1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37 >
  4. La familia: el más admirable de los gobiernos

La familia: el más admirable de los gobiernos

Goldberg, Carolina

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita Segundo Cuatrimestre 2010 Proyectos Ganadores Comunicación Oral y Escrita Segundo Cuatrimestre 2010

Año VII, Vol. 37, Abril 2011, Buenos Aires, Argentina | 116 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Síntesis

A través del siguiente trabajo contaré la historia de vida de mis abuelos paternos: Ana y Herman. Quienes formaron a lo largo de los años, una hermosa familia. Herman nació en Polonia, el 1 de febrero de 1907. Su familia estaba conformada por su padre, su madre y dos hermanos mayores. Ana nació el 3 de diciembre de 1914, también en Polonia. Ella fue la última en llegar a la familia luego de tres hermanos mayores.

En 1926, tras el contexto mundial que se vivía, del período entreguerras, ambas familias por separado decidieron emigrar a Argentina. Herman debido a las condiciones económicas, sólo pudo viajar con su padre y su hermano. Ana, por otra parte, y en una situación similar, arribó al país con su padre y uno de sus hermanos. Él, junto a su familia se hospedaron en el Hotel de Inmigrantes, y tuvieron diversos trabajos con el fin de juntar dinero.

Ana, su padre y su hermano vivieron un largo tiempo en Resistencia (Chaco), mientras trabajaron en un pequeño almacén que poseían familiares cercanos. Luego de unos años, en Buenos Aires, Ana y Herman se conocieron y después de dos años de novios decidieron casarse. El tiempo fue pasando y tras unos años de matrimonio nació Adela, su primera hija.

Cuatro años más tarde llegó Adolfo, el hijo varón.

Sus hijos fueron creciendo mientras que Herman trabajaba reponiendo mercadería y herramientas en zonas rurales, hasta que finalmente pudo comprarse sus hectáreas de campo.

Adela, cuando terminó la secundaria, decidió ir a estudiar a Buenos Aires la carrera de Contador Público mientras que Adolfo se quedó en Olavarría trabajando con su padre.

El 27 de mayo de 1989 falleció Herman a causa de un accidente cerebro vascular. Y bastantes años después, el 22 de junio de 2009 falleció Ana en la ciudad de Buenos Aires.

Conclusión

Personalmente me gustó mucho escribir este relato, ya que pude saber más sobre la historia de mi familia, en este caso de mis abuelos paternos. Me sirvió mucho para entender de dónde vienen y el porqué de muchas cosas, como por ejemplo los rasgos de la personalidad de cada uno. Además creo que desperté interés en mis familiares cercanos, ganas de leer la historia, y los noté entusiasmados en aportarme datos para poder escribirla.

Internamente, en alguno momentos, esta historia despertó una sensibilidad en mí, ya que a Herman no lo conocí y sentí ganas de haberlo hecho, y por otro lado me trajo muchísimos recuerdos de mi infancia, de la cual mi abuela fue protagonista.

También tuve la oportunidad de ver un poco más unida a mi familia por este tema, ya que entre Adolfo y Adela, los hijos de Ana y Herman, fueron reconstruyendo momentos vividos a través de recuerdos de ambos.

En el primer momento de sentarme a escribir, me costó mucho comenzar, ya que tenía muchos datos y no sabía por dónde ni cómo comenzar. Además, creo que la falta de vocabulario, fue una dificultad para la redacción y para la utilización de sinónimos. Asimismo, debo decir que no fue fácil concretar la totalidad del desarrollo porque en momentos se me confundían acontecimientos o fechas.

Seguramente, la adolescencia de Ana y Herman fue bastante conflictiva y muy difícil debido al contexto mundial que se vivía y a la situación familiar de cada uno. Distintas experiencias hicieron que cada uno de ellos recibiera la recompensación merecida con la hermosa familia que lograron formar y las cosas que lograron juntos.

Quienes lean esta historia, deberían pensar y aprender sobre ellos. A pesar de las complicaciones que se les presentaban; desde la humildad alcanzaron sus anhelos y es el claro ejemplo de que se puede ser feliz con lo que cada uno posee, sea mucho o poco. Algo que debemos tener siempre en cuenta en cada acto que realizamos, es que si algo lo deseamos mucho debemos luchar para conseguirlo, a pesar de las trabas que se nos presenten ante nosotros. Y deberíamos aprender a disfrutar las cosas simples y dejar de lado las ambiciones.

Cada día recuerdo cómo nos divertíamos con “la abuela Ana” y de la forma que esperábamos las vacaciones para pasarnos los días en el campo, aprendiendo cosas con papá, y jugando con la abuela. Pero un día, sin darnos cuenta crecimos y las circunstancias fueron cambiando hasta llegar al día de hoy.

Ana y Herman quedarán en el recuerdo de cada uno de los personajes de esta historia, por la hermosa familia que supieron formar. Y aunque ellos ya no estén con nosotros, esta historia continuará con sus hijos, nietos y bisnietos.


La familia: el más admirable de los gobiernos fue publicado de la página 91 a página92 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº37

ver detalle e índice del libro