1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42 >
  4. Reciclaje de telas Juana de Arco

Reciclaje de telas Juana de Arco

Mognoni, María Laura

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición IX Trabajos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación

Año VIII, Vol. 42, Noviembre 2011, Buenos Aires, Argentina | 121 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

En este ensayo se indagará sobre el reciclaje textil y la sustentabilidad, temas de suma importancia para mantener el planeta en condiciones. Luego se estudiarán cada una de estas problemáticas marcando sus consecuencias en el medio ambiente y se analizarán soluciones para cambiar esta situación, mejorando el espacio que habitamos y creando más puestos de trabajo.

La sustentabilidad se refiere al equilibrio de una especie con los recursos de su entorno, por extensión se aplica a la explotación de un recurso por debajo del límite de renovación del mismo. Desde la perspectiva de la prosperidad humana, el concepto consiste en satisfacer las necesidades de la actual generación sin sacrificar la capacidad de las futuras para satisfacer las propias.

Los residuos textiles pueden ser utilizados para la elaboración de nuevas materias primas. La actividad que llevan a cabo las organizaciones de recuperación y reciclaje de textiles proporciona ventajas sociales como ambientales, además de la creación de puestos de trabajo para colectivos con dificultades para insertarse en la vida social y laboral. La pregunta es ¿será realmente así? Para arribar a una posible respuesta se relacionará esta problemática con una joven y reconocida diseñadora argentina, Mariana Cortés, quien no sólo es la creadora de la marca Juana de Arco, sino que también creó el Proyecto Nido, donde produce mayoritariamente indumentaria, y mediante el cual brindó trabajo a mujeres desocupadas luego de la crisis del 2001.

Una mente maestra

La diseñadora Mariana Cortés, la mente creativa de la marca Juana de Arco, tuvo la inteligente y ecológica idea de sacar al mercado una línea de indumentaria femenina creada con elementos textiles provenientes del reciclaje y también crear objetos como alfombras, muñecos para niños, accesorios, almohadones.

Mariana nació en Arribeños, provincia de Buenos Aires. Se recibió de diseñadora de indumentaria en la Universidad de Buenos Aires, y de la mano de la marca que creó abrió una tienda de venta a la calle, un taller de experimentación textil y una galería de arte en el Salvador 4762, en el incipiente barrio de Palermo Soho.

La propuesta inicial de Juana de Arco consistió en la producción de ropa interior, brindando un nuevo aire a la oferta tradicional del mercado, con sus diseños coloridos y eclécticos.

Rápidamente, las creaciones de Mariana Cortés supieron diferenciarse y construir un estilo propio, cuya impronta es reconocida actualmente en varias partes del mundo.

La diseñadora afirma: “Juana es un estilo. Es colorida, atemporal, con prendas y texturas cómodas (…) Recupera lo artesanal y las técnicas populares para que jueguen y descubran su propia imagen”.

Una vez establecida la marca, comenzó a diversificarse y a dedicarse a la producción de otras líneas de indumentaria, marcando su debut en las pasarelas con la presentación de la colección Otoño/Invierno 2005 realizada en el marco del Buenos Aires Fashion (BAF) Week. En ese mismo año, la sucursal japonesa de HP FRANCE abrió el primer local de Juana de Arco en Guinza, Tokio.

Teniendo conciencia de las consecuencias que provocan las industrias textiles en el proceso de elaboración de la prenda, decidió crear esta línea con la participación de las mujeres de Proyecto Nido, que consiste en no solo generar fuentes de trabajo a los perjudicados por este conflicto, sino al mismo tiempo proteger al medio ambiente y salvar la tradición artesanal, a través del poder del arte y del diseño.

Creaciones con conciencia

Acerca de su proyecto, Cortés comenta:

Juana tiene su propia estética, y es inventada día a día, podríamos decir que es un collage, un patchwork como técnica. Pero la forma con la que trabajamos hace que sea genuina, nueva, y bien nuestra. Hacemos mucha investigación en el color, disfrutamos mucho haciendo combinaciones nuevas, rompiendo patrones, desestructurando un poco la imagen. Lo nuevo es divertido, es fresco, y cuando podemos cambiar algo, lo hacemos.

Sus obras varían en diferentes rubros, desde creaciones para el hogar (alfombras, sillones, cubrecamas, almohadones), indumentaria y accesorios (carteras, collares, delantales, ropa interior y vestimenta en general) y muñecos para los niños.

Se busca principalmente belleza, funcionalidad y comodidad.

Su última colección de invierno 2011, titulada Juana esquía, fue exhibida en el BAF Week, allí mostró cómo construye tipologías clásicas de la montaña. Las prendas se extienden hasta el piso, abrigando todo el cuerpo: enteritos térmicos estampados con pinos o copos de nieve, larguísimos vestidos tejidos artesanalmente, remerones y buzos estampados con colores fuertes que realizan un juego de color sobre el blanco nevado.

En esta colección de alto invierno no podían faltar las camperas y chalecos inflables, en rojo, azul, amarillo, blanco. Pompones multicolores salpican toda la propuesta en una especie de interpretación libre de los copos de nieve. Modelos no profesionales y caídas teatralizadas sobre la pasarela, golpe de efecto para presentar una colección personal sólo para arriesgados.

El escenario elegido es Tierra del Fuego, y la pasarela se ambientó de manera de crear la ilusión de un paisaje nevado, acompañado por el maquillaje que simuló rostros expuestos al frío. Los accesorios fueron largas bufandas y gorros, que mantienen la tradición de Juana de Arco de jugar con lo tejido.

En esta oportunidad la vedette fueron los pompones, creados por artesanos que forman parte del Proyecto Nido.

Una simple alfombra

“Había una vez una bolsa llena de recortes de tela en el taller de Juana de Arco y en la Argentina mucha gente buscando trabajo. Entonces entre todos atamos trapos para hacer alfombras que vuelan por el mundo”.

En este formato de cuento infantil, la diseñadora sintetiza su propuesta solidaria que nació con el torbellino económico del 2001 y hoy beneficia a una docena de familias de Florencio Varela que trabajan en sus casas. Con la técnica de unir retazos, atar trapos el Proyecto Nido logró su primera obra impulsora a concientizar el reciclaje textil, y se creó una alfombra mediante retazos de telas sobrantes de la marca y donaciones de la empresa Guildford.

Todo empezó un verano en Brasil, más precisamente en Salvador, Bahía, con la alfombra sobre la que trabajaba un zapatero callejero. Le llamó la atención el modo en que estaba hecha: un colorido entramado de trapitos anudados. Después encontraría la misma técnica en una casa de familia, bajo la forma de una lona ubicada sobre el respaldo de una silla.

Cuando regresó a Argentina, descubrió que los ecos de la crisis de 2001 habían golpeado muy cerca a su círculo de conocidos. Concretamente el marido de Carina, una de las artesanas que trabajaba con ella en Juana de Arco, se había quedado sin trabajo. Entonces, Mariana miró los restos de tela dispersos por el taller de su pequeña empresa, y recordó la técnica artesanal que había visto en Brasil. Le mostró a Carina fotos de la alfombra y la lona, y le preguntó si se animaba a hacerlo, la mujer contestó entusiasmada.

Tejiendo un nido

El caso de una iniciativa social, que uniendo, anudando, atando, nada más ni nada menos que pedacitos de trapos de los que surgen alfombras, juguetes y todo tipo de accesorios para el hogar, da una posibilidad a mujeres desocupadas. Y de allí se desprende la contención, el refugio, que provee un oficio.

Hablamos del Proyecto Nido, emprendimiento que nace puertas adentro de la etiqueta Juana de Arco.

La historia de Nido es sin duda la de Cortés y la de Argentina.

Buscaba un espacio y un estilo de vida y lo encontró en Palermo. Hoy sobre la calle El Salvador funciona su local, un espacio de estética hogareña inundado de vivos colores y formas caseras.

El económico y original método de los trapitos generó trabajo para unas seis familias. Alfombras, almohadones, accesorios de cocina, carteras y monederos brotaron mágicamente de trozos de género que, de otra manera, hubieran sido descartados como desechos. El proyecto creció.

La empresa Easy ofreció un espacio para comercializar estos productos. De hecho, durante la 11ª edición del Fashion Buenos Aires, en 2006, se presentó la colección de delantales Paraíso, diseñados por Juana de Arco y confeccionados con la técnica nido en accesorios y detalles.

De todos modos, Mariana es consciente de la distancia que existe entre el gran mercado y el diseño alternativo. “Es bastante difícil llegar al gran público preservando calidad y cierto modo de trabajo. Trabajando de una manera casi artesanal no se puede llegar a lo masivo”, explica. “Tampoco es lo que quiero”, remata.

Pero producción a baja escala no es sinónimo de estrechez de horizontes. En este momento, la marca junto con el Proyecto Nido, está ofreciendo sus productos en locales de Tokio, Santiago de Chile y Nueva York.

“El espacio de arte siempre fue una gran influencia. En este momento, se interrelaciona todo: la búsqueda expresiva, el diseño textil, el proyecto social. Nuestro principal valor son los valores humanos”, dice Mariana. Y no deja de recordar el sentido último de la palabra nido: protección, calor, apuesta a futuro.

El surgimiento del nombre “Nido” tiene que ver con un refugio que nace desde el empleo, pero también por el interés de la diseñadora de la palabra “Nudo”. Tiene que ver con lo que se arma de la nada.

Conclusión

Hay esperanza para ayudar al medio ambiente, son pequeños granos de arena,que todos podemos aportar y mantenerlo saludable para las generaciones futuras. El reciclaje textil es una gran forma de ayudar al ecosistema para evitar la contaminación del agua, que es uno de nuestros elementos para vivir.

Mariana Cortés es una de las tantas diseñadoras que se están esforzando para generar conciencia de esta problemática.

Creando no solo prendas y elementos de uso originales con telas recicladas, sino también brindando trabajo a mujeres creativas con ganas y necesidad de trabajar.

Bibliografía

Yanina Tendlarz y Jimena Laclau, Argentina sustentable, Buenos Aires, 25 latidos.

Nicolas Bourriaud, Estética relacional, Editora: Adriana Hidalgo.

Reinaldo Laddaga (2006), Estética de la emergencia, Buenos Aires, Editora: Adriana Hidalgo.

Sustentabilidad: http://es.wikipedia.org/wiki/Sostenibilidad Reciclado textil: http://www.articuloz.com/negocios-articulos/los-desperdicios-textiles-se-pueden-reciclar-250670.html Aguas residuales textiles: http://upcommons.upc.edu/revistes/bitstream/2099/1739/1/120-4.pdf Mariana Cortés, Juana de Arco: http://www.google.com.ar/search?sourceid=navclient&aq=0h&oq=Mariana+&hl=es&ie=UTF8&rlz=1T4GGLL_esAR378AR380&q=mariana+cortes+juana+de+arco Página Principal: http://juanadearco.net/blog/ Proyecto Nido: http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=966659 http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/m2/10-1236-2007-06-30.html http://www.elargentino.com/nota-27264-Fashion-responsable.html Juana de Arco: http://www.fashionwaymag.com/noticia/juana-de-arco-137.aspx


Reciclaje de telas Juana de Arco fue publicado de la página 111 a página112 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

ver detalle e índice del libro