1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº54 >
  4. La redención de la barbarie. La paradoja de cómo lo banal enaltece lo banal

La redención de la barbarie. La paradoja de cómo lo banal enaltece lo banal

Sánchez García, Vladimir

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº54

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº54

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XII. Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2012

Año IX, Vol. 54, Julio 2013, Buenos Aires, Argentina | 89 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

Partiendo de la apreciación personal del trabajo de la artista plástica Angela Singer, se intentará buscar las respuestas a las resonantes interrogantes que se plantean luego de su observación. ¿Es la moral el objeto principal de este ensayo? Sin duda la mirada de la educación y la crianza afectará las sentencias que caigan sobre las obras y las ideas de la artista; ¿son la vida y la muerte conceptos decorativos y expositivos? A primera vista pareciera que no, hasta que el trasfondo directo se relacione con su verdad, con devolverle a los seres que fueron privados de su vida un poco de dignidad mediante un mensaje de alerta o espanto, siendo esto así; ¿es el terror la mejor herramienta para la enseñanza? ¿Se asemeja el trabajo de Angela Singer con algún tipo de educación pseudo cristiana donde hay que tenerle temor a un concepto o quizás la artista nos esté invitando a tener miedo de nosotros mismos?.

Desarrollo

La taxidermia es según la Real Academia Española, “el arte de disecar los animales para conservarlos con apariencia de vivos”. La definición de arte, por otro lado, sostiene que es “la pura manifestación de la belleza por sí misma”. Puede comprenderse así la etimológica unión de estos conceptos en términos como “la conservación de la belleza”, la exaltación de ideas sobre la vida y la muerte, y su vinculación dentro de una misma materia creando caos en nuestra percepción.

Al admirar una producción artística clásica, incluyendo bajo esta categoría las obras pictóricas o esculturales, el espectador acepta ciertos acuerdos entre sí y el artista, pactando la apreciación como una falsedad o representación de la verdad en un obvio estado de ficción; por esto, al ver una escultura de un hombre moribundo, la moral occidental moderna desaparece dando paso sólo al estímulo de los sentidos más puros, dejándose conmover, aterrar, fascinar.

Entrando al juego se encuentra la taxidermia, una disciplina que tiene mucho de ambigua e incatalogable, aspectos que de por sí suelen implicar un rechazo de las figuras que, aunque no son completamente reales, tampoco son del todo representación. En efecto, se encuentran en un limbo entre realidad y fantasía que crea un ambiente ominoso, propicio para lo macabro. Es por ello que en las siguientes líneas se explicarán, de manera concreta, los conceptos intelectuales de la apreciación del arte de la taxidermia.

En la taxidermia la mentira es el método de creación; si usamos la cáscara de una manzana real proveniente de un árbol vivo y la rellenamos de cualquier material para luego colocarla en un espacio ajeno a su naturaleza, conservando su forma y estructura, entonces estamos frente a una representación de nuestras ideas de manzana, ya que si la tomamos en nuestras manos y la mordemos, nuestro pensamiento la rechazará como real y la catalogará como ficticia.

Una serie de cuestionamientos importantes pueden nacer de esta interpretación. Por ejemplo, si tomamos el interior de una manzana y lo cubrimos con la cáscara de otra manzana, el resultado ¿es una manzana real o una representación de manzana? Y es así como se llega a la idea propuesta por el dadaísmo, en la que es posible tomar un elemento ya existente y colocarlo en un ambiente diferente, cambiando por completo nuestra percepción sin prácticamente haberlo alterado Ésta y otras corrientes controversiales conducen al gran interrogante que por décadas parece permanecer en nuestro inconsciente de manera amenazante: ¿Qué es y qué no es arte?

¿Qué es y qué no es arte?

No es la intención de este ensayo ahondar en esta pregunta pero sí es el hacerla presente dentro de la lectura para que la propia interpretación pueda ser ayudada a una autocrítica sobre la percepción del trabajo de Angela Singer, la artista plástica con la cual comenzaremos a diseccionar el entramado que teje al mundo de la taxidermia junto al del arte.

Angela Singer presenta su producción artística totalmente despojada de prejuicios, pero de igual forma pareciera incómoda en cierto punto con su propio trabajo, quizás sea su marketing personal, o quizás en verdad sea un sacrificio para ella poder lograr comunicar sus ideas a través de una disciplina que rechaza. Su trabajo no consiste en llevar a cabo la taxidermia en sí, sino la intervención manual de piezas disecadas por otros artistas que han sido abandonadas o desechadas.

Singer recicla al mismo tiempo que crea; ya en un primer acercamiento parece ser una interesada en los proyectos socioculturales, en tanto miembro activo de la organización Animal Liberation Victoria que se dedica a ayudar a todos los animales, enfocándose en aquellos maltratados en las fábricas.

El objetivo de la ALV es abolir la condición de propiedad sobre los animales. Su sede principal se encuentra en Melbourne y es reconocido y respetado como el principal grupo a favor del estilo de vida vegano.

Angela Singer es activista por los derechos de los animales pero a su vez su producción artística incluye animales disecados, y en esto radica la belleza de su poética. Según Singer comenta en varias entrevistas, su trabajo intenta redimir al animal que ya ha muerto por causas no naturales dándole la oportunidad de funcionar como estandarte de la lucha contra el maltrato animal, la clásica manera de mostrar el dolor con la sangre en las manos.

La intervención plástica que es aplicada sobre los cuerpos disecados no es librada al azar; su intención es imitar de formas bellas el momento de la muerte y la manera en que el animal fue cazado; a veces Singer hace uso de su ironía y coloca los cuerpos en posiciones que recuerdan la iconografía religiosa, acentuando la idea de pequeños mártires por la lucha de la liberación de su especie.

La actitud dual del trabajo de Angela Singer juega con diferentes estaciones del ser, donde se manipula la muerte como consecuencia posterior a su objetivo principal, el constante ir y venir de las ideas perpetuadoras del sufrimiento donde, al parecer, el dolor es constante e inmortal, deteniendo un instante el horror, al mismo tiempo que parece continuar en vida un ser inanimado, refiriendo así a los conceptos del grotesco.

La creadora de estas piezas busca que los espectadores se pregunten a sí mismos el porqué de esta alteración sufrida por los animales disecados, estimulándolos a confrontar el sufrimiento que envuelve la muerte y a enfrentar sus propios sentimientos frente a los animales. El trabajo de Angela Singer se mueve entre la violencia de la caza y la belleza de lo inútil o dionisíaco, produciendo emociones impactantes que traen la atención a estas muertes innecesarias cuya función es sólo ser trofeos del terror.

Al hablar de lo inútil, o lo banal, se hace referencia a lo que representa la caza deportiva, que no funciona como necesidad vital del hombre, sino un mero entretenimiento. Pero es entonces cuando nos topamos con una gran paradoja, desde el banal acto de cazar trofeos, pasamos por el banal acto de decorarlos y llegamos, de manera furtiva, a un desenlace más que vital para nuestra existencia; el arte de Singer intenta comunicar a sus espectadores la importancia de la conservación de los animales sabiendo que a muy largo plazo, si la caza y la pesca continúan incrementando sus niveles, ciertas especies desaparecerán, desequilibrando los distintos ecosistemas de los cuales nosotros somos dependientes directos.

Al espectador se le brinda la oportunidad de crear un veredicto frente a las piezas, mas se le priva de cierta información que le otorgaría una cuota extra de subjetividad con respecto a la creadora. De esta manera, se dan procesos cruzados de repulsión y admiración, donde la plástica juega con los conceptos y valores preconcebidos de los grupos sociales que envuelvan las exposiciones.

El sentido de las obras de Singer enmascara una afable supremacía humana, revelando, a su vez, uno de los más oscuros motivos de las historias en la taxidermia teatralizada. La vida y la muerte son principales ejes de este trabajo. Pero entonces; ¿la taxidermia conserva la vida como la conocemos? Sin utilizar un lenguaje poético, podemos descifrar rápidamente que no, que la vida no ha sido conservada y que sólo estamos apreciando una representación de la misma, y es en nuestra mente que los conceptos comienzan a mezclarse con nuestras propias necesidades de permanecer en el tiempo.

Es así como nos encontramos con la palabra clave de este ensayo: el sentido. El sentido es el padre racional de nuestro pensar, pero a su vez nuestra existencia de racional no tiene nada; al igual que el trabajo de Singer donde se juega con la existencia y nos tropezamos con la constante falta de sentido, separando sin éxito la crueldad del arte, la belleza del grotesco, la vida de la muerte y a la naturaleza del hombre; es necesario recordar que estos últimos no son tan distintos.

Hombre y naturaleza son el mismo grupo familiar y es posible que al mirar los ojos de las criaturas disecadas, nos estemos viendo a nosotros mismos.

Conclusiones

Partir de la multidisciplina es un grato y vasto camino que abre un sinfín de posibilidades al estudio de un tema. En particular me resultó grato descubrir también en estos proyectos un importante impacto sociocultural. Es a partir de esto que es posible pensar proyectos que unen la profesión del diseño de espectáculos al cuidado medioambiental.

Resulta asimismo concluyente que el arte es un medio poderoso y un arma de concientización muy útil en nuestros días, con un gran poder de difusión.

Bibliografía

Costantino, N. (2012). Disponible en: http://www.nicolacostantino.com.ar/

Manfred, M. N. (s/f). Transdiciplina, para pasar del saber al comprender. Universidad de Antioquía. Facultad de Medicina. Disponible en: http://disi.unal.edu.co/~lctorress/PSist/PenSis07.pdf

Richard, N. (1998). Antidisciplina, transdisciplina y redisciplinamiento del saber. En Revista de Estudios Sociales, n°1. Pp. 118-123. Disponible en: http://res.uniandes.edu.co/view.php/538/1.php?ad=%23

Singer, A. (2010). Past Work. Disponible en: http://www.angelasinger.com/

Singer, A (2011). The Real Art Road Show. Disponible en: http://www.youtube.com/watch?v=rPfjD9sGka8

La Review of Books. (2012). Articles. Disponible en: http://lareviewofbooks.org/article.php?id=955&fulltext=1


La redención de la barbarie. La paradoja de cómo lo banal enaltece lo banal fue publicado de la página 17 a página18 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº54

ver detalle e índice del libro