1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº43 >
  4. Biza Teresa

Biza Teresa

Lopes, Sara

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº43

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº43

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita Primer Cuatrimestre 2011 Proyectos Ganadores Comunicación Oral y Escrita Primer Cuatrimestre 2011

Año VIII, Vol. 43, Diciembre 2011, Buenos Aires, Argentina | 99 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

Mi bisabuela Teresa Lobo de Pina, ¡no la conocí yo! Pero por lo que se dice, soy muy parecida a ella en varios aspectos.

Biza Teresa como le llama mi hermano mayor, que la conoció, o “Avo Techa” como le llaman mi mamá y sus hermanos, fue una persona muy querida en la familia. Era muy graciosa, bromista, sabía como nadie curar a todos los que le aparecían enfermos solamente con recetas domésticas. Daba muy buenos consejos y era como una profesora para las madres, pues las enseñaba todo lo que necesitaban saber. Tenía un gran cariño por los perros y era una gran conservadora de la buena educación.

Escribo sobre mi bisabuela porque de toda mi familia es la persona que más admiro, a pesar de no haberla conocido, porque la tengo muy presente en mi vida y también porque es una manera muy linda de homenajearla, con alguna contribución de mi hermano, mi mamá, mis tíos y mi abuela.

Les transporto entonces para Guinea Bissau, en África, a medios del 1900.

Biza Teresa

Mi bisabuela Teresa, la madre de la madre de mi mamá, fue una persona muy querida por toda su familia. Yo no la conocí, pero siempre escuché muchas historias sobre ella y de una manera también especial. Le tengo mucho cariño y la siento muy presente en mi vida, ya que muchas cosas que mi mamá me enseña las aprendió de mi bisabuela y siempre me dice –así era como hacia la Biza Teresa–.

Nació en Ziguinchor - Casamance, territorio que estaba siendo disputado por los portugueses y franceses, al norte de Guinea Bissau y al sur del Senegal. Fue anotada (en una fecha que nadie sabe, por el fin de 1800 más o menos) por los portugueses en Cacheu (porque el territorio de Zinguinchor termino por quedar en manos de los franceses). Murió en marzo de 1985 en Bissau.

Guinea Bissau es la tierra de la familia de mi mamá, a pesar de que la familia tiene mucha mezcla. Mis antepasados fueron gente de muchos países que, por esas casualidades de la vida, se juntaran en Guinea Bissau y formaron una familia con muchísima diversidad.

Vivió, aunque nunca se casó, con un hombre –mi bisabuelo– que provenía de Cabo-Verde. Él desde muy joven había ido para Guinea Bissau y en la primera Gran Guerra heredó, por decirlo de algún modo, una gran empresa de almacenamiento y exportación de nuez de acajú de un empresario alemán que volvió a su tierra. La exportación de nuez de acajú era una de las grandes fuentes de capital de la economía Guíñense. Se tornó entonces en el hombre más rico de Guinea Bissau. A pesar del suceso financiero, mi bisabuelo era en verdad una persona mala y tenía el pésimo hábito de pegar a mi abuela, a las otras mujeres que tenia y a sus hijos cuando no se cumplía su voluntad. Fue un hombre muy temido por su familia y hasta por la sociedad.

Mi bisabuela después de muchos episodios de maltrato se hartó de él y lo dejó, como lo hicieron muchas de las otras mujeres que él tuvo. Pero se fue dejando sus hijas porque me bisabuelo no permitió que se las llevase. Se fue para Bisoran, en donde tenía su casa y los bienes que había heredado de sus padres. Sólo salía de ahí para ir a Bissau y ayudar a sus hijas con sus partos.

Cuando nació mi tía Dinha, la menor de todos mis tíos, mi bisabuela se mudo para la casa de mi abuela Luisa, para ayudarle con sus hijos. Se quedó hasta que empezó la Guerra Colonial.

Ya no pudo volver a su casa de Bisora y se cree que la perdió.

Mi abuelo Julio, marido de mi abuela Luisa (y primo también), era sobrino de mi bisabuela Teresa, hijo de su hermana Catarina.

Él formaba parte del movimiento de resistencia contra el colonialismo y fue asesinado en el inicio de la Guerra Colonial.

Ese también fue un motivo más para que mi bisabuela se quedase viviendo con mi abuela.

Mi bisabuelo murió unos años más tarde, en 1974, en la época de la Independencia de Guinea Bissau. La noticia enfermó a mi bisabuela, se quedó muchos días en la cama con fiebre.

Sus amigas decían que era de susto. Cuando se mejoró no quiso hablar más sobre el tema ni sobre el nombre de Benjamin.

Antes de morir, mandó sus hijos menores para estudiar en Europa y ninguno más volvió a su casa. Las hijas mayores, mi abuela Luisa y mi tía-abuela Ana se habían casado e ido cada una a vivir con sus maridos.

Biza Teresa fue un ama de casa como las mujeres de su tiempo.

Pero, a la vez, era una mujer muy culta, inteligente, que conocía bien las buenas costumbres y siempre daba muy buenos consejos a quien los necesitaba. Era muy chistosa, dulce, alegre y brava. Cuenta mi mamá que cuando alguno de sus nietos se enfermaba, ella lo llevaba para su habitación y allí dormían hasta que se mejoraban.

Mi mamá dice que yo soy muy parecida a ella, que tengo gestos y una manera de hablar similares, chistes y bromas que se parecen a los que ella hacía. La comparación me pone muy orgullosa y contenta porque es una persona que admiro mucho y tengo mucha pena de no haberla conocido.

Un hecho que a mí me alegra mucho, más que impresionarme, es que su recuerdo esté tan presente en la familia. Hasta hoy, todos hablan de ella con mucho cariño y las cosas que decía son citadas todo el tiempo. Todos se acuerdan de algo que les decía, o que hacía, de las historias que contaba, de los gestos de cariños que tenía.

Es la persona para quien, por lo menos mi madre y yo, siempre rezamos una oración, para que nos mire y proteja. Y así es que nos protege desde allá de arriba. Cuando tiene algo que decirnos, aparece en los sueños de mi mamá y le da algún recado para que arreglemos lo que necesita ser arreglado de nuestras vidas o para que prestemos atención a algo.

Como no la conocí no puedo contar sobre mi relación con ella, pero sí puedo relatar sobre su influencia en mi.

Cuando yo fui a vivir a Sudáfrica para empezar mis estudios en la universidad, salí de la casa de mis padres para vivir sola por primera vez. Para toda madre, por más que sepa que su hija está preparada para vivir sola, es una situación preocupante y no dejo de serlo para mi mamá. La ciudad en donde yo vivía, Cape Town, tiene un clima muy peculiar que cambia en todo momento y en donde se puede ver en un solo día, todas las estaciones del año. Esto sucede por su localización geográfica y su flora, es una zona completamente diferente de la mayor parte de los lugares que se conocen de África.

Es también la zona en donde se encuentran dos océanos el Atlántico y el Índico. Es una ciudad muy afectada por la fuerza de las mareas, que son, a su vez, influenciadas por la luna.

Bien se dice, que las mujeres también son muy influenciadas por las fases de la luna, que intensifica los estados de mal humor y tristeza. Yo también me sentía afectada, aunque no sabía la razón, y no se lo comentaba a mi mamá para no preocuparla. Fue entonces, cuando cierta noche, mi mamá tuvo un sueño. Mi bisabuela Teresa aparecía en él y le decía -la tierra en la que está tu hija es muy afectada por la fuerza de la luna y lo mismo le está pasando a ella. Con cada luna llena se pone muy triste, tienes que estar atenta a eso. No es bueno que se deprima todos los meses y, para colmo, esté lejos de su familia.

Conclusión

Esta es la única historia que tengo, que es mía y de mi bisabuela.

A pesar de no estar viva nos ayudó a descubrir porque me ponía tan triste, solamente allí, en aquel país. Así pude, a partir de aquel sueño, empezar a plantear maneras de distraerme para no sentirme tan mal todos los meses.

En el cuerpo C, añado los relatos e historias sobre Biza Teresa, de aquello que se acuerdan mis familiares de ella, para que se conozca un poco más de esta persona tan linda.


Biza Teresa fue publicado de la página 50 a página51 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº43

ver detalle e índice del libro