1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42 >
  4. Scorsese; entre el género y el culto

Scorsese; entre el género y el culto

Proaño, Andrés

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición IX Trabajos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación

Año VIII, Vol. 42, Noviembre 2011, Buenos Aires, Argentina | 121 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

1. Introducción

Este artículo académico pretende encarar la problemática de la transformación del género de gangsters a partir de la década del 70, a través de Martin Scorsese, quien ha logrado redefinirlo y hacer que sus películas respeten hasta cierto punto la articulación y estructuración narrativa originales. Los de Scorsece son films de culto que reflejan sus propias vivencias culturales sin perder la esencia de los cánones genéricos.

Para esto, es necesario repasar lo que define a un género cinematográfico, el nacimiento del film de gangsters y su composición estructural, de tal manera que podamos identificar las variables en las que el director ha puesto énfasis.

2. El género

Partiendo de que el género es creado por la industria y es aceptado y reconocido por los espectadores, podemos entender que evoluciona a la par de la estructura narrativa clásica.

Según Richard Altman, los géneros cinematográficos condicionan la trama, y entonces surge la siguiente pregunta: ¿Cómo puede un autor respetar el género y a su vez hacer notar su impronta en un film? Para responder a esta pregunta, tenemos que indagar sobre las variables que componen a un género en particular. Pero antes, definamos al objeto, de la mano de Altman (2000): “Es una estructura o entramado sobre el que se construyen las películas”.

De esta manera, se entiende que el género es el cuerpo de un texto compuesto por variables narrativas específicas y que respeta ciertos parámetros para que el público, en pocas palabras, sepa que esperar sobre una película en particular.

Ahora bien, el nacimiento del género de gangsters, al igual que el resto, implica una trayectoria histórica y una adaptación.

2.1 La evolución y re definición para el caso en particular

Ferrando Vicente (1992) afirma que “todos los subgéneros, o súper géneros son categorías empíricas establecidas por la observación de su legado histórico”. Es así que definimos el género de gangsters como un sub-género del cine policial.

Haciendo un breve paneo sobre la historia de su evolución, notamos que el cine de gángsters obedece a patrones narrativos sobre historias de criminales como en Musketeers of Pig Alley (1912), y el género no tiene derivaciones hasta los años 30, donde tras la aparición de la ley seca y la figura de Al Capone, los relatos se adaptan en base al crimen organizado en Estados Unidos y se empieza a asistir, dice Heredero (1996) a “la evolución del gansterimo italoamericano desde su era comercial a su era industrial”. De esta manera los textos empiezan a adaptarse con el transcurso del tiempo, a ciertas variables que obedecen a patrones narrativos desde los arquetipos de los personajes y sus comportamientos, hasta la crítica al migrante europeo, variando en contenido pero no la forma.

Hasta los años 70, los cánones narrativos obedecen a estos patrones de tal manera que, si bien existen encrucijadas sobre la “economía genérica”, como conceptualiza Altman (2000), no existen elementos discursivos que sobresalgan indicando mediante los mismos, variables que denoten a un autor en particular.

En 1997, el film Mean streets, apunta Lavia (2011), fue un “trabajo que atrajo la atención de la crítica norteamericana e internacional. Aparecían ya las marcas de estilo habituales de Scorsese, como el empleo de antihéroes o la obsesión por la religión y el estilo de vida de los gangsters”. De tal manera que ya empieza a marcar diferencias estilísticas dentro del género, tanto así que fue seleccionada para ser preservada en el National Film Registry de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos por ser cultural, histórica y estéticamente significante.

Esto empieza a demostrar que existe una manera de lograr que un film de género sobresalga por sus códigos de realización inherentes al autor.

De esta manera, nos encontramos con un Martin Scorsese que, como veremos en el transcurso del tiempo, se identifica y hace rentable el género para producir sus películas.

3. Scorsese, entre el género y el autor

Scorsese empieza a ganar prestigio, e inspirado por sus logros en Taxi Driver realiza películas como New York New York en 1977 y American Boy en 1978, que si bien fueron galardonados, no llamaron la suficiente atención del público en general como para cubrir los gastos, pero que siguieron puliendo ese estilo al incursionar sobre la delincuencia, las calles de Nueva York y la cultura del sueño americano.

Por otro lado, es necesario primero conocer al autor. En la totalidad de su obra, Scorsese trabaja los aspectos psicológicos de cada personaje en profundidad, los trastornos obsesivos compulsivos salen siempre a la luz en sus relatos. De esta manera, el director logra manejar desde el punto de vista del perfil y la construcción de personalidades, un aspecto que en el cine de gángsters clásico venía dado, pues la figura del gangster es un arquetipo que no evolucionó más allá de lo cultural, el poder y la autosuficiencia.

Al respecto Heredero (1996) apunta: “Cuyo origen se remonta a la cultura antigua, mediterránea, profundamente trágica”, que si bien siempre fue justificada, solo fue mediante recursos históricos ajenos a los relatos, como la migración italiana, muerte del padre, la prohibición.

Volviendo al género de gangsters, es necesario nombrar ciertas variables narrativas para compararlas con el trabajo de Scorsese a lo largo de las últimas tres décadas, y encontrar donde el autor logró marcar la diferencia entre el género clásico y sus películas de culto.

Variables del género: En primer lugar, notamos que el film de gangsters clásico tiene una afición con la utilización de armamento como las metralletas utilizadas en los años 20. Si bien Scorsese ubica a sus films fuera de este período, notamos que a diferencia de otros realizadores como De Palma, utiliza más la violencia física y la tortura como en GoodFellas (1990), dándole una notoriedad mayor al poder del criminal. Sin embargo, nos encontramos también que Scorsese repudia el sensacionalismo en el tratamiento de los protagonistas en el género, utilizando portadas de periódicos y revistas para juzgarlos, mientras que el director prefiere que los únicos que juzgue sean los verdaderos jefes de los negocios ilícitos, como el caso de Casino (1995).

El jefe del gang El único arquetipo claramente formalizado en el género es el del jefe de los gángsters, su procedencia suele ser humilde, por lo general de la vieja Italia o Irlanda. Un individuo educado por los preceptos de la religión católica pero carente de convicciones morales.

El tratamiento de este personaje es, por lo general, respetado.

Sin embargo, Scorsese tiene un punto a favor para hacerse mostrar como autor de sus películas, pues su descendencia y juventud lo ligan directamente con esta construcción. En GoodFellas (1990) vemos escenas que se salen del argumento, para mostrar los orígenes y el mantenimiento de la cultura, donde las mujeres están a cargo del arreglo del hogar y la cocina, y donde la salsa es lo más importante de las comidas de los trabajadores.

Por otro lado, y volviendo al jefe, el autor de Gangs of New York (2002), transporta al espectador a una época llena de crimen que por primera vez se ve en la pantalla grande, un Nueva York en sus principios, lleno de pandillas que son lideradas por un carnicero irlandés, quien si bien respeta sus tradiciones culturales, se sale de los estándares arquetípicos de su rol dentro de la categorización del género.

Cabe destacar también que en este film, la figura del carnicero no busca salir de la marginalidad y su poder se nutre precisamente de su necedad y sus convicciones morales, lo cual en el género clásico, no ocurre, pues los protagonistas lucharon por salir de la pobreza sin resguardos morales.

Volviendo a la comparación, el género busca reflejar a palabras de Heredero: “una América como inagotable tierra de oportunidades”. El caso más obvio y que cubre la época que trata este ensayo es Scarface (1983). Sin embargo, es notable apreciar como en Casino (1995) mediante la debida justificación y caracterización psicológica de los personajes, Scorsese logra que el protagonista y prácticamente jefe del gang, luche contra otro jefe para hacerle entender que si bien Las Vegas está llena de oportunidades, hay que saber respetar las reglas de la sociedad para triunfar.

Es decir, aquí nos encontramos con que el autor hace chocar y desafía una variable genérica mediante el conflicto de sus personajes para poder hacer entender un punto de vista personal sobre la sociedad consumista americana, sin embargo no se sale de los estándares genéricos que componen la película.

Por otro lado, podemos también comparar al protagonista Sam con Scorsese, un personaje cambiante y que se adapta a las reglas, mientras que Nicky se puede comparar a los componentes genéricos clásicos, pues durante el transcurso del film no existe ninguna evolución psicológica y se mantiene leal a sus creencias. Mientras que el protagonista trata de adaptarlo a sus necesidades y finalmente, a pesar de que no lo logra, Nick muere mientras que Sam se sigue adaptando.

Si analizamos esta analogía, notamos que el autor prevalece ante el género sin necesidad de eliminarlo, siempre respetándolo pero manejándose bajo sus propias reglas y de sus propias creencias para demostrarle al mundo que este es su arte.

La figura del padre La figura del padre en el género de gángsters clásico, es la de una ausencia a ser llenada por una vida de crimen y autosuficiencia.

Esta figura por otro lado, representa el aspecto más trabajado en la caracterización de los personajes del género mencionado.

Martin Scorsese trabaja en sus películas más allá de la ausencia del padre, reemplazándolo por lo general con la cabeza del gang, quien es figura de control y poder. En GoodFellas (1990), Henry conoce desde pequeño a Paul y a Jimmy, quienes lo mantienen bajo su tutela y le enseñan sobre el negocio para que pueda trabajar con ellos. En este caso, nos encontramos con un protagonista que busca seguir los pasos de Jimmy, que llena la ausencia de su padre, sin embargo siempre le advierte sobre los riesgos y prefiere mantenerlo alejado de los peligros, pero la construcción psicológica de Henry, y su ambición, sumado al tratamiento y el relato de la evolución del negocio, hacen que el busque ir más allá y superar lo que su padre sustituto es o podrá ser.

Una vez más, vemos un tratamiento psicológico singular sobre un personaje que lleva al director a quebrar con una de las reglas del género, y de esta manera demostrar su visión autoral. Cuestión que se configura como un componente fundamental de estudio y común denominador en sus películas.

4. Conclusión

Podemos decir que a lo largo de este ensayo hemos constatado que en el trabajo de Scorsese intervienen varias variables: un trabajo de introspección y estudio psicológico para la formación de personajes, sumado a las propias vivencias en la juventud del cineasta. Todo ello ha contribuido para que pueda agregar al género algo que va más allá de los establecido y que, a su vez, han sido aceptadas y reconocidas por los espectadores, a tal punto que han hecho de su obra sobre el género, un culto en el cine.

Bibliografía:

Heredero, Carlos (1996). El cine negro: Maduración y crisis en la estructura clásica. Barcelona: Paidós.

Fernandez Valenti, Tomas (2008), Martin Scorsese: Un infiltrado en Hollywood, Barcelona.

Ferrando, Vicente José. (1992). El tiempo de la narración clásica: Los films de gangsters de Warner Bros. Valencia. Filmoteca Generalitat Valenciana.

Altman, Rick. (2000). Los géneros cinematográficos. Barcelona: Paidós.

Scorsese, Wilson, Michael Henry (2001): Martin Scorsese un recorrido personal por el cine norteamericano. Madrid: Omega.

Lavia, Darío (2011) Cine de Gansters. Recuperado el 4 de Junio del 2011 de: http://www.hollywoodclasico.com/index.php?id=83

Filmografía:

Mean Streats 1973, Martin Scorsese.

New York New York 1977, Martin Scorsese.

American Boy, A profile of Steven Prince 1978, Martin Scorsese.

GoodFellas 1990, Martin Scorsese.

Casino 1995, Martin Scorsese.

Gangs of New York 2002, Martin Scorsese.


Scorsese; entre el género y el culto fue publicado de la página 71 a página73 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

ver detalle e índice del libro