1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº39 >
  4. Ricardo Carpani

Ricardo Carpani

Del Valle, Melina Silvia; Zuliani, Sabrina

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº39

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº39

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición VIII Trabajos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación

Año VII, Vol. 39, Junio 2011, Buenos Aires, Argentina | 130 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

Este trabajo se centra principalmente en la formación, técnica y temática de la obra de Ricardo Carpani, planteando una mirada particular acerca del trabajo invaluable de este artista.

Creemos importante destacar que tanto para nosotras como para Ricardo Carpani es importante tener en cuenta el marco social e histórico en el que nos encontramos inmersos. Por esa razón la elección del tema a investigar fue buscada, para poder aprender sobre el claro exponente de un artista comprometido con su historia, la política, su ideología, la injusticia y la lucha obrera.

Para dar el puntapié inicial a nuestra investigación tomaremos una frase que para nosotras define un poco la labor de este artista: “La rebeldía sometida a la anatomía” (D. Vicent y R. Squirru, pág. 5). Los invitamos a descubrir junto a nosotras un artista comprometido socialmente.

Biografía, desarrollo artístico y marco político-social

Mientras la grave crisis económica que vivía Estados Unidos se extendía al resto del mundo, especialmente al viejo continente, el 11 de febrero de 1930 nació en el Tigre, provincia de Buenos Aires, Ricardo Carpani. Hijo de odontólogo y ama de casa fue criado en una infancia de calles y juegos. En ese momento Argentina atravesaba una fuerte desocupación laboral, por lo que ollas populares surgieron como modo de atenuar la falta de dinero.

Ricardo Carpani de muy chico fue mamando todo lo referido a la política de su país, al vivir una época de transición, donde la deuda externa ya existía, donde se creaba el obelisco y la avenida 9 de Julio. La familia Carpani se muda a la Capital Federal coincidiendo con el estallido de la guerra civil española.

Los familiares de los españoles residentes en Argentina, poco a poco fueron enterándose de lo que sucedía en el viejo continente. Mientras tanto, este artista en potencia seguía absorbiendo la información de alrededor, convirtiendo su postura en ideales, que luego serían volcados en sus obras.

En 1944, cuando el Fondo Monetario Internacional estuvo casi constituido y fundado, Carpani se dejó seducir por las palabras de su sabio abuelo: debía comenzar el bachillerato, pero a la vez pintar y dibujar como actividad paralela. La muerte de su padre, poco tiempo después, hizo de la pintura en Carpani un modo de expresar y soltar lo que le acontecía por dentro. Mientras tanto los sectores asalariados comenzaban a encontrarle el gusto al consumismo.

Ricardo Carpani finalizaba sus estudiados secundarios cuando Juan Domingo Perón era electo por voto directo como el presidente de la Nación, y su mujer Eva Perón quedó a cargo de la secretaría de trabajo. Se vivían momentos muy importantes en nuestro país: eran proclamados los derechos del trabajador, el Banco Central se nacionalizó y se estableció el voto femenino.

En el año 1948, cuando el mundo se paraliza por el asesinato de Mahatma Gandhi, Carpani decide estudiar Derecho junto a sus amigos Roberto Lubich y Roberto Otero. En ese mismo año, el que sería uno de los grandes maestros de Carpani, Emilio Pettoruti, es censurado y se le prohíbe exponer en la Galería Peuser.

Ricardo Carpani decide conocer Europa en 1949 y formarse allá. Viaja y se radica en París, mientras su país finaliza un ciclo de prosperidad económica. De pronto, Carpani se descubre pintando sistemáticamente, eliminándole el título de hobby, para pasar a ser una profesión. Allí comienza a trabajar como modelo en la Academia de la Grande Chaumiere. Luego de una fuerte formación de un año Carpani regresa a nuestro país, continuando con la actividad plástica. El presidente Juan Domingo Perón era reelecto en 1952, coincidiendo con la muerte de Evita.

En 1959 Carpani forma el grupo Espartaco junto a un grupo de artistas, realizando dos exposiciones en Capital Federal y una en Avellaneda. A la vez, en forma individual, participa de la muestra “Arte Moderno Rioplatense”. Cada vez se siente más comprometido con lo que atravesaba el país. La pintura sería un modo de rebelión y de expresión. La inestabilidad política en el país provoca huelga bancaria. La gente atraviesa una época de austeridad absoluta y se conoce el caso de la usurpación y saqueo a un frigorífico.

En los años ´60 Carpani continúa realizando murales –como el que hace en Galería 9 de Julio– y siente que es el momento de independizarse totalmente de su grupo que lo ayudó a hacerse conocer.

En 1963 Ricardo Carpani es contratado por la Confederación General de Trabajo (CGT) para la creación de 5 afiches y murales para dos sindicatos (que en el futuro serían tapados y destruidos). Al año siguiente continúa exponiendo, pero sobre todo realizando murales con mucha connotación política.

En 1968 Carpani le rinde un homenaje a América Latina, exponiendo una obra referida al continente y al Che Guevara, pero ésta es clausurada por la policía. Las huelgas estudiantiles y obreras ya eran masivas. Carpani comienza a colaborar firmemente con la CGT de los argentinos (CGTA) realizando afiches, cartelones e ilustraciones. En el año del Cordobazo, 1969, el artista realiza dos murales en el Sindicato Obrero de la Industria Lechera de Buenos Aires.

En 1973 Carpani publica El arte y el problema nacional latinoamericano.

Finalmente en 1974 decide fijar su residencia en España y en 1982 se publica una carpeta: Carpani Tango/20 dibujos. Una obra que marca la nueva temática o foco de atención del artista a la hora de dibujar.

En 1984 regresa a la Argentina, realizando exposiciones y muestras por todo el país y en Cuba. Se destaca su labor en el panel mural que realiza para los subterráneos de Buenos Aires.

Durante la década del ‘90 realiza murales en ciudades del interior y para la Casa Rosada. Muere el 9 de septiembre de 1997.

Temática de su obra

Podemos decir que Ricardo Carpani jamás ocultó sus convicciones y su inclinación política; mostrando una militancia en sus cuadros y murales. Respecto a este compromiso social, podemos vincularlo con Pablo Picasso, conmovido por la Guerra Civil Española y el arrasamiento de la Segunda Guerra Mundial. Por supuesto que también podemos encontrar similitudes con los famosos muralistas mexicanos.

Para poder acercarnos e intensificando la mirada sobre el trabajo del artista que nos compete, podemos decir que en la obrar Los amantes (1956) vemos al artista maduro que luego irá refinando y desarrollando su propio lenguaje, este lenguaje que caracterizará tanto a Ricardo Carpani. Vemos que en 1957 lo invadían los temas de los desocupados y ciertas manifestaciones de la clase obrera. Se trata de figuraciones que parecen cortadas en piedra. Esta imagen nos trasmite la dureza y la fuerza de esas figuras. Sobre los colores utilizados, encontramos una preferencia por los grises, azulados y blancos, en algunos casos se manifiestan colores parduzcos y violáceos.

En sus pinturas y murales Carpani utiliza la línea de un modo significante.

En la década de los 60 podemos ver una serie continua de trabajos que van desde la gráfica a la tela, al mural, ilustrando figuras rígidas, fuertes, representantes de la clase trabajadora como la ternura de los amantes y esos besos perpetuados en el tiempo.

Llegando a finales de la década del 60 las pinturas se hacen cada vez más exquisitas como en los rostros de Solidaridad (1968). También encontramos mucho más detalle, mayor precisión y cierta fineza en el retrato El Che Guevara (1969).

Entrando en la década de los ‘70, y tomando como punto de referencia la escena de Los Amantes, vemos que la paleta se suaviza y dando lugar a leves toques de colores cálidos. Uno de sus grandes trabajos en esta década fueron las imágenes recreadas del Martín Fierro, creando una nueva versión pictórica de dicha materia literaria.

Llegando a la década del ‘80, los contrastes de la luminosidad se acrecientan y se profundizan los matices entre el blanco y negro. Esta característica se extiende a lo largo de toda la década y nos recuerda a las pinturas barrocas, donde la utilización de la luz es fundamental.

Luego de su exilio Ricardo Carpani retorna a Argentina, lo cual demuestra un tipo de obra distinta. Luego de la seguidilla de retratos como los de Roberto Arlt o Rafael Alberti se abre a nuevas temáticas como las composiciones de la selva porteña, donde la flora y la fauna tropical se entremezcla con los personajes del arrabal. En esas imágenes podemos ver la metáfora del artista donde cierto mundo de sueños se entrelaza con esa raíz arrabalera que tenemos como cultura rioplatense.

Técnica

Tenemos que destacar que Ricardo Carpani forma el grupo Espartaco, el cual manifiesta que hasta ese momento no había muralismo en Argentina. Este grupo habla en nombre de una vanguardia artística y política representada por su programa realista y mural. Carpani elige un lenguaje figurativo, donde el contenido muestra la problemática latinoamericana vinculada a la reivindicación de los derechos de los despojados y sus oportunidades.

Su paleta de colores es limitada, de tonos bajos; lo cual sirve para enfatizar el tema que se plasma en su arte.

Conclusión

Ricardo Carpani nos demuestra a lo largo de todos sus trabajos sus intereses, su ideología, sus inquietudes a través de las inquietantes figuras de hombres en lucha. Podemos atrapar a Carpani como un humanista, realista y artista político. Pero a la vez no queremos dejar afuera su faceta surrealista, donde unos leones acompañan a un tanguero en una selva tropical.

Consideramos que sus expresiones son populares, que tienen por objetivo llegar a muchas personas, y además lograr identificación. Es importante destacar que Carpani tiene como temática reiterada al trabajador, al desocupado y que sus grandes pinturas o murales fueron hechos en sindicatos donde se aglomeran la mayor cantidad de trabajadores organizados.

Agradecemos que Ricardo Carpani se haya fijado en esa clase, que haya podido expresar esa rigidez en los cuerpos y en los gestos de aquellos personajes como anestesiados, como figuras recortadas en roca.

Bibliografía

D. Vicent y R. Squirru (1944) Carpani. Preycor, Madrid.

E. Laclau y L. Noé (1944) Carpani gráfica política. Ediciones ayer.

J. Trejo (1961) Arte y revolución en América Latina. Ediciones de la Izquierda Nacional.

S. Obeid (2008) Artexto: cultura visual contemporánea. Año 1, no. 1 “Ricardo Carpani” 35-41.

R. Squirru (1998) Argentime: the Argentine review. Año 2, no. 14. 98- 107.


Ricardo Carpani fue publicado de la página 75 a página76 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº39

ver detalle e índice del libro