1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº43 >
  4. El bromista

El bromista

Zapata, Jhonattan

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº43

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº43

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita Primer Cuatrimestre 2011 Proyectos Ganadores Comunicación Oral y Escrita Primer Cuatrimestre 2011

Año VIII, Vol. 43, Diciembre 2011, Buenos Aires, Argentina | 99 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Síntesis

Cuando un rumor está en boca de todos, tiene tanto peso que puede convertirse en una realidad, sin importar de que se trate.

El rumor del que todos hablan es acerca de “El bromista”.

Se dice que cuando uno marca su propio número en su celular, el tono de marcado cambia y es posible comunicarse con “El bromista”, - ¿Para qué?, para hacerle una petición que no cualquiera puede realizar; claro con ciertas condiciones que nos invitarán a pensar dos veces antes de aceptar estos términos.

Aportes significativos

Durante la cursada, he logrado comprender los conceptos básicos y la estructura de la comunicación, para así poder aplicarlo correctamente. Con todos estos conocimientos alcanzados he podido desarrollar y completar satisfactoriamente este trabajo práctico final.

Fuera de lo académico, todo lo aprendido en estas clases, también me es de utilidad en el ámbito social y laboral, ya que he mejorado mi manera de comunicarme con otras personas tanto escrita como oralmente.

Introducción del trabajo

La idea surgió a partir de una anécdota que fue narrada en el primer trabajo práctico a partir de una entrevista realizada a la señora Mirtha Crisóstomo; la consigna refiere a una vivencia en su juventud. Con esta información obtenida, se procedió a la realización del segundo paso del proceso de composición, el Dispositio, instancia en la que se comienza a trazar el plan, que consiste en transformar la ya mencionada anécdota, en un breve cuento de género policial y a su vez ficción.

Como siguiente paso y tomando como idea la situación de los llamados misteriosos que recibía la entrevistada, se da inicio al cuento que trata del resumen y la narración de la vida de un oficial de policía, cuyo trabajo consiste en la investigación de una serie de asesinatos sin sospechoso alguno y las peripecias por las que tiene que pasar para lograr su objetivo.

Ya con el esqueleto y con las ideas eje del cuento, se da paso a la narración escrita del cuento en el que se suceden una serie de nudos, con el propósito de llamar la atención del lector y darle secuencia a la historia de “El bromista”, un personaje siniestro que mantendrá en hilo al lector desde el comienzo hasta el final de la historia.

Ya que la idea en la que se basa el cuento solo es un fragmento que se menciona pocas veces en la anécdota que son los llamados desconocidos; se propuso agregar más personajes cuya participación permita ampliar y mejorar el cuerpo de la narración.

Investigación exploratoria

Marco teórico

La telefonía celular es algo que nos acompaña desde hace más de una década, e interviene en nuestras vidas cada vez con mayor fuerza. “La tecnología celular ya no es un sistema de entretenimiento y comunicación únicamente, es parte de nuestras vidas”.

Los sucesos descritos a través de la entrevista realizada ocurren en el Distrito de Santa Anita; uno de los 43 distritos peruanos que conforman la Provincia de Lima, ubicada en el Departamento de Lima. Limita al norte y oeste con el Distrito de El Agustino y al este y sur con el Distrito de Ate. El distrito fue creado el 25 de octubre de 1989 mediante Ley Nº 25116, durante el primer gobierno de Alan García. Tiene una extensión de 10,69 km2 y una población estimada superior a los 160 000 habitantes.

Mirtha Crisóstomo pertenecía a una familia de tipo nuclear; el término familia nuclear fue desarrollado en el mundo occidental para designar el grupo de parientes conformado por los progenitores, usualmente padre, madre y sus hijos.

La familia es un grupo social caracterizado por una residencia común, la cooperación económica y la reproducción.

Contiene adultos de ambos sexos, los cuales mantienen una relación sexual socialmente aprobada.

También incluye uno o más hijos, propios o adoptados, de los adultos que cohabitan sexualmente.

Una de las localidades en las que transcurre el principal de los hechos es la escuela nacional (E.N) Nº 101 Shuji Kitamura; fundada y bautizada por el ingeniero Shuji Kitamura en el año 1981, ubicado en el Distrito de Santa Anita dentro de la Cooperativa Universal.

Síntesis de la entrevista

Se hizo una entrevista abierta a la señora Mirtha Crisóstomo, para poder tener detalles acerca de su relato, al cual denominamos “Los llamados no deseados”. Aquí podremos ver las experiencias y recuerdos que tuvo durante su vida mientras cursaba el secundario, hace aproximadamente diez años.

El bromista

En cierta ciudad, con cierta cantidad de habitantes, vive el sargento Miles Bravick de 30 años de edad; esta a cargo de uno de los casos delictivos más extraños ocurridos desde hace muchos años.

Se trata del caso al que los altos mandos nombraron como “El bromista”, un extraño nombre para los sucesos bizarros que sucedieron durante los últimos días. Según las investigaciones del sargento Bravick, el caso del Bromista trata de una serie de asesinatos que cumplen con las mismas características de ejecución, pero lo que aún no se sabe, es que son llevados a cabo por diferentes perpetradores. Este último descubrimiento dejó un tanto desconcertado y confundido al sargento, pues no podía explicar, ni declarar oficialmente los avances de este hecho.

Tras una semana más de investigación y luego de ver que la cadena de asesinatos continuaba, Bravick hizo un nuevo descubrimiento, de una manera poco convencional.

De camino a casa escuchó a un grupo de estudiantes hablar acerca de las muertes de ciertas personas. Él, muy interesado, se asomó para oír la conversación con el fin de encontrar una pista útil. Estos muchachos comentaban acerca de un rumor. Decían que si alguien marcaba su propio número en su celular, el tono de marcado cambiaba y automáticamente podían comunicarse con “El Bromista”.

El sargento muy sorprendido supo que estas personas podían colaborar con él, así que se acercó para hacerles unas preguntas.

Los estudiantes, un poco incómodos, de alguna manera accedieron a resolver sus dudas.

-¿Dónde obtuvieron esa información?”- preguntó Bravick.

- No es nada oficial, sólo es un rumor, lo oímos por ahí, todos en la facultad hablan de eso-.

Bravick se sentía un paso más cerca de resolver el caso y pensó por un momento en ir a la facultad a profundizar su investigación, pero decidió hacer una prueba antes de eso.

Tomó su celular y marcó su propio número, esperando poder conversar con el Bromista. Todo ocurría tal y como los estudiantes le dijeron, el tono de marcado cambió e inmediatamente respondió alguien. Con una sonrisa burlona y con mucha energía en la voz, le preguntó -¿A quién?-.

Bravick logró comprender rápidamente la pregunta y sabía que el nombre que dijera, sería el de la próxima víctima; entonces dijo -Brucie Kibbutz-. Luego de escuchar el nombre, el Bromista soltó una carcajada y cortó la llamada.

Al día siguiente hizo un reporte mencionando su comunicación con el asesino en el que decía, que el nombre de la próxima víctima, era el de un recluso condenado a morir. Con esto solicitó liberen a Brucie Kibbutz bajo su custodia. La petición fue aceptada. Se dedicó a vigilar personalmente al ex-recluso, esperando así la llegada del asesino en búsqueda de su víctima.

Luego de dos días de vigilancia, muy cerca a una calle poco transitada apareció de la nada una persona con un atuendo blanco y una bolsa de papel sobre la cabeza. Era imposible que no llamara la atención vestido de esa forma, más aún porque esta bolsa tenía dibujado un rostro, como del Joker o comodín de la baraja. Era bastante obvio, Bravick había encontrado al asesino.

Tomó su arma y trató de detenerlo con una amenaza de disparo.

El sujeto de blanco ignoró sus palabras y con una velocidad impresionante logro acercarse y apuñalar en la garganta a Bruce; la muerte era inminente, y él, misteriosamente tomó el mismo puñal y se suicidó con una puñalada en la sien.

El sargento estaba sorprendido pues no esperaba este resultado.

Decepcionado, regresó a las oficinas para declarar lo sucedido y en mitad del camino encontró a los mismos jóvenes que esta vez hablaban del precio por el servicio del Bromista.

Bravick se acercaba a preguntar acerca de lo que estaba escuchando cuando, suena su celular. Era el Bromista y decía -¿Eres el siguiente?- y se cortó la comunicación.

Un poco asustado, Miles Bravick continuó con su trabajo, pues obviamente no había terminado aún. Pasaron varios días y no sucedía nada anormal, hasta que recibió otra llamada y le dieron un nombre, Hendrick Schmutz. Tomó una vez más su arma y salió caminando a la calle, inconscientemente entró a un hospital y en la habitación 303 estaban los atuendos blancos, la bolsa de papel y una fotografía con el nombre Hendrick Schmutz. No se había dado cuenta que no tenía el control de su propio ser; vistió las prendas y salió rápidamente.

Luego de dos horas, llegó a una casa bastante rústica y maltratada.

-Aquí esta la próxima víctima- se dijo a si mismo. Desenfundó el arma y entró. Hendrick estaba en una habitación sentado con un libro en la mano, Bravick apuntó y abrió fuego; él sabía que no tenía voluntad propia y no se explicaba por qué lo hacía. El cuerpo del señor Schmutz cayó al suelo herido de muerte y dijo:”Nunca pensé que me descubrirían, no puedo creer que haya caído en mi propio juego, he sido traicionado”.

Luego de decir esto, le confesó cómo lograba controlar a sus víctimas, Bravick escuchó todo claramente; se sintió satisfecho por un momento, ya que por fin supo cómo sucedía todo.

Nunca se imagino que la magia negra existiera y tuviera tal efecto en la realidad. Se sintió muy aliviado y conforme, ahora podía ir orgulloso a la estación de policías y cerrar el caso.

Cuando dio el primer paso, se dio cuenta que el señor Bravick había soltado su último aliento, Mientras él, sin darse cuenta, apuntaba su propia arma hacia su cabeza, directo a la frente.

Entre sus pensamientos decia -¿Todo esto para nada?-.

Su esfuerzo selló la cadena de asesinatos, nunca más se registraron muertes de este tipo.

El señor Miles Bravick sacrificó su propia vida en contra de su voluntad, fue solo una víctima más del Bromista; pero él… solo cumplía con su trabajo.

Conclusiones

Los objetivos han sido logrados en este trabajo práctico, tanto la aplicación de los conceptos de narración y escritura han sido aplicados de manera correcta, todos los puntos han sido revisados previamente para evitar errores ortográficos y lograr una mejor presentación.

Bibliografía

Huidobro Moya José Manuel y Conesa Pastor Rafael. (2006) Sistemas de telefonía; Editorial Navarrete; Lima-Perú.

Murdock George Peter. (2010). Estructura Social / Social Structure; La familia; Editorial Norma; Buenos Aires-Argentina.

Folleto; Ministerio de educación. (2006). Centros Educativos Nacionales y Privados; Listado B; Lima-Perú.

Información disponible en: Wikipedia, 2011; Distrito de Santa Anita; http://es.wikipedia.org


El bromista fue publicado de la página 56 a página58 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº43

ver detalle e índice del libro