1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº56 >
  4. El arte del ilusionismo. El barroco y la virtualidad

El arte del ilusionismo. El barroco y la virtualidad

Racciatti, Ignacio Nicolás

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº56

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº56

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XIII Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2013

Año X, Vol. 56, Octubre 2013, Buenos Aires, Argentina | 128 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

El arte barroco fue un movimiento artístico que se originó alrededor del 1600, luego del Renacimiento. Es un arte que apunta a los sentidos, más específicamente en crear un efecto ilusionista en el espectador. Se inicia con la intención de crear imágenes de culto religioso, y en muchos casos las obras van a llegar a un extremo notable de realismo. Es el primer estilo internacional, ya que no sólo se da en Europa, sino que también va a desarrollarse en América. Surgiendo así el arte hispano-americano.

Apunta a temas relacionados con la sexualidad, pero también con la idea del poder. En él se produce una vuelta al erotismo, utilizando modelos obesas de piel blanca y cabellos rubios.

Este movimiento va a ser tomado por la aristocracia, y se crea el llamado barroco aristocrático, que se encuentra en las cortes monárquicas como la de Luis XIV. En los países protestantes, el barroco se hace muy famoso en la clase media, en la burguesía acomodada, quienes le dieron una gran importancia a los autorretratos.

Se empieza a retratar gente y temas comunes, inclusive gente con rasgos vulgares. A diferencia del Renacimiento que se pintaban o aristócratas o santos.

Una de las características fundamentales del barroco es el manejo de la luz y el espacio contrastante; circunstancias que dan origen a los tenebristas, quienes pintan las tinieblas manejando perfectamente el efecto del claro-oscuro.

Otro aspecto importante para resaltar del barroco son los bodegones (naturaleza muerta). En el cual solamente se pintaban objetos. Ya no como parte de la escenografía sino como temas independientes. Éstos tuvieron un auge en los países protestantes, ya que al no colgar cuadros religiosos, se mostraban escenas relacionadas con el poder económico.

Desarrollo

En el barroco se destaca un dominio absoluto de la técnica pictórica, la cual permite alcanzar un alto grado de realismo en las obras.

Esto da origen al uso del ilusionismo, apuntado a los sentidos y generar emociones en el espectador. La idea es pintar espacios que generen la ilusión de realidad.

Se utilizaban en los palacios, como también en las iglesias, con el fin de lograr un efecto que emocione y atraiga a los fieles, por ejemplo el de la extensión del cielo en los techos.

La idea de esta propuesta es captar la mayor cantidad de fieles en el catolicismo, especialmente cuando se lleva a América.

Para generar estos efectos se recurre al uso de la perspectiva y el contraste. Dando la sensaciones de distintos planos en un muro bidimensional.

En cuanto a la virtualidad, cabe destacar que los efectos especiales son un conjunto de técnicas utilizadas en el mundo del espectáculo o en el ámbito audiovisual. Estas técnicas están destinadas a crear una ilusión audiovisual gracias a la cual el espectador asiste a escenas que no pueden ser obtenidas por medios normales. Asimismo, en el cine, también se hace uso de efectos especiales para mejorar elementos reales previamente filmados con medios convencionales. Esto puede hacerse por medio de la inclusión o extracción de elementos en un plano o también mediante la mejora de objetos que ya estaban presentes en el momento del rodaje. Un ejemplo de esto, son los decorados de películas históricas, donde la arquitectura y alrededores son recreados por medio de efectos especiales.

Los efectos especiales se dividen en varios tipos: los ópticos (llamados también efectos visuales o fotográficos, que consisten en la manipulación de una imagen fotografiada), los mecánicos (denominados también efectos prácticos o físicos, que se realizan durante el rodaje en vivo de la película.

Estos incluyen marionetas animatrónicas, escenografía, pirotecnia, lluvia artificial, etc.), los de sonido, los especiales de maquillaje y los digitales (los realizados con la computadora).

Por otro lado también encontramos el efecto de 3D (tres dimensiones), donde se logra hacer que los objetos tenga volumen; efecto que difiere del 2D donde la figura se percibe como plana.

Comparaciones entre el ilusionismo barroco con los efectos especiales y el 3D

Ambos tienen características bastante similares, aunque tengan muchos años de diferencia.

Para empezar, los dos apuntan al realismo. Generan en el espectador una sensación que lo que ve está sucediendo o está ahí. Del lado del barroco se logra que las pinturas parezcan fotografías, cobrando este efecto especial importancia en las de imágenes religiosas que no eran situaciones reales (a diferencia de los cuadros de género, o los autorretratos que sí lo eran).

Y en la actualidad con los efectos especiales también se apunta al realismo, haciendo que situaciones que nunca po- drían suceder perezcan reales, como un hombre volando, la explosión de un continente entero, etc.

Tanto la pintura ilusionista como el 3D utilizan trampantojos (trampa ante el ojo) que consiste en engañar la vista jugando con el entorno arquitectónico (real o simulado), la perspectiva, el sombreado y otros efectos ópticos consiguiendo así una sustitución de la realidad.

En el barroco lo encontramos claramente utilizado por medio de la perspectiva. Y en las animaciones 3D también. La perspectiva, los dispositivos desarrollados con alto grado de aceleración gráfica 3D, y la estereoscopía, dan la sensación de tener al lado un objeto que está siendo proyectado por una pantalla. Por eso mismo se podría decir que los efectos del 3D son ilusionistas, tanto como las obras del barroco.

Los dos simulan una realidad que no existe, en el barroco por ejemplo un techo que simula ser el cielo, o en el 3D que un objeto salga de la pantalla.

Otra característica común entre ambos es que ambos crean personajes inexistentes. Tanto en el barroco hispano-americano los ángeles arcabuceros, como los efectos especiales crean todo tipo de monstruos o criaturas imaginarias del autor (como por ejemplo en Harry Potter encontramos muchas de ellas, un perro de tres cabezas, dementores, hipogrifos, etc).

También ambos utilizan la representación de temas mitológicos relacionados con temas cotidianos.

Finalmente, que los contemporáneos al movimiento artístico y al efecto digital, buscan salir de la realidad por un momento.

Tanto en el barroco refugiándose en la belleza del arte, como la actualidad en el cine (cuando por dos horas huye de la realidad y se mete en un mundo totalmente ficticio).

El espacio y el tiempo

En el barroco se trata del tema espacio-tiempo de dos formas, por medio de los filósofos y astrónomos, y mediante el arte, siendo los primeros quienes influenciaron a los artistas en el uso del espacio en sus obras.

Entrando al primer grupo, se puede decir que estas personas trataron de deducir el comportamiento del universo, la tierra, el tiempo y el espacio. Como por ejemplo Johannes Kepler o Galileo Galilei, ambos pertenecientes al período del barroco.

Luego por el lado del arte, encontramos el manejo tanto del espacio como del tiempo de una manera muy peculiar.

En cuanto al espacio, ellos representan lugares que no conocen, exóticos y extraños tanto reales como imaginarios, ya sea el cielo como un ejemplo.

Con el nuevo concepto que tienen los artistas sobre el infinito y la conciencia de la unidad física del universo, cambian su actitud ante el espacio. Lo que tratan de evitar es que se produzca la llamada ventana en el espacio del renacimiento, que se producía por la utilización de la perspectiva. Intentan decir que el marco por el que miramos, es accidental y no algo que no se pueda comprender. Transmiten al espectador la idea que la escena que contempla, es sólo una parte de una extensión más grande. Como ejemplo de su gran dominio del espacio, se puede destacar la utilización de galerías de espejos.

Sus figuras parecen desafiar la ley de la gravedad, efecto que lograban mediante la utilización de la luz. Intentan ejercer un control del espacio tridimensional, creando una tensión espacial y psicológica entre el espectador y la obra de arte.

En cuanto al tiempo, nuevamente se puede sostener que la ciencia y sus hallazgos tienen una gran parte de influencia.

Apareciendo en el tema de lo pasajero de la vida humana, y el mismo arte que se mueve según parece por el mismo tiempo que lo lleva.

El amanecer y el crepúsculo son los momentos del día que mejor recuerdan el paso del tiempo, por eso fueron los momentos elegidos por algunos pintores para ser plasmados.

Otro de los métodos con los que aludían al paso del tiempo era la representación de las estaciones del año en forma de paisaje, demostrando que el tiempo transcurre, pasan las estaciones, pero nuevamente vuelve a dar un giro hacia atrás y recomienza el ciclo nuevamente y se vuelven a repetir. También se tratan temas del pasado, como la creación del hombre, explicándolo mediante el lado religioso.

En la actualidad, el tema del espacio y tiempo es tomado por grandes físicos teóricos como Stephen Hawking, quien considera que los avances recientes de la física, gracias a las fantásticas nuevas tecnologías, sugieren respuestas a algunas de estas preguntas que desde hace tiempo nos preocupan.

Tomando las teorías de los mencionados filósofos del pasado y analizándolas mediante el uso de la tecnología.

Entre sus investigaciones encuentra varios factores interesantes, por ejemplo que el espacio y el tiempo no sólo afectan, sino que también son afectados por todo aquello que sucede en el universo. Demuestra que es posible manejar las leyes de la naturaleza para manejar el tiempo. También que existen otras galaxias, que se separan de otras de modo constante, demostrando que el universo se está expandiendo.

Hawking utiliza la mecánica cuántica, que al relacionarla con la relatividad, descubre que nos daría un espacio de cuatro dimensiones, sin singularidades ni fronteras.

En el barroco como en la actualidad, se tenía una visión del espacio más allá de lo conocido. Los artistas lo utilizaban para su arte, tomando las investigaciones de los filósofos. Quien también tomo estas investigaciones es Hawking para desarrollar nuevas teorías con el uso de la tecnología.

Conclusiones

Por lo tanto se llega a la conclusión que tanto en el barroco como en la actualidad por medio de la virtualidad, se busca crear emociones en el espectador, apuntando a los sentidos con el objetivo de atraer.

Ambos muestran situaciones inexistentes, en las obras del barroco representando por ejemplo temas mitológicos. Y en los efectos especiales, animales que hablan, mundos imaginarios, etc. Aunque también abarcando temas mitológicos con mucha frecuencia. Estas situaciones logran atraer al espectador siempre ya que son bastante interesantes.

Para lograr algo diferente, en ambos momentos se intenta llegar de una manera especial al espectador, como la mencionada anteriormente es un caso. Para este fin, se utilizan todo tipo de recursos, como los trampantojos.

Toda obra busca el realismo, tanto las pinturas como en las películas los efectos especiales, esto es una característica principal de ambas épocas y creo que la utilizan debido a la intención de mostrarle al espectador su arte de la manera más real posible, como manera de diferenciarse de los demás. A diferencia de por ejemplo el surrealismo de Dalí.

Apelan a esta característica ya que no todos pueden llegar a alcanzarla. Y el hecho de que ellos puedan vuelve a sus obras únicas y le dan un gran valor. Durante el barroco era muy pocos los que tenían el don del manejo preciso de la luz, las sombras y la perspectiva. En cambio, en la actualidad, ya son muchos los efectos para alcanzar una perfecta realidad.

Finalmente creo que los artistas –tanto de un período como del otro– logran precisión y realismo, gracias a que basan sus trabajos en una investigación previa del tiempo y el espacio.

De esta forma, el conocimiento del espacio y el tiempo, son fundamentales para crear una obra de arte o producto cultural que se asemejarse a la realidad.


El arte del ilusionismo. El barroco y la virtualidad fue publicado de la página 25 a página27 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº56

ver detalle e índice del libro