1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIX >
  4. Evaluación: proceso de enseñanza-aprendizaje

Evaluación: proceso de enseñanza-aprendizaje

Delgado, Valeria

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIX

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIX

ISSN: 1668-1673

XX Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Facultad de Diseño y Comunicación. Universidad de Palermo

Año XIII, Vol. 19, Agosto 2012, Buenos Aires, Argentina | 215 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

El objetivo de este ensayo es reflexionar y realizar una mirada sobre evaluación. Se abordará la evaluación en relación con las prácticas docentes y las implicancias en el aprendizaje de los alumnos teniendo en cuenta diferentes puntos de vista e instrumentos que tienen los docentes para realizar una buena devolución y acreditación de lo evaluado. Trabajando además de manera constructiva el error. Para lo cual, es condición indispensable recalcar la complejidad de la evaluación educativa que a menudo se simplifica, a través de un proceso de medición de resultados, prestando una escasa atención a los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Palabras clave: enseñanza – aprendizaje – proceso – instrumentos – feedback – autoevaluación – evaluación.

Introducción

La compleja tarea de evaluar

La evaluación es hoy quizá uno de los temas con mayor protagonismo del ámbito educativo, y no porque se trate de un tema nuevo en absoluto, sino porque docentes, padres y alumnos son más conscientes de la importancia de evaluar o de ser evaluado. Quizá uno de los factores más importantes que explican que la evaluación ocupe actualmente en educación un lugar tan destacado, es la comprensión del “qué, cómo, por qué y cuándo evaluar”.

En este ensayo definiremos que es la evaluación, realizaremos un recorrido por las diferentes etapas de evaluación y utilizaremos diferentes recursos e instrumentos para ser mejores evaluadores.

Desarrollo

¿Qué es la evaluación?

Es importante, antes de comenzar a hablar sobre evaluación, diferenciar algunos conceptos fundamentales. En el proceso de planificación, la evaluación es fundamental para conocer la relevancia de los objetivos planteados. De ahí que la información que resulta del proceso evaluativo sea la base para establecer las estrategias del docente.

Pero, ¿qué es la evaluación? Evaluar “es un acto de valorar una realidad, que forma parte de un proceso cuyos momentos previos son los de fijación de características de la realidad a valorar, y de recogida de información sobre las mismas, y cuyas etapas posteriores son la información y la toma de decisiones en función del juicio emitido” (García Ramos y Pérez, 1989:6).

La evaluación es un término que se utiliza comúnmente y se tiende a asociarla o a interpretarla como sinónimo de medición del rendimiento, olvidando que todos los elementos que participan en el proceso educativo se encuentran dentro de la evaluación, y algo que es muy importante y significativo, es destacar el hecho de que la evaluación no debe limitarse a comprobar resultados. Con la evaluación es posible aprender de la experiencia para no cometer en el futuro los mismos errores. Esto es muy importante ya que un buen manejo del error por parte del docente es el éxito del aprendizaje de los alumnos.

Etapas de evaluación

Abordaremos las etapas de evaluación desde el constructivismo (enseñanza contemporánea) donde la mirada esta puesta en el sujeto estudiante (alumno que aprende) y la construcción del saber se basa en un andamiaje por parte del docente a través de la aplicación de diferentes herramientas.

Se evalúa el proceso de enseñanza-aprendizaje, donde los tiempos y procesos son flexibles, valorando y rescatando las inteligencias múltiples de los alumnos. A diferencia del conductismo (enseñanza tradicional) donde la mirada esta puesta en los contenidos (cognitivo y procedimental) donde las herramientas o instrumentos que se implementan son la medición y las escalas duras. Donde lo que importa es la memoria, el coeficiente intelectual, el error, la prolijidad y el orden.

Dentro de la evaluación encontramos tres etapas:

La evaluación diagnóstica (inicial), el docente debe identificar y conocer en los alumnos sus saberes previos (cognitivos, procedimentales, emocionales y axiológicos) que van a constituir las metas u objetivos a lograr y la puesta en marcha de estrategias. Esta etapa se realiza antes de iniciar el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Las metas u objetivos planteados por el docente pueden ser o no alcanzadas por los alumnos y esto se debe a diferentes factores, como de aplicación de las estrategias, intereses del grupo, etcétera.

En el libro Estrategias Docentes, escrito por Eggen y Kauchak (1999), que circula hace unos años sobre el tema de trabajo cooperativo (grupal) y hace referencia a esta etapa de la evaluación de la siguiente manera: “Una meta de las actividades de investigación grupal es que los alumnos aprendan acerca del proceso de indagación (sus metas, sus procedimientos y sus productos finales). Se debe alentar a los alumnos para que reflejen el proceso y evalúen su propio desempeño en cada una de las áreas…La escala puede ayudar a los estudiantes a dejar indicados los procesos que usan y a aprender a ser analíticos.” (Eggen y Kauchak, 1999, p.330).

La evaluación formativa (intermedia, continua o procesal), es la que se realiza durante el desarrollo del proceso de enseñanza-aprendizaje para establecer las dificultades cuando aún se pueden modificar e introducir sobre la marcha cambios en la planificación y tomar las decisiones adecuadas, para optimizar el proceso y lograr el éxito del aprendizaje del alumno; “… son todas aquellas actividades emprendidas por docentes y estudiantes con el propósito de proveer información para ser usada como feedback útil para modificar y mejorar las actividades de enseñanza y aprendizaje en las que están implicados” (Black y Dylan, 1998, p.140)

No debe basarse únicamente en pruebas formales sino que debe incluir la observación de la actividad y el análisis de tareas. Este proceso evaluador debe centrarse no en actividades específicas sino, en gran medida, en la misma actividad del aula, como: trabajos prácticos, exposiciones, parciales; trabajos escritos: monografías, ensayos, comentarios e informes; investigación, lecturas, esquemas, etcétera; con estas herramientas se permite recoger información no sólo sobre el resultado, sino también sobre el proceso mismo, lo que permite conocer mejor al alumno y así poder adecuar el trabajo pedagógico.

Y por último la evaluación sumativa (final) es la que se realiza a continuación de la etapa del proceso enseñanza- aprendizaje (formativa) para verificar sus resultados. Determina si se lograron los objetivos planteados, y en qué medida los lograron cada uno de los alumnos. En esta etapa se determina una calificación, para obtener la misma, el docente utiliza diferentes herramientas, tales como lista de cotejo y/o matrices. La implementación de los diferentes recursos, logran extraer de los porfolios o el examen final la acreditación de la cursada (nota).

Retroalimentación o feedback

El feedback es un instrumento que se encuentra en cada una de las etapas de la evaluación otorgándole al alumno una devolución. Para esta devolución se utiliza una escalera del feedback donde intervienen cuatro pasos esenciales para la misma:

1. Individualizar el aprendizaje, 2. Diagnosticar dificultades, 3. Orientar y corregir y 4. Motivar al sujeto que aprende. Con estos pasos, si la información que el docente ofrece es adecuada el alumno puede conocer sus fortalezas, debilidades, talentos e inteligencias múltiples. Además el docente puede sugerir diferentes mejoras al alumno y puede guiarlo para lograrlas.

Una vez realizada la evaluación, es importante que cada alumno sepa en que “se equivocó” o dónde logró una buena producción, o qué fue evaluado como conocimiento insuficiente y que fue lo destacable para el docente. También es importante que se pueda aprender de los errores y aciertos de los demás, por este motivo es bueno hacer devoluciones en general y luego en particular, sin necesariamente personalizar frente al resto de los alumnos.

Alicia Camilloni, especialista en Educación, hace referencia a este tema y define lo siguiente “La efectividad del feedback depende de la calidad de la información recogida en la evaluación y de las acciones que se emprenden en consecuencia.” (Camilloni, 2005, p.13)

La realización de un buen feedback garantiza potencialmente una mejora en el proceso educativo del alumno.

Diferentes instrumentos

Para lograr una buena evaluación es importante e imprescindible utilizar y aplicar correctamente diferentes instrumentos. Otro de los instrumentos importantes es la autoevaluación. Es fundamental antes de ser evaluadores que los docentes puedan autoevaluarse. Y así podrán mejorar y corregir sus propios errores. Dando lugar a la reflexión y profundización de los mismos. Con los resultados obtenidos de su propio ejercicio podrán transmitir a sus alumnos, herramientas creando una conciencia en el alumno para crear sus propios objetivos y diferentes parámetros para autoevaluarse.

Esta ejercitación si se realiza a lo largo de toda la formación educativa del alumno, permitiría que, en un futuro sean profesionales que puedan autoevaluarse y reflexionar sobre el error pudiendo mejorar y lograr con éxito los objetivos planteados.

En la planificación hay que instrumentar diferentes recursos y la evaluación debe ser parte de la planificación que diseña el docente. El siguiente instrumento que nos detendremos a analizar será el de las matrices. Teniendo en cuenta sus características y criterios para armarlas. En primer lugar definiremos qué es una matriz: “Una matriz es una herramienta de puntaje que enumera los criterios que se deben tener en cuenta para un trabajo, o “lo que cuenta”…también muestra los niveles de calidad para cada uno de estos criterios, desde sobresaliente hasta deficiente. Este término desafía la definición que se encuentra en un diccionario, pero parece ya haberse aceptado, así que continúo usándolo. … La matriz fácilmente puede incluir criterios relacionados al estilo y efectividad de la presentación, la mecánica del trabajo escrito y la calidad de la invención en sí.” (Andrade, 2009, p.5)

El autor además de definir que son las matrices, realizó una serie de pruebas con diferentes grupos de alumnos. A un grupo de alumnos se les dio un trabajo práctico para realizar, sin matriz y a otro grupo se les dio el mismo trabajo práctico con una matriz. Y las diferencias en los resultados entre uno y otro grupo fueron relevantes. El grupo que tenía la matriz pudo lograr mejor los objetivos y con mayor claridad pudo desarrollar y enriquecer sus respuestas. Y además contaba con una clara idea de cómo iban a ser evaluados. En cambio el otro grupo que realizó el trabajo sin una matriz, tenía una vaga idea de cómo se determinaban las calificaciones, sin tener claros los objetivos, sin saber además como se los iba a calificar. Andrade, también hace referencia al proceso de diseño de matrices. Donde se debe involucrar a los estudiantes en diferentes pasos y enuncia los mismos de la siguiente manera: “1. Mirar modelos…2. Hacer una lista de criterios… 3. Explicitar los niveles de calidad…4. Prácticas sobre modelos…5. Utilizar la autoevaluación y la evaluación entre compañeros… 6. Revisar… 7. Utilizar la evaluación del maestro” (Andrade, 2009, p.7)

Esto ratifica la importancia de la implementación de este instrumento obteniendo excelentes resultados tanto para evaluados como evaluadores.

Conclusiones

En conclusión, la evaluación forma parte fundamental de un diseño curricular, junto con la didáctica y las estrategias, tiene un papel y una importancia fundamental en el proceso de enseñanza y aprendizaje.

Los docentes dentro de la planificación, tienen que determinar no solo las estrategias sino los instrumentos y el tiempo de evaluación en cada clase, teniendo en cuenta todo el proceso que el alumno realizó en cada una de las etapas del aprendizaje.

Así, los alumnos comprenderán y además podrán desarrollar mejor sus actividades sabiendo en qué, cómo, cuándo y por qué se los evaluó.

De esta manera, la evaluación permite la reorganización de las estrategias docentes para introducir los cambios necesarios y para mejorar, al mismo tiempo, la calidad del proceso educativo.

Referencias bibliográficas

- García Ramos, J. M. y Pérez Juste, R.: (1989) Diagnóstico,evaluación y toma de decisiones. Madrid: Rialp.

- Eggen, P. y Kauchak, D. (1999) Estrategias Docentes Enseñanza de Contenidos curriculares y desarrollo de habilidades. Brasil: Fondo de Cultura Económica

- Back, P. y D. Wiliam (1998) “Inside the black box: raising standards through classroom assessment”. En Phi Delta Kappan, 80, 2, pp. 139-148

- Camilloni, A. (2005). “Sobre la evaluación formativa de los aprendizajes”. En: Quehacer educativo. Montevideo.

- Andrade, Heidi Goodrich (2009) “Cuando la valoración es instrucción y la instrucción es valoración. Utilizando matrices analíticas para promover el pensamiento complejo y la comprensión.” Traducido al español por Patricia León Agustí

Nota: Este trabajo fue producido en la asignatura Introducción a la Evaluación de los Aprendizajes del Programa de Formación y Capacitación Docente en el año 2010.

Abstract: The aim of this test is to think and to carry out a look on evaluation. The evaluation will be approached in relation to the educational practices and the implications in the learning of the pupils bearing in mind different points of view and instruments that the teachers have to perform a good return and accreditation of the evaluated, working besides the mistake in a constructive way. So, it is a necessary condition to stress the complexity of the educational evaluation that often is simplified, through a process of measurement of results, giving a scanty attention to the processes of education and learning.

Key words: education – learning – process – instruments – feedback – auto evaluation – evaluation.

Resumo: O objetivo deste ensaio é reflexionar e realizar uma olhada sobre avaliação. Se abordará a avaliação em relação com as práticas docentes e as implicancias na aprendizagem dos alunos tendo em conta diferentes pontos de vista e instrumentos que têm os docentes para realizar uma boa devolução e acreditação do avaliado. Trabalhando além de maneira construtiva o erro. Para o qual, é condição indispensável recalcar a complexidade da avaliação educativa que com freqüência se simplifica, através de um processo de medição de resultados, prestando uma escassa atenção aos processos de ensino e aprendizagem.

Palavras chave: ensino – aprendizagem – processo – ferramentas – feedback – auto-avaliação – avaliação.

(*) Valeria Delgado. Ver CV en la página 24.

Vocabulario relacionado al artículo:

contenido . estrategia pedagógica . evaluación .

Evaluación: proceso de enseñanza-aprendizaje fue publicado de la página 44 a página47 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIX

ver detalle e índice del libro