1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42 >
  4. ¿Diseño sustentable o rentable?

¿Diseño sustentable o rentable?

Garcete, Christian

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición IX Trabajos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación

Año VIII, Vol. 42, Noviembre 2011, Buenos Aires, Argentina | 121 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Modos de ver a la naturaleza

Para poder comprender la relación que existe entre el hombre y la naturaleza, debemos hacer un poco de historia. El pensamiento burgués marcó un quiebre en la concepción que se tenía sobre la naturaleza.

La burguesía comienza a notar que la naturaleza no depende de un ser divino. José Luis Romero (1987) afirma: “Simplemente, la naturaleza empieza a escribirse con mayúscula, se la hipostasía y se la transforma en un ente con existencia propia: Dios la creó, pero ahora la naturaleza tiene sus propias leyes, convirtiéndose en un intermediario suyo”. Es así que el hombre comenzó a estudiar la naturaleza en todos sus aspectos.

Desde lo científico, hasta lo artístico.

Pero ¿analizar a la naturaleza nos ayudó a poder comprender su comportamiento?, O ¿quizás debemos seguir estudiándola desde dentro?, O bien, tal como afirma el arquitecto Mario Lazo (2011) debemos tener en cuenta que: “La naturaleza tiene sus propias leyes que debemos respetar”. Hay que tener en claro que los problemas ambientales han sido la resultante de este proceso de descubrimiento de la naturaleza, que fuimos dañando a medida que intentábamos contestar nuestros interrogantes.

Ahora deberíamos hacernos una pregunta más profunda, ¿por qué el hombre ha llegado a este punto?, ¿qué le ocurrió? Tal como afirma Berman (2000): “La humanidad moderna se encontró en medio de una gran ausencia y vacío de valores pero, al mismo tiempo, en una notable abundancia de posibilidades”.

Entonces, podemos decir que el hombre ha violado los derechos de la naturaleza aún teniendo la posibilidad de poder convivir con ella, respetándola.

Un camino sostenible

Stella Fiori (2006) sostiene:

Entendemos al ambiente como una problemática generalizada de las interrelaciones sociedad-naturaleza. Es un campo de convergencia del conocimiento con un propósito integrador. Confluyen diversos saberes; de las ciencias naturales: biología, geología, física, etc. y de las ciencias sociales: sociología, psicología, antropología, filosofía, economía, etc.

Entonces, podemos decir que mediante el descubrimiento de la naturaleza, el hombre no sólo ha generado problemas ambientales, sino también problemas socioeconómicos. Se trata de complicaciones que afectan a la comunidad, pero en mayor medida a los sectores de bajos recursos. El hombre sabe que perjudica a la naturaleza y a sus pares mediante el uso indiscriminado de los recursos. Recursos que son finitos y que necesitan un tiempo determinado para poder reproducirse.

Por ejemplo, la tala indiscriminada de un bosque, puede llegar a tardar unos 30 años para volver a crecer; o bien un cardumen de peces tarda un año en reproducirse.

Fiori (2006) asevera que: “La valorización, significado y utilización de la naturaleza como recurso se complementa con los sucesivos paradigmas históricos de producción, distribución y consumo de políticas económicas”.

Pero como el hombre está en un proceso constante de aprendizaje y, según José Vela Castillo (1987): “La inserción de la casa en la naturaleza, la íntima relación entre arquitectura y naturaleza, la no divisible fusión entre ambas es finalmente la meta última del diseño, de la arquitectura”, para que hemos llegado a una posible respuesta ante la pregunta: ¿cómo haremos para poder revertir este problema? Y es mediante el diseño sustentable.

Diseño sustentable

Podemos definir este concepto, como un área que planifica todo tipo de diseño con el fin de satisfacer las necesidades del hombre sin comprometer el medio ambiente, para que las generaciones futuras no sean afectadas, y de esta forma, garantizar la continuidad de la humanidad.

Para poder lograr este proceso de diseño se debe tener en cuenta la administración de los recursos. Esto es, hacer un uso consciente de los materiales que se empleen; como así también del tipo de energía que va a ser empleada. Por otro lado, se tiene que tener en cuenta los residuos que se van a generar, debido a la producción de ese objeto o ambiente sustentable.

Stella Fiori (2006) agrega que: “Otro objetivo del diseño sustentable es lograr la mayor integración posible entre la empresa y la sociedad”. Pero, ¿qué ocurre cuando una idea se degenera en un plan de ganancia, en vez de cumplir su objetivo conceptual? Podemos decir que cada elemento del plan tiene y debe cumplir su función, pero cuando una parte deja de cumplirla, el proyecto se deteriora. Entonces todo tipo de valoración, o significado, como así también la utilización de la naturaleza como recurso y fin se convierte en un complemento más de los paradigmas históricos de producción, distribución y consumo de políticas económicas que vemos sucesivamente.

El hombre comienza a valorar a la naturaleza en relación a cómo se la utiliza y cuánto significa, en función del rédito económico.

Así también podemos observar el abuso y el consumo masivo de los recursos naturales. Deberíamos tener en cuenta la posibilidad de que el hombre, erróneamente, defina a la naturaleza por cómo se produce, cómo se distribuye, y cómo se utiliza.

Al utilizar al diseño sustentable como una solución, se deben considerar los aspectos económicos, ambientales, sociales, culturales y éticos. Entonces, basado en esto, es sumamente importante tener una nueva forma de pensar, proyectar, comercializar, consumir y reciclar; porque, ¿cuál es el fin de mercantilizar un objeto de diseño sustentable, si sólo puede acceder un porcentaje de la población debido a su elevado precio? Es por esto que los planes para preservar la naturaleza, tienen que estar pensados de tal forma que impacten de manera positiva en la sociedad, para luego generar una modificación en el medio ambiente. También podemos tener en cuenta la siguiente afirmación de Stella Fiori (2006): “Requiere modificar nuestros hábitos cotidianos llevando una vida más austera, evitando un incremento innecesario del consumo para establecer una relación compenetrada con la naturaleza, plantea la integración de las dimensiones sociales, económicas y ecológicas, política y ética”.

Para comprender esta afirmación, debemos realizar un análisis del origen etimológico de la palabra ecología, que es el estudio de la naturaleza como hogar; y por otro lado la palabra economía, que es la administración del hogar. Entonces, el campo de la economía no tiene como fin sacar provecho de ella para crear capital, menos aún utilizar a la ecología como argumento para obtener una mejor productividad en las ventas.

Pero, ¿no encontramos muchos productos sustentables que terminaron siendo exclusivos para la clase alta, formando así un diseño elitista? De esta manera, el fin de lo sustentable se desvanece en el intento de proteger el medio ambiente. Esto es debido a un buen plan que surgió con el fin de preservar la naturaleza, terminó siendo absorbido por el mismo sistema. Por eso, el concepto de diseño sustentable, debe mantenerse evitando todo tipo de producción a escala centralizada y en masa; ya que los diseños pueden adaptarse a las tecnologías para poder obtener una producción local y con los recursos necesarios y disponibles. Logrando así, un equilibrio en todas las clases.

Lamentablemente hoy nos encontramos con diferentes vertientes.

Por un lado, el diseño sustentable de manera intensa y por el otro, el diseño sustentable en forma superficial. El primero consiste en ser consciente del consumo y de realizar un cambio en uno mismo. Con esto podemos agregar el poder de comprender la ansiedad y angustia que nos impone el consumismo. Para esto, el ser conscientes de nuestras acciones para con el medio ambiente es crucial para poder lograr un equilibrio entre la naturaleza y el ser humano.

En contraposición con este concepto, la forma superficial es una representación para saciar la sed de gloria del hombre.

Esto se debe a que esta forma de experimentar la sustentabilidad, sólo nos incita a fomentar el consumo y que la angustia permanezca, para luego tener la necesidad de consumir nuevamente.

Así, encontramos distintas empresas que tienen como meta solucionar el bienestar de toda la comunidad y mantener vivos los recursos naturales. Mientras que en trasfondo, sólo tienen como fin capitalizar esta solución, enmascarando el camino cíclico de retroalimentación del capitalismo. También podemos agregar que una estructura económica creada por el hombre es inestable, y esto se debe a que cualquier gran compañía necesita acelerar el recambio de productos nuevos, y alcanzar a una mayor cantidad de usuarios. Es decir, a un mayor consumo, una mayor producción; en consecuencia, un mayor uso de los recursos naturales y energéticos. A modo de respuesta, Stella Fiori (2006) nos plantea: “La naturaleza humana coloca al individuo en una realidad muy compleja, multidimensional, con distintas soluciones para concretar su vida: lo coloca en un cultura. Entiendo ésta como el ‘modo de ser en una comunidad’, o de una elite”.

Bibliografía

Berger, J. (2010). Modos de ver. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, SL.

Berman, M. (2000). Todo lo sólido se desvanece en el aire. La experiencia de la Modernidad. Buenos Aires: Siglo XXI.

Fiori, S. (2006). Diseño industrial sustentable. Una percepción desde las Ciencias Sociales. Córdoba: Editorial Brujas.

Romero, J. L. (1987). Estudio de la mentalidad burguesa. Buenos Aires: Alianza.

Vela Castillo, J. (2003). Richard Neutra: un lugar para el orden: un estudio sobre la arquitectura natural. Sevilla: Universidad de Sevilla.

Recursos electrónicos

Mercedes Magazine. (2011) Mario Lazo: En favor de la Naturaleza. México.

Recuperado el 21 de junio de 2011, de http://www.mercedesmagazine.mx/wp/?p=1158


¿Diseño sustentable o rentable? fue publicado de la página 109 a página110 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

ver detalle e índice del libro