1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37 >
  4. De cómo se forjó un apellido

De cómo se forjó un apellido

Pavlov, Emilio

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita Segundo Cuatrimestre 2010 Proyectos Ganadores Comunicación Oral y Escrita Segundo Cuatrimestre 2010

Año VII, Vol. 37, Abril 2011, Buenos Aires, Argentina | 116 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Síntesis

Mis antepasados salieron de Yugoslavia a principios del siglo pasado. Asustados, ignorantes de su destino, pero unidos.

Don Nicolás Pavlov y su esposa sobre todas las cosas sentían su unión. Primero, pasaron por Chile para luego aceptar una propuesta que los llevó a Ushuaia. De allí no se movieron más, excepto yo, claro. Fueron muy prolíficas todas las generaciones: en proyectos, en concreción de proyectos y sobre todo en hijos.

En Ushuaia el apellido Pavlov es digno de respeto. Respeto ganado a fuerza de trabajo, de constancia y honestidad. Se trata de una ciudad pequeña, donde los cambios resaltan y la familia Pavlov siempre llevó y lleva un papel central. La gestoría Nicolás Pavlov (mi antepasado europeo) e hijos, ubicada en el mismo lugar mítico de su fundación es un hito memorable para la población. Yo hoy hago mi parte en Buenos Aires, estudiando, poniendo lo mismo que pusieron todos los Pavlov: trabajo, constancia y honestidad.

Conclusión

A veces siento que mi apellido me pesa. No es una fea sensación, simplemente la identifico como una responsabilidad ineludible. Pienso en la llegada de mis abuelos, allá por principios del siglo XX, a un Chile frío y desértico, aguerrido. Luego su pase a Ushuaia, tan frío y bravo como Chile y me digo que siempre vale la pena hacer un esfuerzo más. ¿Qué hubiera hecho yo? Sí, es cierto, a veces uno tiene ganas de largar todo, de tener tiempo libre, de levantarse a la hora que desea y obedecer a menos obligaciones, pero ¿es así como se forja un apellido?


De cómo se forjó un apellido fue publicado de la página 72 a página72 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37

ver detalle e índice del libro