1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº47 >
  4. 106 años del Expresionismo

106 años del Expresionismo

Walter, Sabrina

Eje 3. Diseño, arte y creación

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº47

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº47

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición X Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2011 Eje 1. El artista y su obra. Sofía Albert | Eugenia Bailo Donnet | Sol Gardiazabal | María Camila Rivera Castro | María Agustina Teruggi. Eje 2. Cine, lo que es

Año VIII, Vol. 47, Junio 2012, Buenos Aires, Argentina | 99 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Este ensayo se basa en el vínculo entre la vanguardia expresionista de 1905 y un diseñador gráfico que, en la actualidad, retoma la esencia de esta propuesta estética: Alvaro Tapia Hidalgo.

Lo que intentaremos demostrar es cómo el expresionismo nutre a este diseñador y de qué manera impregna sus obras.

Para esto nos referiremos a la vanguardia en cuestión, enfocándonos en los grupos que la integraron, en sus manifiestos, en sus creadores y en sus pintores. Pondremos de relieve también las técnicas que distinguían a estos vanguardistas.

Por otra parte trabajaremos detalles de la biografía de Hidalgo y sus técnicas refiriéndonos a algunos ejemplos de la ilustración y el diseño gráfico tratando de comprobar su íntima relación con el expresionismo de principios del siglo XX.

Cuando los expresionistas redactaron su manifiesto en Alemania a comienzos del siglo XX no imaginaban que al día de hoy, 106 años después, existiría un diseñador gráfico que siguiese implementando todas las ideologías y técnicas plásticas de esta vanguardia.

Alvaro Tapia Hidalgo, nacido en Viña del Mar, Chile y actualmente radicado en Europa, es el artista que en este trabajo intentamos vincular con el expresionismo. Este artista completo, que además de estudiar diseño gráfico, estudió cine y música se basa en la estética expresionista para realizar sus obras, ya sean gráficas o de ilustración.

El expresionismo utiliza lo que el autor vive, sus experiencias, positivas o negativas, sus angustias o alegrías para poder transmitir estos sentimientos al espectador. Cada acción está cargada de un sentimiento personal. Toda acción humana es expresiva.

El manifiesto de esta vanguardia sostiene que “la pintura es el arte que representa en un plano un fenómeno sensible. El medio de la pintura es el color, como fondo y línea. El pintor transforma en obra de arte la concepción sensible de su experiencia (...)”.

Dos grupos le dieron entidad al este movimiento vanguardista: El puente y El jinete azul.

Mario De Micheli escribió en Las vanguardias artísticas del siglo XX:

El grupo El puente surge en 1905 en la ciudad de Dresde y lo integran jóvenes pintores como Ernst Ludwig Kirchner, Eric Heckel, Karl Schmidt Rottluff. Más tarde se unirían al grupo Max Pechstein, Otto Muller y Emil Nolde (sólo por unos meses). Todos ellos eran fervientes admiradores de Munch y de Van Gogh.

Los artistas de este grupo desarrollaron un estilo de pintura tan parecido que no resultaba fácil reconocer quién era el autor de cada cuadro. Las formas quedaban reducidas a lo esencial –cuerpos deformados y espacios disueltos sin perspectiva– y era de gran importancia el contraste de colores. Su objetivo principal era representar mediante la deformación la realidad “real”, la esencia de la cosas, lo que no puede verse sino sentirse. El grupo se disolvió hacia 1913.

El otro grupo, El jinete azul, nació en Munich hacía 1912.

Lo integraban Franz Marc, Vasily Kandisky, Alexei Yavlensky.

La pintura de los artistas de El Jinete azul era más exquisita, subjetiva y espiritual. Aunque compartían con el grupo precedente la idea de que la obra de arte no es una fiel reproducción de la realidad, se diferenciaban de ellos debido a que se acercaban cada vez más a la abstracción.

El diseñador gráfico que he escogido, Alvaro Tapia Hidalgo, toma como inspiración la obra del primer grupo de la vanguardia expresionista, El puente. Él trabaja sus obras sólo con lo esencial, deforma las figuras y utiliza colores contrastantes y fuertes. Mediante la deformación de los personajes logra marcar la realidad, lo que no puede ver pero sí sentir. Tapia Hidalgo desde que empezó su carrera se basó en la vanguardia expresionista aunque siempre quiso buscar un estilo propio marcando algunas diferencias. La primera y más notoria de estas “diferencias” son algunos detalles de la perspectiva, ya que en sus obras, al utilizar colores tan contrastantes, crea una profundidad mayor a la que creaban los primeros expresionistas.

Otra diferencia notable es que al realizar sus diseños utiliza elementos de nuestra época, por ejemplo hace las pinturas a mano con tinta, acuarela o tempera y luego las digitaliza, utilizando programas de diseño para crear el máximo contraste.

El artista, en la revista Decurate, se define en cuanto a sus vinculaciones estéticas: “me llaman la atención las expresiones de horror, el grito y lo grotesco”. (2010) En sus obras la mayoría de los personajes que crea están con la boca abierta, con expresiones como si estuvieran gritando.

El modelo evidente de sus obras es la famosa obra El grito, del gran padre del expresionismo, el pintor noruego Edvard Munch.

Tapia intenta captar en sus obras la esencia de Munch y reflejar del mismo modo sus sentimientos y mostrar su interior.

Tiene su estilo propio de deformación y utiliza colores mucho más fuertes. A través de los medios modernos que mencionábamos antes (como la digitalización) consigue diferenciarse bastante de su antecesor.

Al igual que los expresionistas que plasmaban sus sentimientos, pensamientos, situaciones personales, Tapia Hidalgo intenta retomar estos principios en sus obras. El autor insiste en que:

Es importante la influencia ejercida por los diferentes ambientes donde uno vive, últimamente (desde el 2007) me he movido entre Valparaíso, Chile, Granada y Madrid, en España, y Manchester (UK) lo que ha sido muy estimulante creativamente y esos cambios se evidencian en la obra.

Evidentemente acepta que si bien lo modelos son importantes, el cambio es enriquecedor.

En sus ilustraciones utiliza elementos como figuras cinematográficas, animales y retratos. Una de las obras más famosas sobre animales es Monkey Experiment que trata de un mono con un rostro muy triste y deformado. Con estas técnicas también pintó otros animales, por ejemplo Koala.

Uno de sus retratos más conocidos es el de Edgar Allan Poe con todo el rostro celeste y la nariz rosa y con ojos colorados.

Otros retratos en esta línea son, Susan, Calvin, Horror, etc.

Una obra polémica, llamada Smoker muestra a un fumador con un cigarrillo en su boca con un rostro deformado y colores extraños.

Su obra más famosa la denominó Vampire en ella se ve, otra vez apelando al centro expresionista, un vampiro deformado con la boca muy abierta de la que emana sangre.

El autor cree que las nuevas tecnologías han permitido el cruce de diferentes disciplinas y la mezcla de éstas genera obras híbridas, multimedia e interactivas. Por otro lado, Internet ha permitido que cualquiera pueda difundir su trabajo por la red y se generen comunidades de creativos que interactúan entre ellos y se influencian unos a otros. El diseñador tiene publicadas todas sus obras en línea con el precio de venta y cualquier usuario puede comprarlas solamente con un click.

Tapia Hidalgo define el arte contemporáneo en una entrevista realizada en una página web enunciando estas tendencias que son las suyas propias:

El arte en la actualidad está cada vez más cerca de otras actividades como el diseño o la publicidad, la línea divisoria es casi imperceptible, las fronteras son difusas y se puede pasar de un lado a otro sin problemas. El arte ya es parte de nuestra vida cotidiana y lo encontramos en una camiseta, una botella de cerveza, en un comercial de TV o un videoclip. Los artistas circulan libremente entre trabajo personal creativo y trabajo por encargo. (Entrevista con Alvaro Tapia,26 de mayo de 2011,de http://www.outsider.com/news/entrevista_con_alvaro_tapia_hidalgo-)

Van Gogh explicó cómo se puso a pintar el retrato de un amigo:

Exagero el hermoso color de los cabellos, con naranja, cromo, limón, y detrás de la cabeza no pinto la pared vulgar de la habitación, sino el infinito. Hago un fondo sencillo con el azul más rico e intenso que la paleta pueda proporcionar.

La cabeza de un rubio luminoso, destaca contra el fondo de azul fuerte de manera misteriosa, como una estrella en el firmamento ¡ay! mi querido amigo, el público no verá sino una caricatura de esta exageración, pero ¿qué puede esto importarnos? En este fragmento Van Gogh compara su obra con la caricatura, al igual que pasa en muchas de las obras del Tapia Hidalgo, donde resalta en demasía algún rasgo de la persona que está ilustrando llegando al límite de que la obra cause risa.

Mario De Micheli en Las vanguardias artísticas del siglo XX escribió:

Van Gogh tenía razón al decir que el procedimiento que había elegido podría ser comparado con el del caricaturista.

La caricatura ha sido expresionista siempre, pues el caricaturista juega con la semejanza de su víctima, y la trastrueca para expresar precisamente lo que piensa acerca de sus semejantes. En tanto que estas distorsiones marchaban bajo la bandera del humor, nadie parecía hallar dificultades en entenderlas. El arte humorístico era un terreno en el que todo estaba permitido, pues era un “arte menor”, la gente no lo abordaba con los prejuicios del Arte con mayúsculas. Pero la idea de una caricatura seria, de un arte que deliberadamente altera las apariencias de las cosas, no para expresar un sentido de superioridad, sino tal vez de amor, admiración o temor, originó un escollo como el que Van Gogh había predicho. Sin embargo, no hay nada inconsciente en ello, pues la verdad escueta es que nuestra percepción de las cosas toma el color del modo en que las vemos, y, aún más, del estado de ánimo o el modo en que las recordamos. Todo el mundo habrá experimentado cuán diferente puede parecer un lugar de cuando estamos alegres a cuando nos sentimos tristes.

Conclusión

Las vanguardias fueron fundamentales para toda la creación artística de los siglos posteriores. No escapa a este fenómeno el expresionismo de 1906 que se ‘extiende’ hasta la obra del diseñador Alvaro Tapia Hidalgo en pleno siglo XXI.

Basándose en la herencia expresionista que impone la deformación y la disolución del espacio más la expresión de los sentimientos, Tapia Hidalgo moderniza aquellas técnicas vanguardistas, pintando o ilustrando primero y digitalizando después. Podríamos observar cómo a través del tiempo Tapia capta la esencia del expresionismo y la ajusta a las nuevas tecnologías. El avance de este mundo tecnológico le permite al diseñador utilizar muchos programas de diseño para vectorizar sus ideas y llegar a diversos mercados.

Debemos considerar que esta “modernización” también puede ser riesgosa ya que mediante una computadora se mediatiza la magia que tenían los primeros expresionistas cuando pintaban sus cuadros en el momento, con pinceladas rápidas, expresando sus sentimientos. Podríamos pensar que desde que el artista comienza una obra, ésta pasa por muchas transformaciones que antes no eran posibles.

Las ideas de los expresionistas llegan de la mano de Alvaro Tapia Hidalgo, adaptadas al siglo XXI, y se difunden de manera actual, a través de la red. Me pregunto ¿si los primeros expresionistas vivieran en este siglo, serían capaces de poder adaptarse a las nuevas tecnologías?

Bibliografía

Manifiesto Expresionista (1905). Alemania.

Revista semanal Decurate (2010). España: www.decurate.com.ar

De Micheli, M. (1993). Las vanguardias artísticas del siglo XX. Madrid: Alianza.


106 años del Expresionismo fue publicado de la página 51 a página52 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº47

ver detalle e índice del libro