1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº5 >
  4. 2. Los accesorios como portadores simbólicos

2. Los accesorios como portadores simbólicos

Biagioli, María Eugenia [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Escritos en la Facultad Nº5

Escritos en la Facultad Nº5

ISSN: 1669-2306

Nuevos Profesionales. Edición II. Miércoles 22 de junio 2005 Resúmenes de Trabajos Finales de Grado aprobados. marzo - mayo 2005

Año I, Vol. 5, Junio 2005, Buenos Aires, Argentina | 16 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El trabajo realizado desde una perspectiva semiológica, propone que el vestido y los accesorios en la sociedad actual y en culturas primitivas están cargados de simbolismos.

Se explican los diferentes tipos de accesorios tomando algunos momentos de la historia, su transformación y motivo de uso, que implica valoraciones sociales.

Todas las formas de adorno, tradicionales y modernas surgen de la tendencia humana de comunicarse mediante símbolos.

El cuerpo se identifica como vehículo a través del cual puede ser transmitido, incluso lo que está inhibido en la palabra y en el pensamiento consciente. Es una estructura lingüística, un habla que revela infinidad de informaciones aunque el sujeto guarde silencio. A esto se llama lenguaje no verbal.

Las personas ornamentan su cuerpo para diferenciarse de los demás, sin perder la identidad de grupo, decorándolo con distintos elementos. A éstos, los podríamos clasificar en directos, cuando éstos modifican al cuerpo como piercings y tatuajes, e indirectos cuando solo lo adornan, como carteras y pulseras.

Todos los elementos propios del campo ornamental y erótico empleados actualmente (cadenas, collares, tatuajes, etcétera), caracterizaban a los salvajes y hoy en día son utilizados por todas las clases sociales sin distinción de estratos económicos.

Así mismo, se puede observar en el análisis de los desfiles, cómo los diseñadores seleccionados toman como partido conceptual a culturas del pasado, momentos históricos y tribus urbanas para sus creaciones. Llama la atención lo paradójico de los creativos, que es el inspirarse en los sectores menos favorecidos para realizar sus colecciones destinadas a los sectores más altos.

En la sociedad contemporánea, los cuerpos no sólo son portadores de la clase y distinción, sino que el cuerpo se ve más como portador del yo, lo que significa individualidad y autenticidad.

La moda se basa en un principio estético como la ornamentación del cuerpo, y también es una expresión de audacia, originalidad y transgresión que revela la pertenencia a un rango, a una clase, a una nación, criterios que están presentes tanto entre quienes la adoptan como entre quienes la diseñan.

Las distintas fluctuaciones del dólar, en la crisis de 2001 en Argentina, cambió la manera de consumir de los compradores.

Las personas se adaptaron a la situación y comenzaron a reciclar prendas y a adquirir accesorios para generar un distintivo y cambiar la imagen a poco costo, ya que los precios en indumentaria subieron al igual que todos los productos. Fue un reciclaje del pasado entre lo neo y lo retro, además de una resignificación de otras culturas como el punk o las mujeres cuello de jirafa, etcétera, adaptadas a la región y al presente.

Con el pasar de los años, fue cambiando el significado del uso de los accesorios. Hoy en día, con distintas simbologías, llegan a constituirse en elementos diferenciadores de estatus sociales, y en muchos casos hasta una connotación sexual, como ejemplo el uso de grandes marcas o los pies de loto de china, etcétera.

En consecuencia, la existencia de la moda se debe a la interrelación de fuerzas culturales, sociales y económicas que marcan el pulso de los cambios, la transición entre el pasado y el presente; y para afianzar su permanencia, debe variar, si no se torna obsoleta. El ser humano quiere cambiar, transformarse, renovarse, y la moda es el único camino que le permite ser él mismo pero distinto a la vez, con el transcurso del tiempo. Respetando las normas del conjunto pero dejando lugar a la manifestación personal, que le permitirá afirmar su individualidad frente al medio familiar y social.


2. Los accesorios como portadores simbólicos fue publicado de la página 5 a página6 en Escritos en la Facultad Nº5

ver detalle e índice del libro