Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42 >
  4. Irina Werning

Irina Werning

Fanjul, Jana

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición IX Trabajos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación

Año VIII, Vol. 42, Noviembre 2011, Buenos Aires, Argentina | 121 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Síntesis

En un lugar como Buenos Aires, Argentina, una mujer logró, mediante sus fotografías, recrear ciertos momentos que siempre vamos a sentirlos únicos y lejanos: nuestra niñez.

Comparando así, una foto de niño y otra actual de sus más cercanos amigos, para mostrar de esta manera el cambio físico que se produce en todos esos años que pasaron desde esa primera foto, hasta lo que somos ahora. Todo está recreado a su perfección –desde el vestuario, el fondo, hasta la pose–con el fin de que podamos observar aún más este cambio.

Irina Werning

Siglo XXI. Un siglo caracterizado por el acrecentamiento de vicios que posee el ser humano, tales como el alcohol, la droga, el sexo, la plata, la computadora, el trabajo, la limpieza, las compras; entre otras. Una mujer logró ser auténtica en la adicción a su vicio, dándole nombre, lugar, espacio y tiempo. Ella se llama Irina Werning, nacida en Buenos Aires, Argentina; recibida de Ciencias Económicas en la facultad de San Andrés, Buenos Aires, en el año 1977; con un posgrado de Historia en la Universidad Di Tella, Buenos Aires, en el año 1999 y con otro en Fotografía Periodística en la Westminster University, en Londres, en el 2006. Su vicio: ser fotógrafa (¡y su perra, Chini!). Sus grandes relaciones siempre fueron con cámaras –de ahí la denominación ‘novio’ cuando se refiere a alguna de ellas–, entre ellas una Leica, la cual ama no por sacar sus mejores fotos sino por ser silenciosa, tener un lente de tres distancias focales distintas reunidos en uno sólo y porque es poco invasiva; una Nikon Mat de los años ’70, de la que siente que nunca se va a separar ya que fue su primer amor y sabe que la puede tratar mal o bien y siempre va a estar andando para ella; una Canon 5D, la cual utiliza para sacar todas sus fotografías profesionales; y un ‘novio pesado’, una cámara de medio formato, la cual no suele utilizar con frecuencia.

Su primera serie fotográfica consistió en sacarle fotografías a su perra, Chini, en distintos escenarios (tales como en la playa, en moto, en un hospital, en un boliche, etc.) utilizando ropa que iba encontrando en Ferias Americanas, ropa para peluche. Ciertos proyectos están subdivididos en dos grupos.

El primero, llamado Chini, incluye las series Chini project y A day in the life of my Muse (Un día en la vida de mi Musa). El segundo grupo, Stories, incluye Mi pelo largo querido y Little schools in the Andes. A su vez, existen series sueltas tales como back to the future (Vuelta al Futuro), back to the future II (2011) (Vuelta al Futuro II (2011)) y Un misterioso asesinato en Buenos Aires, 1940.

Un misterioso asesinato en Buenos Aires, 1940 es una serie relatada como una ‘fotonovela’ con una inclinación a recrear el cine negro. Fue fotografiada sólo en su casa. back to the future (Vuelta al Futuro), back to the future II (2011) es una recreación de las fotos de niños de sus amigos pero con el aspecto que tienen ahora. Ella afirma que la gente siempre se impresiona cuando ve un retrato de ellos de niños, por lo que decidió invitar a gente a su casa para que ‘vuelvan a su futuro’.

Ésta última sin dudas en la serie de ella que me resulta más interesante, creativa y difícil de recrear.

La serie consiste en recrear una fotografía de niño de gente amiga de la fotógrafa, ubicando del lado derecho la foto original, de cuando eran niños –de entre dos meses y 14 años–, y del lado izquierdo la foto actual, manteniendo siempre los mismos parámetros que poseía la fotografía anterior. Para lograr que las nuevas se parezcan a las primeras se toman en cuenta diversos puntos a seguir. En primer lugar, la vestimenta: lograr que se asemejen a las fotos originales. El segundo, son las poses de los personajes, tienen que coincidir lo máximo posible con la anterior. Por último, las cuestiones técnicas de la foto original tales como la iluminación, el encuadre, la distancia, la relación figura-fondo, contraste, color, etc.

En este caso estas dos fotografías son las más representativas, en la serie, en relación a lo puntos nombrados anteriormente.

La primera (el chico-hombre) se pueden distinguir detalles muy sutiles que Werning logró recrear de la escena original. Por ejemplo las cortinas, que si bien no son las mismas son muy parecidas; el respaldo blanco de lo que parece ser una cama se encuentra en el mismo lugar que la original (a la izquierda), con una simple diferencia de escala; el ángulo, la sombra del personaje –a la derecha abajo, creada por una fuente de luz lateral izquierda- y el desenfoque –en la izquierda detrás del personaje–.

La segunda fotografía (la chica-mujer) se aprecia más el detalle en la pose y la vestimenta, ya que las dos poseen un vestido blanco con detalles en verde, con volados en la parte superior y tiras en los hombros atados por un moño. A su vez, la pose consiste en la mano izquierda próxima al cuerpo y la mano derecha levemente levantada, lo que produce que la tira del vestido de esta última, se caiga.

Ambas poseen una paleta de colores pasteles, preferentemente cálidos, que varían entre rosas, celestes, y naranjas, lo que era característica de las fotografías ‘antiguas’, de más de diez años, que se realizaban con una cámara analógica y no con una digital.

Las fotografías están realizadas con el fin de que esa persona esté vestida lo más parecido posible a cuando era pequeña y recrear por completo el fondo. En algunos casos se nota que el escenario está armado en el momento, tratando de que lo elementos obtenidos recreen la escena original, en otros casos, las escenas pueden estar manipuladas en una posproducción para lograr que se asemejen.

Irina Werning utiliza la fotografía retrato en la mayoría de sus series, lo que significa que su propósito es plasmar una idea que gira en torno a mostrar cualidades físicas o morales de los personajes que aparecen en las imágenes.

En este caso en particular las fotografías me parecen muy bien representadas. La fotógrafa logró representar la idea general de lo que es el paso del tiempo, cómo van cambiando nuestras caras, nuestro físico, nuestro aspecto, nuestras expresiones.

Todo el proceso emocional, a su vez, que genera todo esto para el personaje fotografiado que va desde revolver entre sus antiguas fotos y encontrar alguna que busque y que pueda más o menos volver a elaborar, hasta el momento en que se encuentran todos los accesorios, un lugar adecuado y se toma la fotografía. La posproducción que tiene la serie también es algo excepcional, ya que consiguió que la foto tenga la misma esencia que la original, ya sea modificando la tonalidad en general o pequeños detalles.

Como contrapartida, hay algo que es imposible de recrear: la mirada.

En cada foto se puede observar cómo la expresión de la boca puede llegar a coincidir pero nunca la de los ojos. Esto sucede porque a medida que crecemos logramos manipular ciertas partes de nuestro cuerpo, entre ellas nuestra expresión facial, una de las más importantes, ya que se ocupa de expresar emociones y estados de ánimo. Por lo tanto, la mirada perdida que uno suele tener de chico, y la cual suele estar modificada en una fotografía por algo que llama la atención en el entorno de ese momento, cambia completamente cuando va creciendo, ya que es posible de manipularla, de esconder ciertos pensamientos y/o sensaciones. La mirada inocente se pierde, y es ahí donde la foto ya no es la misma que antes.

Bibliografía

http://videos.lanacion.com.ar/video12288-el-fotografo-y-sus-camarasirina-werning

http://irinawerning.com/back-to-the-fut/back-to-the-future/irinawerning.com

http://www.lanacion.com.ar/1277625-fotonovela-negra-en-la-escenadel-crimen

http://www.lanacion.com.ar/1008839-sobre-una-argenchina-en-londres


Irina Werning fue publicado de la página 87 a página88 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

ver detalle e índice del libro