1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº43 >
  4. Recuerdos

Recuerdos

Gutiérrez Ruiz, Mariana

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº43

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº43

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita Primer Cuatrimestre 2011 Proyectos Ganadores Comunicación Oral y Escrita Primer Cuatrimestre 2011

Año VIII, Vol. 43, Diciembre 2011, Buenos Aires, Argentina | 99 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Síntesis

A finales de 1969, en Venezuela, durante el primer período de gobierno de Rafael Caldera (1969-1974), se vivieron en Caracas tiempos de agitación universitaria, influenciada por los movimientos de izquierda. A raíz de estos conflictos, el presidente clausura la escuela técnica industrial permanentemente, y la Universidad Central de Venezuela, esta última por un período de dos años, debido al control que ejercía dentro del campus la izquierda castrista. Esto llevó a muchos estudiantes a tener que trasladarse a otras casas de altos estudios nacionales y en el extranjero, para poder continuar sus carreras. Este fue el caso de mi padre, Luis Gutiérrez, estudiante de ingeniería civil, quien decidió aceptar una oferta de la empresa Siemens para realizar cursos de capacitación profesional en Alemania, especializados en electromedicina.

En septiembre de 1971, Luis se lanzó a la nueva experiencia, llegó a Munich, al sur de Alemania junto con su hermano Juan, y lo primero que hicieron fue estudiar el idioma. Transcurrían los días fríos de otoño, y se notaba el contraste entre esta nueva sociedad con la cultura tropical de donde venían. Ya para febrero de 1972, se casa con mi madre, Judith, su novia desde su niñez, para continuar con esta nueva aventura. El relato gira entorno a esa nueva experiencia, el comienzo de una familia en un país desconocido, los contrastes entre las tan diferentes sociedades, la arquitectura, la cultura, la comida, la forma de vestir, la música, los nuevos amigos. Una nueva vida de estudiantes, aprender a vivir y disfrutar con poco, con empeño lograron ahorrar un dinero, y así comprar su primer auto, un Volkswagen modelo Fastback, la nave para recorrer Europa. Varias historias que contar, vivencias que los marcaron y que recordarán para siempre.

Introducción

El presente trabajo tuvo como objetivo aplicar los conocimientos aprendidos en la materia comunicación oral y escrita, y crear un relato sobre la experiencia de mis padres Judith y Luis, en sus dos años de estudios en Alemania. Obtuve información por medio de una entrevista realizada a mis padres a través de videoconferencias por Internet, sus recuerdos acompañados de álbumes de fotos, investigación sobre la historia de Venezuela y Alemania, y así generar el contexto de este trabajo final.

Este relato está escrito de manera informal para su fácil comprensión y lograrlo interesante y jovial, destaco momentos vividos por dos jóvenes recién casados, que por motivos políticos, transcurridos en Caracas a principios de los años setenta, se aventuran a un país totalmente desconocido, Alemania. En todo el mundo ocurrían sucesos importantes en esa época, que marcaron gran parte de la historia, y a su vez comenzaba la historia de la familia Gutiérrez Ruiz. Los invito a disfrutar de estas experiencias, que me ayudaron a explicar la insistencia de mis padres a que viniera a estudiar a Buenos Aires, y crear una nueva historia de mi vida.

Investigación exploratoria

En 1969, terminó el período del gobierno venezolano del presidente Raúl Leoni, y se inició el quinquenio de Rafael Caldera, apoyado por el Partido Socialcristiano COPEI. Se vivieron en Caracas tiempos de agitación universitaria, influenciada por los movimientos de izquierda. A raíz de los conflictos, Caldera clausuró la escuela técnica industrial permanentemente y también la Universidad Central de Venezuela. Caldera logró la pacificación del país a pesar de ser sumamente conservador, logró una tregua con los grupos armados de izquierda, y así pudieron ser integrados en la política, legalizó el partido comunista de Venezuela. El crecimiento económico en ese período fue plano, ya que se vio perjudicado por la inflación de Estados Unidos.

En el otro continente, al finalizar la segunda guerra mundial, en 1949, la república Alemana, se dividió en dos. Por un lado, quedó la República Federal Alemana o Alemania Occidental y por el otro la República Democrática Alemana o Alemania Oriental. La República Democrática era socialista, la Federal tenía un gobierno democrático. En 1961, soldados de la República Democrática construyeron un muro que rodeaba la parte occidental de Berlín. Como excusa señalaban la defensa, pero la realidad era que pretendían que los ciudadanos de la República Democrática no se escaparan del país. Durante casi 30 años que permaneció en pie, varias personas murieron intentando escapar y el muro se transformó en un símbolo de la Guerra Fría. El régimen socialista nacionalizó todas las fuentes de producción en la República Democrática Alemana. Su desarrollo fue casi netamente agrario. La República Federal Alemana, en cambio, logró un alto nivel de desarrollo industrial y llegó a ser una de las primeras potencias mundiales.

Desarrollo

Luisito, como todos lo llamaban, tenía 20 años, estudiaba ingeniería civil en la Universidad Central de Venezuela, y cuando la cerraron estaba cursando tercer año. Entonces, decidió tomar la oferta de la compañía Siemens, de estudiar electromedicina, carrera técnica que consistía en la instalación y reparación de rayos x de última generación con televisión y video, equipos que en ese momento se estaban adquiriendo en hospitales y clínicas privadas. En septiembre de 1971, emprendió el viaje con su hermano Juan Antonio, primero llegaron a Munich, y de ahí fueron a una pequeña ciudad cercana llamada Prien am Chiemsee, para estudiar alemán en el Goethe Institut. Judith, de 18 años, tuvo que interrumpir sus estudios de arquitectura, quedándose sin plan en el ámbito profesional y presionó a Luisito (eran novios desde hace 4 años) y, como dicen en mi país, lo montó en la olla, y decidieron casarse para ir juntos a Alemania.

Esta linda parejita, decidió cambiar el calor tropical, colorido, y extrovertido, por el frío gris y lluvioso invierno, orden, disciplina y educación. Era un gran choque cultural. Así fue que llegaron a Erlangen, una ciudad universitaria, pequeña ubicada en el sur, donde vivían tranquilos, como toda vida de estudiantes. Luisito trabajaba con Siemens y Judith conocía todos los alrededores. Su primer fue un monoambiente antiguo, con las mínimas comodidades. La comunicación era difícil, Luisito con un alemán de principiante, Judith tratándose de defender con el inglés, era casi imposible. La diversión fue conocer esta nueva cultura. Como todas las ciudades en Alemania, tenían sus propias fábricas de cerveza. Erlangen tenía tres, las probaron todas, pues era necesario conocer esta sociedad cervecera. Fueron a fiestas típicas, ferias, y muchos restaurantes. Trabajando, estudiando y ahorrando, lograron comprar la nave, el Volkswagen Fastback, y fue su mejor forma de recorrer este continente.

Conocieron gran parte de Europa, Luisito manejaba cual meteoro, y Judith musicalizaba el viaje, Killing me softly de Roberta Flack, era la canción que no paraban de escuchar, el repertorio era la música de los 70’s, los hits del rock y el soul. Fueron a Austria, primero a Salzburgo y Viena, y luego a Tirol, los Alpes austríacos, parecía un cuento de hadas, en los Alpes estuvieron en una casita rodeada de montañas y nieve por todos lados. Les servían el desayuno con pan y mermelada caseros, todo impecable, la limpieza y la atención casi como en un hotel cinco estrellas. Luisito fue con trabajo, Judith consiguió uno en una oficina. Recibieron una gran sorpresa, su gran amigo venezolano, Roberto Shurman, militar de la naval, que se estaba formando para grupos de comando, estaba de visita. Se animaron y salieron en su súper carro desde Calais en la costa de Francia para tomar un ferry a Inglaterra, y visitar a su hermano en Liverpool. El viaje en el ferry duró cuatro horas, llegaron de noche a Dover, para seguir el camino hasta Londres, que había que atravesarla. Luis manejó horas y horas, ya no podía seguir manejando, pararon en un motel, pedimos una habitación, pero Roberto para no gastar dinero, prefirió quedarse en el carro, luego de 30 minutos, alguien tocó la puerta de la habitación, y era su amigo, diciendo que no podía dormir en el carro por el frío. Él que se creía Rambo, que estaba en Italia haciendo cursos de alpinismo, submarinismo, paracaidismo, entre otros más, muy orgulloso… pudo más el frío que su terquedad. Ya era 31 de diciembre y al fin llegaron a Liverpool, tuvieron su respectiva cena navideña, cuentan que una comida malísima, típica comida inglesa simple. De regreso pararon en Londres, una ciudad espectacular, gente muy moderna y extravagante, jóvenes estrafalarios, la vida era claramente diferente a la alemana, típica de una ciudad cosmopolita. Regresaron a Alemania, pero por poco tiempo, visitaron con Roberto a su abuela en Holanda. Vivía en Rotterdam, una casa muy holandesa, tipo townhouse, súper angosta de 3 pisos. Allí conocieron las ventas de quesos. También estuvieron en Amsterdam, en La Haya, un mes en Eindhoven y recorrieron toda Holanda, apreciaban el paisaje, las flores, los molinos, y todas sus maravillas. Otro viaje que emprendieron fue a Dinamarca, un país para ellos muy romántico, para los recién casados los primeros años parecen una luna de miel extendida. Como es un puerto, era algo diferente a lo que habían conocido. De arquitectura interesante, Judith disfrutaba sólo con mirar, era como niña en una juguetería, viendo el diseño de los muebles. Para ellos Copenhagen era muy de avanzada, y la gente más receptiva. Eso si, no entendían nada, sólo podían hablar en inglés. Los escandinavos, tanto como los daneses y los suecos, son una sociedad un poco más abierta en comparación con los alemanes, menos conservadores y estrictos.

Siempre volvían a Erlangen, pero no esperaban los fines de semana para planear el próximo viaje. Un día, de repente a Luisito lo enviaron a trabajar a Estocolmo, los viáticos no alcanzaban, no tenían mucho dinero para que Judith lo acompañara. Por suerte, sus grandes amigos Ulf y Kristina, de Suecia le ofrecieron un departamento, y emprendieron su viaje permaneciendo en Estocolmo dos meses. Para ellos indescriptible, pequeñas islas unidas por puentes, animada, llena de vida, de arquitectura moderna, edificios de metal y bronce, también torres de cuentos de hadas. En noviembre de 1973, Luisito ya había terminado sus estudios y prácticas, y era momento de regresar, de volver al trópico, al trabajo, culminar sus estudios universitarios y ver a la familia. Venezuela estaba en crecimiento, podía brindar un alto nivel profesional y económico para los dos. Dejaron atrás esa experiencia inolvidable, que los marcó para siempre, les enseñó a ser tolerantes, a afrontar cualquier problema, a conocer diferentes sociedades y culturas, a disfrutar de la vida desde otro punto de vista. Esos dos jóvenes que emprendieron una aventura, volvieron a estabilizarse y formar una familia.

Conclusiones

A través de este relato, se puede notar en primer lugar las diferencias socioculturales entre un país desarrollado, y uno latinoamericano. Las diferencias ideológicas, físicas, climáticas, que pueden afectar en cierto modo a cualquier persona. El atreverse a viajar y conocer diferentes sociedades y culturas, nos brinda un gran aprendizaje, en cuanto a relaciones interpersonales, lograr vivir con tolerancia, aceptar a todas las personas de cualquier origen, ya que todas somos diferentes y es posible convivir en armonía.

Toda experiencia vivida llega a convertirse en recuerdos de momentos felices y a veces amargos, nos da la madurez de afrontar cualquier tropiezo, y sirve de preparación para lo que será la historia de nuestra vida.

Bibliografía

Red Escolar Nacional. Cuarta Etapa: La estructura económica de Venezuela desde 1958 hasta la actualidad. Recuperado el 28 de Marzo de 2009, http://www.rena.edu.ve/cuartaEtapa/historia/tema17.html

Wikipedia. Historia de la República Democrática Alemana. Recuperado el 8 de julio de 2011, http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_la_Rep%C3%BAblica_Democr%C3%A1tica_Alemana

Universidad de Alicante. Historia del Muro de Berlín. Recuperado el 10 de marzo de 2006, en http://www.alu.ua.es/m/mfv2/HISTORIA%20DEL%20MURO.htm

Venezuela tuya. La democracia: Rafael Caldera (primer período 1969- 1974). Recuperado el 24 de agosto de 2010 http://www.mipunto.com/venezuelavirtual/000/000/007/002.html

Sobre historia. La división de Alemania, la antesala del muro de Berlín. Recuperado el 9 de noviembre de 2009 http://sobrehistoria.com/ladivision-de-alemania-la-antesala-del-muro-de-berlin/

Javellan. Presidentes de Venezuela-Rafael Caldera. Recuperado el 10 de mayo de 2006, en http://www.javellan.com/en/art/?91 Wikipedia. Rafael Caldera. Recuperado el 11 de Julio de 2011, en http://es.wikipedia.org/wiki/Rafael_Caldera#Primer_per.C3.ADodo_presidencial_.281969-1974.29

Wikipedia. Universidad Central de Venezuela. Recuperado el 5 de Julio de 2011, en http://es.wikipedia.org/wiki/Universidad_Central_de_Venezuela


Recuerdos fue publicado de la página 74 a página76 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº43

ver detalle e índice del libro