1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37 >
  4. Mi abuelo paterno Lala

Mi abuelo paterno Lala

Ferraro, María

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita Segundo Cuatrimestre 2010 Proyectos Ganadores Comunicación Oral y Escrita Segundo Cuatrimestre 2010

Año VII, Vol. 37, Abril 2011, Buenos Aires, Argentina | 116 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Síntesis

La vida de mi abuelo paterno, Rubén Ferraro, o “Lalá”, –como se lo llamaba en mi familia–, siempre estuvo rodeada por la música y el cine. Tuvo una vida muy intensa y rica, lo que yo sé de él, es por lo que me cuenta mi padre, mi abuela Yaya, mis tíos y mi mamá, ya que compartí muy poco con él porque yo vivía en Buenos Aires y él en la ciudad de Tandil, a donde siendo más chicos íbamos entre cuatro y cinco veces por año, pero después cada vez menos por nuestros compromisos acá. También conozco parte de sus logros a través de un artículo periodístico del diario El Eco de Tandil, en su sección “Que es de la Vida de Rubén Ferraro” y de una entrevista que le hizo la periodista Flavio Contoli de la revista de Tandil, Tiempos Tandilenses, Las mejores historias de la ciudad de Tandil, en donde residió la mayor parte de vida.

Tuvo ocho nietos y falleció en la ciudad de Tandil a los ochenta y cinco años, el 22 de marzo de 200. Sus restos fueron cremados a su pedido y arrojados al mar en la ciudad de Necochea, provincia de Buenos Aires, dónde él pasó las mejores vacaciones de su vida rodeado de los suyos.

Estuve presente en esa ceremonia íntima y final. Estaba mi abuela, mis tíos, mis primos, mi padre y yo, que quise acompañarlo.

Lo despedimos por la mañana, era un día soleado, el cielo en su infinitud y el mar con su profunda belleza y el rumor de sus olas, lo mecen día a día para que descanse en paz.

Conclusión

Haber analizado e investigado la vida de mi abuelo paterno, Hernán Rubén Ferraro, me ha dejado la enseñanza de cómo una persona puede superar las distintas situaciones criticas que le presenta la vida. En el caso de él, la muerte temprana de su padre no lo paralizó sino por el contrario, lo hizo trabajar con seriedad en la música y posteriormente, comenzando desde muy abajo en el mundo del cine, para llegar a transformarse con los años en un verdadero empresario, siendo socio y administrador de todos los cines de la ciudad de Tandil, provincia de Buenos Aires.

Siento un gran orgullo por su trabajo, que es tan reconocido en la ciudad Tandil, y porque ha protagonizado la vida social y empresaria allí, publicándose artículos que hacen alusión a la importancia que tuvo. Por otra parte, admiro de él la pasión con que encaró la música y el cine, pero más aún el amor profundo que siempre demostró por su familia, adoraba a mi abuela Marta y a sus cuatro hijos, lamento que la distancia no me haya permitido disfrutarlo más.


Mi abuelo paterno Lala fue publicado de la página 77 a página77 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37

ver detalle e índice del libro