual la hace el componente principal de la personalidad. Se rige por el principio del placer, si sus necesidades no se satisfacen inmediatamente, el resultado es un estado de ansiedad y tensión.

Es esencial en los primeros años porque garantiza de esta forma la supervivencia. Busca satisfacer su necesidad mediante el proceso primario: crear una imagen mental de aquello que desea.

En primer lugar no es casual que el film se llame It, ya que este monstruo toma la forma de aquella imagen mental que el Id crea para satisfacer su necesidad, él sabe cuál es el deseo más profundo de estos niños y toma su forma para atraerlos. Por ejemplo: en la escena en que ellos bajan a su guarida, él toma ante Bill la forma de Georgie (su hermanito muerto). Además, Id es la fuente de la energía psíquica y de eso se alimenta It, de aquello que está en sus mentes para de esa forma lograr conquistarlos.

El Yo (o ego): es el aspecto responsable de lidiar con la realidad.

Se desarrolla a partir del Id y se asegura de que los deseos del mismo se demuestren de modo aceptable y realista.

A diferencia del Id, funciona en el consciente, subconsciente e inconsciente.

Opera sobre las bases de los principios de realidad, analizando los costos y beneficios de los impulsos del Id. De esa forma analiza cómo y cuando satisfacerlo.

Descarga la tensión creada por los impulsos insatisfechos mediante el proceso secundario: encontrar un objeto en el mundo real que coincida con la imagen creada por el id en el proceso primario.

Siguiendo el mismo ejemplo anterior, el Yo es aquello que los mantiene vivos ante estas visiones. Cuando Bill está a punto de rendirse ante la imagen de su hermano, sus amigos lo ayudan para que su Yo sea realista y comprenda que ese no es en realidad Georgie. De esa forma Bill vence al monstruo.

De la misma forma lo hace Ritchie cuando siente las manos del Hombre Lobo (uno de los personajes más ominosos que existen), repitiéndose a sí mismo que no es real.

El Super Yo (Super ego): es el último componente en desarrollarse (cerca de los 5 años). Es el aspecto que tiene todas nuestras normas morales e ideales de nuestros padres y sociedad internalizados. Es una guía para hacer juicios y tiene dos partes: - El ego ideal: son las reglas del buen comportamiento y el obedecerlas genera un sentimiento de orgullo valor y éxito.

- El consciente: incluye aquello que es considerado malo por los padres y la sociedad.

Esto lleva a sentimientos de culpa, remordimiento y castigo.

El super yo existe para civilizar nuestro comportamiento.

Suprime los deseos inaceptables del Id y lucha para hacer que el ego actúe regido por estándares realistas, más que por principios. Está presente en el consciente, inconsciente y subconsciente.

Al Super Yo lo vemos presente en la misma escena cuando It al ser combatido por Bill intenta otra táctica: toma ante Beverly la forma de su padre golpeador y comienza a retarla y a decirle que aquello que hace está mal. Beverly se ve seducida por la necesidad de evitar el castigo y por hacer lo que le dicen que es correcto, pero finalmente lo vence. It vuelve a intentarlo con Stan que está rezando, intentando refugiarse en las bases de la religión y la moral, pero en este caso no funciona. Su temor es más fuerte y se deja atrapar por It.

It en inglés significa eso, es como decir “él” pero en el caso de algo inanimado. No sólo estos niños se empecinan en darle un nombre que le quite personalidad y alma sino que además el director lo relaciona directamente con el Id.

Bajtín afirma, "El romanticismo coloca en primer plano la idea de una fuerza sobrehumana y desconocida, que gobierna a los hombres y los convierte en marionetas" (Bajtín 1987). En esta escena se muestra cómo los personajes al ver directamente al monstruo, quedan absolutamente petrificados e indefensos. Lo grotesco se empieza a ver ajeno al hombre, ya no es parte de sí mismo, sino es exterior, pero sabiendo que antes fue parte de él. Este efecto de distanciamiento es el concepto de lo ominoso. Estos niños, ya adultos, vuelven a su ciudad y todo aquello que fue parte de ellos es ahora el posible escenario de su muerte. Lo grotesco está presente en la figura del payaso, en su risa y en su burla. Sucede lo mismo con la muerte, que antes era graciosa, se representaba junto a seres vivos y festivos, ahora se vuelve terrible.

Stan, al enterarse que el payaso ha vuelto decide suicidarse, la muerte se muestra con dramatismo y luego It aparece ante todos sus amigos (cuando se enteran de la noticia) en la forma de Stan para burlarse una vez más. Lo bajo, los genitales, la tierra como forma de vida que conecta con lo alto y elevado es objeto de una apreciación negativa, y no como forma de conexión. It vive en lo bajo, ahí está el mal encarnado y si pudieran vencerlo o taparlo, eliminarían lo bajo que es sinónimo de peligro en esta película. Lo bajo es lo oscuro, es la posible muerte y son sus miedos. En casi todas las visiones que los personajes tienen de él, aparece desde abajo. Por ejemplo: cuando aparece desde las tumbas que está preparando para cada uno de ellos, está relacionado directamente con la muerte y un mundo subterráneo (además de su guarida que es en el sistema de agua de la ciudad).

Bill le había pedido a su hermanito, Georgie, que baje al sótano a buscar pegamento para que el barquito de papel que le había armado no se desarmara con el agua. Él le teme al sótano, lo ominoso, lo oscuro y oculto dentro de la casa.

Otro rasgo del romanticismo que está muy presente en las películas de terror es el de lo ominoso y lo siniestro. Podríamos decir que lo ominoso corresponde al orden terrorífico, causa horror y angustia, pero no todo aquello que angustia es ominoso.

Tomaremos las palabras de Freud como punto de partida: Él tomo dos caminos para encarar esta investigación: 1. El estudio del término lingüístico: en Alemán, lo Unheimlich es lo opuesto a lo Heimlich (íntimo), Heimlisch (doméstico) y vertraut (familiar). Pero, aún no podemos decir que Unheimlich es lo ominoso, ya que no todo lo no familiar es siniestro. Jentsch afirma que lo ominoso está relacionado con la incertidumbre intelectual, es decir con aquello que nuestra mente con nuestros parámetros no puede comprender.

Ya el film comienza con el formato de un album de fotos, es un símbolo de lo familiar de aquello que contiene lo más cercano y lo que más queremos recordar (lo heimlich), pero se transforma en lo terrorífico cuando se vuelve animado.

En la escena en la que It ataca en las cañerías a uno de los chicos del colegio, su amigo al verlo queda con el pelo blanco del susto. Se intenta resaltar la idea de la sorpresa, el susto y de aquello que la mente no puede comprender, aquello que excede nuestros parámetros. Pero luego, Freud expandirá esta reflexión. Heimlich no sólo significa casa, sino también lo oculto. Por ende, Unheimlich es aquello que estando destinado a permanecer en las sombras, en secreto, ha salido a la luz. Eso se muestra constantemente en la película, es todo ese mundo de oscuridad y miedo que deseamos hubiera permanecido oculto por siempre. De hecho esto es lo que ocurre con el pueblo: no pueden comprenderlo, no pueden combatirlo: lo niegan e intentan que permanezca lo más oculto posible.

2. En segundo lugar, Freud analiza aquellos elementos, sensaciones, imágenes que provocan este sentimiento: En un escrito sobre una conferencia suya acerca de lo siniestro en los cuentos de Hoffman, él aclara que lo ominoso se da en forma completamente diferente para cada individuo, es decir que es extremadamente subjetivo. Hay ciertos personajes del cine como el muñeco Chucky que no sólo causará más o menos angustia, sino que además a muchos no les causará nada, a esos quizás les aterroriza una bolsa bailando en el viento. Por eso It toma una forma que universalmente provoca algo similar (la del payaso) pero también se adapta a cada individuo y refleja aquello que será más efectivo en cada situación. Por ejemplo: las visiones de Beverly siempre están relacionadas con la sangre, probablemente por su condición de mujer y su padre golpeador.

Lo ominoso puede darse por Dobles: Por igual aspecto: La idea de que It pueda tomar la forma de cualquiera (especialmente si es de los seres queridos) lo hace ominoso. En este caso es el padre de Ben.

Por sensación de telepatía: Cuando Bil llega a la ciudad le dice a Mike que sabe que ninguno de los otros ha llegado todavía, que puede sentirlo, hay una conexión entre los amigos que hace que puedan percibirse.

Según O.Rank, el primero de los dobles es el de la búsqueda de un alma inmortal, que nos mantendría a salvo del sepulcro, como un intento de engañar a la muerte.

Omnipotencia del pensamiento: ocurre cuando un suceso o imagen se vuelve ominosa por haber sido antes pensado por nosotros. Por ejemplo: si le deseamos el mal a alguien y luego le ocurre, sentiremos que tenemos algo que ver (no así con los buenos pensamientos).

El hecho de que Eddie pueda combatir a It con su remedio para el asma que luego sabremos que es sólo agua con alcanfor, está relacionado con esto, con el poder del pensamiento y con la materialización del mismo. Eddie grita: “Esto es ácido puro!” mientras rocía a It con su “remedio” y el resultado es efectivo.

Lo inanimado viviente y a la inversa: Lo inanimado viviente es algo que aterroriza a casi todas las personas y es uno de los más difíciles de comprender con nuestras mentes, si no hay explicación racional da terror y se vuelve ominoso.

Bill, cuando su hermano acaba de morir, toma un album de fotos y se detiene a ver la de su hermano. Éste le guiña un ojo de modo cómplice: lo inanimado y familiar se vuelve animado y terrorífico, se distancia hasta ser amenazador. Sangre comienza a emanar de su foto, Bill llama a sus padres y estos no son capaces de ver lo que él sí.

It se presenta en las duchas del baño del colegio frente a Eddie, el cual para su madre sobre-protectora es un lugar peligroso donde él se puede contagiar de los gérmenes de sus amigos. Eddie va sólo a ducharse y las perillas y duchas comienzan a moverse, otra vez los objetos inanimados están presentes y otra vez It aparece desde abajo, desde las profundidades, la oscuridad, lo oculto.

A la inversa sería el ver a un ser familiar que se encuentra en un estado de consciencia dormido o muerto. Por ejemplo: la escena de la que hablamos anteriormente en la que los personajes al ver a It quedan petrificados.

Locura o enfermedades: El sentimiento de lo ominoso en este caso viene de la aparición de fuerzas en el otro familiar que no se sospechaban estaban ocultas, eso los vuelve siniestros.

Un ejemplo muy simple es el Hombre Lobo.

Un día van a ver El hombre lobo al cine y al entrar en discusión con los chicos agresivos del colegio, les dice: “Si fuera uds.

Yo no pagaría para ver una película, me quedaría en casa mirándome al espejo”. Esta escena no sólo resalta lo ominoso de El hombre lobo (como el familiar que se vuelve peligro una noche al mes), sino que también lanza una sensación acerca del doble por similitud: el espejo. Este es un objeto muy rico para hacerlo algo ominoso, de hecho estamos muy acostumbrados a él pero es un objeto inanimado que al ponernos nosotros delante se vuelve animado en cierta forma y además nos devuelve una imagen similar a la nuestra.

La primera aparición de It con Ritchie, es en el sótano del colegio y lo hace en forma de Hombre Lobo. Además él es el primero en contar sus visiones, de ahí que todos comiencen a contar sus propias visiones que hasta el momento permanecían en secreto.

Lo reprimido: lo que provoca la angustia es la represión. En algunos casos lo que angustia es lo reprimido que vuelve y esa variedad de lo reprimido es lo ominoso.

Quizás en su origen esto reprimido no era angustioso, pero la angustia puede sólo residir en el retorno de lo reprimido.

“Aquello que debiendo permanecer oculto sale a la luz”.

Sin embargo, así como afirmamos que no todo lo angustioso en ominoso, no todo lo reprimido que vuelve lo es. Hay algo del orden del peligro, de la alarma que debe darse. Casi todos los personajes han reprimido sus recuerdos y lentamente comienzan a volver una vez que se reúnen. Además del recurso narrativo para poder mostrar a la audiencia lo que sucedió mediante un flashback, concuerda muy bien con la idea de que estos amigos han quedado estancados y reprimidos desde aquella experiencia traumática y hoy deben sacarlo a la luz.

Lo ominoso en el vivenciar, está relacionado con lo reprimido familiar: omnipotencia del pensamiento, ancestros, creencias; o con los complejos y traumas infantiles. Entonces, lo ominoso en el vivenciar se produce cuando algún complejo infantil es revivido o cuando parecen reafirmarse convicciones primitivas que se suponían ya superadas (las cuales tienen, a su vez, raíz en los complejos infantiles).

Esto está claro en la película. Los traumas infantiles los han dejado frenados, ninguno avanzó, ninguno tuvo hijos, ninguno pudo superarlo por completo. De hecho cuando reciben el llamado de Mike, la mayoría vuelve a su tic de la infancia. Por ejemplo: Stan se agarra la oreja y Ben se chupa el dedo.

Lo ominoso de la ficción: Hace falta que el autor se ubique en apariencia en el plano de la realidad cotidiana, y así aceptar las condiciones para el origen del sentimiento ominoso. El autor deberá buscar elementos que sean ominosos en la vida cotidiana pero que él además pueda maximizar. Es importante que la incertidumbre no sea el punto central de la situación, o de esta manera el espectador verificará la situación de inmediato disipando sus dudas y así eliminando lo ominoso (por ejemplo: retrasando el final y la explicación lógica, si la hay). Además, mientras en la vida diaria somos pasivos ante lo ominoso, en la ficción el autor-director puede provocar diversos efectos con los mismos elementos.

Falta de límites: Es profundamente ominoso el sentimiento de no saber dónde comienza y acaba la realidad y donde la fantasía.

Esta falta de límites entre ambos mundos nos lleva de nuevo a nuestro mundo infantil. Por ejemplo: inteligentemente nuevos directores han promocionado sus Films de terror como “documentales”, así los que creyeron esta afirmación, no tenían claros los límites y esto lo vuelve aún más terrorífico y desde un lugar siniestro. En el caso de It, cerca del final cuando todos están a punto de rendirse, Bill (cuando está por ir al aeropuerto para volver a su vida normal) ve a una mujer con un niño tocando en el piano la canción que siempre tocaba su madre.

Él y los espectadores esperan que esta sea otra visión, pero para sorpresa de todos no lo es. Bill le dice a sus amigos que va a quedarse porque ya no puede vivir con miedo y sin saber qué es real y qué no lo es. Por esta razón todos deciden quedarse y luchar. Conclusión

El romanticismo y las películas de terror están más ligadas de lo que podríamos imaginar a priori. Los elementos compartidos hacen que ambos identifiquen al espectador con su realidad, sus miedos, su soledad y su deseo. No hay ningún film de terror que no utilice la sorpresa, el distanciamiento, la soledad, la brusquedad, lo ominoso. La efectividad de estos conceptos es infinita, se pude jugar con ellos combinándolos de diferentes formas, con diferentes objetivos y si nos detenemos a analizar cualquier película, cuento u obra de terror veremos con satisfacción por identificarlo, que estarán siempre presentes.

Bibliografía

Freud, S. (1989). Lo ominoso. Obras Completas Vol. XVII. Buenos Aires: Amorrortu.

Hoffmann, E.T.A. (2002). El hombre de la arena. Cuentos, 1. Madrid: Alianza Editorial.

Kayser, Wolfgang. (s/f). Lo Grotesco. Buenos Aires: Editorial Nova.

Lacan, J. (2004). Le Séminaire livre X: L'angoisse, Seuil. Paris.

Tarrida, Carolina. (2005). “Seminario de Investigación de la Tétrada de la Sección Clínica de Barcelona”. Disponible en: http://www.scb-icf.net/nodus/150HombreArena.htm (recuperado el día 24/06/10) Trías, E. (2001). Lo bello y lo siniestro. Barcelona: Editorial Ariel. Recursos electrónicos Freud, S. http://psychology.about.com/od/theoriesofpersonality/a/personalityelem.htm (recuperado el día 29/06/10) http://www.elcultural.es/version_papel/ARTE/17494/Hitchcock__lo_bello_y_lo_siniestro (recuperado el día 29/06/10)


Terror fue publicado de la página 123 a página126 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº35

ver detalle e índice del libro