1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42 >
  4. Norberto Laino: del material a la puesta en escena

Norberto Laino: del material a la puesta en escena

Tortorella, Paula

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición IX Trabajos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación

Año VIII, Vol. 42, Noviembre 2011, Buenos Aires, Argentina | 121 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

Norberto Laino es un escenógrafo contemporáneo, que se destaca en el mundo del teatro por su peculiar personalidad y por la manera en la que ejecuta sus escenografías.

A lo largo de este trabajo se realizará, en base a una entrevista previamente hecha al artista, una profunda investigación de sus inicios en el teatro, sus grandes influencias, sus metodologías de trabajo, sus temáticas y cómo es que lleva adelante un concepto de escenografía tan distinto al que se conoce generalmente.

De esta manera podrá verse al artista desde una perspectiva diferente, entrando al mundo del material y su nobleza y los motores que lo impulsan a realizar sus característicos trabajos.

Partiendo de los conocimientos trabajados en clase, se planteó la elección de un artista plástico contemporáneo que fuese de interés para el alumno.

Una vez seleccionado, se realizó una entrevista en la que se buscó profundizar diferentes aspectos del artista: tanto su vida, como un su biografía, sus métodos de trabajo, sus formas, materiales trabajados, estéticas e influencias que lo llevaron a su producción, etc.

Una vez finalizado esto, se redactó un ensayo en el que se plasmaron todos estos conceptos y conocimientos, llegando a conocer a fondo al artista seleccionado y pudiendo hacer un recorrido tanto por su obra como por su vida artística.

Desarrollo

A lo largo de este trabajo se realizará, en base a una entrevista previamente hecha al escenógrafo Norberto Laino, una profunda investigación de sus inicios en el teatro, sus grandes influencias, sus metodologías de trabajo, sus temáticas y cómo es que lleva adelante un concepto de escenografía tan distinto al que se conoce generalmente.

Norberto Laino es un reconocido escenógrafo argentino. Sus métodos y sus técnicas se diferencian del común y ésa es la impronta en sus trabajos.

Sus inicios estuvieron alejados del teatro y él mismo reconoce que no pisó uno hasta que su maestro de escultura le recomendó ir a ver una obra. Fue a partir de esta experiencia en la que su vida dio un vuelco definitorio llevándolo a la profesión que hoy desarrolla.

El destino lo llevó a ver Weipole Weipole de Tadeuz Kantor, lo que causó una inmensa conmoción en el artista y de allí en adelante decidió que él quería crear algo similar a lo que había visto.

Comenzó incursionando en el mundo de los títeres, trabajando como titiritero en el Teatro San Martín durante el lapso de seis años. En ese momento creyó que eso era lo más similar a la obra de Kantor que podía hacer, con el tiempo se dio cuenta que no había nacido para eso y que no era ese el camino que quería seguir.

Sin embargo, durante ese periodo conoció al grupo de El periférico de objetos del San Martín. Fueron ellos los que le pidieron por primera vez que realice los objetos de su escenografía para Maquina Hamlet, de Müller, la obra fue un éxito y fue su puntapié para comenzar en el mundo de la escenografía.

Sus influencias artísticas

Ubicar la obra de Norberto dentro de un movimiento artístico resulta difícil. Él reconoce su producción como un barroco bestial, por las dimensiones y los excesos. Sin embargo, no cree tener influencias directas de un sólo movimiento. No forma parte tampoco de una escuela ortodoxa de escenógrafos, nunca conoció maestros de escenografía y admite tener una enseñanza diferente que sus colegas actuales.

Las influencias a partir de las cuales crea sus obras, las toma de sus experiencias de vida. Antes de comenzar en el teatro realizó trabajos en diversos rubros: fue carpintero, tornero, herrero, constructor. Estas influencias de oficio son las que lo ayudaron a comprender la nobleza del material, a no mentir con el mismo, a alejarse de la imitación.

Norberto no se considera un escenógrafo, sino más bien un teatrista, su trabajo está ligado a la obra.

Al no trabajar de la forma habitual, sus escenografías no son lo que tradicionalmente se conoce. Sin moverse bajo ningún sistema ortodoxo de teatro, él realiza lo que cree que la obra exige. Busca el hiperrealismo en los objetos, reconoce que estuvo durante mucho tiempo obsesionado con crear algo más real que lo real.

Su opinión sobre el teatro actual

Cuando Laino se refiere a las escenografías actuales hace referencia al trabajo de sus colegas, que lejos de estar ligado con el texto y con la esencia de la obra lo que buscan es crear lo poéticamente bello. Considera que hay mucha gente que viene de la arquitectura, del diseño de interiores, de las artes plásticas y fracasan a la hora de hacer escenografía porque no entienden el signo teatral, no piensan como teatristas, sino que piensan como arquitectos, diseñadores y, bajo su concepto, eso no es teatro.

“El teatro es acción dramática”, así define la disciplina en la que trabaja y continua diciendo “en general la mayoría de las escenografías que veo me parecen objetos decorativos sin ningún tipo de expresión dramática y para mi eso no tiene nada que ver con el teatro”.

Norberto cree que el teatro debe pensarse como un conjunto y no, como se hace generalmente, por disciplinas separadas; la luz, la escenografía, el vestuario conforman un todo, es como un estado que se vive junto por completo. En ese punto es en el que él se siente diferente del resto: “yo hago otra cosa, ni mejor ni peor, otra cosa”.

Su relación con el material

Más allá de los conceptos que tiene del teatro lo que realmente lo destaca del resto es su forma de trabajar con los materiales, Laino es reconocido por la interacción que establece con el mismo y con la manera en que lo manipula:

Tengo muy buena relación con los materiales, es más trabajo con la nobleza del mismo, y en ese diálogo que mantengo con el material es él el que me va diciendo qué quiere y cómo. Al respetar mucho al material, él me es muy noble.

En esta relación que establece con el material, éste hace lo que quiere con él, nunca decide por sobre el mismo, sino lo consideraría un sometimiento.

Sin embargo no trabaja con uno en particular, sino que los elige según las necesidades que va teniendo, la necesidad de encontrarle la respuesta a tal o cual material. Estos pueden ser: chapa, resina, madera, hierro, etc.

“Lo esencial es que el material esté dispuesto en este diálogo, a sacar su carácter, su carga poética y que yo pueda seducirlo”.

Define al material como una persona: con una vida, un carácter, una historia. Es por esta nobleza que posee el material, que lo respeta y no le pide más de lo que puede darle.

Laino se manifiesta en contra de la imitación, ya que no deja la impronta del artista en el objeto, algo que es muy usual en la escenografía actual y que tiene mucha relación con la escuela ortodoxa.

Sus procesos de trabajo escenográfico

Partiendo de las analogías –lo que sucede en su mundo imaginario– y relacionándolo con las acciones que se suceden en el texto, surgen las ideas primarias para sus trabajos. Los procesos varían, en su caso, según la obra de la que se trata.

Como ya se ha hecho referencia antes, lejos está Laino de la ortodoxia, por lo que rechaza también esa especie de mandato que está muy presente, en la que se cree que el escenógrafo debe bocetar, hacer las planimetrías, las ideas de color, etc.

“No es fundamental para mí la realización de la planimetría, eso sirve para que otro realice lo que yo tengo en mi cabeza, es una traducción en planos para que alguien pueda ejecutar la escenografía”.

En sus trabajos, siempre es él quien se encarga de la realización, ya que ésta es también un proceso creativo, la manera en la que deja su factura en el objeto, va a dejar también su impronta, su ideal estético, su carga personal. Por el contrario en el caso de derivar ese trabajo a un realizador éste dejaría de tener su voz para pasar a tener la voz de otro.

Esta es la causa por la que sus escenografías no son estándar, porque es él mismo quien las realiza, mientras que en otros casos son todas hechas por los mismos realizadores, lo que hace difícil diferenciar una de la otra.

Esta decisión de ser el diseñador y realizador de sus escenografías es la causa también, de que no realice muchas por año.

Las temáticas trabajadas

Las escenografías de Laino tratan el tema social de la Argentina, sus escenografías son políticas. “Todo es político, lo que pasa es que algunos son concientes de que la están haciendo y otros no. Todo lo que refiere a la creación de un espacio es político”.

En general sus escenografías generan controversia incluso entre sus colegas por lo que son cada vez menos los directores con los que trabaja y los trabajos que acepta. “Yo hago las obras que quiero hacer, por eso cada vez hago menos, yo trabajo con la gente que quiero trabajar”.

Laino y las instalaciones

No sólo se dedica a la realización de escenografías sino que también a las instalaciones. En la realización de éstas, al no estar atado a un texto puede ser más libre de crear lo que está buscando decir.

La realización de instalaciones él la define como “más egoísta”, ya que no debe compartirse la idea con nadie, y uno hace lo que quiere. A su vez no se está ligado a las necesidades de los actores ya que en una obra uno tiene que buscar lo mejor para la misma.

Sin embargo su impronta puede reconocerse en éstas también y están obviamente influenciadas por sus trabajos en teatro ya sea en los materiales, la estética o las temáticas trabajadas.

Conclusión

Sin lugar a dudas Norberto Laino no solo tiene una fuerte impronta en lo profesional, sino también en su carácter y su manera de pensar. Como ya se ha visto a lo largo del trabajo, su opinión difiere del común y tiene una visión particular del mundo escenográfico y de los métodos en los que debe llevarse a cabo la escenografía. Es esto, quizá, lo que marca la diferencia y lo convierte en una persona destacada entre sus pares.

Laino llegó al mundo del teatro para descontracturarlo, llevarlo más allá de la fantasía para lograr una estética nueva en la que el material comienza a jugar por primera vez un papel fundamental y en el que se dejan de lado antiguos prejuicios.

¿Acaso será éste el comienzo de una nueva etapa que en la que la imitación y las grandes tecnologías se dejan a un lado para volver a la nobleza del material y a lo que él nos ofrece poéticamente?

Bibliografía

Hess, W. Documentos para la comprensión del arte moderno. Buenos Aires: Nueva visión.

Reynholds, M. Introducción a la historia del arte. Barcelona: Gustavo Gili.


Norberto Laino: del material a la puesta en escena fue publicado de la página 47 a página48 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

ver detalle e índice del libro