1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37 >
  4. Las brujas no existen, pero que las hay, las hay

Las brujas no existen, pero que las hay, las hay

Bergamaschi, Jazmin

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita Segundo Cuatrimestre 2010 Proyectos Ganadores Comunicación Oral y Escrita Segundo Cuatrimestre 2010

Año VII, Vol. 37, Abril 2011, Buenos Aires, Argentina | 116 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Síntesis

La siguiente investigación se basa principalmente en una entrevista realizada a mi abuela materna para indagar acerca de alguna anécdota que sea interesante y así poder realizar un atractivo cuento, con el objetivo de demostrar que los adultos de hoy fueron niños.

La reflexión sobre este tema resulta importante ya que refleja un periodo en la vida de mi abuela, de su niñez, tan diferente, siendo feliz con las pequeñas cosas de todos los días, a pesar de las adversidades, de una ruda vida rural, en medio de una guerra civil. En nuestros días, estas cuestiones cobran especial relevancia, dado su avanzada edad, verla a través de la distancia como una niña, lo cual me fue muy difícil, sobre todo con esta pequeña anécdota,que la muestra tan distinta a la “señora” medida, siempre correcta e incapaz de dañar a alguien.

El cuento “las brujas no existen pero, que las hay, las hay..” cuenta la historia de mi abuela, cansada de los maltratos que recibía por parte de sus compañeras, descubre una fuerza interior que no sabía que poseía; utilizando como medio una simple ramita.

Conclusión

En pocas palabras, pude comprobar que los valores esenciales, como la justicia, permanecen inalterables a través de las épocas y que a pesar de los cambios en la civilización, la naturaleza humana prevalece, priorizando el pertenecer a un grupo, en el cual el individuo ocupa un lugar por sus características propias, y es reconocido por sus pares.

También permanece inalterable la fuerza que puede reunir una persona en situaciones límites, aunque parezca débil para luchar, enfrentar a las adversidades y salir adelante, como en el caso de la guerra, el desarraigo, la soledad, las diferencias sociales, la falta de educación, etcétera. Pude reconocer en mi abuela aquella pequeña y ella me devolvió una persona más humana y más real, a la que aún puedo disfrutar escuchando historias que me ayudan a resolver los problemas en mi vida.


Las brujas no existen, pero que las hay, las hay fue publicado de la página 68 a página68 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37

ver detalle e índice del libro