1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº17 >
  4. Nuevo Cine Ecuatoriano: Ratas, ratones y rateros

Nuevo Cine Ecuatoriano: Ratas, ratones y rateros

Cárdenas, Christian

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº17

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº17

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la imagen Edicion III.

Año V, Vol. 17, Agosto 2008, Buenos Aires, Argentina | 111 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

En tanto el cine ecuatoriano ha tenido poca resonancia en el concierto del cine latinoamericano, intentaremos esclarecer cuáles son los hechos históricos, políticos, culturales y sociales que llevaron a Ecuador a no encontrar un camino de expresión cultural por medio de lo audiovisual.

El proceso republicano que ha vivido Ecuador desde que se creó como República en 1830 es muy complejo: pasó por distintos regímenes de facto civiles y militares y por diecinueve Asambleas Constituyentes. A las diecinueve Constituciones históricas previas, hay que sumarle una más, la actual, que está en proceso de creación en manos del actual presidente, el Economista Rafael Correa, que llamó a una consulta popular para la aprobación de una nueva Constitución y así nombrar a 130 asambleístas que están dotados de plenos poderes para transformar el marco institucional del Estado y elaborar una nueva Constitución.

Este record histórico tan lamentable de tener 20 constituciones en 177 años, demuestra la constante lucha de poderes que ha tenido el país y la falta de una unión de pensamiento, de un colectivo cultural que se enfoque en un solo objetivo. Si todas las personas que suben al poder tienen el derecho de cambiar la Constitución, nunca se llegará a unificar al país para llegar a un único objetivo: el de ser realmente una república independiente.

Si bien el deseo de los mandatarios es mejorar al país y para ello hay que reconstruir las normás y leyes que rigen a un gobierno, lo que se tiene que hacer primero es mejorar y reconstruir el pensamiento colectivo del pueblo. Obviamente este deseo de culturizar al pueblo ecuatoriano no conviene a ningún mandatario porque si el pueblo reflexionara ellos perderían las alas de libertad y ya no podrían hacer lo que quisieran con el país.

Pero por qué pensar este fenómeno únicamente como interno, si también es externo. Como expresó Pino Solanas 1 en su película La Hora de los Hornos (1968), Latinoamérica vive un neocolonialismo, y Ecuador es un gran referente de este abuso constante por mantenernos bajo los dominios de las “potencias” mundiales, particularmente de Estados Unidos, del cual dependemos directamente para la venta de petróleo, nuestro mayor ingreso económico. Un ícono muy claro de que pertenecemos a su dominio es que utilizamos su misma moneda, perdiendo parte de nuestra identidad, o el tener una base militar estadounidense en muestras tierras para controlarnos y controlar al resto de los países vecinos.

“Si no podemos, ni debemos ser una potencia política, diplomática y menos ¡mucho menos! militar, seamos una gran potencia de cultura, porque para eso nos autoriza y nos alienta nuestras historia”. Benjamín Carrión 2

La cultura en el Ecuador

Ecuador, con sus 12,6 millones de habitantes, es una nación con diversas etnias y culturas. Está dividida por Sierra con 5 millones y medio de habitantes; Costa con seis millones y medio; Amazonía con 600 mil habitantes; y Galápagos con 17 mil. En estas tres regiones continentales viven catorce nacionalidades indígenas, cada una de ellas con diversas formás culturales. El idioma oficial es el castellano, pero todavía hay lenguas indígenas como el quichua, shimi, awapit, cha’palachi, tsafiqui, paicoca, a´ingae, huaotirio, shuar-chichan y záparo.

Esta diversidad de culturas en un mismo territorio es el único justificativo para poder imaginar el gran potencial cultural que puede llegar a tener un país de 256.370 km2. Pero por qué el país, o al menos mi generación, lo único que puede consumir es cultura europea o estadounidense (sin desmerecerlas, por supuesto). ¿Por qué el lector ecuatoriano desconoce a Pablo Palacio, Hugo Mayo, Alfredo Gangotena?, ¿por qué el espectador cinematográfico desconoce a Guayaquil de mis amores, primera película de ficción en 1930?, que en su estreno tuvo un record de taquillas, pero que en la actualidad se desconoce. Podríamos hablar de la falta de interés gubernamental por que prevalezca nuestra cultura; podríamos hablar de una propia vergüenza cultural de mostrar al exterior quiénes somos; podríamos hablar de una falta de interés ante nuestra problemática y tratar de huir en busca de un mejor futuro. Tal vez lo que se necesita es ver claramente al Ecuador desde otro punto de vista; tal vez haya que salir para poder conocer cuál es el concepto que tienen sobre Ecuador.

Y la manera de gritar a viva voz quiénes somos es mediante las artes, y qué mejor que reunir todas las artes y unirnos al concierto cinematográfico latinoamericano.

En un principio, el cine ecuatoriano tuvo una gran influencia extranjera; del exterior vinieron los primeros exponentes.

Se empezaba a mostrar una nueva forma de comunicar que ya era utilizada en muchos países europeos, y gracias a las exhibiciones de productos extranjeros se empezaba a formar una nueva cultura en el país. Se comenzaba a generar esa inquietud en el ecuatoriano por querer mostrar al mundo quién es. Así nace El tesoro de Atahualpa, primer largometraje, dirigido por Augusto San Miguel 3, considerado el primer cineasta del Ecuador. La película es inspirada en la leyenda del tesoro de los incas, el cual fue escondido en un lugar remoto para evitar que los españoles se lo llevaran durante la conquista: “Según la prensa de la época, el filme conjuga hábilmente la aventura, el drama y lo cómico. Por primera vez se filma la vida marginal del indio y se recupera la cultura andina.

Se pueden observar los paseantes, los indios fleteros o guandos e imágenes de un viaje en ferrocarril desde la Costa hacia la Sierra. La tradición oral, depositaria de mitos y leyendas indígenas, preserva un millar de búsquedas erráticas en pos del tesoro. El romanticismo de San Miguel, como sucede en los inicios de todo cine nacional, elige un tema propio y asumido. Más que la búsqueda de oro y piedras preciosas, subyace una metáfora frente al saqueo: la capacidad de un pueblo para recrear sus formás de resistencia. En el desenlace de la historia, toda huella del tesoro, se ha perdido para siempre, pero algo íntimo e inmanente no lo fue arrebatado al indígena”. 4 La primera proyección de esta película fue el 7 de agosto de 1924 y por ello se proclamó esa fecha como el día del Cine Ecuatoriano. Cine que se ha caracterizado por ser más bien de corte documental y que retrata las problemáticas sociales.

La precaria forma de hacer cine en el país hace referencia a un cine al estilo neorrealista de la Italia de los años ‘50, donde se trataba de reflejar la realidad de los pueblos y entonces se utilizaban escenarios naturales, lugares de la vida cotidiana tanto guayaquileña como quiteña, se trabajaba con actores no profesionales y se trataban problemáticas sociales, en especial las relativas a los indígenas. En los ’70, principalmente se realizaron documentales políticos, gubernamentales; la dictadura de la época impuso muchas restricciones y censuraba muchas películas, motivo por el cual no se tiene registro de las mismas. En los años ochenta, el cine se ve más reforzado gracias a la creación de ASOCINE 5 y a la intención de sus integrantes por darle una mayor relevancia a la cultura cinematográfica. Los exponentes contemporáneos que más se destacaron son cineastas como Juan Esteban Cordero, Viviana Cordero, Camilo Luzuriaga, Cesar Carmigniani, Carlos Naranjo y Sebastián Cordero.

El presente

En la actualidad todo indica que el Ecuador ha empezado a tomar conciencia de quiénes somos en verdad, el pueblo ha empezado a hacerse escuchar. Los movimientos indígenas son cada vez mayores, día a día vemos más ponchos y alpargatas gritando a viva voz que ellos son el Ecuador, que ellos son el pasado, el presente y el futuro. El pueblo empieza a ser parte de lo que será la historia política, ahora encargado de transformar la constitución para una vía mejor.

Hoy en día, el cine ecuatoriano vive un momento histórico ya que el cambio de siglo trajo consigo un cambio en la actividad cinematográfica. Ratas, ratones y rateros 6, de Sebastián Cordero, introdujo en el espectador una nueva cultura cinematografía en la gente. Cordero es uno de los tantos exponentes cinematográficos que tuvo que salir del país para poder mirar al Ecuador desde otro punto de vista, para lograr una puesta en escena distinta a la que el país está acostumbrado a ver. Así como él somos muchos los que decidimos irnos del país en busca de conocimiento que nos sirva para poder aprender este lenguaje.

Tras haber estudiado en la Universidad del Sur de California USC, Sebastián Cordero realiza su film. Antes de ella, el país producía una película cada tres años; después de ella, el porcentaje de producción aumentó, como también el interés de las personas por realizar largometrajes y cortometrajes.

Desde el estreno de Ratas… se han producido más de 20 largometrajes, entre los cuales se destacan: Alegría de una vez (Mateo Herrera, 2001) Un titán en el ring (Viviana Cordero, 2002) Problemás personales (Manolo Sarmiento y Lisandra Rivera, 2002) De cuando la muerte nos visitó (Yamara Guayasamín, 2002) El lugar donde se juntan los polos (Juan Martín Cueva, 2002) Augusto San Miguel ha muerto (Javier Izquierdo, 2003) Fuera de juego (Víctor Arregui, 2003) Tiempos de ilusiones (Germán Aguilar M. y Margarita Reyes, 2003) Jaque (Mateo Herrera, 2004) 1809-1810 Mientras llega el día (Camilo Luzuriaga, 2004) Ecuador vs. el resto del mundo (Pablo Mogrovejo, 2004) Aquí soy José (Fernando Mieles y José Yépez, 2004) Quebradas de oro (John Tweedy y Beret E. Strong, 2004) Crónicas (Sebastián Cordero, 2005) Esas no son penas (Anahí Hoenesin y Daniel Andrade, 2005) Cuando me toque a mí (Víctor Arregui, 2005) Qué tan lejos (Tania Hermida, 2006) Este último film también revolucionó la taquilla cinematográfica ecuatoriana; se ubicó entre las cinco las 5 películas más vistas en el país, manteniéndose en cartelera por diecisiete semanas, más que ninguna otra película extranjera.

Este nuevo afluente audiovisual ha logrado que la producción cinematográfica en el país se organice. Tal influencia llegó hasta uno de los más importantes sucesos dados en 2006: el 12 de diciembre se dio inicio oficial a la vida administrativa y la gestión del Consejo Nacional de Cinematografía 7, que desde ese día hasta la actualidad está en manos de Jorge Luis Serrano. Se logró así que Ecuador fuera formalmente invitado a participar de la segunda convocatoria de 2007 de Ibermedia.

El 30 de noviembre de 2007 el jurado correspondiente encargado de evaluar y premiar los proyectos audiovisuales de la convocatoria 2007 del CNC otorgó 840.000 dólares a los proyectos ganadores. El 13 de diciembre del 2007 se realizó el Primer Congreso de la Industria Cinematográfica y Audiovisual en Manta.

Hoy, la cinematografía ecuatoriana está en un proceso de crecimiento, y esto gracias a la dedicación de todos los realizadores ecuatorianos que compartimos el sueño de explotar la cultura nacional, de romper las cadenas del neocolonialismo y hacer un cine que sirva al pueblo como instrumento generador de pensamientos para poder terminar con la injusticia política y social que vive nuestro país.

Nuevo cine ecuatoriano: Ratas, ratones y rateros (1999) 8

Salvador, un joven estudiante que empieza a vivir sus primeros pasos en la delincuencia, recibe la visita de su primo Ángel, un ex-presidiario. Juntos van en busca de dinero fácil, que sirve a Ángel para saldar una deuda y poder esconderse ante la venganza por un hombre que mató. Salvador “acolita” 9 a su primo, que le ofrece un mundo mejor que el actual. Y con tal de salir del entorno familiar, Salvador acepta pero lo único que Ángel provoca es arruinarle la vida y hacerle perder la inocencia.

Sin duda, esta película impulsó a los ecuatorianos a ver cine nacional. Lo que Sebastián Cordero logró con esta película es mostrar transparentemente dos de las más fuertes caras que tiene el país. Teniendo en cuenta el fuerte regionalismo, seleccionó dos personajes muy opuestos, de costumbres y de ciudades muy diferentes, pero que comparten una misma realidad. El costeño y el serrano en muchas ocasiones han sido enemigos, pero en este film se los presenta como “familia”. A continuación realizaré un análisis de los personajes del film en relación con personajes de la cotidianeidad del Ecuador.

Ángel, el protagonista, tiene muchas características que podríamos calificar como similares a las de un presidente o un diputado. Nos referiremos a él cómo político porque es presentado como una persona que promete cambios, riquezas a la gente de su entorno, una persona de la cual todo el mundo habla, tiene amigos y enemigos, y una parte del pueblo que lo apoya (Salvador en particular) y otra parte que no (el padre de Salvador). El personaje de Salvador puede atribuírsele metafóricamente al pueblo; un pueblo que tiene que buscar la manera de sobrevivir en un mundo donde todos quieren dominar, tanto en el colegio como en la casa; un pueblo que vive enfermo pero a pesar de todo tiene un sueño, un amor.

Mayra es una persona que forma parte del pueblo y que se atrevió a confiar en el político hasta el punto de ilusionarse con sus promesas y dejarse pisotear.

Por su parte, el padre de Salvador es consciente de los problemás que trae Ángel, pero al no tener la capacidad o el poder para defenderse, tiene que continuar su vida y evitar cualquier contacto con él. La abuela cumple el papel del pueblo sin ningún tipo de posibilidad para desenvolverse por sí mismo: da cuenta del pueblo que depende de otros: de los políticos, de otras personas como ella, de un vecino. Marlon es la parte del pueblo que está dispuesto a venderse con tal de tener algo para vivir; dice estar en contra de Ángel, pero termina siendo la persona que está con él hasta el último momento. JC es el pueblo con más poder, una persona que puede negociar con el político para buscar su beneficio, incluso jugárselas contra su familia con tal de que las cosas salgan a su favor.

Salvador empieza un día en su vida como un día cualquiera; habita en un mundo con problemás como todas las personas; vive con su padre y su abuela, es una familia incompleta (una de las falencias de las familias actuales, donde un miembro de la familia está ausente). Salvador recibe la noticia de que Ángel va a llegar a visitarlo, del mismo modo en que los presidentes toman el mandato y empiezan otra historia en la vida política y social del pueblo.

Desde el inicio, el padre de Salvador, una persona madura, se da cuenta de los problemás que ocasiona Ángel y trata de impedir que Salvador se relacione con él, pero el poder de persuasión de Ángel es más fuerte. La llegada de Ángel es para motivar a Salvador a unírsele, sumar alianzas para poder salvarse y ayudarlo a él y a su abuela. En su primer acto delictivo se muestra el ingenio de ambos.

Salvador ayuda en todo lo posible a Ángel, le presta incluso su casa para que Ángel esté protegido, hecho que provoca que los enemigos de Ángel se acerquen a la casa de Salvador y busquen represalias con el padre de Salvador, que termina echando a los dos personajes. Entonces, en busca de protección, ambos se dirigen a Carolina, prima de Salvador, que les presta la casa sabiendo los problemás que trae Ángel (el pueblo es capaz de entregar todo lo que tiene con tal de protegerse y ayudarse el uno con el otro). Ángel conoce a JC, con el cual empieza a relacionarse y negociar con armás y drogas, negocios ilícitos con los cuales ciertas personas tratan de llegar al poder. En la casa de Carolina rompen con su promesa, “cambian su discurso”, con ello roban en la casa y un auto. Viajan a Guayaquil para vender el auto y utilizar el dinero para saldar cuentas; ahí Ángel se entera que mató a un hombre y sabe que lo están siguiendo. Salvador llega al punto de perder su virginidad por seguir a Ángel en sus planes (cuántas veces el pueblo no se ha sentido violado por las injusticias de los políticos). De regreso a Quito se enteran que el padre de Salvador fue brutalmente golpeado. La abuela, que pasa de mano en mano y no tiene voto propio, no hace nada más que callar: es la fiel testigo de la vida del pueblo, testigo de los vicios del poder, calla y sobrevive. La situación que presenta el film da cuenta de un completo desastre, la vida de muchas personas se han visto perjudicadas a causa de una sola persona. Salvador ya no confía más en Ángel, que en un último intento planea junto con JC una estrategia que beneficiará a todos. Salvador le da la espalda y va en busca de mejorar las cosas con lo poco que le queda, Mayra. Ángel y Marlon van a ejecutar el plan, pero lo planificado para JC sale mal y pierde a su padre. Marlon sufre una herida y lo único que hace Ángel es dejarlo solo y huir con las joyas, huir y dejar a un lado todo lo que hizo, sin hacerse cargo de los daños que causó y tratando de proteger su futuro.

En la película se ven reflejados muchos de los sucesos que hacen historia en nuestro país: políticos que llegan al poder prometiendo cambios y lo único que causan es dejar al país en completa crisis; ellos continúan con sus vidas como si nada hubiese pasado y el pueblo queda impotente.

Notas

1 Fernando “Pino” Solanas, 1936, militante perteneciente al grupo Cine Liberación en los años 60. http://www.pinosolanas.com/vida.htm

2 Ilustre escritor, periodista, historiador, diplomático, político, catedrático universitario, generador y promotor de la cultura ecuatoriana, americana y mundial, nacido el 20 de abril de 1897 en la ciudad de Loja (provincia de Loja), llamada por el propio Benjamín Carrión «el último rincón del mundo, pero con un potencial cultural enorme, [...] la tierra más bella de las existentes en la tierra». http://cce.org.ec/index.php?id=130&action=mi

3 Augusto San Miguel Reese nació en Guayaquil el 2 de diciembre de 1905. Hijo del abogado Manuel Cirilo San Miguel Sánchez y Ana Rebeca Reese Berry. Murió el 7 de noviembre de 1937 en Guayaquil, veinte y cinco días antes de cumplir treinta y dos años de edad. http://www.edufuturo.com/educacion.php?c=1929

4 Wilma Granda, Christian León, “El Largometraje en el Ecuador”, Cuadernos de Cinemateca, CCC, No.3, 2001. http://www.edufuturo.com/educacion.php?c=1882

5 Gremios de Realizadores audiovisuales ecuatorianos o extranjeros radicados en el país que buscaban agruparse para tratar de lograr algunas formás de protección y auxilio estatal (1980). http://www.asocine.org/principal1.html

6 Escupir al cielo: Ratas, ratones y rateros. “El film de Sebastián Cordero (1999) es la primera película ecuatoriana que pretende mapear audiovisualmente al Ecuador, y para hacerlo adopta lo popular-juvenil como punto de fuga de su narración”, afirma Gabriela Aleman. Recuperado en http://www.edufuturo.com/imageBDE/EF/11295.ratas.pdf

7 http://www.cncine.gov.ec/index.html y http://cncinecuador.blogspot.com/

8 Ficha técnica: Género: drama; Guión y Dirección: Sebastián Cordero; Producción: Lisandro Rivera; Música: Sergio Sacoto-Arias; Fotografía: Matthew Jensen; Montaje: Sebastián Cordero y Mateo Herrera Primal; Intérpretes: Carlos Valencia, Marcos Bustos, Cristina Dávila, Fabricio Lalama, Irina López, Simón Brauer, Lupe Machado, Liliana Ruiz, Alfredo Martínez, Fernando Rodríguez, Antonio Ordoñez, María Belén Moncayo, Diego Naranjo, José Antonio Negret, Javier Andrade, Elena Torres y Augusto Sacoto.

9 Verbo casi en desuso. Acolitar: acción de ayudar desinteresadamente a un amigo. (Nota de los editores)

Bibliografía

- Aleman, G. Escupir al cielo: Ratas, Ratones y rateros. Recuperado en http://www.edufuturo.com/imageBDE/EF/11295.ratas.pdf - Loza Cisneros, R. Plan de promoción de cine ecuatoriano encaminado a fomentar la cultura cinematográfica en la ciudad de Quito.

Recursos Electrónicos

- http://www.vivecuador.com/html2/esp/historia.htm

- http://www.mmrree.gov.ec/mre/documentos/pais/historia/contituciones.htm

- http://www.dlh.lahora.com.ec/paginas/temás/cine85.htm

- http://www.cncine.gov.ec/index.html

- http://cncinecuador.blogspot.com/

- http://www.edufuturo.com/educacion.php?c=3397

- http://cce.org.ec/index.php?id=46&id_sub=120&action=mi

- http://www.asocine.org/index.html


Nuevo Cine Ecuatoriano: Ratas, ratones y rateros fue publicado de la página 25 a página28 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº17

ver detalle e índice del libro