1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37 >
  4. Augusto Bartolucci: un pintor italiano

Augusto Bartolucci: un pintor italiano

Plaza, Cecilia

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita Segundo Cuatrimestre 2010 Proyectos Ganadores Comunicación Oral y Escrita Segundo Cuatrimestre 2010

Año VII, Vol. 37, Abril 2011, Buenos Aires, Argentina | 116 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Síntesis

Augusto Bartolucci era mi tátara abuelo –abuelo de mi abuela materna–. Nació en Italia. Era el hijo menor de tres hermanos de una familia muy humilde. Estudió y se recibió de decorador gracias a una beca obtenida por la gran capacidad y habilidad que tenía y que descubrió su profesor de pintura. Pero, una vez terminados sus estudios, vivió y trabajó veinticuatro años en Argentina. Allí, también se casó y fue padre de siete hijos, junto a su esposa Amalia. Tuvo una vida inquieta, fragmentada, llena de deseos, pasión y locura.

Se dedicó íntegramente a la pintura y a la decoración. Tal fue su don para esta rama del arte, que luego de su muerte obtuvo el reconocimiento merecido, a través de una exposición en su honor. Se llevó a cabo en Fano, su ciudad de origen. Para este acontecimiento, mi abuela María tuvo que viajar hasta allí en barco, llevando algunas de sus obras que conservaba porque las había heredado de su abuelo.

El trabajo consistirá en relatar su vida, su historia, su trabajo y anécdotas que la familia recuerda.

Conclusión

Mi madre, de pequeña, me relataba los detalles de un ritual que se repetía anualmente en su casa. Dos cuadros de grandes dimensiones permanecían guardados detrás de un armario.

Una vez por año, mi abuela los sacaba para ver en qué condiciones se encontraban. Cada vez que esto sucedía, ella les repetía a mi madre y a mis tías las coloridas anécdotas de quien los había pintado, su abuelo, mi tátara abuelo, Augusto Bartolucci.

Si bien yo no conocí esos cuadros, he podido descubrirlos en fotografías durante el transcurso de mi investigación y me siento parte de una historia que refleja lo que somos como sociedad, en cuanto al rico aporte de los inmigrantes que viajaron a estas tierras en busca de un futuro mejor. Con respecto a mí, me quedo con la inquietud acerca de si fue el destino o la pura casualidad el hecho de que yo viva en la misma localidad donde él lo hacía mientras estaba en la Argentina.

Cerca de una de las iglesias que él mismo decoró y que fue destruida por el fuego, dato que yo ignoraba por completo. A partir de este conocimiento que he adquirido, me siento más arraigada a la zona donde residimos con mis padres.

En cuanto a su historia, pienso que quizás, su existencia llena de pasión, de pecados y complicaciones influyó, años más tarde, en el valor de su nombre y como consecuencia, de sus obras. Siento que yo también he pintado su retrato en estas líneas, la representación de una vida apasionada, aventurera, arriesgada pero que en el fondo deja un sabor amargo. Me pregunto si habrá sido feliz durante sus años en Argentina, si habrá podido cumplir los sueños que trajo en su bolso desde Italia. Además de cumplir con un trabajo práctico final, en lo personal fue bueno descubrir una personalidad como ha sido Augusto, entre mis antepasados.


Augusto Bartolucci: un pintor italiano fue publicado de la página 60 a página60 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37

ver detalle e índice del libro