1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42 >
  4. Malón de Fabián Fattore

Malón de Fabián Fattore

Lange, Luciana

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición IX Trabajos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación

Año VIII, Vol. 42, Noviembre 2011, Buenos Aires, Argentina | 121 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

Los objetivos de este ensayo son orientar al lector en cuestiones relacionadas con la estética y la ideología de la película Malón (2010), de Fabián Fattore, así como también su estructura narrativa, los factores técnicos implicados en el mismo, la ubicación dentro de un modo de representación cinematográfico, el montaje, la iconografía propia de la película, su género y la concepción del director.

Dichas temáticas serán abordadas siguiendo un patrón de análisis basado en la descomposición del film en partes pequeñas para reconstruir todo en un bloque gigante de conceptos analizados individualmente. Esto quiere decir que todo se tratará punto por punto, para poder entender la esencia de cada elemento, y así darle sentido a la obra cinematográfica en su totalidad.

Malón de Fabián Fattore

Malón es un film lleno de pequeños detalles que actúan como motores que hacen avanzar la historia y que también son tan protagonistas como los personajes. Esto sucede porque, en mi opinión, la película se construye entre la ficción y el documental.

A pesar de que el director afirma que el film es un pantallazo de las cosas por las que siente interés, a mi me ha parecido que la obra y su historia se presenta al espectador de forma muy objetiva.

Uno de los temas principales es el peronismo. Miles de películas y documentales argentinos que han tocado el tema suelen adoptar una posición política al respecto. Con esto quiero decir que intentan actuar ante el espectador como agente de concientización de forma tal de que la subjetividad del realizador tenga cierta influencia. Más puedo afirmar que en Malón esto no ha ocurrido.

Durante el film se pueden ver muchos elementos que hacen alusión al partido peronista: la manifestación en la calle o las discusiones políticas que mantienen los hombres en el bar.

Aún así, como espectadora e intentando llegar a un punto tal de abstracción, no me he sentido invadida de ideología peronista y no ha generado ningún tipo de concientización.

Otro punto de gran interés es la forma en que Fattore logra mostrar con éxito la monotonía de la vida, la cotidianeidad diaria. El personaje logra encarnar lo que nos ocurre a la mayoría de los argentinos día a día. No sé exactamente cuál es la posición del director en cuanto a ello, pero creo que el hecho de que Sosa (el personaje principal) trabaje en un bar y a su vez entrene como boxeador es un elemento muy rico en cuanto a sentido.

La construcción del mencionado personaje –un hombre sencillo, de clase media, que trabaja en un bar, que hace boxeo, que se mueve de un lado a otro de la ciudad todos los días por los mismos medios de transporte, la relación que tiene con su vecina Nancy–, nos deja ver la lucha diaria que el hombre mantiene para poder sobrevivir.

Al visualizar el film, se hace evidente la lucha diaria del trabajador de clase media baja de Argentina, punto que se relaciona con las bases ideológicas del peronismo y la lucha de los trabajadores.

El título Malón hace referencia a un cuadro del pintor argentino Ángel Della Valle conocido como El regreso del malón.

Sabemos que el malón estaba formado por indígenas que con sus caballos saqueaban los pueblos, violaban a las mujeres o se las llevaban, robaban. La obra de arte representa la dicotomía siempre presente de civilización y barbarie (término introducido por Domingo Faustino Sarmiento).

Aquí vamos a hacer un particular énfasis en la elección de la palabra regreso. Si uno observa el cuadro (ver cuerpo C) veremos un malón. ¿Cómo sabemos que está volviendo? En parte podría decirse que es el ¿triunfo de la barbarie sobre la civilización? El regreso, es decir para volver tuvieron que irse, ¿irse derrotados tal vez? Existe un gran paralelismo entre la vuelta del malón triunfante sobre la civilización y la vuelta del peronismo el 17 de octubre y el conocido aluvión zoológico.

Cuando los descamisados de la patria lograron por primera vez imponer su voluntad como pueblo unido ante la sociedad civilizada.

Este supuesto ha sido confirmado por el director durante la entrevista: la elección del cuadro tiene su porqué. También se podría llegar a decir que Sosa es un personaje que no se rinde, como típico argentino. Recibe golpes de la vida, atraviesa dificultades y lucha para poder sobrevivir, al igual que los indígenas del malón.

Análisis del relato fílmico

Malón presenta una puesta en escena totalmente justificada y acorde a la narración, para llevar a cabo este análisis empezaré a describir los elementos de la puesta en escena, proponiendo un orden jerárquico de importancia dentro del film.

La parcial carencia de sonido en el film es notable, los primeros 13 minutos son prácticamente mudos. No es casualidad que el director haya optado por mostrar planos que no sólo nos contextualizan sino que también nos dejan conocer por completo al personaje de Sosa.

Cabe destacar también la falta de música, sólo presente en los créditos, es así que las únicas canciones que se oyen son las que Sosa canturrea.

Respecto a la iluminación, al igual que el sonido, es un elemento que ayuda a marcar esta quietud y uniformidad de la vida del personaje principal. La dirección toma algo característico del género documental que es el hecho de hacer protagonista a la situación en sí o a lo estudiado en el documental.

La combinación de una falta parcial de audio y una iluminación que sirve tanto como para destacar acciones como también para describir un personaje, hace que la película tome un tono particular, que se mueve entre la ficción y lo documental.

Otro punto a destacar es el montaje. A pesar de que la película tiene elementos del cine de ruptura, el montaje me parece propio del modo de representación institucional. Todos los cortes presentes en el film están realizados de forma tal que logra que todos los planos concatenados formen líneas con ideas claras y coherentes.

Las características propias del modo de representación institucional propuesto por Noël Burch, presentes en Malón proporciona al espectador toda la información necesaria para la construcción mental del film. Esto último lo hace de forma gradual, no sólo en cuanto a cantidad de información que se brinda sino también en cuestiones relacionadas con los tamaños de planos. No he notado saltos de ejes y problemas con el raccord.

La cámara se ubica generalmente a la altura de la vista del camarógrafo y no hay muchos movimientos de cámara. Tal vez ese sea otro factor que se suma a la construcción de la diégesis del film. La quietud y la estabilidad del dispositivo generan el ambiente propicio y describe al personaje.

Entrevista

Ha sido de sumo interés para mi haber tenido la posibilidad de acceder a una entrevista con el director. Para Fabián Fattore, el cine es algo que busca dar sentido y también opina que una buena película no es necesariamente una buena historia. La carencia de sonido en el film queda justificada al afirmar que no es algo que le guste demasiado.

Sin embargo, lo que más ha llamado mi atención fueron los realizadores que más han influido en Fattore. El mencionó a grandes figuras del mundo cinematográfico, haciendo hincapié en Abbas Kierostami, Jean-Luc Godard y Phillipe Garrel.

Lo curioso de este pequeño dato es que tanto Kierostami como Godard y Garrel fueron personajes que supieron revolucionar la idea del cine en su totalidad.

Para empezar, Kiarostami es un realizador que siempre presentó en sus películas una gran carga política y filosófica. Fue uno de los cineastas que trajo a Irán lo que se conoció como nueva ola iraní. Muchas de sus películas son totalmente revolucionarias.

Kiarostami muestra en ellas mucho de la idiosincrasia del Medio Oriente.

Lo mismo ocurre con Godard, de quién se conoce mucho más sobre su amplia trayectoria en el medio. Godard, junto a Truffaut, Chabrol, Resnais, entre otros, encabezaron lo que se llamó la nouvelle vague en Francia. Estas nuevas tendencias europeas y orientales eran quiebres con el paradigma clásico de producción del cine a finales de los ´50 y principios de los ´60. Garrel fue un realizador francés de la década de los ’30 que según el director de Malón era muy bueno para contar ficciones.

El punto es que en la película analizada se puede rastrear la presencia de las estéticas de estos realizadores. Obviamente no es igual, pero el director construyó su estilo en base a otros estilos y los combinó.

A lo largo del film, como he dicho anteriormente, se muestra una carga ideológica importante, y aquí es posible encontrar el toque revolucionario de Kiarostami y Godard.

Conclusión

La idea de la película logra transmitirse muy claramente a través de diferentes medios cinematográficos, con tratamientos poco convencionales del sonido, la cámara y la iluminación.

Los actores encarnan de forma muy espontánea y natural el papel que les fue asignado, creando a través de ellos ese ambiente monótono y repetitivo de la vida cotidiana.

Pienso también que es una representación de la vida moderna argentina de un gran sector de la sociedad. Sirve como agente para enseñar al espectador qué es el peronismo, enseña un poco sobre el arte argentino.

Esta es una película que se la mire como si se mirase una comedia de producciones grandes. Con esto último quiero decir que deja leer cosas entrelineas y presenta ante el espectador un gran rompecabezas a armar. La película es mental, el espectador debe entender y relacionar conceptos y elementos para darle sentido al film.

Malón plantea y sugiere un quiebre y una nueva forma de visionar y pensar el cine, alejándose por completo de las convenciones tradicionales que se observan en este país.


Malón de Fabián Fattore fue publicado de la página 61 a página62 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

ver detalle e índice del libro