1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº21 >
  4. Influencia de vanguardias del siglo XX en el diseño editorial

Influencia de vanguardias del siglo XX en el diseño editorial

Brega, Natalia

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº21

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº21

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la imagen. Edición IV. Trabajos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación

Año V, Vol. 21, Mayo 2009, Buenos Aires, Argentina | 157 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El siglo XX fue una época de grandes cambios sociales, políticos, culturales y económicos que dieron origen a movimientos artísticos como respuesta a estos cambios radicales, que cuestionaron los valores, sistemas de organización y funciones sociales establecidos. Las realidades locales influyeron profundamente en las ideas de artistas y teóricos.

Algunos de estos movimientos artísticos como el futurismo, el dadá, la escuela de De Stijl, la Bauhaus y el constructivismo tuvieron un fuerte impacto sobre las artes visuales y gráficas, a través del surgimiento de nuevos conceptos como el lenguaje gráfico de la forma y la comunicación visual. Esta influencia se aprecia en la evolución de varias disciplinas como el diseño tipográfico, publicitario y editorial.

La evolución del diseño editorial está directamente relacionada con la pintura, la poesía y la arquitectura del arte moderno. Esto se debe a que muchos de estos movimientos vanguardistas utilizaban como medio de difusión de sus ideologías materiales gráficos como el cartel y el libro, entre otros. Esto permitió la inclusión de nuevos recursos teóricos y comunicacionales en el diseño: utilización formas abstractas, adopción de teorías del color, la Gestalt, el fotomontaje, el collage y la tipografía.

Por lo tanto, son las vanguardias artísticas permiten al diseño gráfico constituirse como disciplina en constante evolución.

Los movimientos artísticos y la agitación política fueron quienes generaron grandes cambios en el diseño gráfico. Futurismo, Dada, Bauhaus, Constructivismo y De Stijl, crearon una nueva visión en todas las disciplinas de las artes visuales y el diseño. Todos estos movimientos se opusieron a las artes decorativas y populares de su tiempo y fueron de gran influencia para el diseño editorial.

Futurismo

Movimiento artístico revolucionario que tiene su origen en Italia en 1909. Cuyo máximo exponente es Fillipo Marinetti tras publicar en el periódico Le Fígaro el "Manifiesto del Futurismo" [para mayor información ver anexo 1]. En este manifiesto se plasmaban las ideas futuristas, llamaba a la guerra y argumentaba el amor por las máquinas de velocidad y la vida moderna. Al mismo tiempo se impugnaban los museos, las librerías, el moralismo y el feminismo.

Este movimiento tenía sus fundamentos en la búsqueda de nuevas formas de expresión, siendo una de las primeras vanguardias en romper con las formas tradicionales. En sus trabajos buscaron representar la energía de la velocidad con textos repartidos a modo de collage, utilizando la tipografía como un elemento autónomo de diseño.

Este movimiento fue revolucionario en todas las ramas de las artes visuales; pero puso a prueba al diseño de página, ya que la armonía y la simetría fue rechazada como cualidad del diseño, debido a que contradecía la explosión expresiva del estilo futurista que fluía a lo largo de la página.

Se produce un quiebre fundamental en la puesta en página: anteriormente, se promulgaba una alineación horizontal; en cambio, con el inicio del futurismo se abandona esta tradición, diseñando las páginas con una composición dinámica, no lineal. Como declara Marinetti:

“El libro futurista debe ser la expresión de nuestro pensamiento futurista. Y no solo eso. Mi revolución se dirige a la llamada armonía tipográfica de la página, que se opone al flujo y reflujo, a los saltos y estallidos del estilo que la unifica. De esta manera, en la misma página utilizaremos tres o cuatro colores de tinta, e incluso veinte modelos diferentes de tipografía, si fuera necesario. Por ejemplo: itálica para una serie de sensaciones uniformes o rápidas, negrita para onomatopeyas violentas, y así sucesivamente. Con esta revolución tipográfica y esta variedad multicolor de las letras busco redoblar la fuerza expresiva de las palabras”1.

Es decir, el futurismo busca vencer el estatismo de la linealidad de la escritura y plantea una desestructuración del texto impreso, a través del uso del color y de diferentes familias y variables tipográficas buscando ante todo la expresividad de la página impresa. Obteniendo como resultado una simultaneidad de niveles de lectura, quebrando la unidad textual de la linealidad sintagmática.

El futurismo creó nuevas formas de arte determinadas por lo lúdico. El lema principal de este movimiento “la palabra en libertad” influyó a nivel mundial y se le otorgó a la tipografía un gran protagonismo en la puesta en página con una desestructurada disposición espacial de las formas. Es gracias a Marinetti que comienza la llamada “revolución tipográfica".

Como se dijo anteriormente, lo simétrico fue rechazado y la tipografía comienza a vincularse con la pintura, denominándose “tipografía libre”. Ellos iniciaron la publicación de manifiestos, la experimentación tipográfica y las maniobras publicitarias, miles de volantes eran arrojados a las multitudes. Su corta existencia aproximadamente hasta 1914, influyó en las obras de Marcel Duchamp, Fernand Léger y Robert Delauay en París, así como en el constructivismo, el dadaísmo y la escuela De Stijl.

Dadaísmo

El dadaísmo surgió en Suiza y fue, en un primer momento, un movimiento literario que se desarrolló espontáneamente.

Uno de los exponentes más importantes del grupo era Tristán Tzara, quién editó el diario 'Dada' en 1917, fue en esta publicación donde exploró la poesía fortuita y la poesía del absurdo [ver anexo 2 Instrucciones para hacer un poema dadaísta, por Tristán Tzara].

Como toda vanguardia del siglo XX, el dadaísmo tiene como fin expresar el rechazo de todos los valores sociales y estéticos del momento. Los dadaístas utilizaban para este fin métodos artísticos y literarios intencionalmente incomprensibles, apoyándose en lo absurdo e irracional.

A través de sus producciones literarias buscaban impactar al público con el objetivo de que este reconsiderara los valores estéticos establecidos. Para ello manipulaban como materiales, desechos industriales. Los dadaístas adoptaron el lema de Bakunin: “¡La destrucción también es creación!” Los dadaístas, a pesar de “no hacer arte”, produjeron un arte visual significativo e hicieron grandes aportes al diseño gráfico.

Sus ideologías apuntaban a elevar la consciencia pública y política y a promover un cambio social. Para ello recurrieron al fotomontaje2.

Con respecto a la puesta en página, los dadaístas buscaban la libertad total y buscaron deshacerse de los preceptos tradicionales del diseño tipográfico. Al mismo tiempo, mantuvieron el concepto del cubismo acerca de las letras como formas visuales concretas, no solo como símbolos fonéticos. Su rechazo del arte y la tradición permitió a los dadaístas enriquecer el vocabulario visual del futurismo. Aunque consideraban al futurismo como demasiado realista, tomaron de él el concepto de simultaneidad y el “brutísimo” o música de ruido. Su síntesis de acciones espontáneas al azar permitió deshacerse de los preceptos tradicionales del diseño tipográfico.

La revolución tipográfica se debe en gran parte al éxito de Kart Schwitters. En un segundo plano, los célebres collages de Max Ernest, los de Schwitters e incluso las maderas de Hans Arp, crearon modelos que el diseño gráfico y el publicitario han perpetuado hasta nuestros días.

El dadaísmo fue el movimiento liberador más importante de su tiempo, que nació como una protesta contra la Guerra, pero sus actividades destructoras se volvieron más absurdas y extremas al terminar el conflicto armado. El dadaísmo, como movimiento decayó y dejó de existir a finales de 1922.

Racionalismo suizo: De Stijl

Movimiento fundado en Holanda, en 1917 con la publicación del diario De Stijl, en donde pintores como Piet Mondrian, Bart van der Leck y arquitectos como Theo van Doesburg exponían sus teorías.

Las formas visuales De Stijl poseían un vocabulario visual reducido, de colores primarios sumados al blanco y negro y con construcciones de figuras básicas. En 1924, Mondrian desarrollara su teoría del elementalismo, donde declara la diagonal como elemento compositivo más dinámico que las construcciones horizontales y verticales.

En el plano del diseño gráfico, este movimiento fundamentó la creación de un diseño funcional. Otro de los principios básicos de este movimiento, era el uso del sistema de retículas construidas a partir de elementos geométricos y organizados matemáticamente.

Este sistema introdujo estrictas jerarquías de niveles de lectura, e innovaron acerca de la aplicación de una única familia tipográfica, en una o dos variables sobre la misma pieza, enriqueciendo la comunicación objetivo-informativa.

La "Nueva Tipografía" se vio envuelta en su máxima síntesis, y aplicación puramente funcional. Las principales características de este estilo se identifican por la síntesis de recursos visuales, el empleo de retículas constructivas como método creativo, utilizando formas geométricas como módulo básico; el uso exclusivo de familias Sans Serif4 en busca de la uniformidad tipográfica. También la utilización de la fotografía en blanco y negro, en el cual el empleo de color queda limitado a la funcionalidad.

Una característica es la ausencia de ornamentación, respetando la objetividad del mensaje. En la puesta en página se observa una tendencia al encolumnado de texto central, y al mismo tiempo, un desarrollo del diseño de cada página en bloques de diferente tamaño. Al aplicar la modulación, se consiguen las proporciones adecuadas entre todos los espacios de la mancha y se fijan los criterios para la proporción de blancos de los márgenes que contienen al campo visual, el encolumnado, las calles entre módulos e interlínea.

El estilo suizo busca una unidad visual a través de la organización asimétrica de elementos sobre una retícula, el uso de tipos sans serif, tipografía marginada en bandera a la izquierda y la derecha, y la fotografía objetiva. Un rasgo importante de esta corriente es el compromiso de los diseñadores con el propósito de abordar su labor en función de la utilidad social.

Es decir, se trata de mantener la fidelidad en la forma de emisión de los mensajes.

Bauhaus

El término Bauhaus proviene de las palabras haus que significa casa y bau que significa construcción. La Bauhaus fue la consecuencia de la inquietud alemana por mejorar el diseño, y actualmente es estudiada como el mayor aporte al diseño.

En sus orígenes estuvo basada en los principios de William Morris y en el movimiento Arts & Crafts. La Bauhaus se basó en la experimentación. Reflejaba una estética funcional donde las líneas rectas y la geometría más estricta hallaban su lugar.

La producción de libros fue más bien monótona, ya que no se hicieron diseños al respecto. En cambio, en el diseño de carteles, periódicos, y otros impresos ocasionales, se genera un gran avance a partir de la experimentación.

La tipografía de la Bauhaus se impuso una nueva apariencia a partir de las de las exposiciones de la escuela. Esta se basaba en los grabados de De Stijl y el constructivismo ruso, estos anunciaban la reivindicación de la modernidad. Negro, blanco y rojo eran los colores principales. Lo que era significativo para el contenido se destacaba o se subrayaba. La página impresa ya no era simétrica, sino compuesta en equilibrio asimétrico; bloques, bandas y líneas eran ineludibles. Moholy-Nagy, un gran conocedor de la vanguardia constructivista, fue quien la introdujo en la Bauhaus, dando el impulso decisivo a la nueva tipografía.

Moholy-Nagy, con respecto al diseño editorial, incorpora referencias constructivistas y neoplasticistas: los elementos de la página, como filetes, bandas y bloques de texto, color y espacios en blanco, están organizados asimétricamente sobre retículas moduladas (en contraposición a la simetría central tradicional sobre retículas lineales), y evocan a las composiciones pictóricas de Theo van Doesburg y Piet Mondrian. En las portadas, que funcionaban como "serie" aunque tenían diferentes composiciones, se reducían los componentes del diseño a aquellos que eran puramente tipográficos. Moholy- Nagy hacía especial hincapié en la claridad absoluta del diseño sin nociones estéticas preconcebidas.

En su ensayo, Moholy-Nagy subrayaba ciertos principios de la nueva práctica tipográfica. En las composiciones había que introducir el elemento de tensión mediante el contraste de los componentes visuales (vacío/lleno, claro/obscuro, multicolor/ gris, vertical/horizontal, ortogonal/oblicuo), y ello debía conseguirse mediante la disposición del tipo. Era notable el acento en lo horizontal - vertical, lo bidimencional, influencias de De Stijl.

Otra de las innovaciones de la Bauhaus con respecto al diseño fue la búsqueda de un alfabeto sin distinción entre mayúsculas y minúsculas. Esta necesidad estaba basada en el hecho de que la letra de caja alta no se pronuncia oralmente y puede ser considerada como causante de una substancial pérdida de tiempo, de dinero y de otros recursos, por la cantidad de caracteres que precisa. Las publicaciones de la Bauhaus empezaron a suprimir el uso de las mayúsculas desde esa época.

El diseño editorial no solo se caracterizó por la composición dinámica con horizontales y verticales pronunciadas, sino también con la incorporación de la fotografía y de elementos de alto contraste en forma y color. Por otra parte, abandonó algunos preconceptos iniciales y fomentó la adopción de una gama tipográfica algo más amplia y la evolución de las retículas, que dejaron de ser estrictamente modulares, experimentando más con la superposición de módulos simples para crear complejidades dinámicas.

Constructivismo

Movimiento artístico ruso de principios del siglo, fundado por el escultor y pintor ruso Vladimir Tatlin y por Alexander Rodchenko, en 1921, cuando propusieron un punto de vista distinto al del Suprematismo (movimiento del "arte por el arte"). El nombre hace referencia a la construcción de esculturas abstractas partiendo de una gran variedad de materiales industriales. El movimiento, en general, defendió los ideales del utilitarismo, actitud frente al arte que dominaba en la recién constituida Unión Soviética, la cual sostenía que el arte debía ser fácil de comprender y tener una utilidad social.

El diseño constructivista se caracterizó por un estilo basado en formas verticales y horizontales sólidas y estáticas; recurriendo a la técnica del fotomontaje, como método de ilustración.

Para estos vanguardistas del diseño gráfico, la elección de una tipografía sencilla y legible, preferentemente de palo seco y la referencia obligada a la fotografía como lenguaje icónico testimonial, responden a actitudes ideológicas colectivas de un país en desarrollo. El lenguaje utilizado de la fotografía y la tipografía fueron tomados de la Bauhaus.

El primer órgano impreso del arte revolucionario fue el periódico Iskusstvo kommuny (Arte de la comuna). El número uno comenzaba con un manifiesto escrito por Maiakovsky.

Los protagonistas del arte izquierdista (Tatlin, Malevich, El Lissitzky, Popova, Rodchenko y Gan, entre otros) se agruparon alrededor de sus periódicos: LEF, Kinofot, Novyi LEF y Sovremennaia arkhitektura. El contenido y el diseño de cada número eran acontecimientos con derecho propio. El núcleo central en el que las ideas productivistas fueron entendidas de un modo consistente y claro.

Los conceptos centrales son los de funcionalidad y coincidencia de la forma con la finalidad. Sus imágenes se caracterizan por el ascetismo formal; formas geométricas y ángulos rectos, principios de montaje y producción industrial. Este movimiento está constituido por diversas vanguardias, que simbolizan lo revolucionario: se ha nutrido de movimientos de vanguardia como el Cubismo, el Suprematismo y el Futurismo.

En la publicidad estatal utilizan tipos simples, formas geométricas puras y estructuras claras. Crean en tipografía y en diseño gráfico un estilo totalmente desprovisto de adornos y genuinamente agitador, que ha acabado por asociarse particularmente con la Unión Soviética de los años veinte, y que contrasta fuertemente con los estilos decorativos que lo precedieron.

Las formas de letra son utilizadas del modo más apropiado para servir a la idea contenida en el texto. Así se desarrolla el principio característico de su trabajo: las manipulaciones tipográficas que crean un texto con énfasis y acento. Las frases se cortan según su significado, su entonación, su ritmo oral, y después se da a cada parte unas características propias de tipo, cuerpo y color, apropiadas para su papel dentro del mensaje global. Por último se entona la construcción tipográfica en su conjunto, tanto dentro de sí misma como en la disposición global de las palabras de la página. La sintaxis empleada es organizada, enérgica y agitadora. Conciben su trabajo como ejemplar, como una postulación de la tónica leal de toda la publicidad soviética.

La evolución del diseño editorial

El siglo XX se caracteriza por la aparición múltiples corrientes.

No todas se suceden linealmente en el tiempo, ya que las vanguardias no se pueden entender intentando establecer un orden cronológico.

El arte del siglo XX aparece como ruptura con respecto a lo anterior, pero esta ruptura no comienza sino a fines del XIX.

Los grandes adelantos de la técnica, la Revolución Industrial y el progreso moldearon la mentalidad del hombre a principios del siglo XX. También, la primera y segunda guerra mundial, contribuyeron al cambio.

A partir de estas revoluciones políticas y sociales, surge una gran necesidad de cambio que dio como resultado corrientes diversas e incluso contradictorias.

Los movimientos artísticos del siglo XX como el futurismo, el dadá, la escuela The Stijl, la Bauhaus y el constructivismo cambiaron las formas preestablecidas en cuestiones de diseño y transmisión de mensajes. Gracias a éstas surgieron nuevos conceptos en el lenguaje gráfico y en la comunicación visual. Esto permitió la evolución del diseño editorial hasta nuestros días.

Notas

1 Marinetti, Filippo Tomaso: “Destruction of Syntax-Imagination Without Strings-Words in Freedom” en Selected Writings. New York: Farrar, Straus & Groux, 1972 2 Técnica de manipular imágenes fotográficas y fusionarlas mediante la yuxtaposición.

3 También llamadas Palo seco. Ejemplos de estas: Akzidenz Grotesk, Helvética, Univers, entre otras 4 También llamadas Palo seco. Ejemplos de estas: Akzidenz Grotesk, Helvética, Univers, entre otras

Bibliografía

Lupton, Ellen (2004). El abc de la Bauhaus y la teoría del diseño. Gustavo Gili: Barcelona.

Meggs, Philip (1991). Historia del diseño gráfico. Mc.Graw Hill: México.

Pevsner, Nikolaus (2002). Pioneros del diseño moderno. Ediciones Infinito: Buenos Aires.

Read, Herbert (1984). Historia de la pintura moderna. Ediciones del Serbal: Barcelona.

Salina Flores, Oscar (1985). Historia del diseño industrial. Ediciones del Serbal: Barcelona.

Satué, Enric (1988). El diseño gráfico. Desde sus orígenes hasta nuestros días. Alianza: Barcelona.


Influencia de vanguardias del siglo XX en el diseño editorial fue publicado de la página 15 a página18 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº21

ver detalle e índice del libro