1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº35 >
  4. Ruven Afanador

Ruven Afanador

Prieto Pinilla, Juliana

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº35

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº35

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición VII Trabajos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación

Año VII, Vol. 35, Diciembre 2010, Buenos Aires, Argentina | 168 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El artista seleccionado para la realización del trabajo práctico final es Ruven Afanador, nacido en Bucaramanga, Colombia, quien por decisión de sus padres se tuvo que trasladar a Estados Unidos donde se convirtió en uno de los fotógrafos mas codiciados del mundo.

Biografía

Ruven nace en el año 1959 en Bucaramanga, capital de Santander, uno de los treinta y dos departamentos de Colombia.

Su madre, Isabel Peña de Afanador era profesora del Colegio Adventista Libertad. Allí estudiaron los primeros años de su infancia Ruven, Marlene, Marta Cecilia, sus dos hermanas mayores y Elizabeth, la pequeña de la casa. Su padre, Ernesto Afanador, tenía un negocio de relojes en la ciudad y uno de sus pasatiempos era coleccionar antigüedades.

Ruven siempre se sintió atraído por la moda y las imágenes que veía en las pocas revistas que se podían conseguir en esta ciudad. De igual manera, desde chico le gustó el cine aunque vio su primera película a los doce años. Esto tuvo gran impacto en su interior y desde ese momento deseó pertenecer a ese mundo que acababa de conocer.

En el barrio donde la familia Afanador vivía se encontraba uno de los estudios fotográficos mas conocidos de Bucaramanga, donde al parecer elaboraban los mejores retratos. Las clientas más fieles eran las reinas de belleza, las novias y las quinceañeras, que acudían al pequeño local con ansiedad y felicidad. El pequeño Ruven frecuentaba este lugar, pues le encantaba observar todo el proceso mediante el cual arreglaban a las modelos y las retrataban.

En 1972, cuando Ruven tenía catorce años de edad, sus padres tomaron la difícil y arriesgada decisión de irse a vivir a Estados Unidos en busca de mejores oportunidades laborales y una mejor educación para sus hijos. Llegaron a Michigan y se acomodaron en un pequeño pueblo llamado Harbor Springs.

Según Afanador, fue un cambio muy drástico y le costó bastante trabajo poder adaptarse al nuevo ambiente donde vivía.

Fue en el sótano de esta nueva casa donde empezó a realizar su primera toma, siendo el personaje principal de éstas, Marta, una de sus dos hermanas mayores. Algo que empezó como una simple distracción lo llevaría años después al reconocimiento y admiración mundial.

Luego de terminar sus estudios como bachiller en Springs, los padres decidieron trasladarse a Maryland, Washington.

Allí había llegado el momento para Ruven de escoger su carrera universitaria. En un primer momento, y sin conocer lo que realmente llevaba dentro de sí, escogió el camino de los negocios y la administración. Claro está que este campo no era su verdadera pasión, razón por la cual decidió pasarse a la escuela de artes y enfocar sus estudios en la escultura y el diseño gráfico. Aunque también abandonó esta carrera, fue esencial que recorriera este camino, pues en una de las clases regulares que debía tomar, fotografía, fue que encontró dentro de él ese sentimiento y sensación de que ahora si sabía lo que haría por el resto de su vida. Uno de los trabajos de esta materia consistía en que saliera a las calles y retratara a la gente en sus vidas cotidianas. En este preciso momento, Afanador encontró su verdadera esencia, recordando su vieja pasión por la moda y la belleza en su infancia y enamorándose de la idea de vivir de una cámara.

Desde un principio fue sincero con sus padres con respecto a las decisiones sobre su futuro. Ellos, con un poco de temor y angustia lo apoyaron comprándole una cámara Minolta.

Empezó así su camino como fotógrafo retratando a amigas, hermanas y hasta su propia madre.

En sus años de estudiante conoció a Eric Ekhart, quien lo influenció bastante ya que le dio a conocer el trabajo de Irving Penn y Richard Avedon. Este amigo le dio un sabio consejo, sabía que era esencial para Afanador realizar en Europa parte de su formación como artista. Él, con un poco de terquedad no hizo caso y se quedó en Washington trabajando como asistente en algunos estudios fotográficos. Luego de un tiempo se trasladó a Nueva York en busca de mejores oportunidades laborales, ya que su actual estado no le ofrecía muchas posibilidades de crecer profesionalmente. Sin embargo, aún estando en un medio mucho más artístico y liberal fue constantemente rechazado. Ruven tuvo una etapa de gran frustración, la cual fue necesaria para que tuviera el impulso y motivación para irse a aquel gran lugar que su antiguo amigo y maestro le había recomendado, Europa. Decidió irse a Milán, Italia.

Esta gran ciudad fue la responsable de darle a Afanador la suerte de entenderse como artista y conocer lo que quería reflejar en sus obras. Sintió un inmenso amor por su origen, por Bucaramanga y Colombia y expresa que siempre ha querido reflejar ese sentimiento en sus obras.

Allí fue armando poco a poco su portafolio, empezando con improvisaciones. En sus fotografías se reflejaba el paisaje eu- ropeo en contraste con las raíces latinoamericanas.

Luego de un trabajo constante y sin descanso durante seis meses, volvió a Estados Unidos con un aire fresco, volvió para llegar al punto máximo de su carrera y establecerse como uno de los mejores fotógrafos de la época. Enseñó su carpeta en distintas revistas y agencias publicitarias que quedaban anonadas con el estilo innovador que proponía Ruven.

Hoy en día, Ruven Afanador ha trabajado con revistas como Vogue, Elle, Rolling Stone, New York Times Magazine, Vanity Fair, entre otras, y fotografiado a personajes como Salma Hayek, Jennifer López, Scarlett Johansson, Liv Tyler, Al Pacino, Robert De Niro y demás figuras de la farándula.

Además, ha realizado tres libros fotográficos; Torero en el año 2001, compuesta por fotografías en blanco y negro de matadores de Colombia, México, Perú y España. Su segundo libro Sombra que surge de su gusto por la danza clásica y contiene desnudos masculinos y naturalezas muertas. Y su más reciente producción Mil besos en el 2009.

En el año 2000 ganó el premio de “Fotógrafo del año Fashion Awards-Paris” y tres años más tarde una de sus obras fue premiada, catalogada como la mejor en medios impresos.

¿Cuáles son sus influencias (maestros, movimientos) y como se refleja en su obra? Las influencias de este gran artista van mas allá de la fijación en otro grande del arte o en un movimiento especifico de éste. Su inspiración viene más desde lo personal, de su infancia y su vida. Él, a la hora de capturar escenas espléndidas, considera de mayor importancia tener en cuenta su origen, su país y ciudad natal, aquel lugar que lo vio crecer hasta la adolescencia y que generó en él, su primer interés por la estética, la moda y la belleza. Al estar lejos de Colombia se dio cuenta de que, a pesar de la distancia, siempre iba a tener en su alma esa esencia latinoamericana, que al parecer no puede ocultar en sus trabajos. Este fue el factor que ayudó a que se destacara entre los demás fotógrafos comunes; este amor y fidelidad por su naturaleza lo llevó a crecer como profesional y como ser humano.

Afanador igualmente dice sentir gran admiración por un escritor colombiano reconocido mundialmente, Gabriel García Márquez, ganador del Premio Nobel de Literatura en el año 1982. Este artista también se caracteriza por reflejar la cultura colombiana en sus escritos. Como Ruven, a través de sus obras le cuenta al mundo sobre sus raíces y orígenes. Ese amor por su patria queda en evidencia cada vez que relata sus grandes novelas.

¿Cual es el concepto o idea a partir del cual desarrolla su obra?

La obra de Ruven Afanador que se tiene en cuenta para el desarrollo de este trabajo es Mil Besos. Es el tercero de sus libros fotográficos, pero el primero en estar compuesto únicamente por la figura femenina. En una entrevista realizada por Summus, revista perteneciente a El Espectador, diario de Colombia, este artista confiesa que la obra está inspirada en Isabel, su madre. Dice que es un tributo a lo que ella representa en su vida, a sus grandes enseñanzas y, no siendo menos, al gran cariño que le ha brindado a lo largo de su existencia. Sin embargo, Ruven reconoce que el libro es un homenaje a la mujer.

El tema esencial de estas fotografías son las cantaoras y la fiesta flamenca, género musical y danza típica de Andalucía, España. Aunque Afanador nunca había conocido a una bailarina o cantante de flamenco, desde su niñez siempre las imaginó con sus risas alborotadas, rasgos fuertes e impactantes y personalidad arrolladora. Desde ese entonces había soñado con conocerlas personalmente, conocer ese personaje que desde chico había creado en su mente. Después de varios años, no sólo se hizo realidad el sueño de conocerlas, sino que a través de ellas generó una obra de gran controversia, que mezcla elementos tales como la sensualidad, el misterio y el romanticismo.

¿Hay relación entre los materiales que utiliza y la idea a partir de la cual crea su obra?

Sin lugar a dudas hay una estrecha relación entre los materiales utilizados en las diferentes escenas fotográficas y la idea a partir de la cual Afanador crea su obra, explicada con anterioridad. Su propósito era poder capturar esa potencia y fuerza abrumadora tan característica de estas cantaoras. Para lograrlo utilizó diferentes elementos que permitieran generar un fuerte impacto en el momento de producir las fotografías.

En primera instancia, las mujeres llevan consigo tanto un maquillaje bastante cargado, con labios negros y cejas pronunciada, como accesorios abundantes y de gran tamaño, tales como moños hasta de 30 centímetros. Esto le añade a la producción un fuerte peso visual. Sumado a ello, las cantaoras posan de manera extrovertida y enérgica, permitiendo que Ruven pueda capturar aquello que prescinde de lo físico y de lo tangible, eso que se sabe que esta allí presente pero no se puede palpar; esa personalidad arrolladora e intimidante de las cantaoras de flamenco. En ese momento, la obra va tomando un aspecto más emocional y sentimental, generando un mayor impacto. Sin embargo, Afanador añade un elemento que indudablemente es aquel que termina por darle a las imágenes esa potencia que nadie puede negar. Muchas de las modelos aparecen desnudas y no precisamente tienen los rasgos físicos de aquellas otras mujeres que él suele retratar.

Es algo que rompe totalmente con la cotidianidad de la sociedad actual e inevitablemente llama la atención y genera controversia.

Finalmente, Afanador decide realizar las fotografías en blanco y negro, pues los colores de los elementos puestos en escena podrían cambiar el sentido y el concepto original de éstas.

Todo esto indica que este artista no pone los elementos que aparecen en escena de manera aleatoria, sino que los escoge cuidadosamente para que puestos en conjunto logren comunicar y crear lo que él tenía en mente.

Describir cuál es su proceso de trabajo desde la génesis hasta la obra terminada.

El proceso de trabajo de este artista empieza en el momento en que decide realizar una obra dedicada a su madre e inspirada en aquellos gestos femeninos que tanto lo marcaron en su infancia. Su idea empieza a tomar una forma más concreta cuando escoge a las cantaoras de flamenco como el personaje principal de sus escenas. Junto a ellas viene una cantidad de elementos simbólicos y característicos, de los cuales Afanador toma provecho para crear fotografías ricas en contenido y de gran valor.

Decide desvincular a estas mujeres del mundo en el que se mueven cotidianamente y las lleva a fincas, playas o minas.

Allí realizan toda una puesta en escena dirigida y seleccionada precavidamente por el artista.

En un principio, él estaba fotografiando únicamente a las cantaoras mayores, a las más legendarias y tradicionales. Sin embargo, cuenta que ellas llegaban al lugar de la toma junto a sus hijas, nietas y sobrinas, por lo tanto concluyó que debía incluir en su producción a todas las edades del flamenco. En ese momento, uno de sus objetivos era capturar esa armonía que él pudo percibir entre las diferentes generaciones presentes, cómo las nietas bailaban al son del canto de sus abuelas.

Esto demuestra que la obra Mil Besos tiene cierto grado de espontaneidad y que a pesar de que una gran parte de los elementos fueron seleccionados con anterioridad, la riqueza emocional que contienen es un elemento totalmente esporádico y natural, no esperado ni siquiera por el fotógrafo.

¿Con que contenidos vistos en la materia relacionaría ud. la obra del artista seleccionado?

Aunque los contenidos de la obra Mil Besos de Ruven Afanador son muy característicos de su personalidad y de su propio concepto y estilo que ha venido creando desde que inició su carrera como artista, estos comparten cierto rasgo particular del surrealismo, movimiento artístico que surge en el año 1917.

En algunas fotografías es muy evidente cómo Afanador descontextualiza por completo a las cantaoras de su ambiente rutinario y las coloca en lugares y situaciones totalmente diferentes a las que ellas pertenecen. Como ejemplo se puede tomar una de las fotografías donde aparece una cama en la playa y en ella esta recostada la cantaora con su traje típico y pesado.

Si bien no es el mismo tipo de descontextualización realizada por algunos artistas pertenecientes y representativos del surrealismo, como lo es Dalí y Magritte, Afanador logra desvincular por completo al personaje principal de su ambiente natural sin que se vuelva irreconocible su origen. Es decir, las cantaoras estando en circunstancias ajenas al mundo del flamenco, la música y el baile, aun pueden ser reconocidas por lo que son y lo que representan.

De igual manera, el tamaño de algunos de los elementos que llevan estas mujeres es exagerado y difiere por completo de la realidad. Es el caso de los gigantes moños del pelo y los grandes abanicos que cargan algunas de las cantaoras.

Bibliografía

Hess, Walter. (1998). Documentos para la comprensión del Arte Moderno. Buenos Aires: Nueva Visión.

Read, Herbert. (1984). Breve historia de la pintura moderna. Barcelona: Ediciones del Serbal.

http://www.art-dept.com/artists/afanador/ http://www.colarte.arts.co/colarte/conspintores.asp?idartista=5815 http://www.elespectador.com/impreso/cultura/medios/articuloimpreso160993-mil-besos-de-ruven-afanador http://www.fotografodigital.com/2009/10/mil-besos-la-vision-flamenca-de-ruven-afanador/ http://www.gatopardo.com/numero-106/cronicas-y-reportajes/el-poder-de-una-mirada.html?page=3 http://producciondemodaydesfile.blogspot.com/2009/07/ruven-afanador.html


Ruven Afanador fue publicado de la página 139 a página141 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº35

ver detalle e índice del libro