1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº36 >
  4. La historia del jean

La historia del jean

Tchicourel, Nicole

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº36

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº36

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos Ganadores

Año VII, Vol. 36, Marzo 2011, Buenos Aires, Argentina | 100 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

En este informe se contará la historia del jean y los procesos que se le realizan a la tela para llegar a confeccionar cualquier tipo de prenda. También se describirá la historia de los principales creadores de este rubro, tan utilizado en todo el mundo y se analizará el tratamiento de las imágenes, las etiquetas, los packaging y todo lo relacionado con los jeans.

Desarrollo

El jean comenzó siendo un pantalón rústico y durable inventado por Levi Strauss, para los mineros de California como la primera prenda hecha con denim en Estados Unidos. Levi nació en Alemania y fue uno de los europeos que atravesó el océano en el siglo XIX. En 1947, con 18 años de edad, llegó a Estados Unidos. Con la fiebre del oro se dieron cuenta que podía ganar más plata con su cuñado, David Stern, en insumos a los mineros, y así fue. Comenzó vendiendo carpas de lona a los buscadores de oro, pero esto no le funcionó. En 1853, Levi y su cuñado abrieron una tienda que vendía telas rústicas para toldos para carretas llamada Levi Strauss & Co.

Ese mismo año, un buscador se acercó y les comentó lo que estaba necesitando, “pantalones u overolls, preferentemente hasta la cintura, prácticos y sólidos y con muchos bolsillos, ya que los pantalones que usamos no son resistentes”. Levi le prometió para esa misma tarde hacerle un par en tela marrón, sin presillas y sin bolsillos.

En 1860 se le agotó el stock por el éxito de ventas y mudó su negocio a Battery Street, encargando a New York el envío de más telas. Levi además recibió unos paquetes con una tela compacta, también muy sólida pero flexible, de color azul teñida con el añil Denim.

Levi Strauss El primitivo overall de cintura era un pantalón sumamente elemental, amplio en las caderas y bien cuadrado, con costuras reforzadas, ojales para tiradores en lugar de presillas para el cinturón, una tira ajustable en la parte posterior y solo 3 bolsillos, dos adelante y uno solo atrás.

Los jeans nuevos eran azules oscuros y duros, pero con el tiempo se ablandaban y aclaraban. Para ajustarlo solo se usaba el botón delantero y la hebilla trasera del pantalón. La bocamanga estaba diseñada para ser usada dentro de la bota.

Los jeans eran estrictamente pantalones de trabajo y el color tan oscuro disimulaba la suciedad.

En 1872 el pantalón se volvió más fuerte ya que un sastre le agregó remaches en las zonas de mayor tensión de la tela, por ejemplo bolsillos. Nació así la primera marca, la más antigua: Levi Strauss & Co., que comenzó comercializando en California los primeros jeans, con su original “501”. En 1873 fue patentada la doble costura.

Muchas fueron las modificaciones y agregados que a través de los años fueron haciendo al jean básico: ya en 1873 frente a una posible futura competencia, Levi Strauss había comenzado a proteger su invento, fue entonces cuando decidió agregarle a los pantalones para simbolizar la marca una doble fila de hilo naranja en los bolsillos traseros en forma de decoración.

En 1886 se cosió la primera de las famosas etiquetas impresas en rojo. Cuatro años mas tarde se agregó un pequeño cuarto bolsillo en uno de los delanteros que suele llamarse relojero o monedero.

Al morir en 1902 Levi, deja como herencia una próspera compañía.

Los jeans 501 habían cambiado un poco desde sus orígenes, pero después de un tiempo Levi`s Company se reactivó.

El quinto bolsillo, segundo de atrás, apareció en 1905. Las presillas para pasar el cinturón, en 1922 y la típica tirita roja cosida al bolsillo trasero, se aplicó por primera vez en 1936.

Para enfatizar mas aún la idea de su marca, se difundió una publicidad representando la etiqueta de sus pantalones. En ella Strauss amarra dos caballos a un par de pantalones Levi`s y estos van en distintas direcciones. El pantalón gana, los caballos no logran romperlo.

H. D. Lee En 1849 Henry David Lee nacía en Vermont (Estados Unidos).

Con un gran sentido comercial y muy trabajador, supo invertir en sueldos hasta tener una fortuna. Decidió crear su propia empresa de ropa de trabajo, con la revolucionaria idea de confeccionar un enterizo, cosiendo una campera con un pantalón de jean. Esta pieza única fue el comienzo de Lee-Unión All, en 1913. Las fuerzas armadas estaban muy impresionadas por la creación de la marca, que la contrató para confeccionar los uniformes para la Guerra Mundial. En 1917, Lee tuvo una idea brillante: hacer publicidad de su marca en un diario, publicando su famosa frase para identificar su ropa especialmente confeccionada para los trabajadores: “el jean que construyó América”.

En 1926, Lee había creado una serie de modelos diferentes, incluyendo jeans y remeras. Dos años más tarde, fallece por consecuencia de un ataque al corazón en Texas.

Wrangler Es la marca más tardía en completar el prestigioso círculo The Big Three, las tres empresas originales y básicas en el universo de los jeans. En 1904, fue fundada una empresa de ropa de trabajo, que en 1919 fue llamada Blue Bell Overall Company, instalada en California del Norte. Cambió su nombre por el de Blue Bell Globe Manufacturing Company en 1936, cuando compró a la Globe Superior Corporation. Siete años más tarde, pasó a llamarse Blue Bell Incorporated.

Durante la Segunda Guerra Mundial la empresa se expandió al fabricar pantalones y camperas militares además de toda la ropa que necesitaban los soldados. En el año 1946 la Blue Bell Company comenzó a fabricar para los cowboys y los asistentes de los rodeos jeans Wrangler. Un año más tarde tuvo su gran acierto cuando logró imponer el prototipo número 13 de jeans con cierre relámpago para hombres del oeste que se transformó a partir de entonces en el más vendido en Texas.

Estilos

Country y cowboy: A medida que el país se iba recuperando de la depresión de 1930, los americanos buscaban nuevos héroes, cambiando la música de campesinos por la música de vaqueros, y el look era el del cowboy con botas, sombrero y jean azul.

En 1939, cuando la moda far west hizo furor entre los jóvenes norteamericanos del este, se lanzó al mercado el primer par de jeans femeninos, que cerraba por el costado y que carecía de bragueta.

Motociclistas La América de post-guerra tenía un nuevo héroe o anti-héroe vestido con jean. Miles de hombres que manejaban motos en la guerra volvieron encantados de ese medio de transporte y de la libertad que éste genera.

Marlon Brando y Lee Morvien dieron una identidad nacional a los motociclistas. Para tener patente de motoquero era necesaria una campera de cuero negro, remera, botas de cuero también negras, cinturón con importante hebilla plateada y por supuesto, un par de jeans, especialmente el Levi`s 501S con botones en la bragueta e importante bocamanga. Largas patillas completaban la imagen del motociclista.

Clásico En los `50 Marlon Brando, James Dean y Elvis Presley impusieron la imagen del joven rebelde. Cansados de la aburrida ruina de la post-guerra, los rebeldes y rockeros se metieron en los jeans ajustados para proclamar su individualidad y ostentar su juventud. Millones de adolescentes se les unieron y vistieron casi idénticamente. El jean era el uniforme y la expresión de la juventud. No importaba la edad para usar esa ropa ya que se descubrió que usar jean era como volver a la juventud.

Así, los jeans y la ropa de denim tomaron una nueva identidad.

Ya no eran ropa de trabajo sino que se transformaron en ropa casual. Por primera vez los jóvenes no tenían que vestirse como los adultos, tenían su propia ropa que identificaba la juventud. El lema para la nueva cultura joven que enseñó cómo se debían usar los jeans y las remeras se llamó “rebelde sin causa”.

Los jeans se transformaron en un símbolo tan americano como la Coca-Cola y la hamburguesa, generando un importante vehículo de internalización de su cultura.

El jean y la moda

Durante los años `70 los jeans fueron reconocidos por los franceses y entraron en la moda, cuando los creadores de alta costura los adoptaron en sus colecciones. El primero en adoptarlo fue Yves Saint Laurent, en conjuntos, abrigos, camperas y faldas de denim. En 1971 Kenzo presentó su línea de tricot sobre jeans desteñidos y deshilachados. Blusas de seda natural o tapados de zorro podían –al ser usados con jeans– imponer una imagen juvenil y clásicamente transgresora.

El jean de esta época era mas sexy por el ajuste del strech y con un denim más claro por los lavados industriales que incluían ácidos. Desaparecieron los clásicos de 5 bolsillos y comenzaron a usarse pantalones ciclistas, carpinteros con grandes bolsillos, baggies, strech, bombillas con cierres. Confeccionados con rasos y telas brillantes se convirtieron además, en el complemento ideal para bailar en las discotecas.

En la Europa de los `60 los jeans fueron los clásicos y tradicionales cinco bolsillos de las marcas Levi`s, Wrangler y Lee.

Luego aparecerán los patas de elefantes, los jeans deshilachados, patchwork, pintados con amapolas y espigas de trigo y los viejos overales, todos ellos asociados a los desfiles de manifestantes, a los slogans contra la guerra de Vietnam y a favor de la libertad sexual.

Los jeans para la mujer eran cada vez más audaces, desde los pequeños bikinis a los hots pants muy cortos. Los pantalones fueron cada vez mas ajustados y los modelos cigarette o un poco más anchos en las caderas y cortos, tuvieron gran éxito1.

Etapas del producto

Obtención del hilo En la primera etapa se realiza una separación preliminar y grosera de las masas de fibras que están muy comprimidas en los fardos. En la segunda etapa se trata de conseguir una materia prima de calidad homogénea y para ello se debe mezclar el algodón de distintos fardos.

Las abridoras de fardos se componen de tres a cuatro pares de cilindros que tienen púas o dientes, con los que arrancan mechones de fibras de algodón haciendo que el algodón compacto de los fardos se estiren y se abran. Para el transporte se usan condensadores para mantener constante el contenido de la humedad del ambiente. La alimentación se hace con capas alternadas de todos los fardos.

Proceso de hilatura Un hilado consiste en una superposición de fibras, ilimitada en su longitud y cohesionada entre sí por torsión. Las operaciones que van sucediendo van paulatinamente limpiando, separando, disponiendo las fibras en el mismo sentido de su eje longitudinal para darle torsión.

Finalmente se devanan en una bobina que luego será vendida como hilado o utilizada en teneduría.

Hilatura convencional 1. Mechera: Es una máquina de prehilatura que reduce el diámetro de la cinta. El producto de salida de esta máquina se llama mecha de primera torsión.

2. Continúa de hilar: La hilatura por continua de hilar de anillos estira, tuerce y enrolla en una sola operación continua e ininterrumpida.

El hilado se traspasa a bobinas aptas para ser usadas en posteriores procesos como trama o urdimbre.

Hilatura open end o a cabo abierto La cinta es conducida por unos rodillos hasta un cilindro disgregador donde se estira el material, que luego conducido por una corriente de aire, llega a un compartimento colector donde se encuentra un rotor que gira a altas revoluciones generando torsión a las fibras que van formando primero una mecha y después el hilo propiamente dicho que se bobina en bobinas o conos.

Devanado Es un proceso en el que el hilo se produce en los procesos de hilatura open end o continúa de hilar, se pasa a un cono para ser usado en el proceso siguiente de teneduría.

El teñido y el colorante índigo El colorante índigo es uno de los colorantes de origen natural más antiguos, extraído de una planta llamada indigofera originaria de China y la India.

El color azul añil no está presente en la planta sino que se obtiene luego de someterla a procesos posteriores.

Proceso de teñido Las telas denim tienen una construcción de sarga de 3x1 donde los hilos de urdimbre se encuentran teñidos y los de la trama se mantienen crudos. Por esta razón el color azul del jean se consigue tiñendo los hilos previamente al proceso de teneduría.

Método de aplicación de teñido de urdimbre El hilado crudo se tiñe en maquinas de producción continua.

El hilado se puede disponer en forma de cuerdas, o con el sistema de urdido abierto al ancho. En ambos casos, los pasos a seguir son los mismos, solo difieren en la disposición de los hilos en las maquinas.

Diferenciación por color Índigo puro, se logran a través de la cantidad de bateas de teñido utilizada y de la concentración del colorante, índigo modificado, colorante negro sulfuro que modifica el tono del índigo a un tono mas agrisado.

Teñidos Sobre-teñido: para modificar solo la trama de la tela.

Tinting: sobre teñido liviano para modificar el tono crudo de la trama.

Over-dying: sobre teñido intenso para modificar la tela.

Blue-Blue: con colorante azul.

Blue-Black: con colorante negro.

Teneduría Urdido Consiste en enrollar alrededor de un cilindro hilos en forma paralela, controlando su longitud y tensión uniforme para evitar arrugas o hilos tirantes.

Encolado Se aplica a ciertos hilados para darles resistencia y elasticidad adecuada para poder tejerlos.

Teneduría El Denim es un tejido que está formado por hilos de urdimbre y por hilos de trama. La característica de este tejido es que solamente los hilos de urdimbre están teñidos y los hilos de trama están crudos. En esta etapa se obtienen telas crudas, que resultan ásperas y rígidas debido a la incorporación de sustancias para facilitar el tejido. Los tejidos se confeccionan en telares, el denim al ser un tejido plano se elabora con dos conjuntos de hilos que se entrelazan perpendicularmente.

A proyectil En los telares a proyectil una especie de balín toma la punta del hilo de trama en un orillo, viaja a través de la calada y llega al otro extremo del telar, suelta la trama volviéndose a repetir el ciclo con un nuevo proyectil.

A chorro de aire Estos presentan en el extremo de la trama una tobera que lanza un fino pero enérgico chorro de aire comprimido que arrastra la trama por todo el ancho de la calada.

Procesos de terminación La tela tal como sale del telar no puede ser utilizada en confección, es por eso que para conferirle a las prendas las características de confortabilidad, tela blanda, informabilidad, característica de la prenda usada, mucha caída, etc. se le aplican procesos diferentes.

Chamuscado Se hace pasar la cara de la tela frente a un quemador de gas para eliminar las fibras superficiales, mejorando su aspecto y definiendo mejor la sarga.

Suavizado La tela pasa por un baño con suavizantes y lubricantes.

Predistorisionado Se procede a provocar una distensión previa con el fin de estabilizarlo, se desvía la trama aproximadamente de un 6% a un 9%, con esto se consigue evitar las piernas torcidas en los pantalones.

Sanforizado Le confiere a la tela una estabilidad dimensional por la cual las prendas no encogen o lo hacen dentro de parámetros razonables durante los procesos de terminación y/o durante el uso.

Confección

Recepción de materiales

Control de calidad Visualmente, se controlan cantidades y tipos de fallas, como tamaños, sectores fallados, color. En el laboratorio se controlan las calidades en la composición según los requerimientos estipulados.

Diseño y muestra Se controlan errores de diseño, cómo cae la tela, si los avios funcionan, se chequea la mordería. Se manda a lavar y se controla el encogimiento y la solidez del color.

Tizada Se dispone la mordería sobre la mesa de corte, se incluyen moldes de diversos talles o modelos.

Corte Se desenrolla la tela, se encima, se coloca la tizada, se fija todo para que no se mueva, se corta, se codifican y se agrupan las partes y se reciclan los retazos.

Confección Se unen las vistas, bolsillo, bolsillo relojero, fondo y piernas del derecho, se une el canesú a las piernas traseras, se unen delantero y trasero y se pega la cintura y se hacen las presillas.

Se borda la alegoría y se pegan los bolsillos traseros, se coloca la bandana antes o después del lavado y se cose el ruedo.

Lavado Casi no existe prenda de jean que luego de confeccionada no sea sometida a procesos posteriores para darle un acabado diferente.

Aspecto final Procesos para variar el aspecto final: Pre-lavado o pre-wash Desencolado sin stone Stone wash Bleach o bajada de color Blanqueadores ópticos Localizado Gold brush (esmerilado - frizado) Nevado Sobreteñidos

Polos de producción

Argentina se ha convertido, desde la aparición de los primeros intentos de producción locales, en una plaza muy fuerte en la industria del jean. Si bien las firmas que han sido creadas y expandidas en el país se han remitido a las grandes marcas internacionales, tomaron como modelo algunas características necesarias para nuestro mercado, aunque diferentes al resto del mundo.

Estas surgen de aspectos relacionados a la personalidad social básica. En Argentina se destaca el extremo ajuste en las prendas. Las marcas internacionales debieron desarrollar una moldería especial que incluía un calce profundo para ingresar sus productos en nuestro país.

Actualmente la tendencia en los textiles enfatiza estas características ya que cada vez se mezclan nuevos materiales elastoméricos con el denim para lograr un ajuste mayor. La exagerada necesidad de perfección y de una imagen atractiva y delgada que denote juventud es una de las razones de esta estética de la perfección típicamente argentina. Esta búsqueda de perfección física surge de la gran inseguridad por la carencia de la propia identidad.

La intensa movilidad social es una de las tantas causas de la inseguridad y dificultad de delinear una identidad tanto a nivel nacional como individual. En Argentina, como en el resto del mundo occidental, la producción masiva de jeans comenzó hacia 1970. Se inició con el diseño de un jean clásico: el five pocket (índigo) la etapa de mayor producción y consumo. La publicidad y las técnicas hicieron convertir al jean en emblema de la cultura de masas y juventud. Las industrias jeaneras comenzaron a instalarse en las ciudades con mayor cantidad de población.

Hacia 1993 en Argentina comenzó una época de importantes transformaciones en el sector productivo industrial. A partir de 1995 el MERCOSUR sumado a Chile y Bolivia aportaba una nueva esperanza con sus potenciales 236,5 millones de habitantes.

En la Argentina se siente el impacto del crecimiento que se suma a la llegada de la producción China con precios que anulan la competencia. La situación es sumamente compleja y se agrava por las diferencias salariales en los diferentes países.

El consumo anual de jean por persona que en Argentina y Brasil en 1996 fue de 0,7, disminuyó en 1999 a 0,6. En los Estados Unidos en cambio es de 1,7.

La empresa Levi`s había decidido volver a la Argentina en 1995 para hacerse cargo de su propia marca. La política tanto de Levi`s como la de grandes multinacionales es invertir en la región produciendo y comercializando tanto en Argentina, Uruguay y Brasil. Algunas marcas argentinas, atraídas por el crecimiento potencial y en la necesidad de encontrar nuevos mercados, han comenzado a comercializar sus productos en algunas importantes ciudades de Brasil, también se dieron franquiciados en Paraguay, Uruguay y Chile.

Hacia fines de 1997 la industria jeanera estaba formada por 1000 empresas en todo el país, que comercializaban unas 1600 marcas, con un nivel de ocupación de 11.000. Las empresas más grandes agrupaban un 27% del personal, con un promedio de 300 empleados cada una. Las medianas concentran al 32% de la mano de obra, con 70 empleados por empresa y las menores reúnen el 41%, con un promedio de 5 empleados por firma.

Así, la producción se encamina hacia tres segmentos bien definidos y diferentes de consumidores: los seguidores de la moda, los tradicionales, y los consumidores de producción de baja calidad y precio.

Ciclos de la moda

Las estrategias que desarrollan las marcas para organizar la producción según el perfil de los grupos de consumidores puede también tener correspondencia con las diferentes etapas del ciclo de vida de los productos.

El ciclo de la moda es una sucesión de etapas por las que pasa cada prenda de acuerdo a un esquema de producción y consumo capitalista. Este comienza cuando finaliza la revolución industrial hacia 1860 y se va a mantener estable hasta la actualidad.

En el caso puntual del jean, al ser considerado una nueva tipología, es decir un esquema básico que es generador por si de otras formas, resulta no solo estable sino ajeno a los vaivenes de los ciclos de la moda. Carece de la alternancia de épocas de furor y de latencia. Por lo tanto, esos segmentos de mercado que iban a ser satisfechos en el transcurso de la evolución natural del ciclo, son previstos por las marcas desde la producción. Al estar diversificadas, las marcas se reparten en el mercado al diseñar o comercializar diferentes productos, concebidos desde su origen, para cada uno de estos segmentos.

El jean, al estar fuera del mecanismo de la moda y no incluido en sus ciclos, se despliega simultáneamente por todas estas vías de comercialización. Se puede considerar, que solo aquellos recursos accesorios utilizados por las marcas para distinguirse en sus acabados y colores, pueden llegar a cumplir las etapas de esos ciclos. Para la última etapa, que cierra el ciclo con la comercialización de los saldos, se ofertan aquellos productos que quedaron fuera de la circulación simbólica, por estar muy ligados a una temporada en particular o por haber sido furores de moda ya extinguidos y archivados.

Los furores son incidentes especiales de la moda, que se diferencian por la intensidad con que se presentan y por la rapidez con la que desaparecen. Los furores de moda presentan como característica, la irracionalidad y la intensidad (…)2 Símbolo de la sociedad industrial Como prenda emblemática de la sociedad industrial, el jean llega en la actualidad al máximo de su poder, al imponerse en casi todo el mundo a partir de la cultura de masas, ya que reúne en sí mismo todos los requisitos que determinan su éxito.

En primer lugar, se ha convertido como “prenda de trabajo” en el símbolo de la modernidad, ya que puede representar mejor la obsesión por la producción que ha caracterizado a toda época.

En segundo lugar, cumple más que ninguna otra prenda, con todas las estrategias de la cultura de masas. Con la homogeneidad de sus formas, muestra la ventaja de haber desarrollado, una propia característica estructural que la configura.

Cumple además con el ideal democratizador, porque llega a todos los segmentos sociales, aunque por supuesto, los diferentes estilos de vida son contemplados por las marcas, que señalan diferencias simbólicas.

En sociedades que se pretenden democráticas, basadas por lo tanto en la premisa de que los hombres nacen iguales (sin superioridad en sangre ni nobleza) el consumo es el área fundamental para construir y comunicar las diferencias sociales. Ante la masificación de la mayoría de bienes generados por la modernidad, las diferencias se producen cada ves mas, no por los objetos que poseen, sino por la forma que se los utiliza3.

Es interesante interpretar al jean como un signo complejo y multifacético de la cultura de masas, ya que se encuentra bajo una cantidad de sentidos agregados, que van desde identidades socioeconómicas a sexuales, relevancia de la edad e información tecnológica, hasta beneficios ideológicos, funcionales y de confort. Está cruzado por tantos códigos sociales, corporales, kinestéticos, funcionales y materiales, que no puede considerarse al jean como una prenda que tiene un cierto y único valor, o que cumple una cierta función sino que sus significados son múltiples y van a depender de la combinación de estos aspectos.

En su aspecto material, está abierto al futuro. En su aspecto semántico, existe una compleja codificación de marquismo y publicidad, considerada como indicadores de valor y distinción.

En su aspecto simbólico, puede relacionarse con otros objetos o cargas, como el cuerpo y la piel.

Este signo jean termina de construirse según las ofertas del mercado en el consumidor. Al usarlo, cada consumidor le completa el significado con su aporte personal o con los usos singulares que le asignen los grupos a los cuales pertenezca.

Esto puede ocurrir ya que la comunicación directa de la materialidad de un práctico pantalón de denim, esconde otra forma de comunicación indirecta que por supuesto excede su simple función original.

Existen casos

(...) en que el objeto pierde hasta tal punto su funcionalidad física y adquiere hasta tal punto valor comunicativo, que se convierte ante todo en signo y sigue siendo objeto solo en segunda instancia. La moda es uno de los casos4.

Para poder tener un sentido en el sistema de los demás objetos - signo, el jean, –que a diferencia de las demás prendas que se exponían al consumo, no podía mostrar una marcada personalización en sus series– debía apelar a la pura imagen para mostrar las diferencias.

Imagen de la marca

La imagen resultaba la responsable de provocar en el consumidor su adhesión a la marca a través del tiempo. En la actualidad, la tendencia apunta a considerar más funcionalidad de la prenda, que su marca. El consumo de jeans guiado por el marquismo que fue predominante hasta fines de los años 90` tiende a ser desplazado.

Las etiquetas adoptaron materializaciones muy diferentes y singulares. Cada recurso de identificación ha estado relacionado a la tendencia de cada década. Así pasó con las etiquetas de cuero que remitían a lo rural, vaquero y salvaje, y los materiales que lo representan. Las etiquetas metálicas, en cambio, remitían a un estereotipo en boga a partir de la película Top Gun, de apariencia militar: campera aviadora, camisetas y chapitas de identificación en el cuello, bien visibles y exhibidas. Estas características elegidas por las marcas para diferenciarse con respecto a otras, aluden a características in esenciales que además cumplen con la función de dinamizar las series y fomentar el consumo.

A la hora de vender un jean, cada marca hace valer su imagen.

Aunque también es cierto que más allá de las marcas, cada época y de acuerdo a las necesidades sociales del momento, se unifican los discursos de la publicidad; marcando una tendencia: humor, erotismo, inocencia e ingenuidad con la presencia de niños. En la actualidad, la publicidad de cada marca –en especial referido al segmento tradicional de la moda– busca asociar su producto a un estilo de vida especial.

Las marcas que se dirigen al segmento de bajos precios, en cambio, prefieren enfatizar precisamente esa característica.

De allí que no realicen campañas publicitarias costosas para no gravar sus productos. Dentro del sector tradicional, una de las marcas que más promociona y publicita es Levi`s Strauss.

En una mayor proporción se emplean los medios gráficos para publicitar los jeans, en menor proporción la televisión; y escasamente radios y diarios. Cada uno de estos medios traduce en su lenguaje específico los distintos discursos de la época y de las marcas.

Consumo de imagen

En la actualidad no existe la fidelidad a una marca específica; sino que se buscan diferentes opciones. Por esta razón, las marcas buscan su diferenciación y el valor agregado del diseño. Así, en el momento de comprar una prenda se tiene en cuenta su corte y calce; y luego la calidad. El precio y la textura resultan variables menos relevantes.

La marca es entonces, sinónimo de calidad, identidad de la empresa y diseño, y no sienten que su personalidad esté reflejada en los atributos o modelos que las marcas ofrecen, también se tiene en cuenta la propuesta publicitaria de la marca.

Conclusión

A partir de lo analizado se llega a la conclusión que desde que se creó el jean hasta el día de hoy se cambió mucho ya que las necesidades en ese momento no son las mismas que las de ahora. Antes se usaba para los trabajadores y en la actualidad lo puede usar cualquier persona, desde los niños hasta los ancianos como ropa sport o elegante-sport.

También pude investigar lo que se le hace a la tela hasta que termina siendo una prenda de Denim ya sea una campera, una camisa, un pantalón, un short o una pollera.

Según las encuestas realizadas pude averiguar que la gente prefiere el jean porque es más cómodo y más fácil de combinar con otras prendas. En comparación con otros pantalones, también es más durable y más práctico para todos los días.

Notas

1. Revista Base Textil Nº 94, El jean: evolución de una prenda de uso cotidiano, mayo/junio de 1991.

2. Susana Sualquin, La moda en la Argentina, Emecè, 1990, p 131.

3. Néstor García Canclini, Revista Diálogos, El consumo sirve para pensar, Perú, 1991.

4. Umberto Eco, Psicología del vestiré, cap. El hábito hace al monje, editorial Lumen, Barcelona, 1976.

Bibliografía Saulquin Susana, Jeans: La vigencia de un mito, Argentina, Editorial Nobuko, Febrero 2004.

http://www.azurechic.com.au/site/index.cfm?display=77800 (visitada el 15/09/2010)

http://www.denverfabrics.com/pages/static/denim/denim.htm (visitada el 15/09/2010)

http://www.designboom.com/eng/education/denim2.html (visitada el 15/09/2010)

http://www.ideafinder.com/history/inventors/davis.htm&rurl=translate.google.com.ar&usg=ALkJrhjrb3HuDZyVPxaJ_ymzlV9EIkZ04Q (visitada el 15/09/2010)

http://www.ideafinder.com/history/inventions/story013.html (visitada el 15/09/2010)

http://www.ideafinder.com/history/inventors/strauss.htm&rurl=translate.google.com.ar&usg=ALkJrhgANpXsGRKTlyZI55AMsvDv0-wtBA (visitada el 15/09/2010)

http://www.jeans-and-accessories.com/history-of-blue-jeans.html (visitada el 15/09/2010)

http://www.levi.com.ar/argentina/empresa.aspx (visitada el 15/09/2010)

http://www.tormo.com/perfiles/36/Levi_Strauss,_fundador_de_la_compania_Levis%C2%B4s_Strauss.htm (visitada el 15/09/2010)


La historia del jean fue publicado de la página 51 a página57 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº36

ver detalle e índice del libro