1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº17 >
  4. La mutación del sexo en la obra cinematográfica de Pasolini

La mutación del sexo en la obra cinematográfica de Pasolini

Padilla, Juan David

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº17

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº17

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la imagen Edicion III.

Año V, Vol. 17, Agosto 2008, Buenos Aires, Argentina | 111 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

La mutación del sexo en la obra cinematográfica de Pasolini

Quizá la obra de Pasolini sea una aplicación del cine de arte y ensayo sobre su biografía, entonces sus películas serían episodios discontinuos que infieren y sugieren sobre el conflicto interno de él mismo como personaje y su drama existencial.

Pier Paolo y el sexo. La temática atravesó su poesía, literatura, ensayos y cine. Se reconoce una trilogía en su filmografía, la de la vida, y se susurra que intentó con Salo iniciar otra, la de la muerte, pero la muerte le llegó en el camino. Una tercera tríada podría ser temática y estar completa: geopolítica, sexo y lucha de clases.

Planteó territorios sociales, el sexo en la clase baja como instintivo, carnal, con la única finalidad de cumplir el deseo, en la clase alta, el coito a plazo fijo con mil intereses de por medio, penetración que busca someter, con fines políticos y económicos.

Es interesante ver como desarrolla el sexo en tres películas: Mamma Roma (1962), Teorema (1968) y Salo (1975), porque utiliza vanguardias cinematográficas distintas. La calle neorrealista en Roma, el arte y ensayo de entre casa y alrededores en Teorema donde retrata a la burguesía y el sexo burgués con una cuota neorrealista (a través de Emilia la mucama y su forma de llevar el duelo mental en su pueblo natal y su entorno pobre, con puesta en escena en ambientes de exteriores e iluminación naturalista). Saló escapa a las etiquetas, tiene influencia de arte y ensayo, podría ser nouvelle vague sino fuera por su amplio presupuesto en producción, calza temporalmente en el cine moderno y prefigura al cine postmoderno: su influencia se siente en películas de Alejandro Jodorowsky.

Pasolini supo conservar libertad estilística por un lado y a la vez ser constante en lo argumental, por el otro. Atravesó una evolución interna de la mano del cine. Un poema suyo plasma la imposibilidad de mutar y su visión social:

“Nosotros los pobres tenemos Poco tiempo de juventud

Y de belleza: mundo, puedes

Continuar sin nuestra presencia.

¡Esclavos de nacimiento!

Gusanos, jamás mariposas, muertos en el nido del tiempo.

Los ricos no pagan el tiempo:

Los días robados a la belleza de nuestros padres y nosotros.

¿No ha de acabar el ayuno del tiempo?”

(Pasolini P. (2002), Del Diario (1945-47),)

Episodio I: En la calle

Mamma Casarsa. En el pueblo natal de su madre vive la mayor parte de su adolescencia y juventud, tiene sus primeras experiencias sexuales con hombres a los 17. De los mismos campesinos cosecha el amor por su carisma y el rechazo por su homosexualidad: en 1949 los carabineros lo denunciaron por corrupción de menores y actos obscenos en lugares públicos.

Pasolini perdió su puesto de docente y fue expulsado del partido comunista. Se muda con su madre a Roma, viven en la miseria, logra publicar y comienza a generar controversia, calificada su obra literaria como pornográfica y obscena con la prensa católica y fascista y además la crítica comunista en su contra. Todo un comienzo neorrealista.

En Mamma Roma, película ambientada en 1945, en blanco y negro, la protagonista es una prostituta a la que nunca se la ve ejercer explícitamente, los planos secuencia la muestran mientras deambula en las calles de noche con una colega, habla con clientes y se libera de su chulo. Migra junto a su hijo con el que nunca vivió en busca de una vida mejor pero vuelve a alquilar su sexo chantajeada por su antiguo explotador. Pasolini asoma sus ideas políticas, sociales y estéticas.

El oficio de prostituta instala la temática sexual. El sexo está en el texto: los personajes hablan de él, la prostituta le pide a una colega que se acueste con su hijo para alejarlo de su primer amor, una chica fácil que no le conviene.

El blanco y negro muestra la gama de grises posibles en la vida. Los perfiles de los personajes prueban su fascinación por los marginados.

Episodio II: En la mente

Teorema es una película desesperada, autobiográfica. Plantea el conflicto existencial que desencadena con su partida un huésped que enamora a toda una familia tipo. Brotan impulsos amorosos incestuosos, homosexuales y adúlteros. Los primeros planos tienen la intención de detonar el sexo en la cabeza del espectador, es sugestiva, apela a lo que el espectador infiere. Es objetiva, ve los conflictos internos los expone, pero no es explícita.

David Bordwell, en La narracion en el cine de ficción, sostiene que en la narración de arte y ensayo es muy característica la aparición de los tiempos muertos en donde el ritmo de la acción está en el tiempo psicológico del personaje que la desarrolle y no en el tiempo newtoniano; son tiempos con un nivel de dramatismo altísimo y de mucha tensión, físicamente duraderos.

Por ejemplo en Teorema las escenas iniciales que presentan a los personajes, cuando se ve por primera vez al padre dentro de un auto, alternado a esta acción también se presenta al hijo que sale de la escuela con unos amigos, luego aparece la hija caminado por la calle con un chico y a continuación la madre en una habitación con la mucama dialogando. Lo particular de las cuatro escenas es el ritmo interno que maneja, mayormente construido desde el sonido, no hay sonido ambiente ni se escuchan los diálogos: todo esta musicalizado por una misma canción de suspenso, que introduce al mundo emocional de cada personaje.

Cuando se aleja el huésped la familia se derrumba: el amor sensual y la admiración divina que tenían por él quedan interrumpidas y sin lugar en el que depositarlas. Pasolini muestra los cambios sin monólogos internos, no entra en la mente de ninguno, únicamente los sigue.

Vemos sus actos: Lucía, la mamá, se vuelve una promiscua, Odetta, la hija entra en shock y queda inmóvil mirando sus fotografías y recorriendo los pasos junto a él, Pedro, el hijo, exterioriza su impotencia a través del arte, pintando retrato tras retrato y Pablo, el padre, se aleja de los demás y se une al desierto.

Emilia la mucama, en contraste a los integrantes de la familia, sale del hogar vuelve a su pueblo y según los paisanos es una santa que levita. El director retoma el tópico de las clases sociales y su territorio: la burguesía no sale de su mundo, siempre está ahí dentro de sus palacios y los pobres peregrinan su padecer por las calles.

Pasolini se explaya en el libro Teorema: “¿De modo que esta santa campesina puede salvarse, siquiera en este agujero histórico ningún burgués podrá salvarse, ni como individuo ni como colectividad? Como individuo, porque ya no tiene alma sino tan sólo consciencia - acaso noble, pero por su índole misma, mezquina y limitada- ; como colectividad, porque su historia se agota sin dejar huellas, dejando de ser la historia de las primeras industrias para ser la historia de la completa industrialización del mundo” (Pasolini P., 1971. Pag 197)

Episodio III: En la carne

Su obra es una crítica a sí mismo, a la burguesía, mitifica el atractivo de los hombres apuestos para las altas esferas, aun asumido como homosexual ante la sociedad y siendo aceptado, no se acepta todavía de manera interna, tampoco como nuevo burgués. Cuando logra ser un director reconocido expone con más crudeza el sexo en la sociedad.

En Saló su obra más polémica por la crudeza de las imágenes y la fuerte critica a la vocación sadomásoquista de la burguesía fascista, obra sin sutilezas que refleja un Pasolini maduro y convencido de su legajo artístico, que sin miedo inmortaliza su concepción de la sociedad y la lucha de clases a través de secuestros y sometimiento sexual.

Saló es una adaptación de los 120 días de Sodoma del Marqués de Sade, Saló es una ciudad italiana en la posguerra en la que el presidente, el duque, el obispo y el magistrado secuestran a 18 personas, hay 4 ex-prostitutas que instruyen a los secuestrados en las prácticas sexuales que rigen en la casa donde los tienen cautivos. Hay reglas de comportamiento sádicas y perversas, vigilantes armados.

Los hacen defecar en cuencos y luego comen en conjunto el deshecho como producto de la mása, la másificación es consumismo de podredumbre para Pasolini.

La cámara de Saló muestra un mundo morboso sadomásoquista, si el espectador espera ver en primer plano como violan una chica, él lo omite, omite lo esperado y muestra lo que preferiría no ver.

Dentro del film el que puede mirar tiene el poder, pero quien mira el film debe someterse a lo que le exhiben.

Sólo los burgueses pueden mirar, los que tienen el derecho al placer de la observación. Son los dueños de los medios de

producción del placer: los cuerpos son objetos de los que se adueñan y disponen para producir placer.

En Saló a una joven la sientan a orinar sobre la cabeza de uno de los captores, que se excita mientras bebe de su orina. La toma es vista desde la cabeza de una virgen. La escena es un resumen de lo planteado por Karl Marx y su materialismo histórico sobre las relaciones de producción: las personas se relacionan por lo que producen y en las condiciones que producen más que por sus personas. Mercado, sexo, religión, los prisioneros de Salo ven su territorio que es apenas su cuerpo, ocupado y explotado produciendo un goce alienante.

Pasolini mismo lo explicitó en su libro teorema: “¿El moralismo es la religión (cuando existe) de la burguesía?, ¿De modo que el burgués ha reemplazado el alma por la conciencia?” (1971, Pág. 159)

Acusa a la burguesía de manipular a su conveniencia las relaciones sociales basándose en que la moral orbita fuera del campo de los sentidos, ligada al fuero interno personal y la conciencia individual o colectiva y de intervenir el fuero personal para que sea favorable a los intereses burgueses y su moral.

Para ser un buen burgués hay que actuar y luego reflexionar, sentencia Pasolini.

Sobre sí mismo declaró: “… me considero laico y no creyente.

Mi religión es de un género más bien atípico, no se conforma a ningún modelo, no me gusta el catolicismo porque no me gustan las instituciones en general, por otra parte, creo que sería retórico declararme cristiano – si bien como ha dicho Croce ningún italiano puede no considerarse cristiano, culturalmente hablando… mi modo de ver el mundo, quizás es demásiado respetuoso, demásiado reverencial, demásiado infantil, yo veo todo lo que hay en el mundo, los objetos no menos que la gente y la naturaleza, con una cierta veneración sacra”(Pasolini su Pasolini, Conversaciones con Jon Halliday

Guanda, Parma 1992).

La religión aparece en Mamma Roma cuando Ettore, el hijo de la protagonista, muere crucificado en una camilla y un preso recita fragmentos de la Divina Comedia sobre el infierno. Expone las bases frágiles de la institución familiar y su sustento en el amor y la convivencia en Mamma Roma y Teorema, cuando el deseo y el sexo se atraviesan, la familia es una consecuencia del sexo y de la posesión, pero Pasolini festeja el sexo de los desposeídos, la clase baja que solo quiere saciar su deseo carnal, su instinto animal de marcar territorio en un horizonte corto: otro cuerpo que nunca les pertenecerá.

Menage a trois interruptus (trío sexual interrumpido)

Si la trilogía de la vida trataba sobre el sexo alegre, la posible trilogía interrumpida que comenzaba con Saló se perfilaba como una testimonial de la perversión y el fetichismo, la industrialización del sexo en medio de la industrialización de todo. La controversia continuaría, su última obra trasuda el axioma “Lo personal es lo político”.

Su vida con un final abierto donde no se ve pero se infiere la connotación política de su posible asesinato, aunque sólo se sexualizó su muerte: en noviembre de 1975, a los 53 años Pasolini habría levantado a un taxi boy de 17, lo llevó a comer y luego apareció muerto a golpes en un balneario. Un cuerpo expuesto a la intemperie italiana, buscando sexo acabó su vida.

Después de varias idas a la biblioteca nacional y las innumerables visitas a paginas de Internet, pude recopilar bastante información sobre Pasolini, no obstante con lo que ya tenía, fue fundamental para la realización de este ensayo haber estado predispuesto a ver su filmografía, de donde nace mi hipótesis y mi curiosidad sobre el cosmos mental de uno de los más grandes directores de las segunda mitad del siglo XX, es inevitable resistirse a la mágica narrativa y a su particular puesta en escena, que cuenta con influencias de las vanguardias cinematográficas y que si bien acopla estéticas de algunos movimientos cinematográficos no se estigmatiza en ninguno. Siendo artísticamente libre de exponer su arte a como el contexto lo pidiese.

Su pensamiento como director transciende los paradigmás cotidianos, da un viraje a todas las concepciones que como persona, lector y cineasta se tienen, incita a romper estándares cinematográficos y debuta con alternativas no convencionales; al mostrar la realidad dependiendo del público al que se dirija, pero vale la pena polemizar con profesionales en este arte para conocer sus puntos de vista.

Bibliografía

- Pasolini P. (2002). Del Diario (1945-47), Editorial Brujas, Córdoba, Argentina.

(1984). Amado mío perseguido por actos impuros, Editorial Sudamérica/ planeta, Bs. As, Argentina

(1971). Teorema, Editorial Sudamericana, Bs. As Argentina.

- Bordwell, D.: (1996), La narración en el cine de ficción, Cap.: “La narración de arte y ensayo”. Editorial Paidós, Buenos Aires.

Recursos electrónicos

- http://www.elpais.com/articulo/revista/agosto/ultima/cena/Pier/Paolo/Pasolini/elpepucul/20070817elpepirdv_4/Tes

- http://www.lanacion.com.ar/Archivo/nota.asp?nota_id=765551

- http://images.google.com.ar/imgres?imgurl=http://www.laespiadelsur.com/ppp60mm.jpg&imgrefurl=http://www.laespiadelsur.

com/pasolini01.htm&h=224&w=170&sz=28&hl=es&start=7&sig2=jZAEXF4GSZjnyRYISrGsIg&um=1&tbnid=VxnSlabED1AtGM:&tbnh=108&tbnw=82&eid=QK5VR-ObF4P-iAGW16jVBQ&prev=

Filmografía

- Acattone

- Mamma Roma

- El evangelio según san mateo

- Decameron

- Las mil y una noche

- Teorema

- Saló


La mutación del sexo en la obra cinematográfica de Pasolini fue publicado de la página 81 a página83 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº17

ver detalle e índice del libro