1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37 >
  4. Mi abuelo, una gran persona

Mi abuelo, una gran persona

Marastoni, Facundo

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita Segundo Cuatrimestre 2010 Proyectos Ganadores Comunicación Oral y Escrita Segundo Cuatrimestre 2010

Año VII, Vol. 37, Abril 2011, Buenos Aires, Argentina | 116 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Síntesis

La historia de mi abuelo es simple, pero no por eso menos rica. Una historia de fracasos y éxitos como cualquier otra. Y de una vocación amada y jamás cumplida. Mi abuelo, desde muy chico tuvo dos pasiones: los aviones y la música. Una de ellas le fue esquiva, la otra, lo llenó de satisfacciones. Mi abuelo inició su actividad en las Fuerzas Armadas con diecisiete años y jamás las abandonó. Primero se enroló en la Marina y gracias a ella conoció el mundo, además de hacer sus primeras armas en la banda musical. Una vocación comenzaba a cumplirse, pero mi abuelo no abandonaba su deseo de ser piloto de avión. Abandonó la Marina y se anotó en el curso de ingreso para la Fuerza Aérea: el primer paso se había dado.

Un paso en falso: no pudo rendir el examen.

Se enroló en el Ejército y por supuesto en la banda de músicos, actividad que le dio sus mayores satisfacciones: llegó a ser el mayor compositor de marchas militares de la historia de la fuerza. Incluso la actual sala de música del Regimiento 7 de Arana lleva su nombre.

Conclusión

Si me guío por los hechos, mi abuelo fracasó en su principal vocación: ser piloto de avión. Pero me equivocaría. Tal vez mi abuelo era músico, un músico que soñaba con volar. Y pienso esto porque la música llenó a mi abuelo –y a todos sus descendientes– de un enorme orgullo.

A veces, cuando pienso que una sala de música de un regimiento lleva mi apellido, se me ocurre pensar: ¿estaré yo a la altura de las circunstancias? ¿Seré capaz de afrontar los fracasos, sobreponerme y alcanzar mis objetivos?


Mi abuelo, una gran persona fue publicado de la página 73 a página73 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37

ver detalle e índice del libro