1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº21 >
  4. Características del Romanticismo en Mary Shelley´s Frankenstein, de Kenneth Branagh

Características del Romanticismo en Mary Shelley´s Frankenstein, de Kenneth Branagh

Sandoval Pereyra, Guadalupe

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº21

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº21

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la imagen. Edición IV. Trabajos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación

Año V, Vol. 21, Mayo 2009, Buenos Aires, Argentina | 157 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

El Romanticismo fue un movimiento cultural y político que se originó en Alemania a finales del siglo XVIII como una reacción al racionalismo de la Ilustración y el Neoclasicismo, dándole importancia al sentimiento. Su característica fundamental es la ruptura con la tradición, con el orden y con la jerarquía de valores culturales y sociales imperantes.

La libertad auténtica es su búsqueda constante, por eso es que su rasgo revolucionario es incuestionable. Debido a que remite a una manera de sentir y concebir la naturaleza, la vida y al hombre mismo es que se presenta de manera distinta y particular en cada país donde se desarrolla; incluso dentro de una misma nación se desarrollan distintas tendencias proyectándose también en todas las artes.

Si en la Ilustración brillaba la luz, en el Romanticismo abruman las tinieblas. Bajo su nombre, subyace un grito desgarrador de libertad. Después de la caída de Napoleón, el Romanticismo es una vía de escape para las jóvenes generaciones que aspiran a encarnar los principios revolucionarios. Lo romántico, entonces, designaba lo subjetivo desligado de toda autoridad, la disolución de los límites y de las leyes clásicas entre los géneros; encarnó, por tanto, las ideas de lo fantástico, lo sensible, lo onírico y lo nostálgico.

Se desarrolló fundamentalmente en la primera mitad del siglo XIX, extendiéndose desde Alemania a Inglaterra, Francia, Italia, España, Rusia, Polonia, Estados Unidos y las recién nacidas repúblicas hispanoamericanas. Tuvo aportes fundamentales en los campos de la literatura, el arte y la música.

Características del Romanticismo en el film de Kenneth Branagh

Esta película no tiene la intención de ser sumamente fiel al texto original de Mary Shelley, sino que intenta reflejar las ideas y el sentimiento romántico original que la autora le dio a su obra. Uno de los elementos con los que más trabaja el director es con esta idea de tinieblas, oscuridad y supremacía.

Esto se ve claramente en la fotografía, que tiende a la oscuridad.

Esto también se ve en los vestuarios y las escenografías, que en la mayor parte de la película rigen las paletas de los marrones, bordó, grises y negro, salvo en algunas primeras escenas donde los colores son más claros.

La idea de romanticismo se ve claramente plasmada durante todo el film, y los principales temas de esta corriente están constantemente en evidencia. Excepto en una de las primeras escenas, donde se puede ver un baile muy importante de un grupo de burgueses que danzan, se divierten, y se ven sumamente felices. La acción se sitúa en la casa de los Frankenstein, una familia muy adinerada. Todos los personajes que aparecen están vestidos con elegantes trajes color pastel; su entorno también los acompaña con los mismos colores.

Todos se ven alegres, el cuadro es totalmente armonioso, muestra diversión, felicidad y perfección. Todo el ambiente trasmite paz y alegría. En esta escena se puede ver la idea que tenía el racionalismo de la Ilustración. Esta corriente estaba en total oposición con la idea romántica. Según Munck (2001):

“Todas las pasiones y sentimientos son un mal en sí mismos. Todo lo desprovisto de armonía, todo lo desequilibrado y asimétrico, todo lo desproporcionado y exagerado se considera monstruoso en estética. Mientras que el romanticismo se basaba totalmente en los sentimientos”.

Me pareció interesante destacar este momento ya que luego todo lo que sucede en la película está ligado con la ideología romántica, que se opone radicalmente a esta idea de perfección, claramente manifestada en esta escena.

La presencia de la Naturaleza, por ejemplo, se torna muy visible en la película. Según Abrams (1997),

“El romántico considera el paisaje como un elemento muy importante en su obra. Prefiere una naturaleza que conecte con sus sentimientos tumultuosos; por eso buscan paisajes agrestes, noches tormentosas, mar tempestuoso, ambientes nocturnos y sepulcrales, ruinas de castillos medievales. La naturaleza participa de los propios sentimientos del hombre y se convierte en una compañera con la que se comunica. La naturaleza se identifica en el Romanticismo con los estados de ánimo del creador, y, según sean estos, es turbulenta, melancólica o tétrica; es pues, una proyección de sus sentimientos. Esta está, a su vez, por encima de todo… el hombre se siente ínfimo frente a ella”.

En la primera escena de la película, se puede ver el barco del capitán Walton en medio de una tormenta en el océano.

La embarcación se ve muy pequeña y vulnerable frente a la furia de la naturaleza. Los tripulantes tratan de controlar la situación pero no pueden y chocan contra un iceberg; quedan varados en medio del hielo. Aquí se ve claramente al hombre vulnerable frente a la naturaleza, ya que se encuentran en el medio de un desierto de hielo perdidos, sin saber qué hacer para irse de allí. En ese momento aparece Víctor Frankenstein, también perdido en ese lugar, reforzando el concepto de hombre frágil frente a la Naturaleza.

A lo largo del film, el paisaje acompaña a los personajes según sus estados de ánimo; esto le agrega dramatismo a las escenas según lo que esté sucediendo en la historia. Por ejemplo en las escenas donde algo terrible está ocurriendo o va a ocurrir, se presenta una gran tormenta eléctrica que los amenaza.

Se puede ver en el momento en el que la madre de Víctor está dando a la luz y luego muere; y lo mismo sucede todas las veces que el Monstruo se le presenta a Frankenstein; o cuando encuentran el cadáver del pequeño William; o cuando el Monstruo asesina a Elizabeth. En el momento en el que Víctor va a dejar flores a la tumba de su madre, la lápida se encuentra en lo alto de una montaña, allí el paisaje totalmente aislado le da al espectador esa sensación de desolación que el protagonista está sintiendo en ese momento.

La naturaleza también es de gran importancia cuando el Monstruo se va a vivir al bosque. Aquí hay muchas escenas en las que se lo ve dentro de este contexto y es mostrado sumamente lúgubre, oscuro, lo que hace que el Monstruo pueda ocultarse fácilmente entre los árboles para que nadie lo vea.

En esta situación, el bosque ayuda a reforzar la idea de lo sombrío y lo oculto, sin dejar de lado el concepto de vulnerabilidad por parte del Monstruo, que se encuentra totalmente solo y sufre por esto. La soledad y el aislamiento también son temas del romanticismo que están muy trabajados en la película.

El individualismo del hombre, en el Romanticismo, está marcado sobre todo por su conciencia aguda y dolorosa de la propia personalidad, de ser distinto de los demás, que en ciertos casos incluso deriva en un sentimiento de superioridad: su genio, su desgracia o su infelicidad es mayor que las de cualquier otro. Este concepto se puede ver tanto en Víctor como en el Monstruo. El primero se aísla en el momento en el que está creando a su criatura, incluso rechaza a Elizabeth, quien lo va a buscar para llevarlo de vuelta a casa; él se niega ya que quiere estar solo para poder terminar con su proyecto.

En cada momento que Víctor sufre de soledad se puede ver cómo esta lo empieza a consumir, lo llega a enfermar y le causa locura. Hasta su aspecto físico cambia: de ser un hombre amable, tranquilo, alegre y siempre bien arreglado, pasa a tener una actitud histérica, incluso agresiva, y se lo ve sumamente desarreglado en su vestir.

En cuanto a la criatura, también representa el concepto de aislamiento y soledad. A causa de su deformidad corporal se ve rechazado por todo ser viviente al que se cruza. En varias ocasiones intenta acercarse a distintas personas, pero todos terminan huyendo de él, situación que provoca que se aísle en los bosques; así, la soledad es su fiel compañera y al mismo tiempo la causa de su sed de venganza. Hasta su propio creador lo rechaza, lo cual le causa un gran odio y dolor. Él tan solo necesita comunicarse con alguien, pero a causa de su aspecto físico, que espanta al resto, no puede lograrlo. De acuerdo con McConnell (1977), “En un mundo rebosante de gente, todos necesitamos a alguien con quien hablar. Y cuanto más poblado se vuelve el mundo, más desesperada es la necesidad”.

De acuerdo con la concepción de egocentrismo planteada en el Romanticismo, el alma del hombre es su enemigo interior, identificable con una obsesión incurable por lo imposible, que priva del goce de la vida al individuo y hace que esta le sea adversa. El alma romántica no es dada desde fuera al individuo, sino que este la crea cuando tiene consciencia de sus sentimientos. Convierte al individuo en singular y universal, de modo que el Universo solo es posible concebirlo partiendo del conocimiento de sí mismo, pues el hombre es la imagen del Macrocosmos. En la película esta concepción, relacionada con el tópico del egocentrismo, se refleja tanto en Victor como en el Monstruo y en el Capitán Walton.

El capitán Walton es un hombre muy perseverante que hará lo que esté a su alcance para llegar al Polo Norte tal como lo había estipulado; pero su deseo es tan grande que por momentos se lo representa con una actitud muy soberbia, que le hace creer que puede vencer hasta las decisiones de la naturaleza.

Aún habiendo chocado con un iceberg y estando perdidos en el medio de la nada, él les exige a los tripulantes de su barco que se alisten para seguir viaje mientras que todos le dicen que es una locura, que es muy peligroso continuar.

En cuanto a Víctor, luego de la muerte de su madre, se encuentra sumamente abatido y por eso decide darle vida a un ser que ha muerto. En este momento, se siente tan poderoso como Dios para decidir sobre la vida y la muerte, y se extralimita en sus acciones. A pesar de que todos sus colegas lo tratan de loco por considerar esta idea de la creación, Víctor sigue con su plan de hacer posible lo imposible, sin medir las futuras consecuencias.

Según McConnell (1977), “La historia del monstruo castigará el individualismo y la ambición”. También podemos ver el concepto de individuo singular y universal tanto en Víctor Frankentein como en su Monstruo. En Frankenstein en tanto se convierte en el único hombre que ha podido darle vida a un muerto; y en relación con el Monstruo ya que es un ser único, el primer hombre que nace de la muerte.

Los ideales de libertad también se ven reflejados en ciertas partes de la película. Según Clark (1990),

“El reino de la libertad absoluta es el ideal romántico, el principio de toda ética romántica: libertad formal en el arte, entendida como necesidad del individuo para explorarse y explorar el mundo exterior, y para lograr la comunicación del Uno con el Todo, en una marcha progresiva hacia el infinito. El romántico se concibe como un ser libre, el cual se manifiesta como un querer ser y un buscador de la verdad. No puede aceptar leyes a ninguna autoridad“.

Víctor sabe perfectamente que su proyecto es ilegal, sabe que si alguna autoridad se enterase estaría en graves problemas. A pesar de esto sigue con sus planes. Siente que tiene la libertad para seguir con sus investigaciones, sin importarle las leyes impuestas. Tiene la necesidad de explorar y de investigar por más que lo que esté haciendo sea legalmente incorrecto.

La idea de irracionalismo en el Romanticismo implica el rechazo de la razón y todo lo racional. Sus temas preferidos están relacionados con lo sobrenatural, la magia y el misterio.

Este concepto se puede ver claramente entre los médicos y Víctor. Por un lado, los médicos que fueron sus maestros, son personas que solo creen en las ciencias exactas y no en las cuestiones sobrenaturales; por el otro, Frankenstein también es médico pero le interesa sobremanera las cuestiones filosóficas y tiene absoluta fe en que puede darle vida a un ser muerto. Esto sin dudas es algo sobrenatural, convirtiéndose de cierta manera en algo racionalmente imposible.

En el Romanticismo se le concede una gran importancia a las emociones, los sueños y las fantasías. Como formas de conocimientos principales se aceptan la intuición, la imaginación y el instinto; es decir, impulsos no racionales marcados por los sentimientos. La pasión se considera una fuerza superior a la razón. A toda esta idea se la llama Subjetivismo. En la película podemos ver esto en el momento en que Víctor crea a su Monstruo: desea tanto que su creación viva que no se detiene a pensar si es racionalmente posible que esto suceda. Su imaginación y su instinto son los que crean a este ser, como si fuera un escultor haciendo una escultura. Llega un momento en el film donde se lo muestra tan concentrado y apasionado en su labor que da la sensación que ya no necesita ningún tipo de escrito científico para guiarse: su fuerza interior es una de las herramientas que más lo ayudan.

Algo similar ocurre cuando Elizabeth es asesinada por el Monstruo.

Luego de que esto sucede, Frankenstein entra en desesperación y decide revivirla. Aquí también se lo ve totalmente desequilibrado y absolutamente impulsado por la pasión para revivirla. Su angustia y su furia son tan fuertes que son los sentimientos los que le dan fuerzas para cumplir con su cometido.

La idea de “espíritu idealista” que se manifiesta en el Romanticismo sostiene que los románticos sienten una gran predilección por lo absoluto, lo ideal. Por este motivo buscan desesperadamente la perfección, lo cual explica por una parte su necesidad de acción, su vitalismo, pero por otra los anhelos insatisfechos que derivan en su frustración e infelicidad.

Este concepto se puede ver en el momento en el que Víctor decide comenzar con su proyecto, cuando dice que quiere crear un ser fuerte, vigoroso y sumamente inteligente, un ser perfecto. Hecho que se vuelve una gran frustración cuando se da cuenta de que su creación es el peor error que pudo haber cometido. Un gran sentimiento de culpa lo empieza a invadir y por más que trata de evadir esta sensación no lo logra, sobre todo cuando se da cuenta de que por su culpa empiezan a morir muchas personas inocentes.

Esta última cuestión está ligada a la idea de “angustia metafísica”, que también forma parte de la ideología romántica.

Berlin (1999) afirma que

“Al haber perdido la confianza en la razón, el ser romántico es por naturaleza alguien inseguro e insatisfecho, lo cual da lugar a la desazón vital romántica. El romántico siente la vida como un problema insoluble. Su instinto le denuncia la existencia de fuerzas sobrenaturales que escapan a todo conocimiento racional y una invencible angustia sobrecoge su ánimo. Se sabe víctima de un ciego destino sin justificación lógica e increpa a la Naturaleza, que contempla impasible su dolor. La idea de infinito preside su vida; de ahí su inquietud febril y su terrible desequilibrio. Este aspecto es, sin embargo, también motor de la creación artística en la búsqueda constante del romántico de respuestas y soluciones a las dudas y problemas que se plantean. Resultan características la introspección, la nostalgia, la melancolía, la tristeza y la soledad, a la vez que se extiende el sentimiento de fugacidad e infelicidad de la vida humana, lo cual provoca la típica angustia romántica. El gusto por lo sombrío y crepuscular son reveladores de tal sensibilidad”.

Este tema, además de presentarse en Frankenstein, que luego de crear a su Monstruo se ve totalmente sumergido en una angustia y una depresión que no lo deja volver a ser la persona que era antes, también se refleja en el Monstruo, que está constantemente afectado por la tristeza, la angustia, la soledad, la melancolía. Esto ocurre porque no sabe quién es y porque nadie lo quiere. Constantemente se hace preguntas a sí mismo respecto de por qué está en el lugar que está y para qué existe si nunca podrá obtener el amor de nadie, que es lo que más desea.

Otro tema importante en el Romanticismo es el del desengaño que deriva del choque entre el yo hipertrofiado romántico y la realidad prosaica y gris que no da satisfacción a sus anhelos e ideales. El romántico –arrastrado por las imágenes que él mismo ha creado en su interior– se encuentra con que la realidad no responde a sus ilusiones. Este hecho lo lleva a un violento enfrentamiento con el mundo y a rebelarse contra todas las normas morales, sociales, políticas o religiosas. Así, Frankenstein choca con la realidad en el momento en el que se da cuenta que su creación no es ese hecho fantástico con el que había soñado; en cambio ve a una criatura horrenda que le repugna. En este momento lo invade un sentimiento de culpa y de frustración, los cuales lo empiezan a llevar hacia un estado de preocupación constante.

Por otra parte, la criatura también choca con la realidad en el momento en el que decide acercarse a la familia a la que había estado observando por tanto tiempo. Él temía que lo rechazasen por su aspecto físico, pero aún así tenía la esperanza de que lo aceptaran. Finalmente su ilusión no se concreta ya que la familia lo echa dándole golpes con un palo. Esto le causa un gran dolor que luego se convierte en ira. Según Moix (1999) “La criatura humana surgida del conocimiento prohibido (el entrañable monstruo) es abandonada por Dios y por los hombres cuando aparece sobre la tierra con una apariencia distinta a la del resto de los mortales”.

El concepto de mujer etérea del romanticismo también se ve trabajado en el film. En la mujer descubren no solo el cuerpo bello sino también el espíritu hermoso. Recordemos que había un doble modelo o ideal femenino: la mujer ángel, la mujer etérea, la que da amor y salva al hombre del abismo, y la mujer demonio, la mujer funesta, apasionada, la que encadena al hombre y lo somete. En el film se puede ver el concepto de mujer etérea en Elizabeth. Ella es sumamente femenina, llena de alegría, brillo y paz. Es también quien ayuda a Víctor en los momentos en los que él se encuentra más perturbado, nunca lo abandona. Pero en el final de la película se trabaja con el otro concepto. Cuando Víctor crea con los restos de Elizabeth y Justine a una nueva Elizabeth, se pasa a la creación de la mujer infernal y funesta ya que la nueva creación es una total abominación.

El romántico asocia amor y muerte. El amor atrae al romántico como vía de conocimiento, como sentimiento puro, fe en la vida y cima del arte y la belleza. Pero el amor acrecienta su sed de infinito. En el objeto del amor proyecta una dimensión más de esta fusión del Uno y el Todo, que es su principal objetivo. Pero no alcanza la armonía en el amor. El romántico ama el amor por el amor mismo, y este le precipita a la muerte y se la hace desear, descubriendo en ella un principio de vida, y la posibilidad de convertir la muerte en vida: la muerte de amor es vida, y la vida sin amor es muerte.

En el amor se encarna toda la rebeldía romántica: "Todas las pasiones terminan en tragedia, todo lo que es limitado termina muriendo, toda poesía tiene algo de trágico" (Abrams, 1997). Se idealiza el amor hasta el punto de considerar a la mujer como un ser que lleva a Dios. El amor es considerado como un principio divino.

Estos conceptos están muy presentes en la película, ya que el amor y la muerte son los motores de muchas de las acciones que acontecen. Por ejemplo:

a. Víctor amaba a su madre. Cuando ella muere en el parto de su hermano menor, él decide crear a una criatura que resurja de la muerte; b. El Monstruo, al verse rechazado constantemente y al darse cuenta de que nadie lo quiere, decide vengarse de Víctor asesinando a todos sus seres queridos; c. El Monstruo asesina a Elizabeth, el gran amor de Víctor; d. Víctor no puede aceptar perder a Elizabeth y entonces decide reconstruirla y devolverla a la vida; e. Víctor y el Monstruo se pelean por el amor de Elizabeth, pero cuando ella descubre en lo que la convirtieron, se mata; f. Víctor busca a la criatura para matarla ya que esta asesinó a todas las personas que él amaba; g. Víctor muere. El Monstruo lo encuentra muerto y termina suicidándose ya que de alguna manera lo consideraba su padre.

El Monstruo dice ”Él nunca me dio un nombre. Pero era mi padre”.

Todos estos sucesos se relacionan con el concepto de que la vida sin amor es muerte.

La idea de grotesco anunciada en el Romanticismo también se puede observar en la película. Según Kayser, “El grotesco es “sobrenatural” y “absurdo”, quiere decir que en él se destruyen las ordenanzas denominadoras del mundo. Se despiertan varias sensaciones evidentemente contradictorias: la sonrisa sobre las deformaciones y la repugnancia en lo siniestro, lo monstruoso en sí”. El grotesco también tiene que ver con todo aquello que nos es familiar pero de repente deja de serlo para pasar a ser algo terrorífico. La acción del film evoluciona hacia una grotesca competencia de la locura. “Si llevamos al romanticismo a sus últimas consecuencias, termina siendo una forma de demencia”, sostiene Berlin.

Esto se presenta en el personaje del Monstruo, que a pesar de tener forma humana produce una gran sensación de miedo a quienes lo ven, ya que al tener partes de distintas personas luce muy deformado y poco armonioso en cuanto a su físico. Lo grotesco también se puede ver en el trascurso de la película en los momentos donde se presenta la sangre, sobre todo en el momento en que el Monstruo le saca el corazón a Elizabeth. Esa escena es tan exagerada que el espectador no sabe si reírse o tener miedo.

El concepto del “yo dividido” del Romanticismo trata acerca del hecho de tener dos personas viviendo dentro de uno: un ”Yo social” relacionado con la mente consciente y un “Yo profundo” relacionado con las fuerzas inconscientes de la fantasía.

El doctor Frankenstein se desdobla en un monstruo con una corporalidad despegada pero que comparte con su creador lo más salvaje de este. De acuerdo con Losilla (1993),

”El científico no se interpreta como el típico transgresor del orden divino que debe pagar por su atrevimiento, sino como la de un simple practicante de la medicina que, mediante la elaboración de su criatura, no hace otra cosa que dejar en libertad a su otro yo y a sus instintos más primitivos, para fijarlos en su exterior, en la figura de un monstruo abominable, sin aparente conexión con su personalidad más íntima”.

Otro de los temas que preocupaban a los románticos era el avance de la ciencia y la tecnología. Al romántico le asusta el futuro que la ciencia y el progreso anuncian, y desearía volver a la plena integración con la Naturaleza, al Árbol de la Vida que existió en el Paraíso antes de que se interpusiera el Árbol de la Ciencia. Este tema se ve claramente en el momento en el que un vagabundo se niega a darse una vacuna contra el cólera y acusa a los médicos de que con “eso” matarán a toda la población.

Lo que más desea Víctor es encontrar la cura para muchas enfermedades. Cree que gracias a la ciencia se podrán crear seres perfectos y volver a la vida a seres ya muertos. En este momento él no le teme a la ciencia, sino que la utiliza para crear a su criatura. Pero cuando lo realiza se da cuenta de su error y es ahí cuando el miedo se apodera de él.

Referencias bibliográficas

Abrams, M. H. (1997), El Romanticismo: tradición y revolución. Madrid: Alianza.

Berlin, I. (1999). Las raíces del romanticismo. Madrid: Taurus.

Clark, K. (1990). La Rebelión Romántica. Madrid: Cátedra.

Kayser, W. (1964) Lo grotesco. Su configuración en pintura y literatura. Buenos Aires: Nova.

Losilla, C. (1993): El cine de terror. Una introducción. Barcelona: Paidós.

McConnel, F. (1977). El cine y la imaginación Romántica. Buenos Aires: Gustavo Gilli.

Moix, A. M. (1999). “La génesis del monstruo bueno” en Diario El Mundo.

Munck, T. (2001), Historia social de la Ilustración, Editorial Crítica.

Shelley, M. (1983): Frankenstein o el moderno Prometeo. Barcelona: Fórum.

Recursos Electrónicos

www.wikipedia.org www.cinearchivo.com www.vosmachetero.blogspot.com www.mural.uv.es/enoro/terrorconclusion.html www.ucm.es/info/especulo http://www.bibliotecavirtual.com.do/Literatura/ElRomanticismo.htm

Filmografía utilizada

Mary Shelley`s Frankenstein (Kenneth Branagh, 1994)


Características del Romanticismo en Mary Shelley´s Frankenstein, de Kenneth Branagh fue publicado de la página 133 a página136 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº21

ver detalle e índice del libro