1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37 >
  4. Persevera y triunfarás

Persevera y triunfarás

Baltar, María

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita Segundo Cuatrimestre 2010 Proyectos Ganadores Comunicación Oral y Escrita Segundo Cuatrimestre 2010

Año VII, Vol. 37, Abril 2011, Buenos Aires, Argentina | 116 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Síntesis

Ernesto Mai, o Tito para sus allegados, fue un gran hombre.

Desde muy joven tomó la decisión de dedicar su vida a Dios y a ayudar a quienes más lo necesitaran. Sin embargo, llevar a cabo su objetivo no fue tarea fácil. Su interés en la religión comenzó durante la secundaria, en el Colegio del Salvador, una institución jesuita muy prestigiosa, que valoraba por igual lo académico y lo religioso. Allí tenía misas semanales y muchas actividades vinculadas al catolicismo. Tito participaba en todas ellas. Con tan solo 15 años él ya sabía que deseaba ingresar en el seminario, pero al ser tan joven su padre se interpuso. Ernesto padre –apodado Alolo, años después por sus nietos– cambió a Tito a un colegio del Estado sin catequesis para encaminarlo hacia otros intereses.

Cuando Tito egresó, a pesar de tener las capacidades académicas para estudiar las carreras más complejas, seguía deseando ser sacerdote. Pero su padre aún no se daba por vencido y como resultado pasaron varios años antes de que Tito pudiera ingresar al seminario. En el ínterin él se recibió con honores de la carrera de derecho de la Universidad de Buenos Aires, abrió un estudio de abogados con dos amigos y ejerció la profesión exitosamente. En los veranos viajó por el mundo misionando en los lugares más carenciados. En 1954 finalmente enfrentó a su padre, y después de tanto tiempo Alolo no tuvo más remedio que aceptar la decisión. Seis años más tarde, su hijo se ordenó de cura y gracias a su inteligencia y su carisma pudo ejercer los cargos de párroco de la Iglesia de Santa Julia y docente y vicerrector del Seminario Metropolitano de Devoto. Paralelamente, empleó sus conocimientos de derecho ejerciendo como fiscal del Tribunal Eclesiástico, donde se encargaba de las anulaciones matrimoniales. Sus logros no pasaron inadvertidos y en 1992 fue nombrado rector de la Catedral Metropolitana de Buenos Aires.

Durante ese periodo creó la Comisión Pro-Catedral, que tuvo la función de restaurar el edificio que en ese momento estaba en muy mal estado. Por esta operación Tito fue muy elogiado y en el 2002, luego de su muerte, se colocó una placa en la entrada de la Catedral, honrando su servicio a la misma.

Conclusión

La investigación que fue llevada a cabo para hacer este trabajo me permitió formarme una idea del tipo de hombre que fue mi tío abuelo, de su personalidad y su carácter. De cómo era percibido por la gente que lo conocía. Me abrió paso a comprender porqué tomó la decisión que cambiaría el resto de su vida.

A pesar de no estar de acuerdo con sus creencias, es admirable la determinación y la paciencia de Tito a la hora de cumplir su objetivo de ser sacerdote. Él se mantuvo firme ante los obstáculos y no sólo logró su propósito, sino que también fue muy exitoso en ello. Al final, la espera le fue útil, no sólo para comprobar si realmente ese era su destino, sino también para poder hacer la carrera de derecho, que luego pudo emplear en su nueva profesión de sacerdote.

Por último, al aprender de su juventud, pude ver un lado de mi tío abuelo que no conocía, uno más similar a mí de lo que me hubiera imaginado. Gracias a este trabajo pude echar un vistazo a su vida y recordarlo por lo que fue: un muy buen sacerdote, pero más que nada, un gran hombre.


Persevera y triunfarás fue publicado de la página 70 a página70 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37

ver detalle e índice del libro