1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXX >
  4. Fundamentación teórica de la actual estructura de la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo

Fundamentación teórica de la actual estructura de la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo

Céspedes, Roberto [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXX

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXX

ISSN: 1668-1673

XX Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Facultad de Diseño y Comunicación. Universidad de Palermo

Año XIV, Vol. 20, Febrero 2013, Buenos Aires, Argentina | 208 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

La estructura de la Facultad de Diseño y Comunicación obedece a dos grandes premisas: la necesidad derivada de la complejidad propia de la tarea universitaria en escenarios cambiantes e inciertos que la condicionan y la concepción específica propia de las disciplinas de las que se ocupa. En síntesis, ambas premisas conforman una unidad académica signada por la flexibilidad y la adaptación a los cambios para hacer posible una inmediata y eficiente adecuación de las tradicionales funciones: La investigación, la docencia y la extensión.

Palabras clave: Estructura académica - flexibilidad - investigación - docencia - extensión.

Cuanto más dinámico sea el entorno de una organización,más orgánica será su estructura Henry Mintzberg

La estructura de la Facultad de Diseño y Comunicación obedece a dos grandes premisas: la necesidad derivada de la complejidad propia de la tarea universitaria en escenarios cambiantes e inciertos que la condicionan y la concepción específica propia de las disciplinas de las que se ocupa.

La adaptación a la incertidumbre no es más que un signo de vida. Se trata de ajustar constantemente el objetivo y, por tanto, el funcionamiento de la Facultad a los nuevos requerimientos, como unidad universitaria que posee en su ADN la capacidad de responder a los nuevos retos. Desde sus inicios, la Facultad ha participado de la expansión del sistema universitario con nuevas ofertas, fruto de la diversificación del conocimiento, aplicando a su estructura las innovaciones necesarias, para ofrecer al sistema la capacidad de actualización y perfeccionamiento, con el apoyo proveniente de la investigación, el desarrollo de posgrados, el seguimiento de los egresados, la retención de los mejores docentes y la incorporación de los nuevos necesarios.

El escenario actual presenta un creciente número de estudiantes con diferentes características, con diversificadas demandas y con expectativas de una alta especialización. La ciencia, por otra parte, plantea una reconfiguración del conocimiento que las casas de estudio deben atender como reto irrenunciable. Aunque estos cambios son fruto, en parte, de una sociedad globalizada, pueden ser vistos con recelo por las posturas más tradicionales, la Facultad los considera un desafío y, más bien, se identifica con los beneficios que prometen.

La Facultad de Diseño y Comunicación de la UP busca encarnar esa capacidad de adaptación a los cambios antes citados, con un profundo sentido de la realidad que no elude las limitaciones, sino que las supera al enfrentar la tarea en las nuevas condiciones. Ese escenario complejo y turbulento se encara mediante la flexibilización e innovación de su estructura, acompañada de la capacitación de los actores, la actualización constante de sus disciplinas, la adaptación y mejora de los planes de estudio de sus carreras y la renovación de los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Estas prioridades suponen y dependen de los vínculos entablados con la comunidad, tanto hacia el mundo profesional como hacia la sociedad en su conjunto. Por ello, busca lograr, en cada momento, un posicionamiento que permite la valoración de la Facultad por parte de los organismos gubernamentales, no gubernamentales, las empresas, las instituciones privadas y públicas, tanto nacionales como internacionales.

Para Hermida (1996) una turbulencia es “el conjunto de factores que traen inestabilidad, diferencias en las conductas y en los sucesos con relación al pasado, y por sobre todo termina con las simplificadas relaciones donde cada suceso tenía su correlación con el diagnóstico y la receta aplicada en el pasado cada vez que esto había ocurrido”. Para volar en dichos escenarios se necesitan ‘pilotos’ preparados y dispuestos a llevar el avión a destino, leyendo constantemente los pequeños y cambiantes síntomas de la realidad para actuar en consecuencia, pero con la conciencia imperturbable de la importancia del objetivo último de la tarea.

La estructura sirve, entonces, para elaborar diagnósticos con la incertidumbre de la coyuntura y realizar los cambios necesarios para ser protagonista de la realidad de manera proactiva. En todo momento, busca herramientas para desarrollar funciones anticipatorias, “contribuir a crear el futuro; no solo a preverlo, sino a configurarlo, anticipándose a los acontecimientos para orientarlos, darles sentido y no simplemente dejándose conducir por ellos” (Tünnerman: 1999). Siguiendo a Garcia Guadilla (1998), se busca la propiedad que poseen las organizaciones capaces “de configurarse como instituciones que aprenden, capaces de responder creativamente a las condiciones cambiantes”.

El modelo de gestión del que se parte responde a las exigencias expresadas, apuntando al desarrollo de capacidades y estrategias apropiadas de planificación. Tiene en cuenta políticas de cooperación entre las distintas unidades académicas de la Universidad y otras instituciones de educación superior y organismos nacionales e internacionales. Propone una organización de la actividad con una utilización racional de los recursos en una práctica de gestión que surge de las necesidades del mercado académico, el quehacer profesional en los escenarios actuales y futuros.

Se trata de una estructura abierta y receptiva a los aportes del mundo, con evaluaciones constantes de su eficacia en los procedimientos y cuestiones administrativas. El objetivo de la estructura es, sin duda alguna, el cumplimiento de la misión institucional, asegurando una investigación genuina, una enseñanza de calidad, a la vez que prestando claros servicios a la comunidad. Estas funciones tradicionales de toda universidad se cumplen aquí de un modo sistémico. Esta característica particular responde a la concepción global, propia de la disciplina, por la cual un problema es habitualmente encarado, comprendido y posteriormente solucionado. La estructura de la Facultad facilita una gestión cuyas actividades organizacionales, actores, prácticas académicas, circuitos administrativos, experiencias de servicio y acciones comunicacionales permiten un logro eficiente de sus propósitos. Se cumple así lo dispuesto por la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria CONEAU (1997), al decir: “La gestión institucional está compuesta por un conjunto de factores (recursos, procesos y resultados) que deben estar al servicio y contribuir positivamente al desarrollo de la docencia, la investigación y la extensión”.

En torno a la segunda premisa que da soporte teórico a la modalidad estructural de la Facultad, se puede mencionar a la concepción epistemológica propia de las disciplinas con las que opera: el Diseño y la Comunicación. Claramente, el Diseño ya no es considerado solamente como insumo técnico que agrega valor a las mercancías, sino como objeto de conocimiento y disciplina universitaria. El Diseño en la posmodernidad tiene connotaciones diferenciadas. Luego de la crisis del paradigma en la Modernidad, es necesaria una revisión de las teorías acerca del diseño: el diseño como producto histórico y social, como hecho lingüístico y cultural.

La filosofía de la ciencia aporta hoy varias aproximaciones que ayudan a desentrañar el problema de la verdad científica y su relación con la realidad. En una visión donde la realidad es un constructo, existe una verdadera tensión entre el sujeto del conocimiento y el objeto a conocer. La cuestión pasa a tener una mayor carga ideológica, dado que el conocimiento, como construcción simbólica, supone diversos abordajes a la cuestión. Habrá, entonces, diferentes teorías que van desde el positivismo hasta el anarquismo epistemológico de Paul Feyerabend en la posmodernidad. Se trata de abordar diferentes paradigmas epistemológicos susceptibles de utilización en la práctica proyectual, para que en el ejercicio de acercamiento a la realidad, no prevalezca el limitado modelo de la “...aproximación cíclica y sucesiva a la realidad... [que desconoce] una extensa gama de opciones para la comprensión del mundo en que vivimos” (Hernández Laos, J. ,2005)

Una aproximación científica al problema del Diseño nos da como diagnóstico un objeto de estudio con límites imprecisos, como resultante de obstáculos epistemológicos que surgen de la relación del Diseño con disciplinas contiguas. Se plantean, entonces, relaciones de subordinación, superposición, interpenetración, dominio, etc. Estas relaciones tienen consecuencias: metodológicas, terminológicas y prácticas, que influyen sobre la estructura cognitiva de la disciplina, la construcción de su historia, el ejercicio de su crítica y, fundamentalmente, el campo de su enseñanza.

La estructura de la Facultad, puntualmente en su organización de las áreas de investigación, propone un recorrido hacia una Teoría del Diseño. Dichas áreas son lo suficientemente elásticas como para destacar el lugar del Diseño en el conjunto de las ciencias y disciplinas científicas pero, al mismo tiempo, dan la posibilidad de una aproximación científica al estudio del Diseño.

La relación directa de los docentes e investigadores con las máximas autoridades de la Facultad, expresa una organización con un fuerte diseño horizontal, que enfatiza la libertad académica para la exposición y crítica de las distintas teorías en vigencia. Un concepto de cátedra itinerante abona la teoría disciplinar del diseño, sin hegemonías ideológicas pero en búsqueda de la construcción de una teoría, con categorías de análisis en una notable heterogeneidad del campo.

La Comunicación, aparentemente alejada de los procesos proyectuales, adquiere cada vez más desarrollo en lo visual. Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación se enfocan en la imagen y su mensaje. De allí la especificidad del Diseño de la Comunicación. Ante esta realidad, las ciencias de la comunicación se ven en la necesidad de un enfoque transdisciplinar para una práctica y un saber construido por intersección de conocimientos.

La estructura de la Facultad responde a esas nuevas relaciones del Diseño con las Comunicaciones, las Relaciones Públicas, la Publicidad y los desarrollos multimedio- digitales. El Diseño, como enunciado verbal, deviene en objeto significante o acto de comunicación por las demandas sociales. Se trata de generar y administrar el Diseño en el reino de la polisemia: Comunicación, imagen, lenguaje visual y sociedad.

En síntesis, todo esto propone una unidad académica signada por la flexibilidad y la adaptación a los cambios para hacer posible una inmediata y eficiente adecuación de las tradicionales funciones: La investigación, la docencia y la extensión.

Referencias bibliográficas

- Hermida y Otros (1996): Administración y Estrategia. Buenos Aires: Macchi.

- Túnnerman. C. (1998): La transformación de la educación superior: retos y perspectivas. Costa Rica: Euno.

- Garcia Guadilla C. (1998): La educación superior en Venezuela: una perspectiva comparada en el contexto de la transición hacia la sociedad del conocimiento. Caracas: CENDES.

- CONEAU (1997): Lineamientos para la evaluación institucional. Buenos Aires.

- Hernández Laos, J. (2005), Una epistemología desde el diseño. Ponencia no publicada en el Coloquio Principal del Foro Académico “Epistemología de la composición y el proyecto arquitectónico”, México: Universidad ITESO.

Abstract: The structure of the Faculty of Design and Communication mainly respond to two principles: the need arising from the inherent complexity of the university task in changing and uncertain sceneries that condition it and the very specific conception of disciplines that it is in charge of. In short, both premises comprise an academic unit marked by flexibility and adaptation to changes to enable immediate and efficient adaptation of the traditional functions: research, teaching and extension.

Key words: Academic structure - flexibility - research - teaching - extension.

Resumo: A estrutura da Faculdade de Design e Comunicação obedece a dois grandes princípios: a necessidade derivada da complexidade própria da tarefa universitária em cenários mutáveis e incertos que a condicionan e a concepção específica própria das disciplinas das que se ocupa. Em síntese, ambas premisas conformam uma unidade acadêmica compreendem pela flexibilidade e a adaptação às mudanças para fazer possível uma imediata e eficiente adaptação das tradicionais funções: A investigação, a docencia e a extensão.

Palavras chave: Estrutura acadêmica - flexibilidade - pesquisa - ensino - extensão.

(*) Roberto Céspedes: Doctorando en Educación Superior (UNESCO-UP). Magíster en Gestión de Proyectos Educativos (CAECE). Diploma PDE (ESADE Barcelona). Arquitecto (UM). Enviromental Design (UCBerkeley USA). Facilitador de cursos On Line. Profesor de la Universidad de Palermo en el Departamento de Diseño de Espacios de la Facultad de Diseño y Comunicación.


Fundamentación teórica de la actual estructura de la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo fue publicado de la página 133 a página135 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXX

ver detalle e índice del libro