1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42 >
  4. Jaime Hayon

Jaime Hayon

Pérez Baldoni, María

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición IX Trabajos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación

Año VIII, Vol. 42, Noviembre 2011, Buenos Aires, Argentina | 121 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

Hayon es un artista y diseñador nacido en Madrid en 1974.

En su adolescencia se sumergió en la cultura skate y el arte graffiti. Estudió diseño industrial en Madrid y en París y luego, en 1997, formó parte de Fábrica, la fundación de la firma Benetton que funciona como incubadora de creativos, y desarrolló una estrecha relación con Oliverio Toscani.

Ocho años después Jaime dejó Fábrica para iniciarse por su cuenta en proyectos individuales, a la vez exhibía su trabajo en galerías de arte. Sus primeros productos fueron una colección de juguetes de diseño, luego productos cerámicos, mobiliario, interiorismo e instalaciones.

Tener habilidades artesanales y creatividad le permitieron ampliar los límites de muchos medios y funciones, eso se nota en las colecciones que desarrolló para clientes tan diversos como ArtQuitect (baños), BD ediciones, Moooi (mobiliario doméstico), Metalarte y Swarovski (luminarias), Berhardt diseño (textiles), Piper Heidsieck (cubos de champán), Gaia y Gino (vasos) y Bosa Ceramiche (objetos de cerámica).

El trabajo que realiza como asesor creativo para la marca española de porcelana Lladró se ha traducido en una nueva dirección para la compañía, así como su línea Fantasía diseñada por él.

Actualmente, Jaime está trabajando en interiores de hoteles, restaurantes y establecimientos comerciales en todo el mundo.

Reside en Londres, y tiene oficinas en Barcelona y Treviso.

Desarrollo

Aspecto simbólico vs. funcional

Afirma el diseñador: “El diseño se trata de lo que te hace sentir un espacio o un objeto”.

Muchas de sus creaciones no son pensadas desde su aspecto funcional, en muchos de sus objetos Hayon prioriza otros aspectos, y son vistos como un despliegue de extravagancia y ostentosidad, generado por materiales como mármol, mosaico de oro blanco y brillantes. Con estos proyectos pretende tomar por sorpresa al espectador, agradar, entrecruzar la estética clásica con la contemporánea.

Sus diseños se caracterizan mayormente por una propuesta lúdica, e imprime su divertido sentido del diseño en objetos cotidianos: logra transformar una simple sala de baño en algo colorido y divertido de habitar. Para él, el poder transformar un sitio común en algo divertido y agradable a la vista y que la estancia en éste sea divertida, son los elementos de un buen diseño.

Artesanía e industria, arte y diseño

Siempre estuve confundido si yo debería dedicar mi carrera al arte o al diseño industrial. Mi conclusión es que soy un artista trabajando en el campo del diseño. Soy un híbrido, pero eso está bien porque vivimos en el siglo XXI donde todo es posible. Me gusta hacer cosas juguetonas, humorísticas, de alta calidad, a veces funcionales, a veces no, a veces decorativas, a veces no… Les das negro cuando piden blanco. Pero eso es exactamente lo que hace el arte –trata de jugar con materiales, captar la atención con emociones y hacerte ver algo con un tercer ojo.

Su trabajo mezcla el arte con el diseño e incursiona en el diseño industrial, rayando en la artesanía e interiorismo con un uso frecuente de un estilo neo-barroco y a veces surrealista: figuras que salen de sueños, humor, y atmósferas siempre limpias pero no minimalistas, a veces decorativas, a veces funcionales.

Relación con el pasado inmediato

Encuentro varias referencias, guiños, influencias y rediseños en la obra de Jaime Hayon en relación con los diseñadores del siglo anterior.

Muchas de sus piezas de mobiliario poseen características propias de los diseñadores escandinavos: formas escultóricas, zoomórficos, alto componente de trabajo artesanal, vinculaciones orgánicas entre las distintas partes. La silla que sigue (ver figura 1) se compone de 22 piezas de madera, y se hace evidente la vinculación entre lo artesanal y lo industrial.

American Chateau es un trabajo de Jaime Hayon en conjunto con Klunder Nienke, se compone de una serie de piezas escultóricas que se inspiran en las exportaciones ícono cultural de los Estados Unidos y la opulencia de la artesanía del siglo XVII europeo. Estas piezas son íconos de la expansión, de la comida rápida y el sueño americano.

Aquí hay varias similitudes con el diseño alemán de la década del 80: tiende a lo provocativo, a lo que no corresponde, no se basa en la producción industrial masiva si no en cantidades limitadas para un segmento determinado. Es un producto ex perimental pensado en términos artísticos y no en términos funcionales, económicos o productivos.

El gigantismo es propio del pop art, al igual que los colores brillantes y la temática, clara crítica a la sociedad capitalista, el consumo, el fast food.

Esta tumbona (ver figura 2) tiene incorporado el apoya pies opcional y puede realizarse con distintos acabados según el cliente.

Su forma remite a las sillas realizadas por Eames, aunque también el respaldo es una forma característica de Jacobsen.

Podría decirse que es un rediseño de estos clásicos pero con un toque actual dado por el acabado: color uniforme en toda la pieza, unificando los distintos materiales, y algunas innovaciones tecnológicas, materiales y formales.

Fantasía, ilusión e innovación

Hayon quería mostrar a esta ave (ver figura 3) como un objeto común sensacional mediante la amplificación de sus características y dimensiones, convirtiéndolo en una pieza moderna, de una gran belleza y utilidad: una silla mecedora. El movimiento, sutil y constante, le da al objeto una sensación de velocidad y dinamismo. Al respecto el diseñador admite: “Mi pollo verde había asumido un rostro, una forma, un lugar y una función”.

El green chicken se trata de una fusión entre el surrealismo y el humor, un guiño a la fantasía.

Diseño industrial en las últimas décadas

En el diseño de las últimas décadas, se observa una tendencia hacia lo emocional, que se puede apreciar en objetos divertidos, como los de la firma italiana Alessi o de la japonesa Sony, los relojes Swatch o la colorida transparencia de la computadora Imac comercializada por Apple. A raíz de esta inclinación es que surgen acepciones como tooltoy, formulada por el canadiense Alexander Manu, que refleja la actual fusión herramienta- juguete en los productos que sobresalen en el mercado.

En el ámbito de la profesión, los actuales creativos se veneran como divos, tal es la situación de diseñadores como Michael Graves, Sir Terence Conran o Philippe Starck.

Poco a poco el arte se fue implicando en la fabricación de los objetos de uso cotidiano, para dar origen a la creación de una nueva perspectiva de lo cotidiano, resultado de una cultura de productos iniciada a partir de la reproductividad en masa.

Los avances de la lingüística y de la semiótica han permitido dotar al diseño de contenidos metafóricos propios de la comunicación humana, aportando nuevos niveles de lectura, ya no se trata solamente de que un diseño funcione, que los materiales estén adecuadamente utilizados y optimizados los procesos constructivos: se trata también de representar aspiraciones y deseos.

El intercambio de roles entre diseñadores y artistas hizo difícil reconocer las fronteras entre un área y otra, las galerías de arte y museos han tenido que ampliar sus paradigmas, y comenzaron a considerar el diseño como una nueva disciplina museable y de contemplación.

Hayon y el contexto actual

Hayón se inserta exitosamente en el contexto actual y es considerado un referente del diseño contemporáneo dado que su producción y su modo de trabajar responden a la situación y demandas del diseño contemporáneo.

En sus inicios captó la atención del mundo del arte, con su primera muestra en David Gill Gallery, Londres con la que se posicionó en las grandes ligas, imprimiendo su divertido sentido del diseño en objetos cotidianos y su libertad sin límites.

Puso a la vanguardia una nueva ola de diseño que fusiona los límites entre arte, decoración y diseño como así también un renacimiento de objetos ya existentes en el contexto contemporáneo.

Al respecto creemos conveniente introducir algunas afirmaciones del diseñador en una entrevista dado al IAE (Instutito Europeo de Diseño):

El panorama del diseño industrial esta cada vez mas unido, se está fusionando el diseño, ya no es industrial, interiorismo, es una fusión híbrida de un montón de disciplinas y maneras de pensar conceptos. Los diseñadores ya dejaron de estar al servicio de la industria de manera anónima, empiezan a hacer marca también empresas en sí mismas, y se empiezan a relacionar con lo artístico, entonces hubo más libertad en la creación y eso está dando una nueva evolución, que está creando aspectos súper interesantes en la creatividad mundial. La creatividad, el pensamiento, la comunicación, las imágenes, todas se tienen que interrelacionar para crear un mundo y que la gente lo pueda entender. Un objeto no sólo funciona porque es un buen objeto, si no que puede funcionar porque se comunica correctamente, o porque es la respuesta a las necesidades globales de las tribus que hay ahora mismo en el planeta.

Conclusión

Encontré características comunes entre la obra del diseñador y el diseño escandinavo, el pop art, el diseño alemán de los años 80, como así también veo en sus productos formas o detalles que me remiten directamente a otros diseñadores, como Eames, Jacobsen, Klint, Bertoia.

Creo que no es fácil ni tendría mucho sentido ubicar a este diseñador en una corriente especifica ya que su trabajo es muy diverso, y si bien posee características comunes que le otorgan una identidad común, parece también transitar por distintas variantes tanto formales como estéticas y/o funcionales según el proyecto en el que trabaje y lo que en este tenga, o le interese priorizar.

Como síntesis de sus diseños, se destaca la originalidad, lo escultórico y artesanal pero a la vez con un alto nivel de detalle y una gran calidad en la resolución, con formas y materiales que transmiten lujo y refinamiento. A la vez, comunican diversión y fantasía, las atmósferas y espacios surrealistas y mágicos que genera en sus instalaciones y la amplia gama de colores como así también las terminaciones superficiales que otorga a los objetos.

Su éxito y aceptación en el contexto se debe a que sin miedo rompe la barrera entre arte y diseño tan cuestionada, mezclando las dos disciplinas y generando objetos y escenarios, que estética y funcionalmente, responden a deseos y transportan a mundos que están mas allá de la cotidianeidad.


Jaime Hayon fue publicado de la página 115 a página117 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

ver detalle e índice del libro