1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37 >
  4. Recuerdos imborrables

Recuerdos imborrables

Velásquez, Natacha

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita Segundo Cuatrimestre 2010 Proyectos Ganadores Comunicación Oral y Escrita Segundo Cuatrimestre 2010

Año VII, Vol. 37, Abril 2011, Buenos Aires, Argentina | 116 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Síntesis

A Graciela Cardozo, mi madre, con tan solo veinte años le tocó vivir uno de los momentos más terribles de la historia de nuestro país, que le marcó la vida para siempre. Todo sucedió en el año 1982, en Ushuaia, en la época de la guerra de Malvinas, cuando luego de una fiesta realizada por el pueblo para recolectar cosas para ayudar a los combatientes, se produjo un incendio que provocó la pérdida absoluta de lo recaudado. Esto entristeció muchísimo a mi mamá, pero su dolor se hizo aun mayor cuando al día siguiente se enteró por medio de un comunicado, que los tripulantes del crucero General Belgrano habían naufragado. Pero parte de ese dolor se transformó en ira, cuando unos días después llegaron al puerto de la ciudad y vio cómo el gobierno los trató, aislándolos de toda la población, sin que nadie pudiera verlos, ni tocarlos, cuando todos estaban esperando demostrarles el orgullo que sentían por ellos.

Conclusión

La época de la guerra de Malvinas fue terrible para todo el país, pero yo solo puedo ver y sentir el dolor de mi mamá, ese dolor que nunca se fue y que siento que nunca se le va a ir, porque esos recuerdos nunca se borran, esos recuerdos quedan impresos en la memoria, y aunque uno quisiera borrarlos, arrancarlos de uno, es imposible. Hay tantos momentos que mi madre con el tiempo se olvida sin querer, tantas anécdotas y etapas de su vida que simplemente se van de su mente, y aunque hace el intento por recordarlos, no vuelven, y esos momentos, esos días y noches de horror, de temor, de angustia e incertidumbre, siguen ahí.

Yo creo que a muchas personas les debe pasar algo similar, pero lo bueno de estos recuerdos –si se pueden considerar buenos– es que sirven para ayudar a que no se repitan, a que no vuelvan a pasar.

Mi mamá me enseñó que todo en la vida sucede por una razón, todo ocurre para aprender y crecer. Que ella y todos los que tuvieron que vivir ese horror, cuenten la historia dolorosa que sufrió nuestro país, y se transmita de año a año, ayudando y permitiendo que no vuelva a suceder hacen que las enseñanzas de mi madre tengan sentido una vez más en mi vida.


Recuerdos imborrables fue publicado de la página 35 a página35 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37

ver detalle e índice del libro