1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº72 >
  4. El diseño industrial como disciplina al servicio de las necesidades de los usuarios

El diseño industrial como disciplina al servicio de las necesidades de los usuarios

Quarta, Jorge H.

Escritos en la Facultad Nº72

Escritos en la Facultad Nº72

ISSN: 1669-2306

Proyectos de Graduación Edición XVI: 15 de diciembre de 2011

Año VII, Vol. 72, Diciembre 2011, Buenos Aires, Argentina | 108 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción
Se propondrá a continuación una lectura de los proyectos de
graduación evaluados durante el presente ciclo, a los efectos
de incorporarlos a un relato unificador que otorgue una visión
de conjunto. En este caso, creemos que las temáticas elegidas
ameritan la consideración de una tendencia renovada en el diseño
industrial que apunta a resignificar el rol del usuario como
destinatario final de las propuestas, para volver a priorizarlo.
Si se analiza el desarrollo del diseño industrial como disciplina
autónoma, podremos encontrar a lo largo del mismo sucesivas
etapas que han puesto el foco en varios aspectos diferentes
como eje del proceso proyectual. En ese sentido, podríamos
citar un amplio abanico de requerimientos puntuales que van
desde las resoluciones técnicas hasta los aspectos comerciales,
pasando por las innovaciones en cuanto a materiales o –precisamente–
las necesidades del usuario. Estas últimas pueden
considerarse tanto desde el punto de vista de las necesidades
físicas como psicológicas.
Podría decirse que, durante el siglo XX, los distintos movimientos
que marcaron tendencia en diseño han hecho
hincapié en forma alternativa en uno u otro de estos diversos
aspectos, y que, discutiblemente, el último par de décadas
de dicho período pueden describirse como marcadas por un
sello eminentemente comercial, lo cual por cierto no resulta
coincidencia en un contexto marcado por un crecimiento
exponencial en el comercio y el consumo, fruto del proceso
caracterizado como globalización.
A la luz de lo arriba expresado, resulta en todo caso saludable
que en un período histórico que se caracteriza por una profunda
crisis que siembra serias dudas respecto a la sustentabilidad
del modelo de producción y consumo, las nuevas generaciones
de diseñadores se vean inclinadas a revisar el estado de situación,
y proponer un cambio de paradigma donde la resolución
de problemas reales de los usuarios se encuentre a la cabeza
de su lista de prioridades.


Descripción y Aportes de los Proyectos


• Alumno Di Salvo, Natalia Soledad. Título: Una Nueva
Sonrisa. Educación Especial para la Salud Bucal. Categoría:
Proyecto Profesional
El tema abordado por la autora es sumamente interesante, y una
vez más hace hincapié en las posibilidades del diseño industrial
de transformarse en una herramienta al servicio de los sectores
más necesitados de nuestras sociedades. El marco teórico
resulta muy completo, y abarca la totalidad de las cuestiones
relevantes a la problemática: desde los aspectos legales, pasando
por las características de los usuarios potenciales del producto,
y hasta las problemáticas específicas de la salud bucal.


• Alumno: Navarro, María Gimena. Título: Jugando por la
Inclusión. Inclusión para chicos con Síndrome de Down.
Categoría: Proyecto Profesional
La autora de este trabajo aborda una problemática relevante y
hoy en día sumamente vigente –la discriminación a personas
con Síndrome de Down persiste aún a pesar de numerosas iniciativas
para acabar con ella, provenientes de los más diversos
sectores. De la misma manera, el diseño –como herramienta
clave en la construcción del entorno– indudablemente tiene la
capacidad de hacer una diferencia favorable en ese sentido, y
resulta loable que la autora aspire a utilizarlo en ese sentido


• Alumno: Pienovi Doménech, Guido. Título: Las modificaciones
de un objeto artesanal tradicional a partir de una mirada
de diseño. El caso de los instrumentos musicales. Categoría:
Proyecto Profesional
El trabajo da inicio con el análisis de los métodos de producción
industrial por un lado, y artesanal por el otro; el objeto
del mismo resulta explorar la posibilidad de combinar aspectos
de ambos para lograr una síntesis que combine lo mejor de
cada uno. Sin duda la propuesta de combinar lo artesanal y
lo industrial resulta valiosa; con posterioridad a ello el autor
el autor traza los orígenes de la lutería, o el arte de la fabricación
de instrumentos, y su desarrollo hasta la actualidad – de
alguna manera, el análisis del impacto de la tecnología en la
fabricación de instrumentos. Finalmente, el trabajo se focaliza
en la kora, instrumento que procede a rediseñar.


• Alumno: Rovegno, Agustina. Título: Estimulalo. El diseño
y la estimulación temprana. Categoría: Proyecto Profesional
La temática elegida resulta adecuada y pertinente, siendo la
estimulación infantil un área dentro de la cual el diseño se
ofrece sin duda como una herramienta apta para proporcionar
soluciones. El trabajo se inicia adecuadamente con un repaso
de los sucesivos estadios evolutivos de los infantes, tras lo cual
se pasa revista al rol del juego en cada una de esas instancias.
El marco teórico se considera adecuado, y resulta valorable
el hecho de que la autora haya consultado a una diversidad
de autores, cuyas visiones se contrastan y complementan a
lo largo de este desarrollo. Lo mismo puede decirse de las
elaboraciones acerca del rol de los padres y el entorno social
en la educación del niño.

Análisis del Corpus de los Proyectos de Grado
El análisis del conjunto de trabajos evaluados durante este ciclo
invita a la reflexión acerca de la evolución del rol del Diseño
Industrial en el contexto de la sociedad. En líneas generales,
podemos decir que la disciplina ha pasado por numerosos
estadios a lo largo de su consolidación, desde su concepción
como mera herramienta de proyectación para la configuración
formal de productos industriales, pasando por las sucesivas
reevaluaciones a las que fuera objeto –particularmente en
Europa– en el período inmediatamente posterior a la Segunda
Guerra Mundial, hasta su consagración en las últimas décadas
–y, discutiblemente, en el imaginario popular y empresarial–
como una disciplina al servicio del incremento en las ventas.
Resulta interesante destacar que, a medida que se verificaba
la evolución descripta más arriba, la noción de los factores
–o valores– que debían guiar el desarrollo de los proyectos de
diseño fue sufriendo sucesivas modificaciones. Así, y dentro
de esa vertiente, el espíritu de las vanguardias artísticas de
principios de siglo y el incipiente Movimiento Moderno
otorgarían a los primeros pasos del Diseño Industrial como
disciplina autónoma de un poderoso componente conceptual,
que distinguiría las brillantes décadas de los 20s y 30s.
La adopción de la disciplina por parte de corporaciones norteamericanas
deseosas de tornar sus productos más atractivos en
el contexto de una economía deprimida le daría al desarrollo
de la disciplina un matiz muy diferente al anterior –aunque
no menos brillante– durante las décadas de 1930 en adelante
en EEUU.
Por otra parte, la Segunda Guerra Mundial implicaría necesariamente
un hiato en el curso de esta evolución, pero la recuperación
de las economías europeas en el período de posguerra
traería una nueva época dorada que se extendería durante el
menos un par de décadas donde el diseño se desarrollaría con
matices marcadamente diversos en distintos países o regiones.
Entre otras cosas, nos interesa ahora focalizarnos en este
último período ya que junto con los avances estilísticos lo
que predominará entonces es una producción teórica que bien
podría describirse como el clímax del desarrollo disciplinar
en este aspecto en particular.
Es entonces que surge la noción de que el usuario, como receptor
final de la propuesta del diseñador, resulta el objetivo
final de sus esfuerzos, y la disciplina se potencia de acuerdo
a esta visión –heredada, en algún sentido, del Movimiento
Moderno– como la gran responsable de la configuración del
entorno, junto con la Arquitectura.
En tal sentido, resulta emblemática de esta postura la definición
de un autor como Bernd Löbach (1981), quien caracteriza
a la disciplina misma del diseño como el “proceso
de adaptación de productos de uso aptos para ser fabricados
industrialmente, a las necesidades físicas y psíquicas de los
usuarios y de los grupos de usuarios”. Esta noción resulta
paradigmática respecto a la evaluación de todo proyecto desde
la perspectiva del impacto sobre el conjunto de la sociedad,
y dota a las disciplinas proyectuales de un matiz humanista.
Posteriormente a ello, la disciplina sufrió un proceso de fragmentación
que trajo aparejada una multiplicidad de enfoques
posibles para el abordaje de los problemas de diseño y, así, la
concepción del diseño da lugar a una amplitud que hoy en día
podría incorporar desde enfoques virtualmente cientificistas
que lo emparentan con la labor del ingeniero hasta el extremo
opuesto, en el cual las fronteras con la actividad artística
parecen esfumarse.
En este contexto, resulta más que bienvenido que estudiantes a
punto de finalizar su ciclo de grado rescaten ciertos elementos
que hicieran de la disciplina una de las herramientas de modificación
del entorno más preciadas –en particular, la noción
de que el diseño debe pensarse ante todo para el usuario, y
desarrollarse en base a la hipótesis de otorgar beneficios concretos
a ese personaje, muchas veces ideal, que envisionamos
como destinatario de nuestras propuestas.
Aún con la inevitable diversidad de enfoques que cabe esperar,
los autores de los proyectos de graduación esbozan esta
actitud, en ocasiones de manera más expresa, y en otras desde
una lectura más minuciosa del subtexto.
La vocación por traer mejoras para quien sea el destinatario
final de nuestro proyecto resulta aún más encomiable cuando
esos usuarios finales se encuentran en una situación de
postergación o aún marginación social. Como ejemplo de
ello, podemos citar a Natalia Di Salvo, quien nos trae un
dispositivo que facilita la atención odontológica de pacientes
discapacitados:


las personas que sufren de Parálisis Cerebral (…) dentro
de las discapacidades es la que mayormente exhibe dificultades
a la hora de adquirir una adecuada Prevención
Bucal por parte de las instituciones y su entorno familiar
(...) lo que intenta este trabajo es demostrar que mediante
la Educación para la Salud Bucal Especial se puede lograr
que estas personas logren alcanzar un mejoramiento de la
Salud Oral que les permita beneficiarse de un bienestar
integral (Di Salvo, 2011).


O el caso de María Gimena Navarro, que desarrolla un juego
para la estimulación temprana de niños con Síndrome de Down:


La falta de sensibilidad de las personas y el egoísmo
traccionado por un perfeccionalismo estético lleva a una
constante discriminación en todos los ámbitos de la vida.
Una sociedad que no está capacitada para vivir en comunidad,
no puede estar capacitada para sentir una equidad
entre todos los miembros que la componen (…) Se exponen
proyectos alentadores que tienen como fin incluir, proyectos
en instituciones, en plazas o lugar privados y la capacidad
de organización que se puede lograr si la sociedad realmente
esta dispuesta a integrar (Navarro, 2011).


En la misma línea podríamos ubicar a Agustina Rovegno:
Lo primordial (…) no sólo es remarcar el objetivo y la gran
importancia de la estimulación, la cual es ayudar y fomentar
la formación del cerebro humano, sino también remarcar
que los padres y tutores a cargo de los niños también son
actores principales en esta etapa. Si se usan los estímulos
adecuados, se mejora el desarrollo del niño brindándole
mayor variedad y posibilidades para el transcurso de su
vida, pero para esto debe haber cierta responsabilidad y
dedicación por parte de los adultos (Rovegno, 2011).


Finalmente, aún aquellos autores de Proyectos de Graduación
que no focalizan su trabajo sobre un usuario puntual,
al desarrollar sus propuestas toman como eje al individuo.
Tal el caso de Guido Pienovi Doménech, quien a pesar de
lo específico de su propuesta –el diseño de un instrumento
musical– también aspira a reflejar los valores culturales que
constituyen al individuo como tal:“Así estaría logrando así
introducir un instrumento que consigo lleva toda una historia
de modificaciones y de valores simbólicos que representan a
una cultura”. (Pienovi, 2011)


Conclusiones
Como se planteara en la introducción de este trabajo, el diseño
ha sido objeto de análisis y puntos de entrada muy diversos
en el curso de su evolución como disciplina. A lo largo de la
misma, distintos aspectos han sido privilegiados en detrimento
de otros, y en el transcurso el último par de décadas del siglo
XX en particular hemos sido testigos de un notorio incremento
en el volumen de la producción de manufacturas y el comercio
a nivel mundial, que ha intensificado el intercambio tanto a
nivel global, como local. Podría argumentarse que la corriente
principal del diseño siguió durante ese período esa tendencia
ofreciéndose como herramienta para maximizar las ventas.
Indudablemente, el modelo de producción y consumo indiscriminado
ha entrado en una etapa de crisis que obliga
a reflexionar acerca del futuro al que aspiramos como sociedades.
Y en este contexto el diseño debe necesariamente
replantearse sus objetivos, y aún su razón de ser. En dicha
medida, la alternativa de volver a ponerse al servicio de los
usuarios –o, en un sentido amplio, el conjunto de individuos
que conforman la sociedad– se presenta como una iniciativa
ciertamente encomiable.
De hecho, la coyuntura actual amerita ser calificada como una
encrucijada donde quienes ejercen la disciplina deben decidir
hacia dónde orientarla. Sin ir más lejos, quien suscribe estas
líneas ha aseverado que:


El diseño deberá volver a orientarse al usuario, o no será
–lo cual no implica poner en duda la continuidad de la
disciplina, aunque sí el riesgo latente de convertirse en algo
diferente en la medida en que no recupere los valores que
le otorgaron su sentido primigenio. La última década se ha
caracterizado por una explosión en cuanto a su difusión, y
reconocimiento por el gran público. Al mismo tiempo, se
percibe una banalización del concepto de diseño no sólo
por parte de ciertos medios, sino también por sus propios
practicantes, que en ocasiones priorizan lo mediático y la
capacidad de un diseño de llamar la atención por sobre su
utilidad real. La única salida posible ante esta situación es
volver al punto donde se produce la interacción del usuario
con el producto, entorno, o servicio, y a partir de un exhaustivo
escrutinio de es situación de uso, brindar respuestas
innovadoras que mejoren la calidad de vida (Quarta, 2010).


En función de esto último, podemos decir que es imperativo
que los diseñadores re evalúen sus actitudes respectos a los
usuarios potenciales de sus productos, y vuelvan a poner el
foco en aquellos que, en definitiva, serán los destinatarios
últimos de los productos desarrollados.
Más allá de eventuales intereses comerciales involucrados,
creemos fundamental que la disciplina se jerarquice y resignifique
desde el rol de operadores culturales que los diseñadores
necesariamente deben ostentar en cuanto a su papel en la
configuración del entorno. Esto es independiente de los intereses
o inclinaciones particulares del profesional en cuestión,
y resulta una realidad insoslayable de la cual formamos parte
tanto por acción como por omisión.
En la medida en que claramente la acción consciente es preferible
por sobre la operación automática, nos parece saludable
–y, como tal, digno de mención– que los futuros egresados
de esta casa de estudios presenten esta inclinación a la hora
de abordar sus proyectos finales de grado.


Referencias bibliográficas:
Löbach, B. (1981). El Diseño Industrial. Bases para la.configuración
de los productos industriales. Barcelona: Gustavo Gili S.A.
Quarta, J. (julio, 2010).Los Cinco Puntos de Jorge H. Quarta. Diario
Clarín. Suplemento DNI.
Di Salvo, N. (2011). Una Nueva Sonrisa. Educación Especial para
la Salud Bucal. Proyecto de Graduación. Buenos Aires: Facultad
de Diseño y Comunicación. Universidad de Palermo.
Navarro, M. (2011) Jugando por la Inclusión. Inclusión para chicos
con Síndrome de Down. Proyecto de Graduación. Buenos Aires:
Facultad de Diseño y Comunicación. Universidad de Palermo.
Rovegno, A. (2011) Estimulalo. El diseño y la estimulación temprana.
Proyecto de Graduación. Buenos Aires: Facultad de Diseño y
Comunicación.Universidad de Palermo.
Pienovi Doménech, G. (2011) Las modificaciones de un objeto artesanal
tradicional a partir de una mirada de diseño. El caso de los
instrumentos musicales.Proyecto de Graduación. Buenos Aires:
Facultad de Diseño y Comunicación.Universidad de Palermo.


El diseño industrial como disciplina al servicio de las necesidades de los usuarios fue publicado de la página 75 a página77 en Escritos en la Facultad Nº72

ver detalle e índice del libro