1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42 >
  4. La gran pantalla

La gran pantalla

Simari, Esteban

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición IX Trabajos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación

Año VIII, Vol. 42, Noviembre 2011, Buenos Aires, Argentina | 121 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

Este ensayo busca abordar una de las más recientes técnicas de proyección masiva audiovisual, implementada en el país en el año 2007 y utilizada en varias ocasiones con motivo de los festejos del bicentenario de la independencia argentina.

Cada celebración de esta magnitud requiere la utilización de los últimos recursos tecnológicos de la época. El video mapping que consiste en una proyección de gran magnitud sobre un edificio utilizando la arquitectura como base escénica y generando imágenes que hibridan soportes analógicos y digitales, supone un análisis profundo, dado que modifica la interacción con el espectador.

A continuación buscaremos someter el video mapping a las teorías comunicacionales de Marshal Mcluhan, Paul Virilio y Roland Barthes entre otros, además de examinar si esta nueva técnica supone modificaciones tanto en la manera de percibir como de producir imágenes en movimiento.

La gran pantalla

La aplicación de las nuevas tecnologías a la expresión artística produce en ocasiones resultados que transforman las condiciones presentes de expresión y exhibición. Este es el caso del video zapping, que modifica el medio tradicional de exhibición en salas de cine.

El video mapping es una técnica que consiste en proyectar imágenes sobre superficies reales, generalmente inanimadas, como edificios para conseguir efectos de movimiento ó 3D dando lugar a un espectáculo artístico fuera de lo común.

La práctica más habitual en las técnicas de video mapping es proyectar las imágenes sobre edificios, acompañando con efectos visuales y sonoros que aporten mayor espectacularidad.

La imagen interactúa con la arquitectura, y el espectador posee otros privilegios, libertades de las que está privado en una sala de cine. Una de las primeras experiencias en forma de ensayo vividas en Argentina tuvo lugar en el año 2007 con el festejo de la reinauguración del faro del Palacio Barolo.

Pero es en los festejos del bicentenario cuando se presentó completamente desarrollado, ya que es costumbre mostrar lo último en tecnología en festejos patrios, como cuando en el centenario de la República Argentina se utilizó la luz eléctrica, llegada al país en 1907, iluminando la Casa Rosada por completo.

* Docente: Eva Noriega | Asignatura: Discurso Audiovisual IV En lo festejos del bicentenario, uno de los espectáculos que mas cautivó al público fueron las proyecciones que se realizaron en el Cabildo, el Teatro Colón, y en la ciudad de Mar del Plata.

El desarrollo de esta tecnología está basada en la potencia de los proyectores, que es en promedio 15 veces mayor a la de un proyector tradicional de 1000 ANSI lúmenes, sin embargo, 15 proyectores juntos no igualarían la imagen obtenida por los proyectores utilizados para el mapping. El otro aspecto que permitió el video mapping es el desarrollo de los softwares 3D con los que se recrean los relieves de los edificios y construyen las imágenes interactivas. De esta manera, se logra unir arquitectura, con animación, sonido, y el resultado final es un espectáculo de magnitudes inimaginables.

Este cambio, producto de las nuevas tecnologías, plantea un análisis comparativo con los medios tradicionales de proyección y los actuales. Para Barthes la pantalla se vuelve un concepto omnicomprensivo. Y en todos los medios, desde la pintura hasta el cine, la realidad queda cortada por el rectángulo de la pantalla, es así que todo lo que está fuera de la pantalla, desaparece. De esta forma, el sujeto-persona coexiste en dos espacios, en el físico, y en el virtual.

El punto de vista anterior se complementa con la genealogía de las pantallas que hace Lev Manovich en su libro El lenguaje de los nuevos medios de comunicación, partiendo del siglo XVI y XIX cuando se construyeron varios artefactos para generar la ilusión de perspectiva, pero todos tenían la misma característica, el artista tenía que permanecer inmóvil durante el proceso de dibujo. Uno de ellos es la cámara oscura, donde el sujeto se recluía en una habitación en la oscuridad, y disfrutaba de la imagen que se proyectaba en una de las paredes, proveniente de la luz que ingresaba por un pequeño orificio en la pared opuesta de la proyección. Y de aquí surge el concepto de aprisionamiento. Las cámaras oscuras se hicieron más pequeñas, y luego de la invención del dispositivo fotoquímico que permite fijar la imagen surge la fotografía, donde el concepto era el mismo porque las personas tenían que permanecer inmóviles entre 12 y 60 minutos para tomar la fotografía.

La llegada al cine significa que los objetos y las personas ya no están aprisionados ni estáticos, ahora se desplazaban en el espacio, sin embargo la inmovilidad se trasladó al espectador.

Y por todo el mundo se construyeron cárceles, salas de cine donde los presos estaban en la oscuridad, no podían moverse de su asiento ni hablar entre ellos mientras se los llevaba a un viaje virtual, recorriendo historias, personajes que contenían sus sueños y anhelos. Las salas de cine se construyen con un diseño particular que busca la oscuridad completa, la comodidad de los espectadores para evitar que se muevan, y las condiciones acústicas óptimas para que el sonido viaje y se aprecie con la mayor efectividad.

Las proyecciones del video mapping rompen los muros de las salas y sus butacas, los espectadores se encuentran en su mayoría parados al aire libre, con total libertad de movimiento, de hablar, de comunicarse entre ellos mientras se realiza la proyección sin ningún tipo de prohibición y compartiendo la película con un número mucho mayor de espectadores. La pantalla de cine ya no es plana, ni siquiera blanca, sino que creció a una escala de hasta cinco veces mayor, dependiendo del edificio donde se proyecte y con el relieve que el mismo pueda presentar. El espectáculo no representa ningún costo directo para los espectadores, no hay una entrada que pagar.

En este punto tenemos en cuenta la teoría de la comunicación que plantea McLuhan, el teórico sostiene que si solamente entendemos el mensaje como contenido o información estamos dejando de lado una de las características mas importantes de los medios, la cual es su poder para modificar el curso y funcionamiento de las relaciones y actividades humanas, es así que el mensaje de un medio es todo cambio que ese medio provoca en las sociedades.

Claramente el video mapping nos brinda una nueva forma de ver el cine. La relación entre los espectadores se ha transformado, existe un intercambio entre ellos, un ida y vuelta junto con la película que se proyecta. Mientras que en la sala de cine se debe permanecer sentado y en silencio, en una proyección de video mapping el público aplaude, silva, grita y comenta sin ninguna restricción. El lugar de proyección tampoco se encuentra en completa oscuridad, existe cierta contaminación lumínica de la calle, de los teléfonos móviles, y los flashes de las cámaras.

Es importante tener en cuenta que estas proyecciones tienen un alto costo de realización y producción, por lo que en su mayoría son utilizadas en festejos patrios, como en los casos de los bicentenarios de Argentina y Paraguay, y al ser el público tan amplio y no segmentado, el discurso que utilizan evoca a valores y principios comunes a la cultura de cada país. En este aspecto, el video mapping se encuentra limitado en su cantidad de temas a abordar ya que representaría un fracaso para los fines que persigue si no tocara temas generales e históricos. Las condiciones de exhibición que planteamos anteriormente llevan a que el público sea disperso, la atención no está concentrada en un solo punto, por lo que no se puede jugar con el uso de detalles pequeños, o un montaje lento, sino más bien veloz.

Paul Virilio en su libro Estética de la desaparición, plantea que con la fotografía y el cine surge la estética de la desaparición, la velocidad de los cuadros de un film, revoluciona la percepción y hay un cambio de estética. El sustrato constituido por el mármol de las expresiones tradicionales en la arquitectura y escultura es sustituido por la persistencia de las imágenes en la retina. Lo que el video mapping viene a plantear es la incorporación de la arquitectura al cine, como pantalla y como locución de los acontecimientos, ya que toda la narración utiliza los marcos, ventanas y puertas de las locaciones donde se proyectan, como locaciones donde ocurren las historias.

La arquitectura, que es medida con censores 3D, es retoscopiada y es la base para cada proyección. Los edificios donde se realizan las proyecciones, están cargados de valores culturales y conceptos, como el cabildo de la ciudad de Buenos Aires, el Teatro Colón, o el Palacio Barolo.

El video mapping utiliza estos conceptos y valores de cada arquitectura para contar una historia con ellos. Esto nos lleva a replantearnos la desaparición de la pantalla. Si bien nos sumergimos en una historia, y navegamos en un viaje virtual, la historia transcurre en el mismo lugar donde se proyectan las imágenes. La pantalla es pantalla de proyección y locación al mismo tiempo. Somos concientes de que estamos en un viaje virtual y pero nunca estamos tan sumergidos que nos desconectamos del espacio físico. Esta técnica conecta lo virtual con lo físico, genera la ficción pero nunca dejamos la realidad.

Esto produce un quiebre en el concepto que plantean Adorno y Horkheimer respecto de la industria cultural, en donde el cine, se convierte en una anestesia para las masas, y los lleva a olvidar su condición actual, ya que la violencia que ven en la pantalla, y que los entretiene es la violencia que se opera sobre ellos, agregando además que los sueños y anhelos inalcanzables son proyectados en los personajes, viendo en otros lo que nunca tendrán y nunca alcanzarán. El video mapping no solamente rompe con esta condición de anestesia de la realidad por las condiciones de exhibición, sino como mencionamos anteriormente, por la temática que maneja y el discurso que utiliza. Evoca valores patrióticos, como la valentía de los héroes libertadores, la lucha por la democracia, y el repudio a condiciones de vida tiranas y de persecución, como lo demuestran las proyecciones en Mar del Plata en el Gran Hotel Provincial el 9 de febrero de 2010, donde se resumen los 200 años de historias pasando por la conquista de la democracia hasta la época terrible de dictadura terminando en los actuales años de democracia.

Claramente el video mapping posee una fuerte influencia documental en Latino América, ya que de similar forma fueron las proyecciones en febrero de 2011 en Asunción, Paraguay, sobre el antiguo congreso de la nación, recorriendo los primeros años de independencia, pasando también por los años de dictadura y reconociendo a las personalidades más destacadas del país.

Es así que la ficción ocupa un lugar menor, y lo documental toma posición principal, evocando a la memoria popular de acontecimientos que los unen como personas y como nación. En este punto es donde el video mapping cobra un importante valor cultural, el de la memoria de la historia, no sólo el de los edificios emblemáticos donde son proyectados, sino con un contenido que reconstruye los cimientos de una nación, de pueblos, y de identidades.

La técnica se encuentra en su adolescencia, donde los cambios son muchos, pero es posible comenzar a visualizar algunos cambios que impondrá no solamente en la exhibición y la producción de cine, sino en su concepción, en su propósito y función cultural.

Conclusiones

Mediante este ensayo se toma en cuenta al video mapping como una de las técnicas más revolucionarias de producir imágenes en movimiento y una forma de proyección que fija nuevos parámetros para calificar al cine. El arte de las masas cobra niveles desconocidos hasta el momento y supone nuevos desafíos de producción y realización. Encontramos una técnica híbrida entre conceptos tradicionales, dispositivos analógicos con los nuevos medios digitales y plantea una nueva manera de ver cine.

Bibliografía

McLuhan, Marshal. Understending the Media. Londres. Routledge 1964.

Virilio, Paul. Estética de la desaparición. Barcelona, Anagrama 1988.

Barthes Roland. La cámara lúcida. Paris Gallimard/Seuil 1980.

Machado Arlindo. Convergencia y divergencia de los medios. En revista Miradas, La Habana, EICTV, 2006. Disponible en http://www.eictv.co.cu/miradas/index.php?option=com_content&task=view&id=473&Itemid=89

http://www.oni.escuelas.edu.ar/olimpi98/BuenosAires/historia/festejos.htm

Manovich, Lev. El lenguaje de los nuevos medios de comunicación. Barcelona, Paidos 2005.

Filmografía

Proyección Video Mapping Sobre Palacio Barolo Buenos Aires 2007 http://www.youtube.com/watch?v=JHwWC_ePs4g

Proyección Video Mapping Sobre Gran Hotel Provincial Mar del Plata 2010 http://www.youtube.com/watch?v=bXP7AiwpcbU

Proyección Video Mapping Sobre Cabildo Bunos Aires 2010 http://www.youtube.com/watch?v=soKm-7D7tnI

Proyección Video Mapping Sobre Antiguo Congreso de la Nación Asunción 2011 http://www.youtube.com/watch?v=_wYy878cWoI


La gran pantalla fue publicado de la página 74 a página77 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

ver detalle e índice del libro