1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº43 >
  4. Destino

Destino

Sierra, Araceli Mariel

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº43

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº43

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita Primer Cuatrimestre 2011 Proyectos Ganadores Comunicación Oral y Escrita Primer Cuatrimestre 2011

Año VIII, Vol. 43, Diciembre 2011, Buenos Aires, Argentina | 99 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Síntesis del trabajo

He aquí una historia maravillosa que narra cómo fueron transcurriendo las vidas de Juana y Ladislao, dos personas que nacieron y fueron criadas en el mismo pueblo, llamado Empedrado, ubicado en la provincia de Corrientes.

Aunque residían en el mismo lugar, no se conocían hasta años más tarde, cuando Juana se traslada hacia la provincia de Buenos Aires, con su hermano, al mismo sitio donde Ladislao vivía hacia un tiempo.

El destino unió a Juana y Ladislao en Buenos Aires para continuar por el resto de sus vidas juntos.

Introducción

Esta historia narra la vida de los abuelos Juana y Ladislado, nacidos en Empedrado, provincia de Corrientes, en los años 1938 y 1935 respectivamente.

Ambos se conocieron en su ciudad de origen pero un día Ladislado se trasladó en tren hacia la provincia de Chaco por razones laborales, y luego se fue a la provincia de Buenos Aires.

Allí trabajó como marinero con embarcaciones de hasta veinte tripulantes, recolectando rollizo en madera. Luego se dirigió a la provincia de Entre Ríos para realizar el servicio militar e hizo un curso acelerado para ser oficial durante dos años, de esta manera fue reubicado en Paso de los Libres. Cumplidos los dos años se dio de baja y volvió a su ciudad natal.

Mientras tanto, Juana trabajaba haciendo tareas domésticas e iba al colegio. Cuando tenía 17 años partió hacia la provincia de Buenos Aires con dos de sus once hermanos, debido a que su madre ya estaba viviendo allí.

Después de varios años de desencuentros, y mudándose de un lado a otro por diversas razones, el destino los vuelve a reunir en Buenos Aires.

Decidí describir la historia de mis abuelos y sobre sus aventuras ya que después de varios años de no verse y de no saber nada el uno del otro, se reencontraron para luego realizar proyectos y estar juntos el resto de sus vidas. Soportando el peso de tener a sus familiares en otra provincia y teniendo que comenzar desde cero para sobrevivir y adaptarse a cambios como el clima, el conocer otras personas y criar a sus hijas en un ambiente completamente diferente al que ellos fueron criados, entre otros factores influyentes.

Desarrollo

La vida de Juana

En el año 1901 nació Heraclio Escalante en una estancia de Corrientes y años más tarde, en 1905 nació Higinia González.

Heraclio e Higinia se casaron en 1924 y así conformaron una gran familia, compuesta por once hijos. Cuando llegó el momento de que los niños asistieran a la escuela, decidieron mudarse al pueblo.

La séptima, una de las protagonistas de esta historia, se llama Juana y nació en 1938 en Empedrado. Ella comenzó la escuela a los nueve años ya que en esa época no existía el preescolar, esto es equivalente a la primaria en la actualidad de seis años de estudio, a la par también trabajaba.

Juana, con tan sólo quince años, se fue a Corrientes capital, para trabajar realizando tareas domésticas, vivía con los patrones quienes se ocupaban de todos los gastos y le pagaban $15 por mes.

Higinia desde hacía un tiempo residía en Buenos Aires, y cuando Juana cumplió 17 se trasladó a la ciudad junto con uno de sus hermanos, donde siguió trabajando.

La vida de Ladislao

Venancio Altamirano y Felipa Gimenez tuvieron dos hijos, Alejo y Ladislao, quién es el otro protagonista. Al igual que Juana realizó sus estudios escolares de 6 años en Empedrado.

Su padre era empleado municipal. Cuando Ladislao tenía 13 años, fallece su madre en Roque Sáenz Peña, provincia de Chaco. Felipa antes de morir le pidió a su hermana que cuidase a su pequeño hijo. Mientras tanto, Alejo estaba trabajando en una fábrica aceitera y algodonera. Este algodón tenía como destino Buenos Aires para hacer telas.

Las hijas

Un día de mucho frío, exactamente el 30 de mayo de 1962, Juana y Ladislao pensaban que iban a tener un varón que lo iban a llamar Luis Alberto y cuando la enfermera le dijo que era nena, Ladislao se enojó. De esta manera Juana la nombró Laura, por una actriz de la época.

Juana y Ladislao entre los años 1968 y 2002 tuvieron una mercería. Cuando Laura tenía cinco años, acompañaba a su madre al local y se subía al mostrador y la ayudaba a atender.

Cinco años más tarde, la llevaron de vacaciones a Corrientes y cuando fueron a pescar, dejaron a la niña en la orilla del río. Ladislao escuchó ruido de agua y vio que su hija se había caído. Luego de salvarla, Laura lloraba inconsolablemente y su padre le preguntó el motivo de su llanto y ella le respondió que se cayó al agua porque un pescado le silbaba.

Sus 15 años los festejó en la casa de su abuela Higinia. Una tía la ayudó a elegir el vestido, de mangas largas y largo hasta el piso, color amarillo.

A los 17 años los chicos que estaban en 5º año, hacían bailes para recaudar dinero para viajar a Bariloche. En ese momento los profesores les ocultaban a los alumnos lo que estaba pasando en país ya que era durante el gobierno de facto. Uno de los profesores, decía que lo que se mostraba fuera del país era en contra del mismo.

Un día fue a bailar con sus compañeros y le pareció raro que los militares les pidieran sus documentos.

Cuando Laura finalizó el colegio, trabajó en el local con su madre y luego en una inmobiliaria durante cuatro meses.

Años más tarde, exactamente el día 5 de enero del año 1965, en el Sanatorio Córdoba, nace la segunda hija del matrimonio, llamada Alejandra. Hizo la escuela primaria y al terminar el secundario realizó cursos como masajista, costura, hacía cintos, carteras y gorros.

Alejandra estaba de novia hacía dos años y seis meses, en 1994 en un boliche de Brasil se cruzó por casualidad a Enrique, quien había sido amigo de su ex novio. Desde ese momento hasta la actualidad Alejandra y Enrique jamás se separaron. Luego de volver a Argentina, un año más tarde, en 1995, decidieron irse a vivir a Brasil sin saber el idioma ni a que iban a enfrentarse allí.

A ambos les gustaba la idea de vivir en un clima tropical y así alquilaron una posada frente al mar y construyeron varias casas que alquilaban, mientras que ella trabajaba como artesana en una feria en la playa.

En 2007 decidieron volver a Buenos Aires y comprar hectáreas en el Delta para vivir tal como lo habían hecho en el país vecino.


Destino fue publicado de la página 27 a página28 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº43

ver detalle e índice del libro