1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº43 >
  4. La vida cambiada por un amor

La vida cambiada por un amor

Lencina Moya, Federico Martín

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº43

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº43

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita Primer Cuatrimestre 2011 Proyectos Ganadores Comunicación Oral y Escrita Primer Cuatrimestre 2011

Año VIII, Vol. 43, Diciembre 2011, Buenos Aires, Argentina | 99 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Síntesis

Con el objetivo de completar este trabajo satisfactoriamente, en primer lugar indagué en historias de mi familia para que, una vez obtenidas, poder decidir a cuál dedicarme.

Así fue que me incliné por la historia de mis abuelos, y lo primero que hice fue entrevistar a mi abuela, de quien obtuve la mayor cantidad de material. A su vez, le pedí que me proporcionara documentos que poseyese, a fin de recopilarlos, para luego discriminar los que fueran relevantes o no para este cometido.

También entrevisté a mi madre, que si bien ella no estuvo presente en los años relatados en la historia, sí fue testigo de muchas historias de mis abuelos e inclusive viajó a España, conociendo a muchos de los personajes del escrito.

Una vez recopilada toda la información, tanto de las entrevistas y como la de los documentos, decidí armar un mapa conceptual para generar un hilo coherente en el relato, utilizando los conceptos adquiridos del libro de Serafini.

Con las ideas en claro, me dediqué a redactar.

Desarrollo

El marco socio-familiar

María del Carmen Viano Trigueros es el nombre de mi abuela, nació el 14 de septiembre de 1925 en Málaga, España, y es la tercera hija después de 12 embarazos, de los cuales nacieron sus dos hermanos. Al momento de su nacimiento, ambos padres tenían 46 años, una edad avanzada para tener hijos.

Su padre era maestro mayor de obras, pero no ejercía su profesión.

Era el dueño de un comercio, que en su momento era llamado charcutería, y que actualmente sería similar a una fiambrería de calidad. Su madre se dedicaba a ser ama de casa y a criar a sus hijos.

Para 1925 España se encontraba bajo el reinado de Alfonso XIII, luego sería el turno del gobierno dictatorial de Francisco Franco, que duró hasta su muerte y sucesión en 1975.

Los primeros años

Carmen comenzó a asistir al colegio a los seis años. Se cambió varias veces de institución, pero siempre asistió a establecimientos privados. Además, al término de las clases, asistía a la casa de un profesor para reforzar sus estudios. Este docente era el mismo al que acudían las hermanas de Pablo Picasso.

Años después, fue momento de ir a la secundaria, pero tuvo que abandonar al segundo año debido a un problema en la vista que la acompañó toda su vida. En esa época no había sido posible que dieran con el diagnóstico adecuado, pero luego se supo que padecía de cataratas.

La adolescencia

El gobierno de Franco exigía que la comunidad realizara servicios sociales, cuestión que obligaba a cumplir con tareas de ayuda comunitaria, es decir, colaborar en comedores, en hospitales, y marchar uniformados en actos cívicos, entre otras cosas. Durante seis meses, Carmen fue asignada a un comedor en la calle Larios en Málaga.

Una vez que completó sus obligaciones, quedó libre de toda responsabilidad, y debido a que no trabajaba, tenía la mayor parte del tiempo libre. Sus días consistían en levantarse tarde e ir a tomar un carajillo, una tradición española que consistía en una bebida compuesta por café combinado con alguna bebida espirituosa, como ron.

Alrededor de las dos de la tarde volvía a su casa para almorzar y, más tarde, tipo 7 volvía a salir para tomar un aperitivo, que probablemente sería un jerez.

Pertenecía a una familia de alto nivel socioeconómico, cuestión que le permitía darse gustos, y asistir a reuniones sociales en el Club Náutico donde se relacionaba con personas del mismo ambiente.

Su familia no era sedentaria, sino todo lo contrario. Tenían varias casas y se mudaban con frecuencia. Algunas de ellas estaban ubicadas en Victoria 74, Postigo 1, Frailes 246 y Márquez de Valdeflores 9; todas en Málaga. La mayoría eran grandes propiedades, con numerosas habitaciones y en buenas ubicaciones de la ciudad, siempre cerca del mar, y con vistas al castillo de Gibralfaro.

El noviazgo

En 1949, a sus 24 años, Carmen vivía en un segundo piso y su vecino del piso inferior era marino. Fue así como un día la invitó a tomar la merienda en su barco.

Ella no estaba dispuesta a asistir sola, así que invitó a una de sus amigas. La nave estaba anclada a metros del castillo Almenara, sitio donde trabajaba Silvestre Isidro.

En el momento en que Carmen, luego de haber tomado la merienda, descendía del barco junto con su amiga, Silvestre estaba en los alrededores, y al verla quedó encantado. Según él, le gustó por lo discreta que era, característica que se aleja bastante de la personalidad de la protagonista.

El muchacho las siguió y le compró un ramo de violetas y, al entregárselas, tuvo oportunidad de cruzar unas palabras con Carmen. Silvestre no perdió el tiempo y la invitó a salir en los próximos días. Se conocieron en semana santa, un 30 de abril, y así fue como comenzaron a encontrarse con frecuencia; aunque el hecho de que el fuese marino lo dificultaba por la gran cantidad de días que debía pasar en alta mar.

El naufragio

Con el correr de los meses, Silvestre continuó con sus estudios en la marina y se fue perfeccionando hasta convertirse en capitán del barco mercante Taigo. Al poco tiempo de ser inaugurado, la tripulación quiso llevar a cabo un botín contra él y descalibraron la brújula, cuestión que provocó que la nave chocase contra la costa de Marruecos y encalle. La tripulación y él estuvieron varados en el desierto por dos días hasta que fueron rescatados y, afortunadamente, todos lograron salir con vida.

De todas formas, Silvestre fue sometido a un juicio contra un consejo sumarísimo, este hecho golpeó su autoestima y moral. Dichosamente, la verdad salió a la luz y fue absuelto, pero él no se pudo reponer de tal emoción y decidió renunciar a su carrera.

La emigración

Una amiga de Carmen, que era su modista, emigró a Argentina, y este hecho ayudó a que Silvestre hiciera lo mismo, ya que luego de haberse deprimido por el naufragio y sin nada para hacer en España, fue lo mejor que le pudo pasar.

Una vez aquí, Silvestre consiguió trabajo en un restaurant ubicado en San José y 25 de Mayo; y, mientras tanto, vivía en Castelar.

Años después, la costurera se contactó con Carmen para invitarla a venir a este país, ofreciéndole trabajo y hogar, pero su padre, Eduardo, no se lo permitió.

El casamiento

Hacia 1955, Silvestre ya estaba bien ubicado y con un hogar, por lo que decidió proponerle casamiento a Carmen (previamente ya lo habían acordado en España). Pero surgió un inconveniente: Eduardo no permitía a Carmen salir del país sin estar casada y Silvestre no podía viajar por su trabajo.

El 18 de diciembre de 1955 se concretó el casamiento entre Carmen y Silvestre a 11000 kilómetros de distancia por medio de un poder dado al padre de ella.

Seis meses después, el 6 de junio de 1956, Carmen arribó a Argentina con su matrimonio legalizado. Ya aquí, los novios decidieron dar una fiesta por su reciente casamiento en el Hotel Castelar, ubicado en la Avenida de Mayo al 1152, donde luego pasarían su noche de bodas.

El embarazo

La situación en Castelar se había vuelto caótica. Por diversos motivos y traiciones, la amistad entre el matrimonio de la modista y Silvestre y Carmen se había disuelto. Así fue que a Silvestre, un compañero en su trabajo, le contó que una pareja de españoles tenía un hotel ubicado en Jujuy y Belgrano. Él decidió contactarse con ellos y les ofrecieron una habitación de muy buena calidad, por lo que el matrimonio se mudó.

Éste sería el comienzo de una larga amistad entre los dos matrimonios que duraría hasta la actualidad.

Luego de unos meses, hacia noviembre de 1956, Carmen quedó embarazada. Fue un embarazo difícil, ya que ese verano fue uno de los más calurosos en la historia de Buenos Aires, registrándose una temperatura de 42° de máxima.

El 11 de Julio de 1957, Carmen Leticia fue traída al mundo por cesárea en el centro gallego de Buenos Aires.

El auge y la decadencia

A los dos años de haber tenido a su primera y única hija, decidieron dejar el hotel, y adquirieron una casa en el barrio de Flores, sobre la calle Quirno al 700.

Al mismo tiempo, Silvestre volvió a la marina, y cambió de trabajo por uno de marinero timonel en la prefectura naval argentina. En reiteradas oportunidades se le ofreció revalidar su título de capitán para poder ejercerlo pero jamás accedió, ya que le temía a las aguas del río de la Plata.

Años después, vendieron la casa y compraron una en el barrio de Lanús, en el gran Buenos Aires, en donde vivirían hasta la actualidad. Allí fueron vecinos de numerosos compatriotas y de amigos de muchos años.

Lamentablemente, pocos fueron los años que vivieron en esa casa, ya que en 1972 Silvestre fue diagnosticado de cáncer de páncreas y al poco tiempo falleció.

Conclusiones personales

Me resultó un trabajo interesante, al que al principio tuve miedo de afrontar, pero luego se volvió divertido. Me permitió conocer mejor la historia de una parte de mi familia y de mis ancestros, así como detalles de sus vidas y anécdotas. Además, creó un espacio para compartir tiempo con mis parientes y generar un flujo agradable de conversación.

Bibliografía

Cassany, Daniel (1997). Describir el escribir: cómo se aprende a escribir. Paidós. Buenos Aires.

McEntee de Madero, Eieleen (1996). Comunicación oral: para el liderazgo en el mundo moderno. McGraw-Hill. México.

Ellis, Richard (1993). Teoría y práctica de la comunicación humana. Paidós. Barcelona.

Pease, Allan (1991). El lenguaje del cuerpo: cómo leer la mente de los otros a través de sus gestos. Sudamericana-Planeta. Buenos Aires.

Serafini, María Teresa (1994). Cómo se escribe. Paidós. Barcelona.


La vida cambiada por un amor fue publicado de la página 29 a página31 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº43

ver detalle e índice del libro