1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº48 >
  4. El Surrealismo y The Players vs. Ángeles Caídos

El Surrealismo y The Players vs. Ángeles Caídos

Diez Pérez, Mauricio Luis

Eje 7. Pensar el cine

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº48

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº48

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XI Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2012 Eje 1. Recursos creativos: Cecilia Castillo | Sabrina Ariadna Cueva | Rocío de la Paz Ierache | María Agustina Rossito. Eje 2. Tendencias y experimentaciones cin

Año VIII, Vol. 48, Agosto 2012, Buenos Aires, Argentina | 117 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El objetivo del presente ensayo es vincular la propuesta estética del Surrealismo con el trabajo de The Players vs Ángeles Caídos, del director argentino Alberto Fischerman y co-dirigida por Néstor Paternostro, Raúl de la Torre, Ricardo Becher y Juan José Stagnaro en el año 1969.

Esta comparación es posible debido a que esta película es una gran muestra del cine surrealista argentino; la violencia en las imágenes, el mensaje que transmite al espectador y el automatismo psíquico, dan una gran pauta de cómo esta vanguardia se introducía en la Argentina a través del cine.

El trabajo se organizará de la siguiente manera: en primer lugar, se hará un breve recorrido por las características principales del Surrealismo, para luego abordar sucintamente la obra de Alberto Fischerman y, por último, vincular ambas propuestas proporcionando algunos ejemplos.

El Surrealismo

El Surrealismo surgió en el año 1924 en la ciudad de París, orientada a representar, abandonando toda preocupación estilística, la vida profunda del subconsciente, la labor del instinto que se desarrolla fuera de los límites de la razón: el automatismo psíquico. El arte surrealista es inmediato, irreflexivo y está despojado de toda referencia a lo real.

De acuerdo con Bretón, el automatismo, tanto gráfico como verbal, es el único modo de expresión que satisface por completo al ojo o al oído pues consigue unidad rítmica. El automatismo puede infiltrarse en la composición con ciertas intenciones premeditadas; pero existe un gran riesgo de apartarse del surrealismo si el automatismo deja de fluir (Ades, 1965, p. 111).

En efecto: “los surrealistas insistieron siempre en que el automatismo revelaría la auténtica y personal naturaleza de quienquiera que lo practicara, de una manera mucho más completa de la que pudieran hacerlo sus creaciones conscientes” (Ades, 1965; p. 108).

La imagen surrealista nace de la yuxtaposición casual de dos realidades y la belleza de la imagen depende de la chispa que salta del encuentro entre ambas; cuanto más diferente sean los dos componentes de la imagen, más brillante será la chispa.

Bretón creía que no podía existir premeditación en este tipo de imagen. Para Luis Buñuel, el Surrealismo significaba “abrir la puerta a lo irracional” (1994, p. 118).

Sin embargo, en los recuerdos y el placer de los ojos es donde se encuentra toda la estética surrealista (Naville, 1924; p. 109).

Alberto Fischerman

Alberto Fischerman nació en Buenos Aires, en el año 1937.

Su film The Players vs. Ángeles Caídos del año 1969, se destaca por ser una de las obras que más se acerca al Surrealismo en el cine argentino. El director busca llamar la atención del espectador con técnicas particulares y con el ejercicio de improvisación actoral y cinematográfica. Es por eso que este film rompe las estructuras narrativas, tal como lo hizo Buñuel en el film Un perro andaluz de 1928.

Fischerman se inició en 1965 en el cine publicitario y en 1969 debuta con este largometraje. Una cinta experimental inusual para su época, por su audacia y lenguaje renovado.

Esta película causó un gran impacto en otros directores; incluso varios, luego de ver su film, decidieron también realizar documentales, tomando como ejemplo su obra. Entre ellos pueden citarse a Hernán Andrade y Víctor Cruz. A su vez, un grupo de cineastas porteños resolvió adherir a una protesta anti-censura realizando una película que denunciaba la censura de la década del ‘70. Resulta evidente que el film de Fischerman impactó en toda una generación.

Su obra se caracteriza por ser una de las primeras en exponer al espectador al automatismo psíquico y cinematográfico, al movimiento y las asociaciones de imágenes que surgen de manera rápida, espontánea, fluida, haciendo caso omiso a la coherencia y el sentido. Fue uno de los primeros en Argentina en demostrar esa “expresión distintiva e irracional” (Buñuelo, 1994, p. 120).

Vinculación Tal como se anticipó al comienzo, en este trabajo se postula que la obra de Alberto Fischerman tiene puntos de contacto con la propuesta estética del Surrealismo. En primer lugar, debido a que el guión busca sorprender y movilizar al espectador.

Al igual que en la estética surrealista, en este film la imaginación es más importante que la lógica, y la realidad es la realidad del inconsciente.

Asimismo, es una obra que transgrede los esquemas narrativos canónicos, en tanto pretende provocar un impacto moral en el espectador a través de la agresividad de la imagen, el mensaje y la forma en cómo Fischerman narra.

Por ejemplo, el director hace evidente que existe una improvisación por parte de los actores a lo largo de la trama. Los actores no se encuentran citando un guión previamente memorizado, sino más bien se desenvuelven en el trayecto de la película con un lenguaje cotidiano. En algunos momentos miran a cámara y quiebran el lenguaje tradicional del cine.

Como ha sido mencionado anteriormente, el automatismo también es muy pronunciado; el director no demuestra en forma lineal las escenas o lo que está ocurriendo en ese momento, sino que juega constantemente con el montaje, la escenografía (colocando cosas en ella que no tienen nada que ver con el hilo narrativo) y así trabaja con la mente del espectador generando esa confusión. Esta línea de trabajo se hace eco con la siguiente afirmación de Buñuel: “No aceptar idea ni imagen alguna que pudiera dar lugar a una explicación racional, psicológica y cultural” (1994, p. 118).

También podemos resaltar que, así como en Un perro andaluz Buñuel muestra que la trama se desarrolla con un hombre y una mujer como principales protagonistas en una pelea constante, Fischerman utiliza el mismo recurso en su film, colocando a un hombre y una mujer como principales protagonistas y llegando en ciertos momentos al erotismo. En este sentido Hans Ritcher afirmaba, al hacer referencia al Surrealismo, que “en el erotismo se descubren realidades oníricas, y el sexo será tratado de forma impúdica” (1940, p. 115).

Por otro lado, es posible comparar el film de Fischerman con los cuadros Mujer mirando a la ventana o El gran masturbador” de Salvador Dalí. Ambas propuestas se caracterizan por mostrar la imagen de la mujer esbelta, como un objeto erótico indirectamente, mostrándola como objeto de deseo del hombre. En el film de Fischerman se evidencian similitudes con ambas pinturas y la utilización que Fischerman hace de la figura de la mujer, recurriendo inclusive al mismo panorama, ya que Dalí en su obra coloca a una mujer mirando por una ventana, y Fischerman procesa de igual modo.

No sólo en dichas imágenes puede advertirse el rol protagónico de la mujer por su belleza, sino que en otras imágenes Fischerman muestra claramente al espectador cómo la mujer es el principal foco de atención y locura del hombre, que busca la forma de acercarse a ella. Este ejemplo claramente puede compararse con el film de Buñuel, en donde los personajes actúan de la misma manera.

También en la obra de Fischerman pueden notarse las asociaciones de imágenes, que surgen de una manera muy rápida, espontánea y fluida, sin raccords y sin tener en cuenta la coherencia y el sentido. Se propone realizar un trabajo psicológico con la mente del espectador y así causar un impacto en él.

Por último, tanto Alberto Fischerman como la estética surrealista hacen un uso similar del pensamiento libre, de la imagen de la mujer como objeto de deseo y del juego de imágenes entre lo pintado y lo real. Para el Surrealismo, lo importante no es demostrar lo que el espectador quiere ver, sino “las condiciones interiores del alma” (Artaud, 1968, p. 132).

Conclusiones

Para concluir, es posible sostener que el Surrealismo es la única vanguardia en la que la libertad, la infancia y la espontaneidad son remarcadas de una forma única, donde no necesariamente se mantiene una estética específica, sino que varía constantemente de acuerdo a lo que el pintor/artista/ director quiere demostrar.

Fischerman fue, en el cine argentino, la primera persona en demostrar esa psicología interna y romper las típicas estructuras cinematográficas que hasta aquella época existían en el cine. Tanto fue así que su película The Players vs Ángeles Caídos fue utilizada como referencia para abrir esta vanguardia en el cine nacional.

Pudieron emplearse como ejemplo partes y fragmentos de la película de Fischerman, compararlas con obras de Salvador Dalí y también compararla con el cortometraje de Luis Buñuel, ya que dicho corto se caracteriza por ser el más representativo en cuanto al cine Surrealista.

Estas comparaciones permiten demostrar también con imágenes –de Fischerman, Salvador Dalí y Luis Buñuel– que el director argentino claramente fue influenciado por el cine surrealista de Luis Buñuel y por las pinturas de Salvador Dalí.

Tal como lo afirma Buñuel: “lo que se busca es cambiar la vida de otros a través del cine Surrealista” (1994, p. 122). Y Fischerman, por su parte, procura hacer lo mismo con su película, buscando romper las estructuras y leyes de censura que estaban instauradas en la década del ‘70 en Argentina, y así convertirla en una de las más destacadas del cine surrealista nacional.

Bibliografía

Ades, D. (1996). Dadá y Surrealismo. En: Stangos, N. (comp.) (1985). Conceptos de arte moderno. Madrid: Alianza.

Artaud, A. (1968). Polémica, correspondencia y textos. En: Colección de perfiles. Buenos Aires: Editorial Jorge Álvarez.

Buñuel, L. (1994). Mi último suspiro. Barcelona: Plaza y Janes Editores.

Russo, E. (1998). Diccionario de Cine. Buenos Aires: Paidós.

Fuentes filmográficas

Fischerman, A. (1969). The Player vs Ángeles Caídos. Argentina.

Buñuel, L. (1929). Un perro andaluz. París: Studio des Ursulines.


El Surrealismo y The Players vs. Ángeles Caídos fue publicado de la página 99 a página100 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº48

ver detalle e índice del libro