1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº14 >
  4. Escuela Docente en Teoría del Proyecto: Fundamentación básica para el aprendizaje del proyecto “Anatomía del lenguaje objetual”

Escuela Docente en Teoría del Proyecto: Fundamentación básica para el aprendizaje del proyecto “Anatomía del lenguaje objetual”

Arbeláez Ochoa, Elsie María

Comunicaciones enviadas para el Segundo Congreso

Actas de Diseño Nº14

Actas de Diseño Nº14

ISSN: 1850-2032

VII Encuentro Latinoamericano de Diseño “Diseño en Palermo”. Tercer Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño Julio 2012, Buenos Aires, Argentina

Año VII, Vol. 13, Marzo 2013, Buenos Aires, Argentina | 254 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

La fundamentación básica para el aprendizaje del proyecto se propone como mecanismo articulador para la formación profesoral. Con esta reflexión se busca abrir espacios y explicitar cómo se puede enseñar el lenguaje del diseño por rutas “didácticas” a través de la repetición en el proceso.

Es importante hablar de un esquema pedagógico para enseñar la disciplina: la esencia de cómo enseñar y cómo alcanzarlo. Lo anterior se plantea a partir de tres estructuras: la disciplinar, la docente y la discente, delimitando la significación de la labor educativa.

Al introducir la reflexión sobre la disciplina se tiene presente en la discusión la percepción para el diseño, la cual se propone desde la idea que Heidegger plantea sobre el desocultar que domina la técnica moderna, la cual tiene el carácter de poner en el sentido de la pro-vocación (Heidegger, 1993: 85). Distingue así la forma como el hombre ha usado la “técnica” como medio para poner en evidencia y percibir la “naturaleza”, llamándolo “el des-ocultar imperante”. Heidegger define el término “pro-vocación” como lo que acontece de tal manera que descubre energías ocultas en la naturaleza: lo descubierto es transformado; lo transformado, acumulado; lo acumulado es a su vez repartido, y lo repartido se renueva cambiando. Entonces descubrir, transformar, acumular, repartir y cambiar son modos del des-ocultar (Heidegger, 1993: 85).

En la enseñanza del lenguaje del diseño se identifican niveles de formación para su mayor comprensión. Por eso, se planteará una metodología para la interpretación de la anatomía básica del diseño: “el lenguaje como piel” que compara y analiza la estructura externa e interna de lo objetual para acceder a su estudio. Esta metodología se utiliza para la repetición en el proyecto como construcción del conocimiento.

Para referirnos a los conceptos, las ideas y la forma como éstos vienen a ser un signo para la comprensión de las cosas en el mundo, observamos que el hombre, además de la interpretación dialogante que genera para su desenvolvimiento con “el otro”, también interpreta “los objetos” que lo envuelven, vinculándolos constantemente a nuevas ideas y explicaciones, creando signos artificiales para su total juicio práctico, donde su discernimiento particular es una redefinición de la realidad percibida, siendo significativa la inmanencia distinguida por su propio ser. Podríamos agregar también que la comunicación humana no es posible sin los signos, la mínima experiencia intelectual para ser vivida necesita el vehículo del lenguaje. Los signos artificiales como resultado de la realidad percibida hacen parte de la experiencia del lenguaje de los objetos, facilitándose a través de los estímulos perceptivos.

Se precisa entonces que éstos sean producidos por un emisor y recibidos por un receptor, y ambos se mueven en un sentido circular complejizando el sentido de la idea. Ahora bien, los estímulos adoptados por el receptor directa y/o indirectamente, al fusionarse forman nuevas asociaciones y estructuras lógicas del lenguaje, resultado de una fusión horizóntica que genera múltiples asociaciones como respuesta final del proceso dialéctico entre el emisor y el receptor.

Observamos, además, que la experiencia del lenguaje generada por la percepción y la forma al articularse circunscribe un círculo hermenéutico. A su vez, éste dispone de los estímulos perceptivos del sujeto y lo sitúa en la búsqueda de sentido mediante la interpretación. El significado será finalmente determinado según el ámbito donde se desarrolle la lectura. Estímulos y sentidos se fusionan generando la función previa para la comprensión de una “experiencia sensible de la racionalidad objetual”.

A través de un diálogo hermenéutico, ésta busca precisar cómo el diseño ha podido desarrollar su conocimiento por intermedio del hombre y en interacción con el mundo, complejizándolo a través de las épocas, en una experiencia de mundo donde la fusión de horizontes históricos vislumbra dos momentos, uno práctico-racional y otro estético-sensible. Estos dos momentos se presentan simultáneamente para permitir el acontecer del hombre en el mundo objetual, constituyéndose como la columna vertebral para la praxis del diseño.

La práctica del diseño ha demostrado en su quehacer que el taller se enseña como una práctica teórica y que la teoría se enseña como una teoría práctica, alcanzado así la de-construcción de un lenguaje particular, columna fundamental en la estructuración y fundamentación básica para el aprendizaje y materialización en el proceso del proyecto. Al introducir esta reflexión para la disciplina del diseño, se tiene presente la percepción de Heidegger sobre el des-ocultar qué domina la técnica moderna, la cual tiene el carácter de poner en el sentido de la provocación (Heidegger, 1993: 85). Distingue así la forma como el hombre ha usado la “técnica” como medio para poner en evidencia y percibir la “naturaleza”, llamándolo “el des-ocultar imperante”. Heidegger define el término pro-vocación como lo que acontece de tal manera que descubre energías ocultas en la naturaleza: lo descubierto es transformado; lo transformado, acumulado; lo acumulado a su vez es repartido, y lo repartido se renueva cambiando.

Entonces descubrir, transformar, acumular, repartir y cambiar son modos del des-ocultar (Heidegger, 1993: 85).

El cambio paradigmático que se da hoy en el aprendizaje cognitivo de la disciplina del diseño es cada vez más evidente. Sus múltiples maneras de acercarse a éste nos han obligado a generar transformaciones metodológicas y didácticas alternas para no perder la esencia de su enseñanza.

Es por ello que se plantean unas rutas pedagógicas que orienten la educación a través de la construcción de un lenguaje propio para el diseño. Estas rutas se enuncian a partir de la observación y la repetición formal en el proyecto, cuyo resultado nos lleva a la construcción del conocimiento, articulando la anatomía del lenguaje objetual. Es en este punto en el cual encontramos que los conceptos des-ocultar y pro-vocación señalados por el filósofo se abren como plataforma para propiciar el camino para una hermenéutica objetual.

Es importante explicar lo siguiente: Se propone una escuela docente que propicie lo anterior. Ésta se divide en tres momentos significativos para la formación de sus docentes: el primero lo denominamos como la infra-estructura de la disciplina, encargada de precisar la estructura curricular conveniente para la formación de sus estudiantes. Esta infra-estructura es la responsable de velar por el cumplimiento del plan de estudios y la construcción de la malla curricular. Uno y otra son el resultado de una discusión desde lo gnoseológico y epistemológico liderado por comités de procesos académicos del programa, responsables de reflexionar la disciplina desde sus principios y fundamentos conceptuales, articulando la construcción de su propio conocimiento. Una segunda infra-estructura está encargada del ente docente responsable de dimensionar los procesos de enseñanza y aprendizaje ajustados al modelo de la disciplina, la cual se apoya en unas huellas pedagógicas de formación didácticas, cognitivas e investigativas. Y, finalmente, una tercera infra-estructura, denominada “ente discente” responsable de la fundamentación y construcción de competencias que orienten el aprendizaje conceptual, procedimental y actitudinal de sus futuros universitarios.

Las tres infra-estructuras permiten que el docente sea el facilitador de una formación integral.

Esta conferencia se concentra en la primera infraestructura de la disciplina, donde hacemos énfasis en la fundamentación básica para el aprendizaje del proyecto desde su construcción gnoseológica, entendiendo aquí este concepto como la “facultad de conocer”. Hay que aclarar que el desarrollo del proyecto –columna vertebral en el aprendizaje del diseño–, elabora, representa y materializa las ideas desde su conceptualización, momento en que se da inicio al proceso de elaboración proyectual.

Para lograr este proceso se parte de su raíz disciplinar, la cual se reconoce desde tres dimensiones: su función, su producción y su comunicación. Estas dimensiones circunscriben la anatomía del lenguaje objetual para inferir su primera lectura formal. Cada dimensión se subdivide en requerimientos que precisan la percepción de la forma. Estos también son llamados subsistemas y son los encargados de filtrar su lenguaje funcional, geométrico y semántico.

Como sabemos, los elementos del universo se componen de formas, leyes físicas, texturas, colores y olores que definen la ordenación visual que permiten pre-comprender lo observado. El sentido semántico de los elementos representa una característica sustancial al acceso del lenguaje de los signos y su textualidad, el cual a través de su comprensión estética descubre horizontes diferentes de abstracción, amplios y complejos.

Ahora bien, la ruta didáctica propuesta para la construcción de una anatomía del lenguaje objetual, basado en lo funcional y lo semántico, se alcanza a partir de su exploración y observación apoyándose en la siguiente metodología, nombrada como la repetición en el proyecto como construcción del conocimiento. Su aplicación se divide en cuatro momentos: el primero es la investigación; el segundo, el reconocimiento y la textualización; el tercero, el calco, la asesoría y la explicitación, y el cuarto, el análisis morfológico. Esta metodología nos lleva a plantear un vínculo entre docente y estudiante para concebir un lenguaje hermenéutico objetual, sugiriéndonos la siguiente premisa: el lenguaje permite un camino para lo común con los otros. Este camino es presentado como el horizonte que relaciona el hombre, el objeto y el mundo, siendo el lenguaje un acontecer in-finito frente a la dialéctica del concepto.

Para hacer explicita esta metodología pedagógicamente, se proponen unos estadios de formación que delimiten niveles para la pre-comprensión del lenguaje objetual que estructure el momento de la conceptualización. El primer estadio que se plantea para la formación se encarga de potenciar las competencias en procesos de orden simple.

Estos procesos implican un mediano nivel de abstracción. En un segundo estadio, las competencias son de orden complejo, pues presuponen conceptos de alto nivel de abstracción y conllevan a la generación de hipótesis y, con esto, al desarrollo del proceso del proyecto. El docente aquí juega un papel muy importante, ya que es quien deberá entender cada momento particular para la orientación y la explicitación de la ruta didáctica a seguir, para que el estudiante pueda inferir la lectura del objeto y la construcción del lenguaje bacilar del proyecto.

Para dar inicio al trayecto metodológico sobre la repetición en el proyecto, se amplía lo siguiente: en el primer paso, la investigación se cristaliza a través de un lenguaje hermenéutico, permitiendo entender la realidad observada a partir de una fotocopia del plano técnico del objeto que se desea analizar. El plano clasifica y ordena gráficamente las partes, los sistemas y los subsistemas del objeto. El segundo paso se da a través de la interpretación al reconocer los planos del objeto seleccionado para proceder a dibujarlo, solamente desde lo observado. Luego de hacer este dibujo, se textualiza cada morfema y/o puntos de transición desde la lectura visual que realiza el observador, identificando así los atributos que articulan cada componente: funcional, productivo y comunicativo.

El tercer paso es el de la representación, y se realiza a través del calco directo sobre el plano, memorizando desde cada morfema que constituye la estructura lógica del dibujo. Después de esto, se tiene una asesoría con su tutor para verbalizar lo dibujado y lo no dibujado, seguidamente a esto se concluye con la explicitación por parte del estudiante del porqué de la ausencia, carencia o exageración de lo dibujado. Finalmente, el cuarto paso, la comparación, analiza la anatomía del lenguaje objetual desde lo funcional, productivo y semántico, concluyendo de esta forma con la síntesis morfológica.

La metodología la repetición en el proyecto ha evidenciado que los estudiantes fortalecen más rápido la competencia del lenguaje racional y sensible para formalizar, comprendiendo los mecanismos operacionales, la configuración morfológica, los sistemas productivos, la fisiología esencial, la caligrafía formal y sus funciones comunicativas, marcando una diferencia con aquellos estudiantes que no utilizaron la metodología, quienes muestran deficiencia para entender y elaborar situaciones de problematización, ideación, formalización y materialización en el proceso del proyecto.

Podríamos decir que la palabra “diseñar” en el proceso del proyecto es la acción encargada de concebir la forma objetual, la cual esta constituida por unas leyes perceptivas y una estructura morfológica, fundada en fenómenos físicos que le permiten ser materializada.

La no interiorización y reconocimiento de esto en el estudiante lo aleja de la esencia del lenguaje de la forma.

Reconocemos así que el diseño es una actividad conjunta generada por la experiencia sensible de su racionalidad y la instrumentación del lenguaje objetual como medio de su experiencia hermenéutica. Con esta afirmación nos queda entonces muy clara la importancia que adquiere la metodología sobre la repetición en el proyecto para la reflexión teórico/práctica del proceso proyectual.

La experiencia metodológica ha registrando paso a paso la forma como se orienta cada momento, anotando los resultados desde dos lugares: quienes realizan la metodología y quienes no la trabajan. En los primeros se evidencia una mayor claridad para la comprensión y explicitación de la forma, resultados que se muestran en la construcción de premisas y alternativas en el momento de la ideación del proyecto. En conclusión, la metodológica la repetición en el proyecto nos permitió argumentar la anatomía del lenguaje objetual que finalmente legitima la concepción de la forma. Su textualizaciòn, representación y materialización generan una re-materialidad objetual inscrita en una trialéctica hermenéutica entre el hombre, el objeto y el contexto.

Referencias Bibliográficas Bürdek, Bernhard E. (1994). Diseño, historia, teoría y práctica del diseño industrial. Barcelona: Gustavo Gili. 147 p.

Fiske, John. (1984). Introducción al estudio de la comunicación. Bogotá: Norma. 148 p.

Gadamer, Georg-Hans. (1997). Verdad y método I. Salamanca: Sígueme. 697 p.

Heidegger, Martín. (1993). Ciencia y Técnica. Santiago de Chile: Ed. Universitaria. 178 p.

Abstract:

The basic foundation for the learning of the project is proposed as a mechanism that articulates the formation of the professors. With this reflection it is planed to open spaces and make clear how for “didactic” routes it is possible to teach the language of the design, through the repetition of the process. It is important to speak about a pedagogic schedule to teach the discipline: the essence of how to teach and how to reach to it. This appears from three structures: the discipline, the teacher and the students, delimiting in this way the significance of the educational work, to accede to the interpretation of the basic anatomy of the design.

Key words:

Language - Anatomy - Sensitivity - Rationality - Hermeneutics - Teaching

Resumo:

A fundamentação básica para a aprendizagem do projeto é proposta como mecanismo articulador para a formação de professores. Com essa reflexão, projeta-se abrir espaços e explicitar como é que por estradas “didáticas” é possível ensinar a linguagem do design, através da repetição do processo. É importante falar de um esquema pedagógico para o ensino da disciplina: a essência de como ensinar e como consegui-lo. O referido se apresenta a partir de três estruturas: a disciplinar, a docente e a discente, delimitando dessa forma a significação do trabalho educacional. Para ter acesso a interpretação da anatomia básica do design.

Palavras chave:

Linguagem - Anatomia - Sensibilidade - Racionalidade - Hermenêutica - Docência

(*) Elsie María Arbeláez Ochoa.

Profesora titular de la Universidad Pontificia Bolivariana, institución donde estudió Diseño Gráfico, obtuvo el título de Magíster en Gerencia para el Desarrollo y realizó su estudio de doctorado (2004). Actualmente es docente del Componente Morfo-Productivo y el Área de Fundamentación Teórica. Ha participado en la construcción de procesos académicos y curriculares de la Facultad de Diseño Industrial y es parte del equipo de investigación de dicha Facultad. Se ha desempeñado como coordinadora del Área Técnica y del Ciclo Básico Disciplinar y como directora del Grupo de Estudios en Diseño (GED). Ha recibido reconocimientos como Profesora Distinguida y Autor Bolivariano. Pertenece al grupo Epimeleia en la Línea de Estética de la Facultad de Filosofía y al grupo de Estudios en Diseño en la línea de Proyecto e Innovación de la misma universidad.

(**) El presente escrito fue presentado como conferencia dentro del Segundo Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño (2011). Facultad de Diseño y Comunicación, Universidad de Palermo, Buenos Aires, Argentina.


Escuela Docente en Teoría del Proyecto: Fundamentación básica para el aprendizaje del proyecto “Anatomía del lenguaje objetual” fue publicado de la página 165 a página167 en Actas de Diseño Nº14

ver detalle e índice del libro