1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº43 >
  4. La historia de mi familia

La historia de mi familia

Rivolta, Florencia

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº43

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº43

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita Primer Cuatrimestre 2011 Proyectos Ganadores Comunicación Oral y Escrita Primer Cuatrimestre 2011

Año VIII, Vol. 43, Diciembre 2011, Buenos Aires, Argentina | 99 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Síntesis

Esta es la historia de un argentino apasionado. Luis Arturo Rivolta porta nombre de dos reyes y es mi abuelo. Luis, por el rey Luis XIV de Borbón de Francia, y Arturo, el mítico rey europeo. Nació el 31 de Julio de 1925, en Chivilcoy, provincia de Buenos Aires. Su padres, argentinos también, vivían en General Pico, La Pampa.

Luis creció jugando en la rampa de la concesionaria piquense de Ford. Su padre era empleado allí. Se entretenía armando autitos, aprovechando las gigantes pilas que por aquel entonces hacían funcionar las radios de los autos. Fue apodado Marconi chico, debido al ingeniero inventor. Era evidente su potencial, su ingenio emergente lo destacaban como un niño especialmente creativo.

Su vida no fue fácil. Trabajó desde los diez años en infinidad de trabajos. Fue changarín, cadete, soldador, carpintero y herrero.

También ofició de reparador de variadas máquinas, para él simplemente se trataba de ejes y engranajes. Así adquirió experiencia y como le decía un empleador suizo quien le tenía aprecio “la experiencia es la madre del saber”.

Conoció muchísimas mujeres. Pero una noche mientras llegaba al casino de Mar del Plata supo quien sería su mujer hasta el día de hoy. Raquel Cantielo. Con ella recorrió el mundo.

Austria, Italia, Brasil, Venezuela, Egipto y África central lo inspiraron.

Y a ella, le apasionaba conocer aquellos fantásticos lugares donde podía comprar zapatos y tapados de piel. Así se consolidó un amor eterno e incondicional.

Se establecieron en Buenos Aires. Se casaron y tuvieron dos hijos, mi papá y dos años mas tarde mi tía. Para aquel entonces Luis ya era un experto en inventiva mecánica. Introdujo y produjo en el país maquinaria innovadora e indispensable para promover el desarrollo industrial de aquella época.

En su fábrica se produjeron los novedosos expansores hidráulicos americanos. Fue una máquina fundamental para enderezar chasis, encuadrar estructuras metálicas, nivelar máquinas o correrlas lateralmente, apuntalar túneles, enderezar chapas.

Con ingenio logró igualar las sofisticadas tecnologías extranjeras.

Pieza por pieza resolvió la manera de fabricar maquinaria íntegramente con materia prima y tecnología argentina. Aún hoy es felicitado por la excelente calidad de sus máquinas y varias todavía se encuentran en uso.

A sus 86 años su vida aún es una locura. Pero insiste: “el amor es locura, el amor es vida, y si la vida no es locura, no es vida”.

Conclusión

La historia de Luis Arturo Rivolta, mi abuelo, un argentino apasionado, que supo disfrutar de la vida, y también sufrir por ella.

Un autodidácta que introdujo y produjo en el país maquinaria innovadora e indispensable para promover el desarrollo industrial de aquella época. También gracias a su ingenio y creatividad contribuyó con aportes invaluables en cuanto a inventiva mecánica. Un genuino bon vivant que supo disfrutar de la vida, de los viajes, de los autos y de la familia. Un hombre que a los 84 años sólo se arrepiente de su vicio con el cigarrillo.


La historia de mi familia fue publicado de la página 92 a página92 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº43

ver detalle e índice del libro