1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº14 >
  4. Fernando Meirelles y la “Ciudad de Dios”

Fernando Meirelles y la “Ciudad de Dios”

Meirelles, Fernando

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº14

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº14

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la imagen. Edición II.

Año IV, Vol. 14, Marzo 2008, Buenos Aires, Argentina | 77 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Fernando Meirelles 

Nacido el 9 de noviembre de 1955 en una familia de clase media paulista, Fernando Meirelles empezó su carrera cinematográfica con películas amateur producidas conjuntamente con sus compañeros de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de San Pablo. Juntos fundaron, en la década del ‘80, una productora independiente llamada Olhar eletrônico (Mirada electrónica), cuyo proyectos principales fueron el TvMix - un programa de videoclips - y la premiada serie Rá-Tim-Bum, uno de los mejores programas infantiles de la televisión brasileña, con éxito de público desde hace más de 20 años. El director se forma básicamente en la estética televisiva de los años 90, con experiencia en la publicidad y en la producción de series. Dueño de un espíritu innovador, siempre participó de proyectos experimentales y, durante la década del ‘90, fundó la productora O2, juntamente con Paulo Morelli y Andrea Barata Ribeiro. Entre los directores que influyeron en su tendencia expresiva, Meirelles destaca la importancia de Wenders, Antonioni, Pasolini y Altman. 

Aunque Cidade de Deus le haya dado a Meirelles un reconocimiento internacional que le permitió, por ejemplo, dirigir una película inglesa como El jardinero fiel (The Constant Gardener, 2005), su carrera cinematográfica incluye obras como los cortometrajes: Garotos do subúrbio (Chicos de suburbio, 1983) y Brasilia (1983). También realiza el video Olho eletrônico (Ojo electrónico, 1986) sobre la cámara como objeto cotidiano, O menino maluquinho 2: a aventura (El chico loquito 2: la aventura, 1998), una comedia infantil de mucho éxito, inspirada en el libro homónimo del escritor Giraldo y Brava Gente (2000), una película sobre el pueblo brasileño que, según creemos, marca una impronta en la experiencia cinematográfica de Meirelles. A partir de entonces se dedica a temáticas de un fuerte contenido humanista, realizando Domésticas (2001), una comedia que cuenta la historia de vida de mujeres que trabajan como mucamas en San Pablo, retratando sus sueños, esperanzas y dificultades cotidianas. 

Palace II (2001), otra producción de cortometraje, cuenta la historia de dos niños que viven en la favela Cidade de Deus, quieren algo de dinero para ir a un concierto y por este motivo deciden trabajar para los narcotraficantes. 

El título de la película es una referencia al caso del edificio Palace II, situado en Río de Janeiro, que se derrumbó completamente, matando a algunas personas y dejando a muchas familias en la calle, sin que recibieran apoyo de la constructora responsable por la obra. 

Es decir que de alguna manera, el recorrido realizado por Meirelles como director consolidó su carrera cinematográfica, permitiéndole explorar su interés por los dramas humanos de la gente común, lo que le confiere una coherencia al corpus de películas del director.

Ciudad de Dios 

Cidade de Deus (Ciudad de Dios, 2002) fue, sin duda, el primer gran proyecto cinematográfico de Fernando Meirelles, porque fue una propuesta que alcanzó rápidamente una enorme repercusión internacional. 

La película, inspirada en la novela homónima de Paulo Lins, fue publicada en 1997; el guión fue adaptado por Bráulio Mantovani y la dirección realizada por Meirelles y Kátia Lund. Cuenta básicamente la trayectoria de Buscapé (Luís Otávio/Alexandre Rodrigues) y Dadinho (Douglas Silva/Leandro Firmino da Hora) El primero sueña con ser fotógrafo y quiere construir su vida lejos del narcotráfico, mientras que el segundo desea asumir el control del tráfico de drogas para ser el “dueño” de la Ciudad de Dios. Por eso, se asocia a otro traficante, Sandro Cenoura (Matheus Nachtergaele), y le declara guerra a Mané Gallinha (Seu Jorge). Como se puede apreciar a partir de la descripción del elenco, se destacan los papeles masculinos. 

La película se estrenó en Brasil en 2002, dándole a Meirelles un papel protagónico en la historia del cine brasileño, gracias a su participación no sólo en el Festival de Cine de Cannes, sino también en el Oscar 2004, donde recibió cuatro nominaciones: César Charlone (fotografía) Bráulio Mantovani (guión adaptado) Daniel Rezende (montaje) y el del rubro de dirección. 

Más allá de los reconocimientos existen aspectos interesantes que deben ser destacados.En primer lugar, Meirelles reconoce que la manufactura de una película y su éxito es, muchas veces, el resultado de un proceso colectivo. El director nunca deja de hablar de su equipo y de la importancia de Kátia Lund, co-directora del proyecto y responsable de la selección de actores para la película. 

Según Meirelles, el proceso de selección empezó con una fase de entrevistas que involucraron a más de dos mil chicos de varias comunidades de Río de Janeiro, todos interesados en participar de un taller para actores. De allí se seleccionaron doscientos, a partir de las improvisaciones. 

La estrategia consistía en que los niños participaran de un taller de actores para que se habituaran a la presencia de la cámara. Dicha labor fue realizada por la organización no-gubernamental Nós do cinema, que actualmente organiza talleres de cine en las comunidades carentes de Río de Janeiro. Cuatro meses más tarde, se realizó el casting definitivo. 

Meirelles reconoce que, salvo Leandro da Hora, el actor que hizo Zé Pequeno, los actores tenían una fuerte relación con sus papeles. Al principio, ellos no recibieron los textos e improvisaban conflictos que se ajustaban al guión, hecho que los torna en alguna medida “co-autores” de la obra, ya que ayudaron al guionista a reescribir los diálogos para que sonaran auténticos. 

La última fase correspondió al rodaje de la película en las locaciones, situadas en el conjunto habitacional Cidade de Deus, construido en la década del ‘60, en Jacarepaguá, Río de Janeiro. Esta localidad se transformó en una de las más grandes favelas de la ciudad y en campo de batalla del tráfico de drogas a partir de 1979. Actualmente viven allí más de 120.000 personas, según las leyes impuestas por los traficantes. Vale agregar que la gran mayoría de los actores habitan en favelas y morros cariocas, condición impuesta por la comunidad de Cidade de Deus para permitir el rodaje en la locación. El equipo técnico estuvo también en las favelas Cidade Alta y Nova Sepetiba. En cuanto a la recepción de Cidade de Deus, se puede decir que el film generó una gran repercusión entre los intelectuales. Para algunos, es una “obra de utilidad pública”, ya que muestra como se dio el proceso de instalación y crecimiento del tráfico de drogas en las favelas brasileñas, a partir de los años 70. Muchos la han comparado con Los olvidados de Buñuel, o Pixote, a Lei do mais fraco (1980), de Héctor Babenco, que narra la historia de niños y adolescentes abandonados en un mundo sin perspectivas y donde los infantes aparecen como soldados del tráfico. 

Otros, a su vez, consideraron que la interpretación del film podía acarrear el riesgo de que se considere que todos los habitantes de una favela están a servicio del tráfico de drogas. 

Por otra parte, muchos críticos admiten que la película es una gran producción del cine brasileño, a pesar de las polémicas generadas por la manera de mostrar la violencia. 

Sobre este aspecto, Meirelles afirma:

Ciudad de Dios tiene apenas dos tiros donde se ve sangre, pues intentamos no valorar o espectacularizar la violencia. (...) al contrario de lo que se suele creer, él personalmente no se siente atraído por la violencia, sino por las cuestiones antropológicas de una sociedad cerrada, con leyes, reglas y códigos propios de la favela Cidade de Deus, retratada en la novela de Paulo Lins a partir de la perspectiva de personajes pertenecientes a este universo. (Leal, 2002) (1)

Naturalmente, el tema de la violencia generó una gran polémica en cuanto a la calificación de la película, pues, al principio, la justicia brasileña intentó prohibir su exhibición para menores de 18 años, a lo que Meirelles contestó públicamente afirmando que si la mayoría de los actores eran menores de 18 años, provenían de una clase baja y conocían tal realidad, ya que en casi su totalidad provienen de las favelas cariocas. ¿Por qué a los jóvenes de clase media y alta, con menos de 18 años, se les debería prohibir el acceso a esta realidad, a través de una película? 

Desde el punto de vista estético, aunque la película rescate elementos del neorrealismo italiano, como la participación de actores no profesionales y el rodaje en escenarios reales, la obra se incluyó en lo que la investigadora Ivana Bentes llamó “Cosmética del Hambre”, refiriéndose al glamour de la miseria; dicha polémica se agravó cuando Meirelles afirmó que no le gustan las películas de Glauber Rocha. 

Rocha, el gran líder del Cinema Novo, director de culto entre los intelectuales brasileños, escribió en 1965, el manifiesto Estética da fome (Estética del hambre), donde mostraba una forma nueva de exponer la miseria. Para Rocha (1986) el cine tiene que “atacar la percepción del público para reflejar la violencia social”, pues “apenas un cine brutal, gritado, desesperado, feo y triste podría imponer el disgusto del miserabilismo sin el sabor de las obras digestivas, al gusto de los extranjeros fascinados por exotismos.” (2) 

En 2001, Ivana Bentes escribe el texto Cosmética da fome (Cosmética del hambre), analizando películas ambientadas en escenarios de pobreza que muestran un buen espectáculo, pero no una reflexión contundente sobre la miseria. En esa categoría estarían el sertão romántico de Central do Brasil (Estación Central), dirigida por Walter Salles, y el de Eu, tu, eles (Yo, tu, ellos), de Andrucha Waddington. 

Según los críticos, la película de Fernando Meirelles se incluye en esta categoría porque, a pesar de narrar el crecimiento del tráfico y de la violencia entre las décadas del ‘60 y del ‘80, no hace referencias al gobierno militar y su milagro económico. De este modo, Cidade de Deus tiene su antecedente histórico en Rio, 40 Graus (Nélson Pereira dos Santos,1955) donde los pobres aparecen simplemente como vecinos ignorados. 

Finalmente, se puede afirmar que el resultado más importante de la película es la reubicación del cine brasileño contemporáneo en el mercado nacional e internacional, lo que generó importantes avances en los contratos y mejores condiciones de producción. 

Además de la película, se debe destacar la espectacular banda sonora, creada por Antonio Pinto y Ed Cortez, que mezcla compositores de samba tradicional carioca (como Cartola) con música negra, samba-rock y funk. 

Después de la película, la empresa O2 firmó un contrato para filmar una serie llamada A cidade dos homens (La ciudad de los hombres), en conjunto con la red Globo de televisión que es la más importante de Brasil. Fue dirigida por Meirelles y Regina Casé, y con algunos de los actores que participaron en Ciudad de Dios. De modo que el proyecto de este film sigue vivo.

Notas 

1 Leal, H. (2002). Entrevista a Fernando Meirelles, Revista do Cinema. Recuperado en 2007 de http://www2.uol.com.br/revistadecinema/edicao29/entrevista/index.shtml 

2 Rocha, G. (1986). Estética del hambre en Nuestro Cine, Escuela Internacional de Cine y Televisión, San Antonio de los Baños. 

Bibliografía 

- Adorocinema, Personalidades, Fernando Meirelles. Recuperado en 2007 de http://adorocinema.cidadeinternet.com.br/personalidades/diretores/fernando-meirelles/corpo.asp 

- Bentes, I. (2001, julio) Cosmética da fome en Jornal do Brasil, 8 de julio 

- Boscov, I. ( 2005, octubre) Entre duas Áfricas en Revista Veja, 1926, 130-132. (2004, febrero) Zé Pequeno en Hollywood en Revista Veja, 1839, 78-87. (2002, agosto) Ao Deus dará en Revista Veja, 1766, 108-109. 

- Eduardo, C. (2002, agosto) A cosmética da fome en Revista Época. p. 82-83. 

- Fernandes, N. (2002, agosto) O poder dos bandidos en Revista Época, 78-83. 

- Paradizo, S. (2002, agosto) Dá para encarar essa realidad ? en Revista A Semana. 

- Rocha, G. (1986) Estética del hambre en Nuestro Cine, Escuela Internacional de Cine y Televisión, San Antonio de los Baños. 

- Leal, H. (2002). Entrevista a Fernando Meirelles, Revista do Cinema. Recuperado en 2007 de http://www2.uol.com.br/revistadecinema/edicao29/entrevista/index.shtml 

- Wikipedia, Fernando Meirelles. Recuperado en 2007 de http://es.wikipedia.org/wiki/Fernando_Meirelles


Fernando Meirelles y la “Ciudad de Dios” fue publicado de la página 67 a página68 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº14

ver detalle e índice del libro