1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº21 >
  4. Espacios… tradicionales, nuevos y futuros

Espacios… tradicionales, nuevos y futuros

Maldonado, Leonardo [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº21

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº21

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la imagen. Edición IV. Trabajos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación

Año V, Vol. 21, Mayo 2009, Buenos Aires, Argentina | 157 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

En uno de sus poemas más conocidos, El futuro es espacio, Pablo Neruda reflexiona acerca de lo que Marcel Proust llamaría, evocando a los griegos, la tragicidad del amor. El espacio que el poeta chileno plantea, que no es otro que el de la felicidad de la pareja, es trágico debido a que la imposibilidad del amor es eterna; aspecto cíclico que expresa en la tríada “soledad-esperanza-nueva soledad”. Atrás quedó el amor desesperado / que no tenía sitio para un beso, escribe en la segunda estrofa; divisa luego a la mujer recién llegada detrás de la cordillera, a la que invita, en este espacio descubierto, a volar a la pura soledad.

En el arte, la cuestión del tratamiento del espacio ocupa un lugar central. Las reflexiones de los autores de los escritos que forman parte de este apartado dan cuenta de las siguientes inquietudes: a) la representación del espacio –sea este teatral o cinematográfico– y el significado que convoca; b) las nuevas materialidades y soportes, entre los que se destaca el cuerpo humano, donde el arte puede desarrollarse; y c) las nuevas posibilidades que la tecnología aporta al cine de Hollywood: la creación de espacios virtuales.

En relación con el primer eje, en Resignificación del teatro isabelino a través de la escenografía de Jorge Ferrari para Romeo y Julieta, de Alicia Zanca (2003), Cecilia De Vecchi describe las principales características del teatro isabelino y luego analiza la concepción espacial que el escenógrafo despliega en la obra; así, interpreta el significado de los colores, el uso de la utilería, la danza aérea y el vestuario, entre otros aspectos, en relación con el texto de Shakespeare. En El circo de Freaks: mundo donde se cruza la normalidad y la anormalidad, Laura Lozano Velásquez analiza cómo se representa el espacio circense en el film de terror de Browning de 1932 a partir de distintas categorías teóricas de sesgo estructuralista.

Asimismo, alude a las representaciones de las pistas construidas en The Circus (1928), de Chaplin, y de I Clowns (1970), de Fellini, con el fin de diferenciarlas del film de la Metro Goldwyn Mayer.

Los textos que muestran una preocupación por los nuevos soportes y lugares en los que el arte puede desarrollarse, hacen hincapié tanto en la nueva relación que se establece entre la obra creada y el espectador como en el nuevo rol que este ocupa, que es activo. Sin embargo, quizás en su entusiasmo por afirmar el carácter o estatuto artístico de este tipo de obras, como las performances, y por describir las nuevas sensaciones que este nuevo espectador percibe al presenciarlas, realizan una analogía no del todo válida al declarar la pasividad del espectador frente a una obra de arte “tradicional”.

María Clara Jenik, en Arte y Comunicación: Simbiosis, da cuenta de la importancia de Duchamp en tanto pionero de la creación de un nuevo tipo de obra que reclamaba una nueva mirada y una nueva relación con el espectador; luego, presenta los trabajos de tres artistas mujeres, Ana Mendieta, Cindy Sherman y Frida Kalho, que comprometen sus propios cuerpos, aunque de distintas maneras, en sus obras. En Nuevos espacios para la representación artística, Déborah Mazza rescata los rasgos vanguardísticos del land art, o arte de la tierra, y analiza las transformaciones visuales que artistas como el matrimonio Christo-Jeanne Claude o el argentino Nicolás García Uriburu, producen en escenarios naturales con fines estéticos.

En La mujer como objeto de arte, una vez que Agustina Servideo diferencia la representación de la desnudez femenina en un cuadro y la exposición de la desnudez en una obra performática en relación con el público, presenta las principales características del body art, o arte del cuerpo. Analiza así los trabajos de Yves Klein, uno de los primeros exponentes de este arte, y de la artista francesa Orlan. Por su parte, Ayelén Scarsini realiza una recorrido histórico, que incluye el Renacimiento, las vanguardias y las neo-vanguardias, en el que trata la evolución de los soportes de las obras. De este modo, en Desarrollo de la materialidad en el arte, llega a presentar los cambios del sustento material en los trabajos de los artistas argentinos Alberto Greco y Nicola Constantino. Finalmente, en El Graffiti: ¿extremo de la utilización de los soportes del arte?, Josefina Tarquini da cuenta de los orígenes de esta práctica urbana callejera y de su relación con la evolución de los soportes en la historia del arte, y plantea tanto el estatuto de este arte así como la relación que mantiene con sus espectadores.

En relación con el último bloque de inquietudes teóricas señaladas, María José Moscoso, en El vactor y las escenografias virtuales dentro del contexto fílmico de Titanic, y Carolina Vásquez Triana en La Tierra Media en la era digital, explican cómo los diseñadores de efectos visuales lograron la creación de espacios y personajes virtuales que se insertan en la superficie del film de modo realista y convincente.


Espacios… tradicionales, nuevos y futuros fue publicado de la página 10 a página11 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº21

ver detalle e índice del libro